FANDOM



Capitulo 11: Replesaria de las profundidades.Editar

Todos en Raouna tienen una gran celebración  en agradecimiento con los dioses por haber curando a Acacia, toda esta celebración es de parte del rey por lo acontecido y toma lugar al día siguiente de que Askad la curo. Victorioso, marcado como el vencedor de la gran disputa de los dioses y uno de los mortales que han entrado y salido del Inframundo,  su gran hazaña se ha difundido por toda Grecia pero no todos lo galardonan debido a que buscan otra cosa que él posee,  después de mucho tiempo, sus acciones pasadas nuevamente repercuten.



Raouna.



Todos están esta felices porque Acacia se recupero, al día siguiente ella se levanto de su cama como si nada hubiera pasado y cuando nuestros padres la vieron, la llevaron ante el rey inmediatamente, el se quedo impresionado por su rápida recuperación, inicio una celebración para agradecer a los dioses por haberla curado aunque no todo lo que dicen es verdad, los dioses permitieron que Askad regresara después de 4 años para curarla pero no puedo decir nada, si lo hago todos se enfurecerán y es mejor no hacer eso



- Admes


- Elina


repite las palabras que dijiste cuando Acacia estaba enferma


- escucha, ya me he disculpado cientos de veces por lo que dije, incluso me has humillado en varias ocasiones, ¿cuánto mas?


- hasta que me parezca suficiente pero por esta ocasión no te molestare, ¿cómo te sientes?


- me siento muy bien, agradecida con los dioses por haberme curado


- llama a Hali y dile que se apresure, nos estamos perdiendo la celebración


- ¡¡¡apresúrate Hali!!!



Cuando Acacia dijo esas palabras, me percate de que tiene dudas al respecto, ha estado con esas dudas porque me vio llorando cuando despertó unos momentos después de que Askad se fuera, ella no cree del todo mi cuartada pero estará mas que convencida cuando escuche al rey dándole gracias a los dioses



Habiendo terminado la espera, parten hacia el palacio del rey para reunirse con sus padres mientras que todos en Raouna están celebrando, inmediatamente ellos se adentran en la gran multitud de persona celebrando como si no hubiera un mañana, llegando al palacio, Hali empieza a reírse



- ¿qué te causa tanta gracia Hali?


- tu Admes, eres el único varón de la familia


- claro que no, también esta…..


- no lo menciones Acacia, el ya no es de nuestra familia


-olvídate de eso por una vez en tu vida,  el es nuestro hermano


-  recuerda que lo negamos y ya tiene que estar muerto


-…………….sí, tienes razón



La relación entre Admes y Askad se ha basado mas en una constante discrepancia que afecto mutuo hasta el día que el poder de Askad se manifestó en  una de sus constantes peleas, Askad se detuvo cuando vio que los dedos de su mano izquierda se volvieron en garras a punto de matar a Admes, de ahí el olvido esa rivalidad, permaneciendo mayormente aislado debido a que nadie entendía ese poder pero el rey vio su idoneidad de una manera diferente,  al unirse a la hueste de Raouna, causo que todos lo conocieran, que su padre casi pensase que solo tenía un hijo y que sus hermanos estuvieran celosos, especialmente Admes, que llego a tener un gran odio hacia él y cuando fue desterrado, se sintió triste al igual que su familia pero a la vez feliz de que ya no estaría mas con ellos acaparando toda la atención de su padre



Después de traspasar la gran multitud, finalmente llegamos al palacio en donde nuestros padres nos esperaban en la entrada, los guardias nos llevaron a un salón con las estatuas de los dioses a los lados, otras 2 cerca del trono, esas estatuas fueron erigidas en honor a su hijo y a su padre pero también es un recordatorio, todos nos sentamos mientas los sirvientes traen el gran banquete y el rey está de buen humor, eso es raro para mi



- es un gusto tenerlos aquí, espero que disfruten esta gran celebración al igual que yo, ¿están todos cómodos?


- si rey, gracias


- no me lo agradezcas, agradécele a los dioses por haber curado a tu hija, Admes, ¿piensas unirte a la hueste de Raouna?,  tienes potencial para hacerlo


- lo he pensado muchas veces, quizás me una dentro de poco


- espero que lo hagas, ¿cómo te sientes Acacia?


- me siento muy bien mi rey, gracias por esta celebración


- agradécele a los dioses Acacia, a los dioses



El rey de Raouna perdió a su esposa meses después de que su hijo naciera, sus hermanos murieron también así que solo su madre está viva, Admes piensa unirse a la hueste con un solo objetivo, ser mejor que Askad sin idoneidad alguna y que todos posen su mirada en el, especialmente nuestro padre, esta celebración no hará que olvide esa ambición, es bastante evidente que el siempre ha estado envidioso de que papa solo mirase a Askad pero desde que se ha ido, Admes lo ha visto como una oportunidad para que el sea el nuevo centro de atención de Raouna,



Después de haber degustado del gran banquete, salieron del palacio para celebrar junto al pueblo hasta el amanecer,




3 meses después


Macedonia- Olinto



De día,  en las ruinas de una antigua fortificación, un grupo de mercenarios se mueven con sigilo  a través de los escombros con la finalidad de asesinar al desterrado y obtener la ambrosia



- todos están listos para cuando él decida aparecer, ¿tienen los barrenos?


- los tenemos


- excelente, el no podrá huir a ninguna parte ya que tenemos al guerrero de Hades de nuestro lado, si el desterrado de vuelve invisible, el lo verá y nos dirá su ubicación, no tiene otra opción que aparecer y luchar



De esta manera ha sido la vida del desterrado desde que obtuvo la bebida de los dioses, mientras ellos formulan un mejor plan, Askad hace su primera movida



-¡¡¡es el!!!


-¡¡¡ ataquen!!!



Inmediatamente los mercenarios lo atacan mientras que Askad corre hacia ellos con su brazo izquierdo alterado en un escudo picudo que termine masacrando a uno de ellos contra la pared, forzando a que los demás tengan que salir de la habitación hacia los otros que se encuentran en las entradas en espera del desterrado



-¡¡¡miren hacia arriba!!!


- ¡¡¡ lancen los barrenos!!!



Antes de que pudiesen hacerlo Askad ya había matado a quien los sujetaba, empieza un combate en donde los mercenarios tienen la ventaja numérica pero rápidamente son reducidos hasta que solo quedo el líder, tirado al suelo con una gran herida en el abdomen, Askad simplemente lo observa mientras que formula unas preguntas



- ¿quién los envió?


- ………………


-al parecer no lo sabes……………¿sabe luchar?


- ¿qué?


-quien los envió, ¿sabe luchar?


- sí, tiene una gran habilidad para luchar


- perfecto, así no tengo que buscarlo, tarde o temprano tendrá que venir a enfrentarme



Askad asesina al último  con la espada de Hades, como los barrenos no han estallado, decide quedárselos hasta que requiera usarlos,  sin nada más que hacer, decide explorar las ruinas



Esos fueron mas fáciles de matar que los que me los anteriores, Estos días  fueron locos en verdad, empezó con la destruccion total de la ciudad mas avanzada conocida por todos, Cegos, aun no se con detalles como fue destruida pero ahora se esta reconstruyendo la ciudad y se está buscando a alguien que tenga la experiencia de un gran líder, lo segundo es que ahora soy famoso y muchos me quieren matar, mas de lo usual, he tenido que ser silencioso y sigiloso en muchas ocasiones para evitar que me quitasen la ambrosia, tengo la regla de usar la bebida solo en casos extremos, me volvió a crecer el cabello y  soy mas fuerte que antes, ya Atenas es gobernador por otra persona pero no sé quien es, la depresión de Orfeo fue tan grande que lo llevo a inventar la Pederastia y eso se difundió rápidamente por todas partes hasta que posiblemente los dioses también lo practiquen, tuvo que llegar a la demencia para que hiciera eso y con eso acaba de empeorarlo todo



Askad continúa explorando las ruinas mientras que el atardecer ha comenzado, Askad se sienta sobre una roca para pensar en como llegar a un lugar sin que lo estén esperando por la ambrosia, su pensar se interrumpe cuando escucha unos gritos, acercándose a unos escombros cubiertos por la maleza, observa a 3 hombres lastimados e intentando moverse, antes de que pudiera moverse para ayudarlos, una flecha atraviesa la cabeza del primero y los otros 2 empiezan a implorar por sus vidas a unas 3 mujeres, Askad reconoce a una de ellas, es Artemisa, ella manda a su jabalí a devorar al tercero mientras que mata al segundo decapitándolo con la misma flecha que uso, haciéndose invisible para seguir observando, Artemisa mira en dirección a él y ahí recuerda un detalle acerca de ella



- idiota, ella no requiere verte, puede olerte, es la señora de los animales



Recordando ese detalle, Askad decide mostrarse para evitar tener una confrontación con la diosa



- fue sabio lo que hiciste Askad


- ustedes dos ya se habían visto antes


- si Afrodita, el estaba luchando con Orión, mi compañero de cacería


- el me desafío a una batalla y yo accedí, además vi cuando ese mismo jabalí asesino a Adonis


- porque él dijo ser mejor cazador que yo, se que quieres saber porque asesine a esos 3 hombres,  ellos 3 insultaron a los dioses y uno intento violarme


- Artemisa, ¿a que huele él?


- a la sangre de quienes el asesino Selene, tiene sangre en su brazo y a metal fundido


- he estado haciendo muchas cosas




Adonis' era hijo de Cíniras y su misma hija, llamada Mirra o Esmirna. El joven Adonis resultó sumamente hermoso, hasta el punto de que la diosa Afrodita se enamoró de él locamente. En una ocasión en que Adonis andaba de caza, lo mató un jabalí que Artemisa mando por haber dicho que era mejor cazador que ella




Orión fue un gigante cazador. Los episodios más importantes de su vida son: su nacimiento en Beocia, su visita a la isla de Quíos donde se encontró con Mérope y fue cegado por su padre Enopión, la recuperación de la vista en la isla de Lemnos, su cacería junto con Artemisa en Creta, su muerte causada por una flecha lanzada por Artemis o por un escorpión gigante y su elevación a los cielos por la misma Artemisa, o por Zeus, como la constelación de Orión.




Afrodita es la diosa del amor, la lujuria, la belleza, la sexualidad y la reproducción. Aunque a menudo se alude a ella en la cultura moderna como «la diosa del amor»




Selene' era una antigua diosa lunar, hija de los titanes Hiperión y Tea. Se le representa como  una mujer hermosa de rostro pálido, conduciendo un carro de plata tirado por un yugo de bueyes blancos o un par de caballos. A menudo era retratada montando un caballo o un toro, vistiendo túnicas, llevando una media luna sobre su cabeza y portando una antorcha.








Después de conversar con las 3 diosas, ellas desaparecen y ahí Askad empieza a reírse por haber aguantado las ganas que tenia con solo observar a Afrodita, este vuelve a las ruinas para descansar después de todo un día combatiendo mercenarios, como de costumbre, el se levanta unos minutos antes de que inicie el amanecer y reanuda su exploración de las ruinas





- estas lugar es inmenso, con varios arreglos podría hacer de esto mi fortaleza, lo primero seria quitar toda la maleza pero antes tengo que ver si no estoy solo





No hay huesos, no hay nada que indique que hubo personas aquí así que puedo decir que algo muy malo ocurrió para reducir todo esto a lo que es, ruinas, encontré una manzana y como no tengo nada mas para comer a excepción de la ambrosia, me conformo con eso este lugar llega a la costa,  ya el sol está sobre mi y este lugar es inmenso desde donde estoy,  aun hay mas ruinas sobre un otero que es constantemente golpeado por las olas





Cuando iba a continuar con su exploración, voltea para ver los restos de un barco dirigiéndose hacia él, después de evadir los restos, observa como unos monstruos surgen con unos guerreros en sus cabezas, el mas notorio de todos ellos es Poseidón.






Poseidón, hermano de Zeus y Hades, es el dios del mar, las tormentas y  de los terremotos





Aunque no puede ver a Poseidón Confundido por lo que está ocurriendo, Askad se prepara para la batalla.







Parte 2: La batalla de las ruinas.Editar

Parte 2: La batalla de las ruinas:


Las ruinas de Olinto se han vuelto el escenario de una gran lucha y que pronto el Mar Egeo también lo será, una vez mas el desterrado tiene que batallar para salvar su vida contra los guerreros de Poseidón y las bestias marinas como Caribdis, Escila y el Kraken,  con el pensamiento de que su combate en el mar Mediterráneo le proporciona ventaja para vencer, decide no retroceder aunque sus razones para vencer son escasas y solo hará que su fama crezca.  Poseidón solo tiene un motivo para hacer todo esto contra Askad, vengar la muerte de su hijo Kryptus.



El nómada observa como los campeones del dios de los mares están llegando a la costa mientras que los monstruos se sumergen en las aguas por órdenes de Poseidón, Askad empuña el sable de Apolo en su mano derecha mientras que su brazo izquierdo de torna en sable



- con que sobreviviste al Inframundo, tengo que felicitarte, no muchos lo lograron


- también te felicito por la misma hazaña Elidoius


- sabes bien que no te volveré a subestimare desterrado y te aseguro que sentirás mucho dolor


- no esperaba que lo hicieras



Elidoius se encuentra al frente, esperando que su adversario haga el primer ataque,  por un momento solo escuchan las olas mientras que Poseidón observa y sin más demora, Askad inicia el combate



Un guerrero mejora sus habilidades y su inteligencia con las batallas que lucha, las habilidades para luchar son importantes pero el conocimiento es esencial ya que no solo  se puede combatir con solo la fuerza bruta, hay que tener varias estrategias para ganar una batalla o por lo menos sobrevivir a la batalla ya que no siempre se puede vencer. Una incógnita no me ha dejado tranquilo desde que salí del Inframundo, ¿realmente asesine al Nigromante?,  esa pregunta surgió cuando lo vi en el Tártaro, aun espera que llegue a Delfos a decirle sus últimas palabras antes de que muriera en Carpius,  tengo varias preguntas al respecto pero todo a su tiempo, el tiempo de las respuestas llegara



- ¡¡¡vas a morir desterrado!!!


- …………………



Askad permanece en silencio mientras lucha contra los campeones con el simple plan de evadir y atacar con rapidez



Acabo de propinar varias patadas y aguantar unos cuantos codazos, soy un guerrero de mucha habilidad pero no soy inmortal ni el mejor guerrero de todos los tiempos, uno de ellos intento atacarme por la espalda hasta que lo sorprendí dándole una patada en el rostro, hasta ahora he evadido sus tridentes y sables al igual que ellos pero tarde o temprano uno tiene que sentir el filo de mi espada



- ¡¡¡¿Cuál de los dioses te otorgo esa habilidad fenómeno, cual?!!



Esa es la pregunta cuya respuesta anhelo encontrar pero al parecer jamás la encontrare, llevo mucho tiempo buscando esa respuesta hasta que decidí dejar de buscarla y esperar que llegase a mi pero al parecer jamás llegara, después de que mate a estos campeones, quizás me encargue de las bestias o me valla mientras tenga la oportunidad pero yo no soy un cobarde aunque recuerdo lo que le dije a Alcander,  ‘’un guerrero sabe cuando combatir y no combatir’’,  no tengo que olvidar eso, Elidoius acaba de golpearme en el vientre varias veces hasta que lo hice retroceder de un cabezazo,  no tengo que matarlos, solo tengo que herirlos lo suficiente para que no pueda seguir combatiendo aunque matarlos es preferible, ya he matado a 2 de ellos, solo quedan 2



- solo tengo que matarlos a ustedes 2 Elidoius


-¿acaso piensas que será tan sencillo matarme?


- ……........


- aun no has acabado con nosotros, esto solo es el comienzo desterrado, aun quedan mas guerreros listos para combatirte


- ¿pero que está haciendo ese?




El nómada observa que uno de ellos está realizando una especie de hechizo en los cadáveres y al deducir lo que está haciendo, corre hacia ellos hasta que un gran tentáculo aparece y se los lleva,  con solo ver el gran tentáculo sabe que su batalla apenas está comenzando, todo Olinto es azotado por una gran tormenta mientras que el nómada se dirige al otero para esperar  el siguiente ataque



- puedo luchar contra esos monstruos, si pude matar a Kryptus, puedo matarlos pero tendré que lidiar con los bélicos también



Ahora estoy subiendo hacia la cima del otero con mi sable manchada de sangre al igual que mi brazo izquierdo, hasta ahora la idoneidad de la alteración me ha resultado más una bendición que una maldición en estos días, mi fama crecerá mucho más si sobrevivo a esto, me encontré con una mujer cuando llegue a la cima del otero y lo luce como uno de los bélicos



- damas y caballeros, aquí tenemos al famoso desterrado, asesino de Kryptus, el que ayudo a Atenas a vencer a los Persas, quien asesino al destructor de Carpius, vencedor y poseedor de la ambrosia y ahora en este día, será conocido por su nueva hazaña


- ¿quién eres, como te llamas y porque estás aquí?


- no tienes que saber, solo te diré lo que quieres sabe, yo fui quien envió a los mercenarios


- perfecto



Solo era cuestión de tiempo para que apareciera y lo hizo, pensé que vendría con mas mercenarios pero decidió venir sola y me extraña un poco que sea una mujer cuya voz es profunda y atractiva, aun sigo teniendo inclinación hacia las mujeres, eso me hace sentir mejor sabiendo que muchos están practicando la pederastia,  esta mujer evade mis ataques sin esfuerzo alguno hasta de alguna manera hizo que yo dejara de atacarla, no puedo moverme



- yo tengo el poder de manipular tu cuerpo y de saber que piensas,  puedo ver tus recuerdos, puedo saber tus secretos, ya se tu nombre y de donde fuiste desterrado sin tener que  preguntártelo,  puedo hacer que hagas lo que yo quiera y te he derrotado sin mucho esfuerzo Askad



El nómada empieza a moverse con su brazo izquierdo tornado en sable mientras que ella empieza a ejercer más su poder sobre él para detenerlo hasta que observa detenidamente las marcas en sus manos hasta que las reconoce, las marcas del Nigromante, Askad logra derribarla y agarrándola por el cuello con la diestra, empieza a sofocarla



- no sabía que luchaste con el Nigromante


- él fue quien destruyo Carpius y ahora sé que estas marcas son mas de lo que pensaba


- ahora tu eres un nigromante como el desterrado


- quizás



Askad se detiene al ver que una de las bestias surge, inclinando la balanza a su favor, derriba al nómada y en vez de sofocarlo, decide dejar su lucha para otra ocasión



- dejaremos esta lucha para otro día, ¿te parece?


- como sea,  vete


- ¿Por qué luchas Askad?


- porque no soy un cobarde, prefiero afrontar mis batallas aunque este en desventaja


- ¿cuál es tu motivo de vivir si estas desterrado Askad?


- ………………………



La mujer deja el otero mientras que Askad se queda pensando en una respuesta para esa pregunta hasta que la gran bestia hace un rugido que resuena en toda Macedonia y empieza a atacar al nómada con sus tentáculos, esta monstruo marino es Escila




' Escila fue un monstruo marino que anteriormente fue una hermosa ninfa hija de Forcis y Hécate.' es descrita como un monstruo con torso de mujer y cola de pez, así como con seis perros partiendo de su cintura con dos patas cada uno, haciendo un total de doce; según otras versiones, sería un ser con seis largos y serpentinos cuellos con cabezas grotescas, mientras que sus doce patas serían de otra naturaleza; finalmente, según otras fuentes, compartiría algo de ambas descripciones. Sin embargo, se dice siempre que poseía en cada cabeza tres apretadas hileras de afilados dientes, así como que emitía un aullido similar al de un perro.






Las serpientes atacan y fuerzan a Askad saltar del otero con la fuerza de choque hacia la bestia






Tengo que recordar que solo debo usar la ambrosia en casos extremos, cuando este agonizando, ahora estoy volando por los aires en plena tormenta con el fin de matar a este monstruo y sobrevivir, después de cercenar unas cabezas de serpiente, iba a electrocutar a la bestia hasta que uno de los bélicos me tacleo en pleno aire,  este intento sofocarme cuando caímos al agua, me agitaba de un lado a otro hasta que decapite, un gran tentáculo me agarro y me arrastro por todo el suelo hasta que me golpeo contra el otero, cuando iba a cercenar el tentáculo, la gran bestia apareció frente a mí con Elidoius en su cabeza





El Kraken, hijo de Poseidón, acusado por intentar raptar a Artemisa y a Atenea, Zeus lo transformo en una horrible bestia marina como castigo por su supuesto crimen, esta bestia obedece a los dioses, especialmente a su padre.







- te dije que solo era el comienzo desterrado


- aun no me han matado




Askad cercena el gran tentáculo con el sable de Apolo y la bestia empieza a rugir de dolor mientras que Elidoius salta hacia al agua para atacarlo, al momento de que el nómada cae al agua, Escila lo ataca frenéticamente, haciendo que tenga que adentrase mas y mas a las aguas, donde los campeones pueden atacarlo con rapidez ya que su poder les permite respirar bajo el agua pero Askad sale del agua con la fuerza de choque, en pleno aire  altera sus brazos con masa muscular y el primero en ser golpeado por el nómada resultar ser Elidoius mientras que los otros bélicos tratan de congelarlo






Ignorando mis heridas,  Trato de hacer un plan para vencer pero no puedo, combatir a estas bestias y a los bélicos no me permite hacer una estrategia concreta para matarlos a todos pero al menos se como matar a los monstruos, electrocutarlos como hice con Kryptus,  me mantengo en el aire impulsándome mas y mas alto hasta que una gigantesca mano me golpeo, lanzándome mas allá de las ruinas






Askad fue golpeado por Briareo y lanzado hacia el Mar Egeo, la batalla se detiene momentáneamente, haciendo que los monstruos marinos y los bélicos se dirigen para allá a matarlo







Briareo o también llamado Egeon, es un Hecantonquiro pero no se encuentra en el Tártaro como la mayoría,  hijo de Urano y Gea, y hermano de Coto y Giges. Esposo de Cimopolea, hija de Poseidón, Padre de las ninfas Oiolica y Etna, este se estableció en el rio Océano después de la Titanomaquia, fue llamado por Poseidón para su objetivo, asesinar a Askad.








Mar Egeo.



Después de caer en las aguas, se sube a una gran roca para que los bélicos tengan que subir también a la roca, las bestias permanecen sumergidas mientras que los guerreros de Poseidón suben a la roca para ver como Askad los golpea salvajemente, uno tras otro hasta que altera su brazo izquierdo en sable nuevamente y empuñando nuevamente el sable de Apolo, la pelea continua hasta que los campeones se detienen y se retiran, al ver esto, Askad se queda pensando mientras que la lluvia limpia la suciedad de su arma y su brazo






- como dijo Elidoius, esto solo es el comienzo






La sangre que queda en mis heridas se van junto a la lluvia mientras que espero el siguiente ataque, puedo decir que no electrocutar a la bestia cuando me tenia fue bastante estúpido, desperdicie esa oportunidad pero no volveré a hacerlo, cuando se me presente la oportunidad, los matare con el poder de Zeus, lo bueno es que oculte la ambrosia en las ruinas, la oculte en unos escombros y me asegure que no fuera visible pero esa mujer de voz profunda quizás la haya encontrado, me dijo que podía me ha dejado con una pregunta que por poco creí olvidar y reconoció las marcas, ella tiene relación con el Nigromante y si logro sobrevivir a esto, la buscare






La roca en donde se encuentra Askad empieza a hundirse poco a poco hasta que el nómada tuvo que impulsarse para evitar hundirse y ver como la roca desaparece, poco a poco se forma un gran remolino y alcanzando los cielos a la velocidad del rayo, Askad observa como unos gigantescos dientes sobresalen del gran remolino, solo hay un monstruo en toda Grecia que hace tal acción






Caribdis,  un horrible monstruo marino, hija de Poseidón y Gea, que tragaba enormes cantidades de agua tres veces al día y las devolvía otras tantas veces, adoptando así la forma de un remolino que devoraba todo lo que se ponía a su alcance.







Askad empieza a descender hacia el remolino a la vez que los bélicos preparan sus arcos y flechas para atacar,  viendo que la roca era lo único en donde podía estar y con el mismo grito que hizo cuando batallaba contra Kryptus, solo le queda una opción, seguir batallando.






Parte 3: Intervencion.Editar

La batalla en el Mar Egeo se ha prologado más de lo esperado por Poseidón e incluso mas de lo que Askad esperaba pero Poseidón no se extraña que el nómada haya sobrevivido tanto tiempo ya que su no buscada fama y sus pocas proezas son consideradas tan grandes como la proeza de Hércules de derrotar al león de Nemea, observando como sus bélicos no han podido matarlo al igual que los monstruos y sin otras opciones, se ve forzado a tener que intervenir en la batalla y de consumar la frase, ‘’si quieres algo bien hecho, debes hacerlo tu mismo’’.



Macedonia - Olinto.



Poseidón, dios de los mares, hermano de Zeus, Hades, Hera, Hestia y Deméter, ha estado observando toda la lucha desde que inicio hasta que Briareo hizo que la batalla se trasladara al Mar Egeo y está decepcionado por lo que ha visto



- mi señor


- ¿Por qué el aun no está muerto?


-…………….


- responde


- mi señor, el………


- no digas nada, retírate


- como ordene, mi señor


-……………..



Su súbdito se retira, dejando a Poseidón observando la tormenta,  pensando en que ya no le quedan más opciones para poder ultimarlo a excepción de una, encargarse el mismo de Askad, asesinarlo con sus propias manos y así poder cumplir su propósito sin importar lo que digan los demás dioses y sin importarle lo que diga Moros al respecto.




Lesbos.



Los habitantes de Lesbos se resguardan de la tormenta y sabiendo de la presencia de Caribdis, les ruegan a los dioses por sus vidas,  la misteriosa mujer que Askad encontró en el otero está observando como Caribdis se traga todo lo que este a su alcance con los barrenos y la ambrosia en su poder



-vamos Askad, no te ganaste toda esa fama por nada, si sobrevives a esto, quizás te devuelva tus explosivos y la bebida de los dioses….solo espero que demuestres que no equivoco




Mar Egeo.



Al igual que en su batalla con Kryptus en el Mar Mediterráneo, Askad falla en su intento de asesinar a Caribdis debido a que los bélicos de Poseidón atacaron primero y  varias de sus flechas lograron darle, ocasionando que cayese en el remolino pero no es el único que está siendo arrastrado por la corriente hacia las fauces de la bestia,  un barco con mercancía proveniente de Eubea está entre los dientes de Caribdis



- ¡¡¡tenemos que salir del barco!!!


- ¡¡¡no tenemos a donde ir y la corriente es demasiado fuerte, moriremos aquí!!!



Cuando cayó en el remolino, el nómada estuvo nadando contra la corriente hasta que alcanzo el barco, estando fuera de la vista de los tripulantes, se está quitando las flechas a la vez que los navegantes están le gritan a los dioses que los salven de la bestia



- ¡¡¡dioses del Olimpo, sálvennos!!!


- ¡¡¡Poseidón, ¿qué te hemos hecho?!!!


- ¡¡¡perdónennos!!!



Estos marineros han gritado tan fuerte que no he podido oír los relámpagos desde que llegue al barco, varias flechas me dieron en pleno descenso, ocasionando que mi intento de asesinar al monstruo resulte en una gran falla y después de quitarme la ultima flecha en la espalda, ellos no tardaron saber que estoy a bordo



- ¡¡¡tú, tu eres el desterrado!!!


- así es


- ¡¡¡tu enfureciste a los dioses!!!



¿En serio lo hice?, ellos se enfurecen sin razón alguna



-¡¡¡los dioses quieren tu vida!!!



Los tripulantes lo atacan y terminan asesinados sin dificultad alguna, siendo el único en el barco, Askad ya tiene ideada una manera de matar  Caribdis, que el barco estalle cuando haya sido tragado pero el aun no sabe que no tiene los barrenos, perdió los explosivos cuando el súbdito de Poseidón lo tacleo en su ataque a Escila y cuando Briareo hizo que la batalla se trasladara al Mar Egeo, ella tomo los explosivos



- los barrenos, ¿Dónde están los barrenos?, yo los………… están en las ruinas, se me cayeron cuando ese maldito me tacleo, tiene que  haber algo en este barco que me sea útil



Sin los barrenos su idea se frustra mientras que observa como esta mas y mas cerca de las fauces de Caribdis,  Askad busca por todo el barco algo que le ayude contra la bestia, esperando encontrar barrenos, solo encuentra la mercancía de Eubea y un extraño casco, decide ponérselo ya que es lo único que puede serle útil



Este casco es extraño en verdad, nunca había visto uno así ni nada que se asemeje, no hay nada que me sirva aquí, ahora estoy observando como el barco pasa entre los dientes de la bestia, aun puedo atacarla desde adentro pero eso implicara la posibilidad de morir horriblemente para cuando se haya tragado el barco, una vez tuve un sueño así cuando era un niño pero no me enfrentaba a una gran bestia, me enfrentaba a mi hermano Admes, nunca nos llevamos bien y desde que obtuve este poder, permanecí indiferente a todos sus insultos,  mientras escucho los relampagueos portando el casco, el barco está siendo abordado por los bélicos, no se cansan



- Elidoius


- no nos iremos hasta que hayas muerto desterrado


- entonces todos moriremos aquí



Tengo que darle otro enfoque a esto, ver la situación como lo hacía Alcander,  no tengo nada que perder si peleo así que combatiré recordando el grabado de su espada, “combatan hasta que caigan”



Esta vez empuña el sable de Hades a la diestra y tornando su brazo izquierdo en escudo, el combate inicia




Lesbos.



Ella sigue observando la pelea mientras que el barco poco a poco es tragado



- se equivoco, esas marcas las tienes por nada desterrado



Finalmente el barco es tragado por Caribdis, los bélicos del dios de los mares logran escapar seguido de un destello proveniente de las fauces de la bestia, Askad logra herir a la bestia desde adentro, haciendo que el remolino desaparezca y que Caribdis se sumerja a lo profundo del Mar Egeo, antes de que pudiera surgir para atacar al nómada, Poseidón le ordena irse devuelta al Mar Negro, , después de que Caribdis se fuera, el nómada empieza a perseguir a los súbditos de Poseidón con el poder del gobernante del Olimpo



- je, yo me equivoque



La mujer regresa a las ruinas a esperar por Askad




Macedonia - Olinto.



-Mi señor, en este momento sus guerreros están luchando con  el desterrado


- …………


- tengo que decirle que ha herido a su hijo, El Kraken y a Escila


- gravemente


- así es


- ¿y Egeon?


- se fue


- lidiare con el después, diles que vuelvan para acá, que lo traigan


- como ordene mi señor




Askad ha demostrado ser lo suficientemente fuerte para que un dios tengan que combatirlo, Poseidón hace que Escila y El Kraken se vallan mientras que sus bélicos llevan al desterrado de vuelta a las ruinas



De todas las criaturas que he visto, esa bestia es tan grande como un Centimano y logre herirla aunque hubiera preferido los barrenos, ese Hecantonquiro ya no está, esos monstruos se fueron después de que los hiriera y  nuevamente los bélicos de Poseidón huyen



Casi cumpliendo las ordenes de su dios, el nómada los rebaza para luego electrocutarlos al caer, el campo eléctrico desaparece y Askad camina hacia las ruinas dejando un rastro de sangre en el agua pero se detiene al ver que algunos bélicos milagrosamente sobrevivieron, cansado de luchar y con la sangre que ha perdido, los destellos de la tormenta se vuelven momentáneamente tan brillantes que al mirar las ruinas observa a la maldición de Hades entre los destellos



- mátalos, antes de que se levanten, mátalos


- ……….


- ¡¡¡mátalos!!!


- ..........


- ¡¡¡ no eres digno de llevar tal poder, eres débil!!!


- estoy alucinando



La maldición de Hades desaparece y Askad empieza a buscar los barrenos pero al no encontrarlos, se enfurece, se quita el casco y lo tira a hacia la arena



- tiempo de acabar esto



Tornando sus manos en garras, camina hacia los bélicos que pudieron sobrevivir, Elidoius trata de reincorporarse pensando en que es su final, Poseidón agarra al nómada y después de un puñetazo en el rostro,  lo lanza hacia la arena y levanta a su súbdito, solo para ver como este se arrodilla ante el



- mi señor, gracias por salvarme, muchas gracias


- retírense


- ¿cómo?


- ustedes no pudieron con el así que váyanse, yo me encargare de el


- como ordene



Los bélicos que quedan se van de las ruinas mientras que Askad se levanta y se percata de Poseidón



- tú, aquí, ¿Por qué?


- tu mataste a mi hijo Kryptus y como mis guerreros no pudieron matarte, lo hare yo mismo


- ………….



Me enjuiciaron por ello, me encarcelaron, me colocaron unas bardas en mis brazos, en mis piernas y después de tanto tiempo, Poseidón viene a matarme por ello, esta es una batalla que no puedo ganar, tengo que huir.




En la cima



- Askad, quizás tenga que ayudarte

Parte 4: Huida.


 


Con el tiempo, el nómada se ha acostumbrado a combatir contra enemigos de igual o mayor tamaño que él, solo o con ayuda pero esta vez se le ha presentado una lucha que amerita la frase “Un guerrero sabe cuando combatir y no combatir" el no podrá ganar aunque pelee con todas sus fuerzas, Askad solo tiene la opción de huir para evitar batallar pero Poseidón se lo impedirá y no se detendrá hasta que haya consumado su objetivo. Ocasionando que Askad tenga que luchar mientras hace su huida que terminara mal.




Olinto - Las ruinas.



En la cima juntos a las ruinas de Olinto observa Aglaia, una ex augur y hechicera con más experiencia que Askad, ambos conocieron al Nigromante aunque no de la misma manera, ella estuvo un corto tiempo bajo su tutela de pocas pero muy significantes enseñanzas hasta que un día el desapareció, sin jamás haberle dicho ni siquiera su nombre a ella, desde ese día ella se valió de sí misma hasta que llego a Festos y se volvió augur del oráculo hasta el día que murió, desde ese entonces ha pasado su vida buscando a su maestro pero al saber que fue asesinado, decidió seguir viendo la batalla de su asesino



- hmmmm, quiero ver hasta cuanto puedes llegar contra un dios Askad, después quizás te ayude



Poseidón esperaba que el nómada peleara pero al ver que se ha escondido en las ruinas, lo busca con toda calma mientras que Askad está moviéndose sigilosamente para poder escapar



- puedes esconderte todo lo que quieras desterrado, tengo todo el tiempo para buscarte



Todo está marchando muy bien, Poseidón aun no me ha encontrado, si todo sigue así, quizás pueda recuperar la ambrosia y salir de las ruinas sin encontrarme con él ni una sola vez




La tormenta continua al igual que la huida del nómada mientras que Poseidón no hace ningún esfuerzo por encontrarlo, solo está caminando y mirando con su tridente a la diestra, sin haberse encontrado con el dios de los mares por un tiempo, Askad va a buscar la ambrosia



Con la mínima esperanza que tengo de no encontrarme con el dios de los mares, me estoy arriesgando al buscar la bebida que cura toda enfermedad y desaparece cualquier herida, en estos momentos me estoy acercando con sigilo al otero, esperando que esa mujer no se lo haya llevado la ambrosia pero si tiene la bebida, saldré de estas ruinas y las buscare, se nota que ella conoce mas del Nigromante y quizás pueda responder a mis preguntas,



Su camino a la ambrosia es impedido por una fuerte corriente de agua salida de la nada, Poseidón sale de esa corriente solo para ver que Askad no está ahí



- ¡¡¡no puedes huir por siempre desterrado, eres un mortal, un mortal!!!...solo es cuestión de tiempo a que aparezcas, no dejare que salgas de estas ruinas hasta que te haya asesinado



Dicho esto, Poseidón continúa su busqueda



Por lo que vi, él quería buscar la ambrosia hasta que el dios de los mares se lo impidió, yo misma la daré la bebida si sobrevive pero lo dudo mucho,  al igual que Poseidón, esperaba que Askad luchara un poco en vez de estar huyendo pero él sabe que no puede ganar aunque lo intente, hasta ahora he visto que no tengo que ayudarlo pero seguiré viendo hasta dónde puede llegar el desterrado,




El poder del dios del inframundo ha resultado ser muy util en muchas ocasiones, Poseidón no me vio ya que me hice invisible, no puedo vencerlo pero al menos puedo hacer que tenga problemas en atraparme, los barrenos hubieran sido útiles pero alguien los tomo, no fueron sus bélicos y el no los tiene tampoco así que quien tomo los explosivos se fue antes de que regresara a las ruinas, usar el casco es una mala opción, eso sería regresar a la ribera y que no tenga en donde esconderme, mientras sigua siendo invisible, estaré bien



Askad continua alejándose del dios de los mares cuando repentinamente observa su tridente atarazando lo que queda de una pared de pie, Askad se escabulle hacia otro lado mientras que Poseidón toma su tridente y sigue buscándolo



- se que estas aquí, te encontrare en donde quiera que estés



se esconde detrás de unos escombros mientras observa por una pequeña abertura  como Poseidón llega hacia donde esta él, el dios de los mares observa lentamente todo el lugar, Askad lo observa mientras que altera sus manos en garras para atacarlo si lo encuentra, el dios de los mares finalmente se marcha a otra parte de las ruinas, haciendo que el nómada salga con sigilo



Por poco me encuentra pero ya se fue, ahora puedo ir a buscar la ambrosia y quizás vaya por el casco



Otra vez viene por la ambrosia,  el no está dispuesto a irse sin la bebida pero ¿esta vez llegara?



se detiene al escuchar un ruido que se hacía cada vez mas fuerte, al mirar a la derecha, vio que se acercaba una gran ola creada por el dios de los mares, sin tener tiempo para evadirla, Askad es golpeado al igual que las ruinas y  lo arrastra a un pilar que se mantiene en pie,  el nómada logra subir hasta estar fuera, en poco tiempo la ola creada por Poseidón desaparece y este aparece a con rostro indiferente



- ………



Poseidón es observado por Askad desde el pilar, sin percatarse, la ola hizo que la cuchilla se zafara, causando que sus espadas caigan pero este las agarra antes de caer al suelo al ver que la cuchilla está cayendo y sin poder agarrarlas con sus manos, usa su poder de la alteración para poder agarrar la cadena con su pie, el dios de los mares sigue buscándolo mientras que el nómada salta del pilar hacia otra parte de las ruinas antes de que su enemigo se percatara de su presencia



No sé cuál de los dioses me otorgo este poder pero me ha resultado mas una gran bendición en incontables ocasiones, este poder me ha causado problemas y me ha ayudado en muchas adversidades aun mayores, al parecer tendré que buscar otro camino para llegar al otero



Askad camina mientras se encadena la cuchilla, asegurándose de que no se zafara otra vez, desde que termina de colocar sus espadas otra vez, inicia una persecución



Esa idoneidad que tiene es bastante peculiar, el Nigromante no tenía tal poder y no conozco a otro mortal que lo tenga también, ahora está siendo perseguido por el dios de los mares, ¿eso es todo lo que puedes hacer Askad?, esperaba más de ti




- ¡¡¡no puedes correr por siempre!!!



La persecución se detiene cuando Poseidón aparece frente a él arremetiendo  frenéticamente, ocasionando que no tenga otra opción que pelear,  Askad evade y ataca con sus garras mientras que el dios de los mares trata de clavar su tridente en el, manipulando las gotas que caen del cielo en saetas de hielo dirigidos a voluntad,  Askad altera sus brazos en escudos



No puedo atacarlo, si lo hago moriré por estos helados proyectiles,  el puede manipular el agua a su antojo y  lo único que puedo hacer ahora es escudarme y esperar a que se acerque lo suficiente



Poseidón se está acercando mientras que el nómada se mantiene estático, Askad decide no esperar mas, al acercarse lo suficiente, hace que surjan picos de los escudos, haciendo que no solo detenga su ataque sino que también suelta su tridente, el dios de los mares decide pelear sin su tridente y empieza a empujarlo hasta la playa con torrentes creadas con la lluvia, ahí la pelea se lleva a cabo



- ¿acaso crees que puedes con un dios, mortal?



Sin importancia a sus palabras, Askad lo golpea en el torso de un puñetazo seguido de varias tajadas con la siniestra tornada en sable, evadiendo las arremetidas del dios de los mares, el combate sigue



- ¡¡¡maldito Askad!!!


- ………….




-subestimarte fue un error, eso es lo que quería de ti, que muestres como pudiste vencer a mi maestro,




Esto es un suicidio, combatiendo a un dios aun sabiendo que no podre ganar pero eso no quiere decir que dejare que me mate sin dar la lucha antes, ¿como fue que Tharo logro derrotar a Hermes, cómo lo hizo?



Askad empieza a electrocutarlo con cada golpe y tajada que le hace mientras que Poseidón se enfurece por como va el combate,  el dios de los mares no puede atacarlo por la espalda debido a que con su poder ha hecho que surjan púas y después de golpear varias veces en el torso y en el rostro,  Poseidón retrocede hacia el mar



- has mostrado ser un digno enemigo Askad, un digno enemigo



-………



Poseidón se sumergió en las aguas mientras que yo busco el yelmo, desapareció también, es muy posible que esa mujer se haya llevado los barrenos, el casco, la ambrosia y si es así, tengo que buscarla por la bebida de los dioses, no estoy dispuesto a descender al inframundo otra vez, ¿ya se termino, eso fue todo?, pensé que sería mas complicado de lo que ya fue  pero  Tharo lo hizo así que cualquier mortal puede vencer a un dios, es tiempo de que me vaya



Esperando encontrar la ambrosia en donde lo dejo, se percata de que el tridente del dios de los mares entra al mar rápidamente  y observa como Poseidón surge sin las heridas que le causo



- …………


- esto se termina



Tengo que huir o al menos tratar




Después de haber luchado con las fuerzas que le quedan,  No lograra recuperar su tan preciada bebida después de todo al menos que logre huir de Poseidón pero eso no pasara



El combate se detiene cuando Askad empuja al dios de los mares con la fuerza de choque y huye, Poseidón se levanta y al ver que ya no está,  este una gran figura de agua, al adentrarse en su creación, empieza a perseguirlo,  en poco tiempo Poseidón lo alcanza, percatándose de que el dios de los mares lo alcanzo,  empieza a arrojarle escombros con sus brazos alterados en látigos hasta que nuevamente intenta escapar



La fatiga se ha vuelto una gran desventaja, no puedo correr mas y era cuestión de tiempo para que algo así me pasara, si el dios de los mares me matara, tendrá que combatirme hasta que no pueda levantar mis brazos



Con el tiempo, el deja de correr, el dios de los mares toca el suelo y empiezan a combatir una vez mas,  Poseidón esperaba a que no pudiera seguir luchando pero no tiene problema alguno a diferencia de el



- ya no puedes seguir desterrado


- ………..


- deja de luchar

 

-no

 

- como tú quieras



Poseidón lo atrapa y congela sus extremidades, Askad intenta liberarse hasta que su abdomen es atravesado por el tridente, Poseidón lo suelta diciendo, “Una vida por una vida,”, Poseidón se marcha después de decir esas palabras, después de tanto ruido causado por la batalla, lo único que se escucha son los relampagueos, la lluvia y los pasos de la ex augur, acercándose a él.   

Capitulo 12: Reflexion.

La tormenta continua y después de una dura batalla que termino con una herida mortal en su abdomen,  Aglaia lo salva de morir y lo lleva a una parte de las ruinas que no está destruida del todo para tratar la herida,  Askad despierta bastante débil,  recuperando poco a poco el conocimiento y con lo que acabo de pasar,  empieza a pensar sobre su vida, toda su vida, llegando a la conclusión de que tiene que cambiar.



Al fin está reaccionando, pensé que había muerto hace tiempo pero no,  combatió bastante a pesar de que estaba cansado pero su derrota era inminente, solo estaba atrasando o inevitable lo mas posible



De noche en Olinto, Askad vive por más  tiempo, reaccionando después de 2 días en que le creían muerto, despierta pero no puede moverse, ni siquiera puede hablar o respirar bien ya que no le han dado la ambrosia



- despertaste


- ¿donde es……tamos?


- en las ruinas



Nuevamente queda inconsciente, esperando a que despierte otra vez, pasan 2 días mas en que Aglaia contempla las armas y las marcas de Askad hasta que despierta



- ya recuperaste el conocimiento


-  ¿dónde estamos?


- en las ruinas


- no puedo levantarme, ¿dónde están mis armas?


- están aquí, trata de no esforzarte, aun estas grave


- ………..


- se que yo envié a los mercenarios,  que trate de matarte y que ni siquiera te dije mi nombre, solo te dije lo que querías saber


- ahora lo recuerdo, tu puedes saber mis pensamientos


- así es


- necesito irme


- cálmate, estas tenso



Sus esfuerzos por levantarse solo terminan en caídas pero no se rinde, Aglaia lo ayuda a mantenerse de pie



- la tormenta aun sigue pero se puede distinguir que es de día


- soy Aglaia


- Aglaia,  tu voz, es diferente


.-esta es mi verdadera voz


-¿pero como….?


- puedo porque soy una nigromante, como tu


- entonces conociste al Nigromante


- así es, el fue mi maestro



estas ruinas antes fue una gran fortaleza hasta que fue destruida por Ares y sus hijos, Fobos y Deimos debido que  se cometió una afrenta que molesto a los dioses, llegan a un gran salón con un trono agrietado al fondo, Askad se sienta en el trono con la vista hacia el suelo



- puedes saber todo lo que piense así que no puedo ocultarte nada


- exactamente


- entonces yo  te hare las preguntas, ¿dónde está tu familia?


- …………


- responde


- no quiero hablar sobre eso


- ¿dónde conociste al Nigromante?



Aglaia se molesto con las preguntas que le hizo y deja el salón mientras que Askad piensa acerca de su vida desde que Poseidón casi lo asesina



Gran parte de mi vida siempre he tenido el pensamiento en que los dioses solo me observan a mí y que soy el único que  ha pasado luchas de manera constante,  me he creído la gran cosa en muchas ocasiones y he hecho muchas cosas solo por obtener oro pero al ver como Poseidón me atravesaba su tridente, me hizo entender que estoy mal, no soy el único que lucha para sobrevivir, hay personas que han pasado peores luchas que yo,  soy solo un mortal como los demás, no importa este poder, no soy mejor ni peor que nadie,  el oro no me ha salvado en ninguna ocasión,  no es el porqué vivo mas tiempo, vivo mas tiempo porque lo he ganado, porque he vencido a las adversidades que se me han presentado, las heridas que tengo simbolizan mis victorias y derrotas,  no soy el guerrero perfecto pero tengo mas victorias que derrotas pero esta vez me han vencido pero Alcander me diría que lo considerara como una victoria, se requirió a un dios para vencerme y eso es algo fenomenal



- Alcander siempre ha sido optimista


-. Si, ese loco siempre ha sido optimista y tenía una gran pasión por luchar, no se dejaba desanimar por nada


- ¿qué crees que te diría ahora?


- amigo, aunque estés bastante herido, no significa que no puedas seguir luchando, solo recuerda el grabado de mi espada


- Combatan hasta que caigan


- así es, ¿sabes porque este lugar está destruido?


-  he estado aquí varias veces y siempre ha estado así, este lugar Siempre está tranquilo, al parecer nadie se acerca


- estoy seguro que la destruccion de este lugar tiene que ver con los dioses, no dejaron Sobreviviente alguno, ni siquiera las cenizas



Askad observa las grietas del trono, buscando algún indicio delo que ocurrió pero no encuentra nada, ni siquiera manchas de sangre,  Aglaia se sienta frente a él, mostrándole sus pertenencias



- te llevaste los barrenos


- de todas maneras no te hubieran ayudado a derrotar a Poseidón, solo estabas retrasando lo inminente


- ……………..


- Askad, Askad, ¡¡¡Askad!!!


- estoy despierto


- trata de no morirte


- je, jeje


- te diré algo que te interesara, es Sobre Cegos


-fue destruida, eso ya lo se


- Si pero lo que no sabes es que fue Tharo quien la destruyo


- entonces Cegos está bajo el dominio de Tharo, logro salir del inframundo


- al igual que tu



Askad levanta la cabeza lentamente, observando la lluvia y sus vendajes hasta que Aglaia le pone el casco



- pareces un rey


- un rey que está muriendo,  ¿responderás a mis preguntas?


- no


- dame la ambrosia


- no lo tengo, lo tiene Poseidón


- con que lo tiene Poseidón…… bien


- ¿qué especie eres?


- ………… ¿que clase de pregunta es esa?, soy un mortal al igual que tu, no soy un monstruo ni nada



Aglaia está portando mis armas, dejándome Saber que ella no es normal, nada normal y cree que Soy idiota, claro que ella tiene la ambrosia, Poseidón no estuvo en el otero ni una vez y el hizo que reconociera que estoy mal, estoy mal



- claro que estas mal


- deja de imitar mi voz


- deja de imitar mi voz


- detente


- detente


- basta


- basta


- …………..


- no tienes que enojarte Askad


- como sea, ¿por qué el Nigromante destruyo Carpius?


- no lo se


- ¿Cómo conociste al Nigromante?


-  lo conocí cuando era niña, el me enseño pocas cosas pero me han servido bastante,  el me enseño a pelear


- a pelear……hmmm



Askad se queda pensando en las pocas palabras que le ha dicho Aglaia, percatándose de que ella no responderá tan fácil pero recuerda la tarea que tiene de llegar a Delfos y decirle al oráculo sus últimas palabras



- me cuesta creer que alguien con gran sabiduría y poder como mi maestro fuera vencido por alguien como tú, el era mas fuerte que tú en todos los aspectos pero aun así lo hiciste, lo mataste envenenándolo


- con sangre de cerbero


- te odio por eso, por lo menos pudiste matarlo de manera honorable pero no, tuviste que envenenarlo, no tienes honor


- el destruyo Carpius, asesino a todos sus habitantes, mujeres, niños, los mato a todos, solo 4 personas sobrevivieron a la masacre que tu maestro hizo y ni siquiera dio razones que justificaran el porqué lo hizo, él y yo no tenemos honor alguno


- ¿crees que no se eso?,  al saber lo que hizo, quede impactada, pensaba en todo tipo de razones que justificaran lo que hizo, me costaba creerlo, no quería creerlo pero cuando vi por mi misma toda la destruccion, llore


- …………..


- tienes que llegar a Delfos y hacer su último deseo


- ¿Por qué no lo haces tú?, el fue tu maestro


- el te lo dijo a ti antes de morir


- ¿y?


- promete que lo harás


- no te prometo nada, no te garantizo que lo hare


- por favor



Askad se queda pensando en su petición por un tiempo y recuerda al oráculo de Tanagra, a pesar de haber fallado en la tarea de matar a la Manticora, el se compadeció de él y dejo a Kassia y a sus hijos vivir en el templo así que Askad decide prometer que lo hara



- lo hare


- ¿lo prometes?


- prometo que lo hare, no te prometo en cuanto tiempo pero ten por seguro que lo hare


- con eso me basta


- ¿Por qué me preguntaste de que especie soy?


- debido a tu idoneidad, es peculiar


- al igual que tu idoneidad


- no lo es,  mi maestro también podía hacerlo


- Aglaia, gracias, muchísimas gracias por salvarme, te debo mi vida


- ………..



Aglaia simplemente se queda callada por unos momentos hasta que dice, “espera”, dejando el salón mientras el nómada se quita el casco y lo deja al lado del trono



Ella ha sido muy buena conmigo a pesar de que no nos conozcamos ni nada y de que envió unos mercenarios a matarme, me odia por haber asesinado al Nigromante,  le enseño a pelear y eso es una gran enseñanza en mi opinión, ahora tengo mas preguntas acerca sobre el pero ella no podrá responderlas todas, prácticamente sabemos lo mismo ya que no me ha dicho su nombre, no sabe su nombre, el oráculo de Delfos debe saber mas sobre él Nigromante y tuve que estar al borde de la muerte para entender que tengo que hay cosas de mi que deben cambiar,  soy increíble



Aglaia regresa con la ambrosia en la diestra pero ve que Askad queda inconsciente de nuevo.

Parte 2: Daimones.

Poseidón sabe que Askad sobrevivió y con el deseo de ir nuevamente al mundo de los mortales y terminar lo que comenzó, Ares lo convence de enviar a los Dáimones como su último intento de matarlo y como una prueba para que se gane la gracia de seguir viviendo ya que ha sido un enemigo que merece tener la oportunidad de vivir, esta vez su fuerza y habilidades para luchar no le servirán, Aglaia no podrá ayudarlo y tendrá que resistir a las torturas de los Daimones, encabezados por Ares, el destructor.

El Olimpo.

- sobrevivió Poseidón, lo salvo una mortal llamada Aglaia

- no me sorprende Hades,  no morirá así de fácil y es el vencedor de la apuesta, tu vencedor

- ¿acaso iras otra vez?

- está débil y no puede luchar Hermes, debería aprovechar la oportunidad para asegurarme de que esta vez este muerto

En medio de su conversación con Hades y Hermes, aparece Ares junto Afrodita

'Ares' se considera el dios olímpico de la guerra, aunque es más bien la personificación de la fuerza bruta y la violencia, así como del tumulto, confusión y horrores de las batallas, en contraposición a su hermanastra Atenea, que representa la meditación y sabiduría en los asuntos de la guerra y protege a los humanos y sus habitaciones de sus estragos. Los romanos lo identificaron con Marte, dios romano de la guerra y la agricultura, pero éste gozaba entre ellos de mucha mayor estima.

- ¿Hefesto sabe sobre su amorío Ares?

- no y no lo sabrá Hermes, debes reconocer que él ha sido un digno adversario, tanto que merece una oportunidad para vivir tío

- ya sé lo que tienes pensado Ares, ¿cuándo tiempo sobrevivió Solotes?

- 2 días y medio

- entonces 3 días y medio, si logra sobrevivir todo ese tiempo, se habrá ganado su vida pero hasta entonces, atorméntenlo hasta que termine como Solotes

- lo haremos

Después de hablar con Poseidón, Ares se marcha hacia el mundo de los mortales junto a los dáimones mientras que Hades piensa sobre la ingenuidad de Hefesto sobre Afrodita hasta que se le ocurre usar eso para sus fines, tener a Hefesto de su lado y así estar un poco mas cerca de dar el golpe

Los Dáimones fueron espíritus de la condición humana: las personificaciones de estados diversos de existencia, emociones, acciones y la moralidad. Los Dáimones estaban divididos en Agathos (el Bien, las Virtudes) y Cacos (el Mal, los Vicios).  Ellos atormentaban a los mortales con todo tipo de horrores como un castigo por la afrenta que hizo hacia los dioses

Macedonia - Olinto.

Día 1.

2 días han pasado, la noche se ha apoderado de toda Grecia, la tormenta continúa, Aglaia deja el salón, dejándole una larga tela roja para usarlo como una manta

En ocasiones pensaba dormir en un trono pero no en uno que en cualquier momento puede terminar en pedazos, Aglaia me tiene nervioso con la pregunta de que especie soy, soy un mortal al igual que ella pero quizás con mas fama y con admiradores que buscan mi muerte, me ha estado fastidiando con la ambrosia en estos 2 días y no me la quiere dar hasta que ella quiera dármela pero puedo decir hay un poco de confianza entre nosotros, cuando iba a dormir,  la escuche gritar, me levante del trono solo para ver que mis armas desaparecieron, solo está la cuchilla clavada en la pared, la tome y ahora estoy llegando a su habitación

- si estás jugando, no es gracioso, devuélveme mis armas y aparece

Aglaia no responde a sus llamadas y Askad continua llamándola hasta que empieza a pensar que algo le ocurrió, al voltear, observa a Hali con una pequeña sonrisa

- Hali, ¿como llegaste aquí?

Sin responder a su pregunta, lanza un grito aterrador, haciendo que Askad suelte la cuchilla, se tapa los oídos y cierre los ojos hasta que repentinamente no se escucha nada, ni siquiera el eco que el grito debió producir y ve que no esta

- ¿pero que sucedió?

- ¡¡¡ASKAD!!!

-¡¡¡AGLAIA!!!

Tomando la cuchilla, Askad busca a Aglaia a toda prisa, buscando en cada habitación hasta que empieza a escuchar una macabra risa de mujer, el nómada sigue buscándola pero no la encuentra, la risa se detiene, se escuchan unos pasos, mira a la derecha y ve a Aglaia alejándose

- ¡¡¡Aglaia, espera!!!

Askad la persigue y mientras se está acercando a ella, ve que las paredes empiezan a cerrarse, finalmente logra agarrarla del brazo y salir de ese corredor antes de que fuera masacrado, ella o responde a sus palabras y se aleja al ver su rostro, Eris

La Diosa de la Discordia, el Caos y la Destrucción, hija del gran Zeus y su esposa Hera, melliza de Ares. Madre de las calamidades que hacen que los hombres peleen y tomen armas en pos de guerras, a veces sin sentido. La Diosa a la cual la mayoría de Dioses repudian y evitan.

- ¿qué pasa, estas asustado?

Eris empieza a reírse de manera macabra hasta que Askad la acuchilla varias veces en el abdomen hasta causarle una herida mortal cerca del cuello

- me heriste

Eris nuevamente se ríe pero esta vez su risa es más frenética, aterradora, Askad la descocota pero aun sigue riendo,  se aleja lentamente y empieza a correr hasta que se topa con Fobos

Fobos, la personificación del temor y el horror. Era el hijo de Ares, dios de la sangre y la guerra y Afrodita, diosa del amor. Él, su hermano Deimos y la diosa Enio acompañaban a Ares en cada batalla. Su equivalente romano era Timor.

- ¿tienes miedo?

Fobos toma la forma de un demonio y lo ataca sin cesar hasta que varios brazos salidos de la pared lo sujetan, Fobos entierra sus manos en él y empieza a partirlo a la mitad lentamente mientras que Askad grita por el inconmensurable dolor que siente, cae repentinamente y ve que no paso nada, levantándose lentamente, observa a todos lados a la vez que camina

¿Qué está pasando, porque está ocurriendo esto?

Continúa caminando con la cuchilla en su mano izquierda, mirando a todos lados, solo se escucha la lluvia y los relampagueos, el empieza a escuchar unas voces infernales, no ve a nadie a su alrededor y empieza a gritar

- ¡¡¡BASTA!!!!

 Han conseguido hacer que este espantado pero no ha cumplido su propósito, hacer que se vuelva loco y cometa suicidio

Día 2.

- ¡¡¡no puedo salir de aquí, maldición!!!

Ha amanecido y está atrapado en las ruinas, los dioses han hecho que sea imposible para el salir hasta que haya sobrevivido los 3 días y medio, buscando una explicación para lo que está ocurriendo, mira a su madre al otro lado de un corredor que conduce a unas escaleras hacia arriba

- mama

Levantando la cabeza, ve que tiene  huecos en donde deberían estar sus ojos, empieza a cantar lentamente la canción que le cantaba cuando era niño, alterando su brazo derecho en espada, observa como ella se acerca hacia él, cantando mas y mas rápido hasta que trata de reventarle los ojos, la decapita pero sigue entonando la canción, Askad incinera la cabeza y nuevamente escucha la voz de Aglaia

- Askad, ayúdame

- ¡¡¡Aglaia, ¿Dónde estás?!!!

- ayúdame

He visto muchas cosas que muchos considerarían aterradoras pero lo que he visto, es aterrador, realmente aterrador pero no puedo irme y dejarla aquí, debo encontrarla

- ¡¡¡Aglaia, Aglaia!!!

Ya no la escucho, solo se escucha la lluvia y mis pasos, no puedo salir de aquí aunque trate, estoy atrapado y mi única opción es tratar de sobrevivir, ahora estoy subiendo las escaleras mientras que miro a todos lados

Askad sube las escaleras y no se encuentra con nada, continua caminando paulatinamente hasta que escucha una risa, mira a todos lados pero no ve nadie hasta que observa hacia arriba, Deimos

La personificación del terror y horror. Era hijo de Ares, el dios de la guerra, y de Afrodita, la diosa del amor.

Deimos lo agarra por el cuello, sofocándolo hasta que Askad le cercena el brazo pero este ignora ese hecho y desaparece, inmediatamente Deimos lo agarra por los pies y empieza a hundirlo

- ¡¡¡ suéltame!!!

Lucha por soltarse,  lo logra pero lo agarra y lo hunde, Askad cae en una habitación totalmente vacío, tomando la cuchilla, observa como unas oscuras figuras salen del suelo y como tratan de alcanzarlo

- ¡¡¡ASKAD!!!

Nuevamente el grito de Aglaia hace que el nómada la busque hasta que oye la aterradora risa de Eris, al voltear ve que esos lóbregos entes están cerca de él, Askad empieza a matar una por una pero a mas y mas están surgiendo del suelo y de las paredes, haciendo que los incinere pero aun estando en llamas, continúan avanzando, al ver que son demasiados y que no se detienen por nada, se aleja de ellos a toda velocidad hasta ver que los perdió y que ha pasado por la misma habitación en donde cayó varias veces

- ya estuve aquí, estuve corriendo en círculos

El no sabe que la noche ya está sobre Grecia, Askad sale de la habitación nuevamente solo para ver como esos lóbregos entes sin rostro alguno están acercando hacia él,  entra a la habitación al ver que no tiene salida alguna, no se escuchan sus pasos, no se escucha la lluvia ni los relampagueos, solo hay un macabro silencio que se rompe cuando varias manos sale de la pared y lo sujetan,  Askad lucha por liberarse pero le resulta inútil, esas oscuras figuras ya han entrado a la habitación con Ares, logra soltarse solo para ver como esas oscuras figuras lo agarran, Askad trata de liberarse nuevamente pero son tantos que hacen que pierda la cuchilla y que casi no pueda moverse, lo último que se escucha es su grito de exasperación.

Parte 3: Calma.

Ha resistido los horrores de los Dáimones Cacos por 3 días y realmente han conseguido hacer que no solo quedara espantado,  lo han traumado como a Solotes pero a diferencia de Solotes, no terminara suicidándose, Askad se habrá la gracias de seguir viviendo y después de superar el trauma causado por los Dáimones Cacos,  tendrá  calma por los siguientes días, una calma que pensó que jamás sentiría nuevamente.

Día 3.

Ha llegado el tercer día, el sol esta ascendiendo y Askad se encuentra temblando en posición fetal mirando la cuchilla mientras que los Dáimones Cacos observan como él ha sobrevivido mas tiempo que Solotes pero aun la prueba no ha terminado, aun queda algo de tiempo

- ya está como Solotes Ares

- aun no Eris, no se ha suicidado

- no lo hará,  mejor matémoslo

- ……….

- ¿qué dices Ares?

- dejemos que Atea lo haga

 Ate, Atea o Ateo, era la diosa de la fatalidad, personificación de las acciones irreflexivas y sus consecuencias. Típicamente se hacía referencia a los errores cometidos tanto por mortales como por dioses, normalmente debido a su hibris o exceso de orgullo, que los llevaban a la perdición o la muerte.

Atea  aparece empuñando la espada de Hades,  se acerca al nómada, lentamente levanta la espada y cuando iba a matarlo, Ares le dice que se detenga ya que ha acabado el tiempo, ha sobrevivido el tiempo que acordaron,  los Cacos desaparecen justo cuando Askad se levanta para atacarlos pero al escuchar las palabras del dios de la guerra, sabe que ya todo termino

- termino, termino

Nuevamente asume la misma posición y se queda así el resto día, Askad continua temblado por lo que ha visto pero de manera sosegada va recuperando la calma y la cordura

No sé que hice esa vez para que ocurriera todo esto pero realmente me aterraron, no sé que buscaban de mí pero si era espantarme hasta el punto de que temblara y perdiera la cordura, cualquier guerrero quedaría espantado con lo que me hicieron, sobreviví pero no puedo decir lo mismo de Aglaia, desapareció, y no pude encontrar ni un rastro de ella,  lo mas probable es que haya muerto, solo espero que no haya muerto en agonía y que no haya visto los horrores que vi

Permanece en la misma posición por los siguientes días,  no se escucha nada más que la lluvia y los relampagueos, finalmente se duerme después de estar casi 2 días temblando de miedo,  como es de costumbre, Askad despierta unos minutos antes del amanecer, esta vez se sienta en el trono y contempla sus manos por unos momentos

No puedo decir que no quede espantado,  hicieron que me asustara hasta el punto de que me quedara temblando en el suelo,  quizás no pueda olvidar todo lo que ocurrió pero si puedo superarlo, mama y papa no criaron a un hombre débil y ya está enajenación termino

- solo me queda algo por hacer, buscar a Aglaia

Viendo que sus armas, los barrenos y el casco están en donde los dejo, como si nada hubiera ocurrido, se levanta del trono mientras que toma la tela, portándola en la diestra y camina hacia la habitación en donde Aglaia dormía pero al llegar ve que ella no está ahí

- ……..

No está, mis armas, los barrenos y el casco aparecieron como si nada hubiera ocurrido así que es posible que siga viva y que se haya ido con la ambrosia, obtuvo la bebida de los dioses sin tener que ir al inframundo, ir a la cima del Tártaro, pelear con Tharo y salir del inframundo,  el lado bueno es que estoy vivo, adolorido pero vivo así que voy a explorar estas ruinas ya que es un día soleado

Explora habitación por habitación hasta que entra a una gran habitación con estatuas deterioradas hechas de mármol,  algunas estatuas están mas deterioradas que otras pero tienen el mismo diseño, de un guerrero venerado por mujeres desnudas,  y al fondo una mesa deteriorada con unas velas que no han sido usadas

- La forma en que veneraban a los guerreros aquí es algo que a cualquier hombre le encantaría, en especial a Alcander y quizás a mí

Se acerca a la mesa para ver varios agujeros de causa desconocida,  Askad ve que los agujeros fueron hechos por alguien portando una cuchilla pero no como la de él, sale de la habitación y regresa al salón solo para sentarse

Algo ocurrió aquí, algo que los mato a todos o que hizo que dejaran este lugar, Aglaia me dijo que estaba así cuando llego y que nadie se acerca, seguiré explorando para si encuentro algún indicio de lo que paso

Dejando la tela en el trono, sale del salón y camina por un pasillo que no había visto antes, mientras está caminando, escucha a las aves cantar y como los rayos de sol hacen que se tenga que tapar los ojos, llega al final del pasillo y viendo una escalera en espiral, baja con calma hasta llegar a un recoveco que conduce a un jardín, al salir ve varias estatuas cubiertas de bejucos, hechas del mismo material y con la misma condición pero estas tienen la forma de los dioses y de los semidioses

-  este lugar está lleno de sorpresas

Este lugar lleva bastante tiempo destruido, las estatuas están cubiertas de bejucos y la flora abunda por doquier

Askad detenidamente cada estatua, viendo que no tienen nada inscripto  a excepción de un altar que no tiene una estatua,  el altar tiene grabado el nombre del dios Morfeo,

Morfeo' es el dios de los sueños., es el principal de los Oniros, los mil hijos engendrados por Hipnos (el Sueño) y Nix (la Noche, su madre), o por Hipnos con Pasítea. Era representado con alas que batía rápida y silenciosamente, permitiéndole ir volando velozmente a cualquier rincón de la Tierra. Morfeo se encargaba de inducir los sueños de quienes dormían y de adoptar una apariencia humana para aparecer en ellos, especialmente la de los seres queridos (de ahí su nombre), permitiendo a los mortales huir por un momento de las maquinaciones de los dioses.


Continua viendo el jardín hasta que se sienta cerca de unos árboles y observa un cielo claro sin nubes a la vista  

Toda esta calma, toda esta serenidad, pensé que jamás la volvería a sentir,  puedo dormirme ahora y sin preocupación alguna, esta calma me recuerda a mi niñez en Raouna y cuando estaba en el templo del oráculo de Tanagra, no tengo nada que hacer a excepción de llegar a Delfos un cumplir mi promesa pero eso puedo hacerlo cuando quiera

Askad simplemente se acuesta en el pasto y cierra los ojos por unos momentos, todo se torna en un silencio apacible hasta que se levanta lentamente y observa las marcas en sus brazos, las  marcas que simbolizan la idoneidad única que tiene

Ya tuve suficiente relajación, es tiempo de desarrollar mas mi poder

Askad empieza a concentrarse, tratando de encontrar todo el potencial de su poder,  los resultados que tienen son los mismos que tuvo en el foro de Atenas pero no se detiene hasta que ve que una de las estatuas cae en pedazos, se acerca para ver que el altar tiene el nombre de Zeus

Zeus, Hijo de Crono y Rea,  es el “padre de los dioses y los hombres”, que gobernaba a los dioses del monte Olimpo como un padre a una familia, de forma que incluso los que no eran sus hijos naturales se dirigían a él como tal. Era el Rey de los Dioses que supervisaba el universo. Era el dios del cielo y el trueno. Sus atributos incluyen el rayo, el águila, el toro y el roble. Además de su herencia indoeuropea, el clásico Zeus “recolector de nubes” también obtuvo ciertos rasgos iconográficos de culturas del antiguo Oriente Próximo, como el cetro. Zeus fue frecuentemente representado por los artistas griegos en dos poses: de pie, avanzando con un rayo levantado en su mano derecha, y sentado majestuosamente.




- Entonces esta debe ser la primera estatua de este lugar…………No importa cuántas estatuas se desmoronen,  no debo desconcentrarme




Alterando sus manos en garras y clavándolas en el suelo, se concentra aun más, otra vez tiene los mismos resultados que tuvo en Atenas pero no se detiene,  el atardecer está empezando sin que este se percate, está realmente concentrado y determinado a desarrollar aun mas su poder, Askad está progresando ya que en su costado derecho le esta surgiendo un tercer brazo pero se desconcentro por un segundo, haciendo que el tercer brazo desaparezca




- este poder no me controla a mí, yo controlo este poder




Esta vez se concentra con todas sus fuerzas, nuevamente el tercer brazo está surgiendo pero Askad se detiene al percatarse de que se está enfureciendo




Cálmate, no dejes que este poder te perturbe, hazlo con calma




Askad se calma y continua con su dura concentración, nuevamente ese tercer brazo surge y esta vez lo tiene controlado, Askad termina su concentración para ver su progreso




Estoy progresando, ahora tengo 3 brazos,  sabía que este poder era sorprendente pero ahora estoy mas sorprendido, ¿Qué más puedo hacer con esta idoneidad? Seguiré otro día, este tercer brazo ya es un gran progreso en mi parecer, ahora iré a buscar algo de comer




La noche no tardo en llegar y Askad se encuentra sentado en el trono, portando el casco y la tela como una capa




Después de pescar en la playa unos pescados y comérmelos sofreídos, Traje la mesa para acá y encendí las velas para tener algo de iluminación, ahora soy Askad, el rey de este lugar, la capa y mi casco son símbolo de mi monarquía, mis súbditos son leales y no muestran insubordinación  alguna, ahora estoy en mi trono pensado en como ha sido mi vida antes de ser rey y cuáles serán las normas que pondré para tener este reino en orden pero quizás no tenga que poner leyes, el pueblo sabe de mi idoneidad y me temen por ello, tanto que no se presentan ante mí al menos que se los ordene, no requiero guardias ya que puedo cuidarme solo, yo busco mi propia comida para que el pueblo vea que no soy el típico que rey que le tiene que traer todo, ahora debo darle nombre a mi reino, debe ser un nombre único como mi poder,  tengo varios nombres en mente pero no le pondré nombre ahora, será después, aunque quizás mi reino se llame Tartarius,  o quizás lleve mi nombre, el reino de Tartarius suena bien




- saludos rey de Tartarius, ¿Qué puedo hacer por usted?

- Aglaia, ¿Dónde estuviste?

- estuve aquí, todo el tiempo estuve aquí

-  pero desapareciste, cuando ellos aparecieron, escuche tus gritos, me pedias ayuda

- espera

Aglaia se acerca a él, poniendo su mano en su frente, observa todo lo que ha vivido hasta este día, observa como fue que los Dáimones Cacos lograron aterrarlo y traumarlo como a Solotes

- Askad,  realmente nunca desaparecí

- claro que si, te estuve buscando todo este tiempo

- ellos estaba jugando con tu mente,  te hacían ver que yo no estaba, cuando eso paso, no me encontraste porque estaba explorando estas ruinas al igual que tu,  estaba en una torre de vigía casi intacta

- ………… ya eso paso

- así es rey de Tartarius

- como tu rey, te ordeno que me entregues la ambrosia

- claro que te la daré

Aglaia sale del salón mientras que Askad observa el fuego de las velas, esperando por la bebida divina pero cuando ella regresa, ve que no trae la ambrosia, trae una jarra oxidada de bronce llena de agua

- aquí está la ambrosia

-  un jarrón oxidado y lleno de agua

-  ¿no la vas a beber?

- claro que sí, es mejor que nada

- voy a descansar, que descanses rey de Tartarius

- que descanses Aglaia

Después de beber toda el agua, Aspad apaga las velas, se quita el casco y  arropándose con la tela, se queda pensando en el Uroboros hasta que se duerme.

Parte 4: Promesa.

Aglaia,  hechicera como Askad  y aprendiz del destructor de Carpius, fue abandonada por su familia debido a que Samaria, su tierra natal fue corrompida por demonios liberados por Eris que devastaban con todo, los sobrevivientes abandonaron samaria y como sus padres no regresaron por Aglaia, ella intento encontrarlos pero fue inútil ya que se habían alejado demasiado, en su camino, Se encuentra con el Nigromante.

Años atrás

Creta - Samaria

En pleno día, Samaria ha sido víctima de una plaga mortal de demonios de parte Eris, con el propósito de causar caos, destruccion y como los dioses la evitan a toda costa, no tenia impedimento alguno en hacer lo que quisiera, sus demonios están asesinando a cada persona que ven mientras que la diosa se ríe por todo el caos y destruccion que ha causado,  los sobrevivientes de la devastación abandonaron Samaria cuanto antes pero una persona se quedo ahí, una niña asustada que busca a su familia con desesperación, en medio de su búsqueda, se asusta aun mas por lo que Eris dice

- ¡¡¡BUSQUEN SOBREVIVIENTES Y MATENLOS!!!

Continúa corriendo mientras que los demonios buscan sobrevivientes, Aglaia está asustada por la masacre que ha visto y desesperada por encontrar a su familia pero al escuchar el grito de agonía de un hombre, sabe que es probable que hayan muerto y que puede morir  antes de encontrarlos, Aglaia se detiene y se oculta tras unos escombros al ver a un hombre encapuchado diciendo unas palabras en un lenguaje que no entiende, preguntándose quién es él, escucha unos gruñidos y al voltear, tiene a ese hombre al frente agachado y le dice unas palabras antes de que pudiera gritar del susto

-adelante niña, grita y esos monstruos te mataran

- usted……. También morirá si nos encuentran

- para cuando te encuentren, yo no estaré aqui y tu estarás muerta, estas buscando a tu familia, ¿no es así?

- si

- entonces buena suerte

Se levanta y antes de que pudiera irse, Aglaia le agarra la mano

- ayúdeme a encontrar a mi familia, por favor

- ……….

- por favor

-  te llevare a un lugar seguro y luego buscaremos a tu familia

-¿Cómo se llama?

- vámonos

Aglaia sujeta su mano y lo mira en todo el camino mientras que el solo mira hacia adelante, los demonios de Eris aparecen frente a ellos pero no pueden atacarlos, el hace que los demonios se alejen con solo poner su mano de frente,  Aglaia esta impresionada con lo que ha visto,  ahora tiene mas preguntas que antes y se esperanza con la posibilidad de encontrar a su familia hasta que Eris aparece enfurecida

- Nigromante

- Eris

- no sabes cuánto deseo matarte y saborear tu dolor y agonía mientras lo haga

- no puedes tocarme así tendrás que buscar a alguien mas que complazca tu deseo

- la niña, dámela

- está conmigo y apártate de mi camino

Eris se aparta de su camino diciendo “un día morirás” y este responde con calma “quizás”,  estando en las afueras de Samaria, Aglaia le dice acerca de su familia

- ¿quieres que los busquemos ahora?

- sí y ¿se llama Nigromante?

- no pero me llaman así

- me llamo Aglaia…… ¿cuál es su nombre?

- puedes llamarme así también, busquemos a tu familia

Empiezan a buscar en los alrededores hasta que encuentran el rastro de los sobrevivientes que escaparon de Samaria, Aglaia sigue el rastro a toda prisa mientras que el Nigromante camina con calma, finalmente llegan Aglaia encuentra a su familia pero no como esperaba, cuando ellos escaparon de Samaria, los demonios de Eris no tardaron en encontrarlos y matarlos, al ver lo que queda de ellos, Aglaia empieza a llorar

- los…….mataron, a todos

- Aglaia

- …….

El Nigromante observa a la niña llorar, sabiendo que no le queda absolutamente nada, puede dejarla a su suerte en cualquier momento pero decide cuidarla

- Vámonos Aglaia, antes de que esos monstruos regresen por ti

Después de un tiempo en llanto,  se marchan de Samaria hacia una locación que solo el Nigromante conoce,  con el tiempo el está llevando a una dormida Aglaia en sus brazos mientras como la tarde termina y la noche comienza, finalmente llegan a la cueva de Patsos, cerca de Monastiricai y la cueva de Hellenai, Aglaia despierta cuando el sol está sobre Grecia otra vez

- despertaste

- ¿dónde estamos?

- en una de mis muchas moradas

- ¿usted…..me cuidara?

- así es

Aglaia mira toda la cueva, ve que el Nigromante ha estado aquí varias veces por como luce, hay antorchas en todo el lugar, sabanas y cabezales cerca de unas rocas con extraños símbolos  repujados con lo que parece ser una espada aunque no hay una a la vista y una fragua al fondo pero lo que mas le llama la atención, un gran símbolo tallado en los extremos de la cueva, Alfa en la izquierda y Omega a la derecha

- ¿qué símbolos son esos?

- principio y fin

- ¿qué quiere decir con eso?

- solo tienes que saber eso niña, como yo te cuidare, estarás bajo mi tutela, te enseñare unas cosas que serán primordiales en tu vida, ¿sabes pelear?

- no

- entonces será lo primero que aprenderás

Desde ese momento, se vuelve aprendiz del Nigromante

4 Años después

Creta - Cueva de Patsos

Han pasado 4 años desde que el Nigromante encontró a Aglaia en samaria y decidió tenerla bajo su tutela, Aglaia regresa de Monastiricai con unos materiales que el Nigromante le encargo para terminar su creación, la espada que en un futuro usara para combatir al hombre que dentro de un año mas será desterrado

Es una fría noche, ya he dejado de ser una niña y me he vuelto una mujer fuerte, el maestro me ha enseñado pocas cosas aunque fueron bastante duras y puedo abreviar toda su enseñanza en una palabra, autosuficiencia, su enseñanza mas reciente fue a ser  una nigromante como él y como controlar mi idoneidad, tengo el poder de saber el pensamiento de la gente, de saber todo sobre ellos, de manipularlos para que hagan mi voluntad y de mover objetos con mi mente, pensaba que era la única con una idoneidad así pero el maestro también puede hacerlo, por eso no he podido saber sus pensamientos, ni nada sobre el pero no importa ya que confió plenamente en el,  yo he crecido pero él sigue casi igual a cuando nos conocimos, su poder es tan grande que su envejecimiento es más pausado que los demás, es increíble

- maestro, tengo todo lo que me pidió

- excelente, ahora podre terminar mi creación

- ¿puedo saber que es?

- lo sabrás cuando termine Aglaia

- como diga maestro, ¿Por qué me ha enseñado a ser una nigromante como usted maestro?

- porque quise hacerlo y porque querías aprender a sobre la magia, ¿me equivoco?

- no maestro, ¿cuándo supo que poseía esta idoneidad?

- cuando nos vimos por primera vez………. has sido muy perseverante Aglaia, muy perseverante…………practica lo que te enseñe

- como diga maestro

Aglaia no ha mostrado insubordinación alguna y aunque ha tratado de saber sobre él en su niñez,  decidió dejar de hacerlo y no cuestionar sus razones de por qué no dice nada relacionado a su vida, ni siquiera su nombre pero ella siempre lo ha llamado maestro desde que su tutela inicio, Aglaia deja de practicar y se queda sentada en la entrada de la cueva

El maestro siempre ha sido una persona peculiar, el tiene un gran conocimiento sobre la magia y sobre la forja, lleva tiempo  trabajando en su creación y con traerle lo que pidió, en cualquier momento terminara y podre ver su obra pero desde que llegamos a la cueva, esos símbolos en cada extremo de la cueva me han intrigado y aun mas al ver una línea que pasa en medio del símbolo del principio  y ahora  esa línea está llegando al símbolo del fin, ¿Qué significa la línea?

- listo

- ¿ha terminado?

- sí, puedes venir a ver mi creación

Al contemplar la espada de cerca, se la devuelve para ver como el Nigromante la manipula con su poder

- es en verdad impresionante maestro

- puedo decir que es mi obra maestra

- lo es

- espera Aglaia

Caminando hacia la forja, toma una tela de color rojo y se la da como un regalo, sabiendo que él jamás había mostrado afecto alguno, ella lo abraza fuertemente, sin decir nada, la abraza también diciéndole, “hay que dormir Aglaia”,  al despertar ve que él no está y pensando que fue a buscar algo, se queda esperando por 3 días, llegando a la conclusión de que no volverá, con las enseñanzas de su maestro, sabe que puede cuidarse a sí misma de toda adversidad y antes de irse, voltea para ver que la línea pasa en medio de ambos símbolos.

Hoy

Macedonia – Olinto.

- maestro, ahora lo entiendo           

En pleno día, Aglaia sale de la habitación con esa tela roja en sus manos hacia el salón del trono, al llegar ve a Askad contemplando el trono en pedazos

- es solo un trono Askad

- quizás pero me hizo sentir como un rey

- te irás, ¿no es así?

-  sí, no tengo nada más que hacer en este lugar y por lo que me contaste, debo decir que me encontré con un hombre diferente al que conociste

- lo se

- iras a Carpius, ¿no?

- quizás y espero que cumplas tu promesa

- lo hare Aglaia

- recuerdo que no terminamos nuestra batalla

- ¿quieres continuar entonces?

- no,  la próxima vez que nos encontremos Askad, toma

Aglaia le da la ansiada bebida, nuevamente sus heridas desaparecen y está en óptimas condiciones

- ¿segura de que no quieres batallar ahora?

- la próxima vez que nos encontremos, no uses mucho la bebida desterrado, sé que no quieres volver al Inframundo

- je…..entonces te prometo que llegare a Delfos y le diré al oráculo sus últimas palabras, también te prometo que pelearemos, bajo tus términos

- que caballeroso

Quizás no tengas que cambiar Askad, creo que estas bien como estas

Saliendo de las ruinas, estuvieron conversando  hasta que llegaron a Pidna, despidiéndose con un beso en la mejilla, ella desaparece y observando el sol,  sigue caminando con una promesa que cumplir.      

 Capitullo 13: Los Argonautas.

Al llegar tuvo que enfrentarse a mercenarios que buscaban la ambrosia,  después de atravesar toda Pidna combatiendo,  ha salido de Macedonia y ha llegado a Tesalia, ahora se encuentra cerca de la ciudad de Yolco, donde todos están presenciando como el rey Jasón se prepara para partir hacia la Colquida con un barco muy distintivo y una tripulación muy distintiva  en la que pronto Askad formara parte y así todos ellos serán conocidos como los Argonautas.

Cegos

- general

-  Damián

- la resistencia ha sido derrotada,  toda la metrópolis le pertenece

- ¿se cumplió la orden?

- así es,  ya no queda nada

- excelente

- ¿acaso su orden fue para debilitar a Esparta?

- no, todos saben que Esparta no usa las flechas, las ametralladoras ni nada similar, aun siguen siendo muy fuertes como para que podamos atacarlos en este momento pero con la orden debilitamos a otras naciones

- ¿a cuál atacaremos?

- paciencia Damián, el momento de atacar llegara, es tiempo de entrenar a los nuevos, deben saber que no acepto soldados, acepto dominadores, vamos

- si general

Pronto

4 días después.

Tesalia- Yolco.

Desde que Cegos está bajo el dominio de Tharo, toda cosa proveniente de la ciudad fue destruida,  los comunicadores, las ametralladoras, mapas,  todas esas cosas fueron destruidas desde Tracia hasta Raouna por completo así que quizás sea el único que posee unos barrenos sin usar y la pregunta que todos se hacen,  ¿Por qué Tharo ordeno que toda esa tecnología fuera destruida?, la respuesta es obvia considerando que su objetivo es dominarlo todo  pero quizás su orden sea por otras razones,  el error de estos mercenarios en cazarme es que no sabe que he sido mercenario por mucho tiempo, se como piensan y sus estrategias para cazar,  será difícil que logre tocar la ambrosia mientras este en mi poder pero desde que salí de Pidna combatiendo a los mercenarios,  este día ha sido tranquilo

Askad no ha dejado de empuñar el sable de Hades ya que piensa que es posible que más mercenarios lo estén siguiendo, no los ha matado a todos pero por sus idoneidades y por el caos que produjo en Pidna,  es seguro que él no regresara haya en mucho tiempo, después de tanto caminar, está a pocos pasos de Yolco pero  algunos mercenarios lo emboscan

- sabíamos que ibas a pasar por aquí desterrado, danos la ambrosia

- vengan por ella

Una vez mas tiene que combatir en desventaja pero como ha sido mercenario por tanto tiempo al igual o mas que ellos, no le resulta difícil combatirlos y mas con su idoneidad que le permite tener un tercer brazo, acaba con ellos rápidamente aunque con algunas cortadas, Askad se aleja de los cadáveres como si nada hubiera pasado,  entrando a Yolco, ve que todos están conmocionados

- hmmm… como en Tracia

Se mezcla con la multitud aunque algunos ciudadanos no dejan de mirarlo, no tarda en saber que el centro de toda la conmoción en Yolco es en el puerto así que se dirige para allá

La gente está conmocionada como en Tracia pero esta vez no se trata de alguien que irá al Inframundo para recuperar al amor de su vida, ahora sé que me encuentro el Yolco y toda esta conmoción es porque el rey se embarca en un viaje cuyo destino desconozco, como me están siguiendo algunos civiles,  tengo que hacerme invisible

Askad entra por un callizo y  al hacerse invisible,  ve como ellos entran con unas cadenas mientras que el sale y camina hacia el puerto

Mi fama hace que me reciban de la mejor manera en algunas ciudades, no tuve problemas cuando llegue a Tracia pero ahora tengo que estar pendiente por si me están siguiendo para matarme, por eso quisiera tener mi propio ejército como Tharo ya que no puedo estar matándolos a todos, puedo pero no debo,  estoy cada vez mas cerca del puerto y ahora sé que el rey de Yolco es Jasón

Jason, es un héroe como Odiseo y Hércules, varias versiones relatan que es rey de Yolco debido a que su  padre ,Eson, fue destronado por su propio hermano, Pelias o que Esón confió el reino a su hermano Pelias, hasta que Jasón alcanzase la mayoría de edad.

En pleno día toda Yolco está presenciando a su rey mientras que Askad deja de ser invisible y se sube a al toldo de un edificio cerca del puerto

- interesante

Ahora mismo Jason está dando un discurso sobre el viaje que hará y quienes irán con él, serán unos pocos ya que ha dicho que el viaje será peligroso pero tiene confianza en que lo lograran ya que ha dicho que irán y regresaran ilesos en el Argo

Es la nave en la que navegaron desde Yolco en busca del vellocino de oro Jasón y sus compañeros argonautas.  El Argo fue construido por Argos, y por tanto bautizado en su honor. La proa del Argo tenía los dones del habla y la profecía porque había sido hecho de madera de roble procedente del oráculo de Dodona.



Askad escucha el discurso tendido en el toldo sin molestia alguna hasta que escucha uso pasos y al mirar, es Cadmo



Cadmo, hijo de Telefasa y de Agénor, y rey de una tribu de Canaán. Su importancia radica sobre todo en ser el fundador de Cadmea, que posteriormente llegaría a ser Tebas. Se atribuye a Cadmo la introducción del alfabeto en Grecia, al igual que la del arado, la fundición de metales y la agricultura. Hay fuentes que atribuyen a Dánao la introducción del alfabeto



- hola Askad,  

- Cadmo

-  hace tiempo que no nos vemos y aunque seas famoso, tienes que regresar a Atenas

- claro que no

- entonces tendré que obligarte

- ……



Al terminar su discurso,  los soldados de Jason continúan con la preparación del barco a la vez que los habitantes de Yolco regresan a sus jornadas diarias mientras que Cadmo y Askad batallan



- rey Jason, el barco está casi listo para zarpar

- excelente, asegúrense de que no falte nada, especialmente provisiones, el viaje será muy largo

-  ¿quiénes faltan?

- no falta nadie, estamos todos, además no muchos vendrán al viaje

- perdone mi atrevimiento rey Jason pero ¿quién lo sustituirá en caso de que usted muera en el viaje?

- mi padre estará a cargo provisionalmente, si no he regresado en 100 días, el será rey de Yolco y  que mi padre este bien protegido

- como ordene mi rey                                       




Pelias' era hijo de Tiro y Poseidón, hermano de Eson y gemelo de Neleo. Pelias estaba hambriento de poder así que cuando Jason fue en busca del Vellocino de oro, el trato de asesinar a su hermano pero Eson se había suicidado bebiendo sangre de toro al igual que su esposa durante la ausencia de su hijo


Eson era el hijo de Tiro y Creteo, los cuales también tuvieron sus hermanos Feres y Amitaón. Esón era el padre de Jasón y Promaco con Polímedes, la hija de Autólico. La madre de Esón, Tiro tuvo otros dos hijos, Neleo y Pelias, con el dios del mar Poseidón.

La razón principal del porque Jason ira por el vellocino de oro es para poder volver a ser rey de Yolco, hace un tiempo Pelias buscaba el poder así que desterró a sus hermanos y Eson antes de que fuera encarcelado, mando a su hijo a ser instruido por el centauro Quirón, una vez en el poder, pasaron años y temeroso de ser derrocado, acudió al oráculo para saber quien será el que tratase de derrocarlo, el oráculo le advirtió sobre quien trataría de derrocarlo andaría con una sola sandalia. Pelias realizaba unos sacrificios en honor a Poseidón,  Jason regreso a Yolco después de haber sido instruido por el centauro Quirón,  derroco a Pelias, exitosamente y libero a su padre, pasaron unos años, Pelias dejo de estar encarcelado y recordando las palabras del oráculo, se las dijo a Jason y el cómo ignoraba la profecía, pudo hacer que Jason decidiera emprender el viaje para que en su ausencia, tratase de matar a su hermano para gobernar Yolco otra vez

Quirón era un centauro inteligente, sabio y de buen carácter, a diferencia de la mayoría de los de su clase. Era hijo de Crono y de Fílira, una hija de Océano, y padre de Ocírroe con la ninfa Cariclo. Quirón vivía en una cueva del monte Pelión, en Tesalia, y fue un gran educador en música, arte, caza, moral, medicina y cirugía, y tutor de los héroes Aquiles, Áyax, Asclepio, Teseo, Jasón, Aristeo, Acteón y Hércules

Están listos para zarpar y cuando empezaban a preguntarse sobre Cadmo, ven como caen al suelo y levantándose como si nada hubiese pasado, continúan peleando

- ¡¡¡deténganse!!!

Askad y Cadmo son separados,  Cadmo habla con el resto de la tripulación mientras que el nómada se queda viendo el barco hasta que escucha una voz familiar

- campeón del foro, eres famoso por todas partes

- Alcander, sobreviviste

- así es pero no fue nada sencillo, casi no lo logramos pero aquí estoy

- eres un maldito idiota Rojo, pensé que estabas muerto

- lo pensé varias veces cuando aun estábamos en el Inframundo pero sobrevivimos

- ¿los demás también sobrevivieron?

- sí pero no salimos ilesos,  cuando todo el Inframundo quedo en la oscuridad,  fue cuando empezaron los problemas

- ¿qué haces aquí?

- emprenderé un viaje con Jason en el Argo, ¿acaso quieres ir?

- …….

Alcander regresa al Argo y conversa con Jason y el resto de la tripulación, Askad se levanta y antes de que pudiera dar un paso,  Jason aparece junto a uso soldados

- he escuchado sobre ti, tu eres el vencedor de la disputa de los dioses, aquel quien venció a Tharo "El Dominador" y asesino del destructor de Carpius

- así es

- una persona como tu seria de gran ayuda en el viaje

- ………

-  ¿quieres venir?

Askad se queda pensando por un momento hasta que decide acceder ya que tiene tiempo de sobra, no tiene prisa alguna en cumplir su promesa con Aglaia

-  escuchen, Askad vendrá con nosotros, con su peculiar idoneidad, será de gran ayuda

- ¿acaso el desterrado no tiene una tarea que hacer?

- no Hércules

- ¿cuál es el propósito del viaje Jason?

- obtener el vellocino de oro

- ¿dónde se encuentra el vellocino de oro?

- en la Cólquida, sube al barco

Hércules o Heracles, Considerado hijo de Zeus y Alcmena, hijo adoptivo de Anfitrión y bisnieto de Perseo por la línea materna. Recibió al nacer el nombre de Alceo o Alcides, en honor a su abuelo Alceo si bien esta misma palabra evoca la idea de fortaleza Fue en su edad adulta cuando recibió el nombre con que se lo conoce.

El vellocino de oro era el vellón del carnero alado Crisomallo y los argonautas partieron en su búsqueda para lograr que Jasón ocupase justamente el trono de Yolco en Tesalia. Se decía que el carnero era hijo de Poseidón y de Teófane.

La Cólquide o Cólquida era el país en el que se encontraba el vellocino de oro, regalo de los dioses que aportaba prosperidad a quien lo poseyera. Jasón, a bordo de su nave Argo, viajó hasta allí para robar tan preciosa posesión al rey Eetes, que había recibido el vellocino cuando Frixo llegó montado en el lomo del animal. Medo conquistó el país cuando acudió desde Asia para socorrer a su abuelo Eetes.

Askad tiene una confrontación con Cadmo antes de subir, todos se quedan mirando la confrontación,  mirándolo fijamente y decidido a matarlo,  decide no atacarlo, una vez en el barco, Jason empieza hablar

-  Ya estamos listos para zarpar,  el vellocino de oro nos espera en la Cólquida, nos enfrentaremos a muchas cosas desde que salgamos de Yolco pero les aseguro que lo lograremos,  Argos construyo este barco especialmente para el viaje y por eso he bautizado el barco como el Argo así que nosotros,  esta tripulación será conocida como los Argonautas

Dichas estas palabras, los Argonautas zarparon de Yolco hacia su destino en Asia, la Cólquida para obtener el vellocino de oro.

Parte 2: El viaje.

Han partido de Yolco y tienen mucho que recorrer para llegar a su destino pero el viaje será muy largo y muy tedioso debido a que Jason ignorara el hecho de que tiene que llegar a la Cólquida, obtener el vellocino de oro y regresar en menos de 100 o su padre será el rey pero en su ausencia Pelias ha iniciado su maquinación para volver a gobernar Yolco, Askad sabe que toda la tripulación es peculiar ya que la mayoría de los Argonautas son héroes como Hércules, Odiseo y una diosa como Circe.



Mar Egeo.



- Dices que ella mando a unos mercenarios a matarte y cuando tuvo la oportunidad de matarte,  atendió tus heridas y fue muy buena persona contigo


- si Rojo


- hmmmm…. Por lo que se de las mujeres, ten cuidado porque cuando tengas la guardia baja, te matara


- pudo haberlo hecho cuando tuvo la oportunidad


- lo sé amigo así que cuídate


- como digas Alcander, como digas



Hemos salido de Yolco hacia una tierra que jamás he escuchado, ahora tengo un poco de curiosidad sobre la Cólquida, esta expedición me hizo recordar a  Orfeo, aunque dejamos Yolco, tengo que decirle que él no vendrá



- Alcander, iré a la proa, me acorde que tengo algo que decirle a Jason


- ve, estaré tomando una siesta



Mientras camina hacia la proa del barco, se cruza con Perseo



Perseo es un semidiós, hijo de Zeus o Preto y la mortal Dánae. La tradición le atribuía la fundación de Micenas. Tan famoso como Odiseo y Hércules por sus hazañas como pelear con el titán Atlas para rescatar Anfión,  Perseo posee unas sandalias aladas otorgadas por Hermes, una hoz de Adamantio otorgada por Zeus, un casco otorgado por Hades que le permite ser invisible como a sus bélicos y un escudo otorgado por Atenea, tan brillante como un espejo.



- saludos desterrado


- Perseo, debo decirle que considero un honor poder conocerlo


- no sabes cuantas veces he escuchado eso Askad, también considero un honor conocer finalmente al vencedor de la disputa


- ¿cómo fue que se involucro en la búsqueda del Vellocino?


- conocí a Jasón durante su reinado empezamos a hablar hasta que el menciono la Cólquida, llego el poeta Orfeo y  de ahí acordamos que una vez que regresara a Yolco, iríamos a buscar el vellocino y regrese justo cuando se estaba preparando para partir


- espero que el viaje no sea tan peligroso como dice


- solo los dioses saben Askad, solo los dioses saben



Continúe caminando hacia la proa después de hablar con Perseo, debo decir que este barco es muy grande y que Argo se tomo mucho tiempo en su construcción para este viaje, todos aquí son peculiares de cierta forma, no los conozco a todos pero si he escuchado de ellos, debo sentirme mas que honrado de formar parte de esta tripulación, de formar parte de los Argonautas



- Jason, esta atardeciendo


- tardaremos mas de un día en llegar a la Cólquida, tendremos que acampar cuando lleguemos a tierra Odiseo


- esperemos que no estemos tan lejos de una isla



Odiseo o Ulises, es uno de los héroes legendarios de la mitología griega que aparece como personaje de la Ilíada y es el protagonista y da nombre a la Odisea, obras ambas atribuidas a Homero. Es hijo de Laertes y Anticlea, y nieto de Arcisio por parte paterna, y de Autólico, por parte materna. Fue discípulo del centauro Quirón al igual que otros héroes como Hércules o  Aquiles.



- tenemos que regresar a Yolco, nos olvidamos de Orfeo


- el no vendrá Jasón


- ¿Cómo que no vendrá?, el se comprometió como los demás, no puede faltar Askad


- no vendrá, el me dijo que no vendrá


- ¿murió?


- no lo sé, solo me dijo que no vendrá y desapareció


-  ……..


- le pregunto, ¿cómo fue que supo del vellocino?


- lo supe porque mi padre una vez viajo el solo hacia la Cólquida ya que el oráculo de Tanagra le conto sobre el vellocino de oro, pudo superar todos los obstáculos y logro llegar pero no pudo obtenerlo, regreso a penas vivo, cuando empecé a reinar Yolco, hice un viaje junto a unos soldados pero no pudimos superar los obstáculos, fui el único que sobrevivió y por eso esta vez se que obtendré el vellocino Askad, se que lo obtendré



Sin nada más que decir, Askad regreso con Alcander para verlo usar su casco



- luces bien Alcander


- usa mi casco si quieres amigo, hace unos días combatí con un bélico de la diosa Artemisa, fue difícil combatirlo porque….


- pueden olerte


-exacto amigo…. te hare una pregunta, quizás te moleste


- hazla Rojo


- ¿aun sientes algo por Eva?


- ………


- te dije que te molestaría, no contestes si quieres, no supondré nada



Antes de que pudiera responder, aparecen los Boréadas



Los Boréadas eran los mellizos alados Calais y Zetes, hijos del dios-viento Bóreas y de Oritía, hija del rey Erecteo de Atenas. Inseparables en sus aventuras, heredaron de su madre una extraordinaria belleza, y de su padre un furor incontenible y un par de alas que les surgieron en la pubertad y que les fueron muy útiles en sus correrías.



- escuchen, pronto acamparemos, estamos cerca de tierra


- ¿exactamente donde acamparemos Zetes?


- no lo sé Alcander, pronto lo sabremos


- si es que hay habitantes hermano


- pronto lo sabremos



Hasta ahora no hemos tenido problema en el viaje, queda mucho por recorrer pero acamparemos esta noche, cuando llegamos a la costa, salimos preparados por si teníamos que combatir pero no fue así, los lugareños nos recibieron con benignidad, notamos que no hay hombres, solo hay mujeres aquí, Jasón pregunto por quien gobierna el lugar y sin demora apareció



- saludos, yo soy la reina Hipsípila,  bienvenidos a Lemnos



Hipsípila es la reina de Lemnos, una isla solo habitada por mujeres ya que Afrodita las maldito con un caso extremo de Halitosis al no rendirle culto, una noche mataron a todos los hombres por serles infieles con las mujeres de Tracia que capturaban durante las invasiones pero Hipsípila perdono a su padre Toante, que tuvo que enviarlo a Tracia para que siguiera vivo  y desde ese día, desconoce si sigue vivo



Los Argonautas fueron bien recibidos y acamparon esa noche, para el día siguiente, la mayoría de los Argonautas fueron con las mujeres de la isla, que poco a poco empezaron a tener relaciones con las lugareñas, Askad se quedo en el barco junto a Odiseo, Alcander y la diosa hechicera Circe, cuyos guardianes eran un lobo y un león



Circe fue una diosa y hechicera, sus padres fueron Helios, el titán preolímpico del Sol, y la oceánide Perseis. Circe transformaba en animales a sus enemigos y a los que la ofendían mediante el empleo de pociones mágicas, y era famosa por sus conocimientos de brujería, herborística y medicina.






- al parecer Jasón no tiene prisa en obtener el vellocino Odiseo


- eso parece Alcander


- Circe, dile a tus animales que no me molesten, no les hecho nada


- no te harán nada desterrado, son mis guardianes


- como sea


- mientras ellos no están aquí, voy a entretenerme un poco


- vámonos Askad, hay que darles privacidad


- vámonos


- con ustedes


- ¿quieres ir primero Askad?


- no Rojo, tomate tu tiempo, vámonos Odiseo


- ya verán



Circe se levanto y con su poder nos levanto en el aire



90 días después


Mar Egeo - Lemnos.



Han pasado prácticamente 3 meses desde que partieron de Yolco, ha sido bastante tedioso para quienes se quedaron en el barco a esperar por los demás tripulantes pero el capitán de la expedición se ha olvidado de su objetivo y de cuánto tiempo tiene para cumplirlo, por su descuido tiene 10 días para consumar su propósito antes de que su padre sea el rey de Yolco pero lo que no sabe es que Pelias ya ha consumado su objetivo,  su padre está muerto y él es quien gobierna Yolco. Después de pasar varios días sin progreso en el desarrollo de su idoneidad, está sentando en el barco junto Alcander en una sombra



- me parece raro que no hayas tenido coito con las mujeres de aquí


- lo sé, hasta a mi me parece raro, no puedo seguir esperando mas amigo, estoy a punto de gritar y de matarlos a todos


- lo se


- Circe jugó con nosotros con sus poderes, jugó con nuestras mentes Askad, eso hace que me desespere aun más


- es como la cuarta o quinta vez que juegan con mi mente


- mátame


- ¿qué?


- mátame, no puedo esperar mas


- cálmate, se paciente, ¿cómo ha sido tu vida como bélico de Ares?


- mi vida como campeón del dios de la guerra, combatir contra todo, sin cuestionar, sin pensar en si es correcto o no y sin saber las razones del porque, solo es hacerlo inmediatamente sin dudar y  estar dispuesto a morir sirviendo a tu dios,  así ha sido mi vida como un campeón Askad


- ……


- ¿crees que alguna vez los mortales se alcen contra los dioses?


- no Rojo pero si algún día llega a pasar, no participare, solo me quedare viendo a ver como acaba



Su conversación es interrumpida cuando Odiseo aparece discutiendo con Jasón acerca de la expedición



- ¡¡¡Jasón, perdimos bastante por ustedes, tenemos que seguir!!!


- cálmate Odiseo, tenemos bastante tiempo


- ¡¡¡no tenemos bastante tiempo por culpa de ustedes!!!


- Odiseo, yo soy el capitán de esta expedición, yo…


- no sabes cuándo tiempo ha pasado, ¿verdad?


- …….


- ¡¡¡han pasado 90 días Jasón, estuvimos en este lugar por 90 días!!!


- 90 días



Jasón se queda callado por unos momentos hasta que recuerda el lapso de 100 días para llegar a la Cólquida, obtener el vellocino de oro y regresar o su padre seria el rey de Yolco



- 90 días, solo nos quedan 10 días


- así es Jasón



Jasón busca a los demás Argonautas apresuradamente, cuando todos están en el barco listos para partir, Hipsípila detiene a Jasón por un momento



- Jasón, ¿cómo se que volverás?


- porque te juro serte fiel eternamente Hipsípila


- ¿de verdad?


- sí, te lo juro



Continuaron con su viaje hacia la Cólquida, en poco tiempo Jasón olvido su juramento, tratando de recuperar el tiempo perdido y estando tan cerca del Mar Negro, mientras pasaban por la isla Sirenum scopuli, se encontraron con las sirenas.



En la mitología griega eran ninfas o deidades marinas, y se las describe como mujeres hermosas con una cola de pez que habitaban en la isla Sirenum scopuli; hechizaban a los marineros con sus cantos para luego devorarlos.



 Jasón sabia por el centauro Quirón que los hermosos sonidos que producía Orfeo con su lira y su canto serian fundamentales en su viaje pero como el no está, no tuvieron otra opción que batallar con la criaturas que trataban de devorarlos.



Parte 3: Enemistad.


Cruzaron el Mar Egeo después de pasar 90 días en la isla de Lemnos y habiendo pasado por el estrecho de Dardanelos, Los Argonautas han llegado a la mitad de su travesía cuando llegaron al Mar de Mármara y desde ahí empezaron a luchar con las sirenas  y que serán atacados por las Harpías en su paso, ellos no saben que les espera en el resto de su travesía hacia la Cólquida a excepción de la diosa y estando cerca del Mar Negro, los Argonautas estáran alterados por lo que están pasando y con solo saber que ha ocasionadoausencia del poeta Orfeo, Pronto tendran conflictos entre ellos. 



Mar de Mármara:    La Propónte



Como Esón en su viaje para obtener el vellocino de oro,  han llegado a la mitad de su travesía cuando pasaron del Mar Egeo al Mar de Marmara o el nombre que recibía este mar por los griegos, la Propónte. Los Argonautas empezaron a combatir a las sirenas cuando pasaron por la isla Sirenum Scopuli y ahora su batalla continúa mientras pasan entre Tracia y Bitinia



Es un día en verdad duro, estas criaturas han probado ser más peligrosas de lo que aparentan ser, ya veo porque Jasón se quedo callado cuando le dije que Orfeo no vendrá, el poeta fue quien hizo que cruzáramos al otro lado del rio en el Inframundo sin tener que pagarle al barquero y hubiera evitado todo esto si estuviera aquí, ¿por qué miraste para atrás estando tan cerca de lograrlo Orfeo, porque?



-¡¡¡ Cástor, detrás de ti!!!


-¡¡¡Pólux, hay que salvarlo Jasón!!!


-¡¡¡ no podemos Cástor, hay que continuar!!!


-¡¡¡tenemos que salvarlo!!!



Cástor iba a ser atacado por una sirena por la espalda pero su hermano Pólux lo salvo, haciendo que este cayera en el mar, Jasón no le permite salvar a su hermano, por lo que  Cástor tiene un gran odio hacia el



 Los Dioscuros, eran dos famosos héroes, mellizos de Leda y hermanos de Helena de Troya y Clitemnestra, llamados Cástor y Pólux. Cástor era famoso por su habilidad para domar caballos, cabalgarlos con gran destreza y por una puntería extraordinariamente certera, Pólux era por su gran destreza en la lucha cuerpo a cuerpo, muy parecido al boxeo



- ¡¡¡son mas de lo que podemos combatir Jasón!!!


- ¡¡¡no tenemos otra opción Odiseo, hay que matarlas antes de que nos maten!!!



Jasón recuerda con claridad su primera expedición hacia la  Cólquida, fue en el Mar de Marmara que perdió a todos sus soldados y de como fue su regreso hacia Yolco pero si su padre pudo pasar este obstáculo, cree que lo hará también con la nueva tripulación que tiene



- ¿estás cansado Alcander?


- ¿cansado?, un guerrero no se cansa, continua luchando hasta ganar o morir Askad, esto no es nada, el Inframundo fue peor


- fue peor



Luchar solo contra varios no ha sido un problema para mi, en Raouna te entrenan en distintas formas de combatir a tu o a tus enemigos, el entrenamiento es rígido pero no es como en Esparta, ellos son aun mas duros, Circe es una nigromante, no parece que tiene las marcas pero ha demostrado que tiene gran poder, todos en este barco saben luchar pero acaban de matar a uno de nosotros



- ¡¡¡Teseo!!!


-¡¡¡te tengo Cadmo!!!



Teseo salvo a Cadmo de las sirenas antes de que cayese al agua pero Pólux no tuvo tanta suerte como el pero aun el no está muerto, continua luchando para llegar al Argo antes de morir ahogado



Teseo, hijo de Etra y Egeo, aunque según otra tradición su padre fue Poseidón, el dios del mar, quien habría abusado sexualmente de Etra en el templo de Atenea. Armado con una maza de bronce,  El siempre destaco por su gran fuerza y su valentía por toda Grecia, en especial en Atenas



Los Argonautas han pasado la ciudad de  Nicomedia combatiendo con las sirenas y ahora están pasando por la ciudad de Calcedonia,  Jasón recuerda los relatos de su padre acerca de como fue su viaje hacia la Cólquida, cuando ellos hayan pasado Calcedonia, estarán pasando por el estrecho de Bósforo y Jasón no sabe que ya toda la tripulación sabe sobre lo que ha causado la ausencia de Orfeo



- ¡¡¡ miren al cielo!!!



Ahora tienen que enfrentar a las Harpías, como estas criaturas los atacaran desde el aire, Calais y Zetes lucharan contra ellas



Las Harpías eran una raza de seres con apariencia de hermosas mujeres aladas que atacan a todo lo que consideraban hostil, Zeus había mandado a varias de estas criaturas para castigar a Fineo, valiéndose de su capacidad de volar y de atacar, robaban continuamente la comida de aquél antes de que pudiera tomarla y mataban a todo lo que consideraban una amenaza. Esto las llevó a pelear contra los Argonautas.



Los Boreadas ahora luchan en el aire con sus espadas mientras que Cástor mata a las criaturas aladas con su gran puntería, habiendo pasado Calcedonia, las sirenas no tienen otra opción que irse ya que han sido reducidas en cantidad y porque no están dispuestas a cruzar el estrecho de Bósforo para devorarlos



Empezamos a luchar con las sirenas cuando era de noche y acabamos cuando el día esta sobre nosotros otra vez, el sol es tapado por las nubes,  perdimos 90 días por culpa del capitán y la mayoría de los tripulantes pero eso es pasado, lo que importa es el ahora, lo lejos que hemos llegado y lo que falta por recorrer



Los Boreadas continúan su lucha con las Harpías a la vez que el Argo está avanzado por el estrecho, Jasón trata de recordar mas lo que le conto su padre acerca del viaje pero no puede recordarlo, Cástor piensa en matar a Jasón por haber dejado que las sirenas se lo llevaran pero no sabe que Pólux está abordando el barco, esta vez enfurecido con Jasón



- a este paso lograremos llegar quizás para el anochecer



Los Boreadas continúan su batalla contra las criaturas aladas con la ayuda de Cástor, llegando al final del estrecho de Bósforo, se topan con las simplégades, al ver el gran obstáculo, Jasón hace que el barco deje de avanzar



Las Simplégades, también conocidas como Rocas Cianeas o Rocas coincidentes, eran un par de escollos en llamas que flotaban y entrechocaban aleatoriamente pero debido a su inmenso tamaño, terminaban aplastando a cada barco que tratara de pasar



- ¡¡¡Jasón!!!



Jasón voltea y es golpeado violentamente por Pólux, estos empiezan a tener una pelea  en la que pronto se suman,  Perseo, Calais y no son los únicos, Hércules está teniendo una confrontación con Teseo por un suceso del pasado, haber abandonado a su mejor amigo Piritoo en el inframundo.



Pirítoo fue un héroe como Hércules o Odiseo, era hijo de Ixión y Día.  Siendo amigo inseparable de Teseo, descendieron a los Infiernos en busca de la esposa de Hades debido a que Pirítoo la quería a ella como su cónyuge pero Hades sabia de su llegada y les tendió una trampa, quedaron prisioneros un tiempo hasta que Hércules en su última tarea,  los encontró y pudo rescatar a Teseo pero dejaron a pirítoo ya que si se quedaban mas tiempo, iban a ser atrapados por las sombras y quedarían los 3 atrapados en el inframundo.



Odiseo y Alcander tienen una discusión con Circe y todos los problemas que tienen entre todos hacen que Askad se aleje de ellos, tratando de cuidarse de problema alguno, Cadmo lo confronta



- mira lo que hiciste desterrado


- yo no hice nada


- si lo hiciste, mataste a Orfeo y causaste problemas entre todos, es por eso que debiste quedarte en Atenas


- di lo que quieras Cadmo


- eres un monstruo desterrado, un monstruo


- …….no soy un monstruo


- lo eres, ¿quién mas hace que sus brazos puedan ser armas como las espadas o las lanzas?


- eso no prueba nada


- claro que lo hace, tú no eres un mortal, tu eres una atrocidad, una atrocidad que por alguna razón tiene voluntad propia


- ……..


- ¡¡¡ eres un monstruo!!!


- no


- ¡¡¡LO ERES!!!


- ¡¡¡NO!!!



 Empiezan a tener una pelea,  ambos pelean a mano limpia, Alcander observa a su alrededor a todos teniendo conflicto mientras que están cerca de las gigantescas rocas en llamas que chocan, la pelean entre ellos termina cuando Askad toma el sable de Apolo para matar a un derribado Cadmo



- por las bardas



A punto de asesinarlo,  se detiene y al pensarlo por unos momentos,  decide no matarlo pero le da un pisotón al torso



- en otra ocasión Cadmo



Pólux pudo regresar con vida, ya dejaron de pelear pero sigue bastante enojado porque Jasón estaba dispuesto a abandonarlo para conseguir el Vellocino



- aun no hemos terminado



Ahora hay enemistad entre los Argonautas, especialmente por el hecho de que Orfeo hubiera evitado que las sirenas los atacaran, observan las gigantescas rocas chocar y pensando la manera de pasar, escuchan a alguien pidiendo ayuda, se trata del rey de Tracia, Fineo



Fineo fue el rey de Tracia y la persona que sufrió el castigo de ser atacado por las Harpías cada vez que trataba de comer hasta que decidió enfrentarlas pero a causa de eso, ha quedado ciego del ojo derecho



Los Boreadas van en su grito de ayuda y combaten a las Harpías, habiéndolo librado de su tormento, este les agradece infinitamente su ayuda y en agradecimiento, le dice como pueden pasar las Simplégades, este les da una paloma y les dice que si la paloma puede pasar por las gigantescas rocas, el barco también lo haría, volviendo al Argo después de una larga lucha, probaran si las palabras de Fineo son verdad



- preparen los remos Argonautas, pasaremos por esas rocas ardientes



Zetes suelta la paloma y volando entre las gigantescas rocas ardientes,  pudo atravesar las simplégadas pero perdió unas plumas de la cola. Los Argonautas entonces remaron poderosamente y consiguieron pasar pero perdieron parte del ornamente del barco pero desde que pasaron, las Simplégades dejaron de moverse



 Asia - Mar Negro: Ponto Euxino



Ahora se encuentran en el mar negro o el nombre que recibió este mar por los griegos,  Ponto Euxino, Jasón aun no recuerda con claridad los relatos de su padre acerca de su viaje hacia la Cólquida, por lo que no sabe que más les espera en su paso por el Mar Negro pero después de haber pasado las Simplégades, sabe que han llegado muy lejos en su viaje



-  ¿estás bien Rojo?


- tengo mordidas y cortadas pero después de eso estoy bien ¿y tú?


- estoy bien pero ahora hay problemas entre todos


- ya no se puede confiar en ninguno aquí



Ahora estoy embarcado junto a quienes puedo considerar enemigos potencialmente peligrosos, no se sabe quiénes estarán vivos para cuando lleguemos a la Cólquida y quienes lo estarán para cuando regresemos a Yolco



- escuchen Argonautas, hemos atravesado lo peor en mi opinión, perdimos parte del ornamento de barco pero como vamos, llegaremos a la Cólquida pronto



Dichas estas palabras Pólux se le acerca tratando de estar calmado pero su cólera hacia el es mas grande que sus esfuerzos por calmarse



- Jasón, no nos dijiste lo de Orfeo hasta que Cadmo nos lo dijo cuando las sirenas empezaron a atacarnos, ni que el desterrado lo mato así que más vale que ese vellocino del que tanto has hablado valga la pena para tener que pasar por todo esto, mas te vale que lo valga



Pólux mira al desterrado por un momento hasta que empieza a hablar con su hermano, Askad se sienta junto Alcander en lo que queda del ornamento, Odiseo y Circe se separan después de lo que ocurrió, Jasón conversa con Perseo, Teseo se queda mirando el mar, Hércules y Cadmo hablan sobre Orfeo



- ¿qué fue lo que paso Zetes?


- no lo sé Calais


- al parecer es mejor no averiguarlo, de todas maneras se puede deducir con rapidez lo que paso


- exacto



Calais y Zetes ocultan sus alas como Tharo y quitándose el hielo de sus manos por tener la misma idoneidad que Orrin,  buscan vendas para las heridas que tienen por haber batallado con las Harpías.

Parte 4: Esperados.


Como Esón en su viaje sin aliado alguno, han superado los peligros que él no pudo atravesar en su primera expedición y siendo los primeros en atravesar las simplégades, están cerca de la Cólquida pero lo que no saben es que los han visto llegar y los están esperando con una emboscada en la costa, el rey Eetes ha preparado a sus soldados para resguardar el vellocino de oro a toda costa y ellos no serán lo único que enfrentaran, los Argonautas deberán proteger el  Argo y  tendrán sortear todos los obstáculos para arrebatarle su preciada posesión.


                               


Tuvimos que regresar a Tracia debido a que tuvimos un imprevisto con Pólux, sus heridas fueron tan graves que quedo inconsciente, el rey Fineo nos recibió cuando llegamos y nos hospedo en su palacio como parte de su agradecimiento a Calais y Zetes por librarlo de las Harpías,  nos han tratado como me trataron en mis días en el templo del oráculo de Tanagra, a pesar de la gravedad de sus heridas, Pólux sobrevivió y su recuperación tardo aproximadamente unos 18 días en recuperarse, Jasón sabe que ya no es rey de Yolco y aun así está decidido en obtener el vellocino sin importarle cuanto tiempo nos tome aunque aún hay enemistad entre los Argonautas, especialmente con Cadmo, quizás sea el primer semidiós que asesine pero no lo hare hasta que esta expedición haya acabado, Jasón recluto a una afamada guerrera llamada Atalanta unos momentos antes de que partiéramos y al hacerla parte de los Argonautas, zarpamos hacia la Cólquida



Atalanta fue una heroína consagrada a Artemisa y reconocida por sus extraordinarias habilidades para la caza. Su padre la abandono en el monte Partenio porque deseaba tener únicamente varones pero unos cazadores la encontraron y decidieron criarla. Al volverse una mujer hermosa y ágil, decidió que solo se casaría con el hombre que la venciera en una carrera y si ella triunfaba, asesinaba su oponente.



Después de tanto tiempo, por fin pueden ver que están llegando a la Cólquida



- conseguir el vellocino será sencillo Perseo, como zarpamos antes del amanecer, no saben que nos estamos acercando


- que los dioses escuchen tus palabras y que estén a nuestro favor



Los Argonautas están esperando al momento de desembarcar para consumar el propósito de la expedición en una tierra que jamás han visto a excepción de Circe y Jasón esta confiando en que obtendrá el vellocino con sencillez a pesar de que  aun no recuerda los relatos de su padre detalle,  para cuando amaneció el Argo ya estaba cerca de topar tierra firme



Cólquida - Phasis



- hemos llegado y no saben que estamos aquí


- ¡¡¡Jasón!!!



Esa confianza que tenía desaparece al ver que han sido emboscados por los soldados del rey Eetes cuando pisaron tierra firme, obtener el vellocino será más difícil de lo que ha pensado pero está decidido a obtenerlo



Eetes, rey de la Cólquida, hijo del dios Helios y de la ninfa Perseis. Hermano de Circe, tuvo como sus hijos a Medea, Calcíope y Apsirto.



-¡¡¡ Argonautas, no venceremos a nuestros enemigos si luchamos entre nosotros, tenemos que estar unidos para que esta expedición sea un éxito!!!



Ellos dejan esa enemistad que tienen a un lado por el bien de la expedición, Jasón nos dijo que tenemos que dividirnos y como somos 14 integrantes en total, unos 7 se quedaran a proteger el Argo hasta que los otros 7 regresen con el vellocino de oro y en caso de que no regresen, tendremos que dejarlos a su suerte y si el Argo llega a ser destruido y llegan a asesinarnos en su ausencia, deberán buscar la manera de irse



-¡¡¡Askad, tu serás el líder hasta que regresemos, asegúrate de que no destruyan el Argo, que los dioses estén de nuestro lado!!!


-¡¡¡vámonos!!!



Dejándolos para obtener el preciado vellocino al escuchar a Odiseo, La batalla en la costa ha comenzado



Hay muchos soldados acercándose a la vez que están disparándonos flechas por todas direcciones, dirigí una escuadra en un desierto lleno de criaturas que trataban de matarnos así que puedo dirigirlos aquí,  Alcander me dio su ballesta antes de irse y como las tácticas son importantes, Calais, Castor y Atalanta estarán disparando mientras que Hércules, Teseo, Perseo y yo estaremos combatiendo, una táctica muy vieja pero útil



- ¡¡¡que no se acerquen al barco, tenemos que resistir hasta que hayan regresado con el vellocino!!!



A pesar de que supero los obstáculos que su hijo a superado, Esón no pudo obtener el vellocino porque lo superaban en número masivamente y por combatirlos tuvo la suerte de escapar con vida , su hijo ha llegado muy lejos como él y ahora está tratando de obtener lo que su padre no obtuvo cuando estaba vivo



Las cosas se han agraviado cuando aparecieron más soldados con artillería pesada y unos 2 monstruosos toros con patas de bronce que despiden llamas por las narices,  no solo nos vieron venir, ya tienen planeado como será nuestra muerte

Los khalkotauroi eran dos toros inmensos con pezuñas de bronce y boca de bronce por la cual exhalaban fuego.


- ¡¡¡tenemos que regresar al barco!!!



Ellos se enfrentan a un ejército, un ejército dirigido por el hijo del rey Eetes, Apsirto



Egialeo,  Apsirto o Absirto es el príncipe de la Cólquida,  hijo del rey Eetes y de la ninfa Asterodea. Por lo que es hermanastro de la princesa Medea y Calcíope



Al ver lo que se aproxima, regresan al Argo sin táctica alguna para resistir



- ¿Cuál es el plan líder?


- resistir Atalanta y tratar de proteger el Argo a toda costa


- ¿eso es todo?


- sí, diré unas palabras ya que la situación lo amerita…..combatir junto a guerreros tan afamados ha sido un honor para un desterrado como yo, en este día lucharemos hasta que el ultimo de nosotros caiga y que sepan que no somos guerreros solo por empuñar estas armas



Dichas estas palabras, ven como los toros se aproximan hacía ellos a toda velocidad mientras que disparan la artillería hacia ellos



Guiados por Circe sin saberlo, Jasón y los demás han tenido que combatir con muchos soldados en su camino al gran palacio del rey Eetes pero no se han topado con una adversidad como los toros pero no saben lo que les esperan en el gran palacio



- hay que seguir, en cualquier momento seremos atacados por mas soldados


- ¿pero dónde está el vellocino Jasón?


- debe estar en el palacio del rey Alcander, tenemos que obtenerlo antes del anochecer, no creo que Askad y los demás puedan resistir mas de una noche


- ni nosotros Jasón, ni nosotros



Continúan avanzando con sigilo por un lugar que parece no tener ciudadano algún pero ellos están escondidos por las ordenes de su rey hasta que todo acabe, Jasón recuerda que su padre no pudo obtener el vellocino de oro y al ver que los estaban esperando, ya sabe porque no pudo conseguirlo en su expedición, tras mucho caminar, Circe sabe que están cerca del palacio de su hermano



- estamos cerca del palacio


- ¿cómo lo sabes?


- solo confía Cadmo, estamos cerca



Estando cerca del palacio, ven que hay una gran cantidad de soldados esperándolos



- ¿cómo haremos para entrar?


- se como entraran



Al escuchar la manera de Alcander, Circe les dice a sus ensangrentados guardianes que lo sigan acatando sus palabras, Alcander, Pólux y Zetes se vuelven una distracción y logran hacer que la mayoría de los soldados los sigan y los soldados que quedan son asesinados por Cadmo, estando a su suerte, ellos entran al palacio manchados de sangre



- ¿Cómo sabias que estábamos cerca Circe?


- ………


- responde


- no tengo nada que responderte Cadmo



En su paso por un palacio que parece abandonado, Jasón se queda atrás de ellos y sin que ellos supieran, unas mujeres tapadas cada una con un velo oscuro se le aparece, es la hija de Eetes, Medea y Calcíope Medea tiene el propósito de ayudarlo debido a que con solo ver a Jasón una vez, se enamoro perdidamente de el



Medea es la hija de Eetes, rey de la Cólquida, y de la ninfa Idía. Era sacerdotisa de Hécate, que algunos consideran su madre y aprendió los principios de la hechicería por su tía, la diosa y hechicera Circe.



Calcíope,  princesa de la Cólquida, hija del rey Eetes y de la ninfa Idía y esposa de Frixo, tuvo como hermanos a Apsirto y a Medea 



- yo te ayudare en obtener lo que buscas Jasón, soy la princesa Medea, hija del rey Eetes y ella es mi hermana Calcíope, debes saber que mi padre solo quiere su destruccion y no descansara hasta lograrlo pero yo te ayudare para que puedas obtener el vellocino de oro y para que puedan irse de Cólquida


- ¿a cambio de que Medea?


- sígueme



Medea y Calcíope acompañan a Jasón mientras que Circe abre una gran puerta y antes de entrar, Odiseo la confronta



- tu sabias de todo esto Circe, sabias de las Sirenas, de las Harpías, de esas gigantescas rocas ardientes, de que sabían que llegaríamos, lo sabías porque……


- ella es mi hermana


- Eetes


- ¿a que se debe tu presencia aquí, a que se debe esta traición?


- no es nada personal hermano, nada personal


- no obtendrán el vellocino de oro, no se los permitiré


- en ese caso



Circe decide combatir a su hermano para que ellos puedan obtener el vellocino de oro, ambos tienen un gran conocimiento en la hechicería así que tendrán una lucha pareja, mientras ellos luchan, Jasón, Cadmo y Odiseo son guiados por Medea hacia el vellocino de oro



- estamos cerca del vellocino de oro


- ¿Por qué nos ayudas?



Medea no responde a su pregunta y siguiéndola hacia el vellocino, escuchan un gran estruendo, el combate entre Circe y Eetes se intensifica cada vez mas, llegan a una puerta más grande que la anterior y al verla, sabe que está cerca de obtener el vellocino



- detrás de esta puerta esta la razón de nuestro viaje, falta poco para terminar



Al abrir la gran puerta se topan con un roble de gran tamaño consagrado por Ares, en la cima del roble esta la piel dorada del carnero alado que Frixo sacrifico en honor a Eetes



Frixo,  hijo del rey Atamante, que gobernaba Coronea. Su madre era Néfele. Tuvo a Calcíope como esposa cuando su padre la ofreció por su llegada a la Cólquida



Jasón se acerca al roble y antes de que pudiera subir para obtener el vellocino de oro, aparecen sus guardianes, los dragones Insomnes



Los Dragones de la Cólquida o también llamados dragónes insomnes, eran hijos de Equidna y Tifón. Tenían la capacidad de no dormir nunca y eran los encargados de custodiar el vellocino de oro.



- Medea, Calcíope, tienen que irse


- no Jasón, te ayudare en esto


- Jasón, Odiseo y yo nos encargaremos de las bestias, te daremos tiempo para que obtengas el vellocino



Jasón empieza a subir por el roble mientras que los héroes combaten a los dragones para darle tiempo al capitán de la expedición, Cadmo golpea a una de las bestias tan fuerte unos 4 dientes caen al suelo y de los dientes brotan una gran cantidad hombres armados



Los espartos,  que en griego significa hombres plantados fueron los hombres que nacieron de los dientes de un dragón cuando Cadmo lo golpeo con tanta fuerza que le saco unos dientes.



- ¡¡¡Medea, ayúdalos!!!



Jasón continúa trepando el árbol mientras que sus compañeros son ayudados por la magia de Medea pero aun con su magia, son mas de los que pueden combatir Odiseo y Cadmo, Jasón ha subido por las ramas con prisa para ayudar a sus camaradas, sabe que han llegado muy lejos como para morir estando tan cerca de obtener el vellocino de oro



El plan de Alcander ha funcionado y alejándolos del palacio lo mas posible, están siendo rodeados por muchos soldados mientras que en la costa no les va mejor que ellos y  sabiendo que no tiene nada que perder, solo dice unas palabras antes de combatir



- ¡¡¡RECUERDEN EL GRABADO DE MI ESPADA CAMARADAS, COMBATAN HASTA QUE CAIGAN!!!

Capitulo 14: Regreso a Yolco.

La expedición de los Argonautas ha sido una serie de adversidades cada vez más difíciles a medida que iban acercándose a su objetivo,  la Cólquida  ha sido un gran desafío desde que llegaron y más cuando tuvieron que dividirse para llegar al vellocino de oro y evitar que el Argo sea destruido por los Colcos, llegando al palacio del rey Eetes, Circe tuvo que enfrentar a su hermano para que pudieran seguir y llegando al gran roble consagrado por Ares, la situación se ha agraviado pero Jasón alcanzo su objetivo, teniendo el vellocino en sus manos, es tiempo de regresar a Yolco pero su viaje de retorno será peligroso.



Cólquida - Phasis.



La batalla en la costa se ha intensificado al igual que la lucha entre Circe y Eetes,  los Argonautas comandados por el desterrado han protegido el Argo y resistido los continuos ataques de los Colcos de manera exitosa, haciendo que los Colcos tengan que retirarse momentáneamente,  a pesar de ser guerreros con gran tenacidad  y habilidad para luchar, están heridos,  exhaustos y saben que en cualquier momento los atacaran otra vez



- uncir a los toros fue una buena idea Perseo y que Hércules ejecutara tu idea fue aun mejor


- esto es como un guerra Askad


- es una guerra Teseo, nosotros somos los invasores y ellos defienden con sus vidas lo que les pertenece


- en cualquier momento atacaran, necesitamos tener el control sobre ellos


- el control sobre ellos



Al escuchar las palabras de Calais,  se me ocurrió una idea quizás arriesgada que nos daría el control sobre todos ellos



- Calais, tus palabras me dieron una idea


-¿Cuál es tu plan líder?


- es simple, atrapar a quien los comanda, si lo tenemos como prisionero, ellos no tendrán otra opción que dejar de atacarnos y hacer lo que digamos,  si la ejecución es exitosa, el Argo no será destruido y solo tendremos que esperar a que Jasón y los demás vuelvan Atalanta


- ¿que haremos si no regresan?


- iremos por ellos y si no los encontramos para el anochecer, no tendremos otra opción que abandonarlos Calais, yo llevare acabo el plan y estas al mando Perseo,  resistan



Clavando sus sables en la arena y empuñando la cuchilla de los bélicos, observa como los Colcos regresan con más artillería que antes y con el poder de Hades,  realiza su plan



Como dijo Teseo, esto es como una guerra pero no tenemos que ganarla, solo tenemos que resistir el mayor tiempo posible hasta que hayan regresado con el vellocino, sintiendo el ardor del sol por todo mi cuerpo,  estoy entre el enemigo, buscando quien es el comandante de este ejercito



- se están acercando, ya saben lo que tenemos que hacer



Comandados por Perseo,  atacan primero antes de que los Colcos ataquen con su artilleria



Jasón finalmente ha obtenido el vellocino de oro y atándose la piel del carnero a su cuello, cae en medio de los Espartos y siguiendo el consejo de Medea, tomo una piedra que encontró al lado de roble y arrojando la piedra  al centro de la gran masa de guerreros, la piedra golpeo uno de los escudos con gran estrépito y al ver esto, los Espartos empezaron a batallar con entre sí con frenesí hasta el punto de que yacían muertos ante sus pies, los dragones yacen dormidos por un hechizo de Medea y habiendo concluido con su misión, regresan  para ver que Circe ha ganado la pelea



- Circe, tenemos que irnos


- no, ustedes no se irán



Eetes ha convencido a su hermana de que los traicione antes de que fuera derrotado por ella y con su poder manipula con su poder a Jasón, Cadmo, Medea y Calcíope pero aun no se percata de que Odiseo está detrás de ella



- perdóname



Sin más opción, Odiseo derriba a su amada con un puñetazo y la noquea de una patada antes de que pudiera levantarse



- Odiseo, lo que hiciste, se que fue.....


- ya tienes el vellocino Jasón, tenemos que irnos



Llevándola en sus brazos,  salen del palacio pero antes de continuar con su escape, Cadmo y Jasón buscan a los demás mientras que Medea conversa con Calcíope



- me iré con ellos Calcíope, ven conmigo


- no Medea


- se porque no quieres venir, ambas sabemos que sería una traición que nuestro padre jamás perdonaría


- si lo sabes, ¿Por qué quieres irte con ellos?


- porque estoy enamorada de Jasón


- ¿estás dispuesta  a continuar sabiendo de que jamás podrás volver sabiendo que tu traición jamás tendrá perdón alguno?


- si


- entonces ve con ellas hermana y espero que ese amor que sientes sea correspondido



Traspasado su corazón por  las flechas de Eros,  Dispuesta a dejarlo todo por el amor que siente, después de escuchar cuidadosamente los consejos de Calcíope, observa a su tía inconsciente en brazos de su amante consternado por lo que ella iba a hacer y por lo que tuvo que hacer, estando fuera del palacio, no se han dado cuenta de que Eetes se ha levantando y de que esta resucitando a los Espartos



Eros es un dios primordial al igual que Erebo y Nyx, responsable de la atracción sexual, el amor y el sexo, venerado también como un dios de la fertilidad.



Los dioses primordiales son una serie de entidades o deidades primordiales que existieron en los inicios del mundo, generalmente identificadas con elementos o principios naturales.  El primer primordial de todos fue Caos “, El primero, la hendidura” y ahí surgieron Gea “Madre tierra”, Tártaro “El tenebroso” y Eros “El sentimiento y  la belleza”'



- ¡¡¡bajen sus armas o lo asesinare!!!


- ¡¡¡ya lo escucharon soldados, bajen sus armas!!!



El plan de Askad ha sido un éxito, tienen a Apsirto sometido,  encadenado y con el sable de Hades en el cuello,  los soldados no tienen otra opción que hacer lo que Askad diga o Apsirto será asesinado



-¿quién eres tú?


- silencio


- lamentaras haberme raptado bastardo, te perseguiré a donde sea y veras de lo que soy capaz, matare a tu familia, a tus padres, a tus hijos, todos ellos perecerán por tu culpa y serás el ultimo que asesine y te asesinare de la manera mas brutal posible


- que te calles


- ¿quién eres tú?


-dile a tus hombres que retrocedan, ahora


- ¡¡¡soldados, retrocedan!!!



No hay necesidad de matarlo, simplemente tenemos que ganar tiempo hasta que hayan regresado con el vellocino,  Hércules fue embestido por uno de los toros pero eso no lo paró,  tuvo que cortarle una pata trasera para poder atarlos por completo y como tenemos el control sobre los soldados, puedo considerar que esta expedición ha sido un éxito en cierta manera, solo nos queda esperar



- ¿buscamos a los demás Askad?


- aun no Teseo, esperemos un poco mas


- tenemos que búscalos, mi hermano está con ellos


- y mi hermano también está con ellos Castor, ellos pueden cuidar de sí mismos, regresaran


- tienes razón Calais, pueden cuidarse solos


- si me sueltan y se rinden, quizás tengamos clemencia de ustedes, no les haremos daño y dejaremos que se vallan


- ……


- ¿qué dices?


- no habrá negociación alguna


- entonces todos ustedes morirán con mucha lentitud y dolor



Habiéndose encontrado con Alcander y los demás, regresan al Argo para retornar a Yolco Pero no se han dado cuenta de que Eetes ha resucitado a los Espartos y ha salido del palacio en dirección a la costa



- regresaron


- tenemos el vellocino Perseo,  podemos irnos



Antes de que pudieran izar las velas para partir a Yolco, Eetes aparece exigiendo el vellocino de oro



- ¡¡¡denme el vellocino!!!


- ¡¡¡no se muevan,  el morirá si se acercan!!!


- suéltalo


- retrocedan


- que lo sueltes


- lo matare si tú y tus hombres no retroceden



Eetes y los Espartos retroceden mientras que suben al barco con Apsirto como su rehén después de que Perseo asesinara a los toros con su hoz, Medea ha convencido a Jasón de que la dejen ir con ellos a cambio de sus servicios, izando las velas del Argo y remando con fuerza, empiezan a alejarse de la Cólquida con el vellocino de oro



- ¡¡¡padre, tienen a Medea!!!


- preparen los barcos, iremos tras ellos



Acatando las palabras de su rey, los soldados preparan los barcos con alacridad para la persecución



-¿eso es el vellocino de oro?


- así es Alcander


- no esperaba que fuera la piel de un carnero, esperaba que fuera un arma o una armadura


- arriesgamos nuestras vidas solo por la piel de un carnero


- si Pólux


- ……..



Sin decir nada,  Pólux regresa con su hermano mientras que Odiseo solo observa a su amada mientras que sus guardianes están a su lado, esperando a que despierte



- ¿Qué le sucedió a Circe?


- tuve que noquearla


- ¿Por qué?


- porque iba a traicionarnos Hércules


- entonces debiste matarla o dejarla haya


- no podría matarla ni haberla dejado, la amo


- no creo que …..


- no digas mas Hércules, lo se



La expedición fue un éxito después de todo,  el Argo está intacto, tenemos el vellocino de oro y nadie ha muerto pero quizás eso cambie en nuestro viaje de regreso a Yolco



- Medea, ¿Por qué vienes con nosotros?


- ¿Por qué?



Sin responder a su pregunta, Medea lo besa apasionadamente y confiesa el amor que siente por él y al igual que Hipsípila en Lemnos, le juro hacerla su esposa y serle fiel eternamente, todos estaban atentos a ellos a excepción de su hermano y por eso Apsirto consiguió soltarse y sabiendo de que no podría combatirlos, salto y empezó a nadar con premura hacia las flotas que perseguían el Argo



- se escapo, debiste estar mas atento Askad


- eso es el menor de nuestros problemas Castor


- esto no acabado Argonautas,  las cosas han empeorado para nosotros,  no solo estamos siendo perseguidos por el rey Eetes y sus hombres,  tendremos que luchar con las Sirenas y las Harpías en nuestro retorno a Yolco



Manchados de sangre al igual que sus armas, saben con certeza que el viaje de regreso será aun más peligroso que su viaje para llegar a la Cólquida, tendrán que luchar con las Sirenas, con las Harpías y con las flotas comandadas por el rey Eetes y en poco tiempo por Apsirto en su intento de recuperar el vellocino de oro y a Medea.

Parte 2: Diversas amenazas.


 

 


Habiendo obtenido el vellocino de oro, los Argonautas iniciaron su viaje de vuelta a Yolco y por lo que han visto en su travesía de ida,  evadir los peligros se volvió imposible desde que entraron al estrecho de Dardanelos así que tuvieron que combatir hasta que atravesaron el estrecho de Bósforo, Atravesando el Mar Negro a la vez que están siendo perseguidos por múltiples barcos comandados por Eetes y Apsirto,  saben que sortear los peligros ha sido y serán imposible y que no tendrán opción que luchar con sus perseguidores y con lo que les espera.



Asia - Mar Negro



Este día tiene fuertes vientos,  el sol cubierto por nubes negras, indicando que pronto habrá una tormenta y el mar está con una quietud que me da un mal presentimiento pero ese mal presentimiento es acaparado con la gran flota que nos persigue



- ¿quieres tu casco Alcander?


- sí, tu casco es atractivo pero sin mi casco no sería “El Rojo”


- tenemos que destruirlos antes de que nos destruyan


- estoy de acuerdo Askad, creo que piensas lo mismo que yo



Antes de que atacaran con sus idoneidades, Medea les advierte acerca de Eetes



- sus idoneidades no servirán de nada, mi padre es mas poderoso que ustedes y yo


- entonces tú no puedes enfrentártele y  la única persona que puede enfrentarlo esta inconsciente


- así es Askad


- que bien, que bien…. Los dioses no están a nuestro favor, nos mataran antes de que hayamos cruzado esas gigantescas rocas ardientes


- por ahora lo que nos mantiene vivos es la distancia que nos separa Alcander, estaremos bien si seguimos así pero si nos alcanzan, tendremos que luchar contra ellos



El resto de la tripulación ha permanecido en silencio,  observando a nuestro enemigo en gran cantidad y preguntándose si todos lograremos llegar a Yolco



- esto no luce bien para nosotros Jasón


- no podemos atacarlos aunque queramos Perseo,  la distancia que nos separa no lo permite y no podemos hacer que Calais y Zetes los ataquen,  serian asesinados por sus arqueros y tienen la artillería suficiente para matarnos a todos y hacer que el Argo termine en pedazos


- tú eres el líder de los Argonautas, todos dependemos de ti


- …….



Jasón se queda pensando en una solución para poder llegar vivos a Yolco, sabe con certeza que no pudieron sortear los peligros que su padre tuvo que enfrentar en su viaje y que no podrán evadir a sus perseguidores,  Pólux lo interrumpe diciéndole una solución que ya es obvia para todos



- deja de pensar en una solución Jasón,  todos sabemos que es lo que se tiene que hacer para que sigamos vivos


- ¿a que te refieres?


- tenemos que entregarles a Medea


- no Pólux


-  ¿Qué clase de líder eres Jasón, para esto fue que buscaste unja tripulación, solo para hacer que nos asesinen a todos por tus decisiones?... con razón tu padre fue solo, el no quería que nadie muriese por su mal liderazgo


- no vuelvas a mencionar a mi padre de ese modo, el es un gran líder, Yolco es fuerte y prospera gracias a el


- entonces sabes que es lo que tienes que hacer


-  puede haber otra solución, podemos entregarle a Circe


-  sus guardianes y Odiseo no lo permitirán,  están dispuestos a matarnos por ella a pesar de que iba a traicionarnos


- no tenemos que apresurarnos,  no pueden atacarnos, estamos a salvo


- hasta que estemos a su alcance Jasón y ahí nos asesinaran a todos


- no lo harán


- si ellos no lo hacen, las Sirenas y las Harpías lo harán así que empieza a pensar y toma una decisión



Mientras ellos discuten, Eetes observa el cielo



- rey Eetes, ¿los atacamos ahora?


- aun no, cuando la hayamos librado a mi hija de sus raptores, los atacaremos con todo


- ¿Qué  hará con su hermana?


- compartirá el mismo destino que ellos, esté atentos a mis futuras ordenes capitán


- como ordene



Ha empezado a llover y los relampagueos se hacen notar con su gran estridencia,  esto me recuerda a la batalla que tuve en las ruinas, en el reino de Tartarius, mi reino



- una tormenta,  o es buena señal


- nos están alcanzado Hércules, tenemos que atacarlos antes de que nos ataquen


-Cadmo, mira... ¿Qué es eso?



Los Argonautas dejan de hablar observan algo que los inquieta, Eetes ha decidido no esperar a que sus flotas alcancen al Argo, yendo el mismo para rescatar a su hija



- mi padre, se dirige para acá


- ¡¡¡Jasón, decide!!!



El rey de la Cólquida se dirige para acá, viendo que él posee un gran poder que solo podía ser enfrentado por Circe pero como ella no puede luchar contra él,  su hija tampoco puede y se ´puede ver a lo lejos las rocas gigantes en medio de esta tormenta,  estamos entre la espada y la pared



- ¡¡¡Medea!!!


- ¡¡¡Argonautas, no permitan que destruya el Argo!!!



Medea detiene a su padre y con firmeza le dice que no fue secuestrada, que ella está con ellos por voluntad propia  y sobre su amorío con Jasón, quedándose atónito y en silencio por unos segundos,  la forma en que su padre la ha observado todos esos años ha desaparecido radicalmente cuando la señalo



- Medea, tu….. Ya no eres mi hija…..eres una traidora, ¡¡¡eres una traidora!!!



Consumido por la cólera, Eetes los ataca con un gran rayo que es desviado por Askad debido a las marcas del Nigromante, el ataque de Eetes fue tan fuerte que el desterrado cayó de rodillas momentáneamente



Pude desviar su ofensiva pero fue tan fuerte que hizo que cayera de rodillas, mis manos me duelen mucho y ahora todos saben de las marcas, con razón su hija no puede hacerle frente aunque quisiera, está realmente enfurecido y es muy poderos pero él no tiene las marcas al igual que Circe, puedo suponer que estas marcas son creación del Nigromante, al levantarme vi que él se había ido y que parte del barco está en llamas



- ¡¡¡Jasón, el barco, las velas!!!


- ¡¡¡la lluvia apagara el fuego Teseo, Argonautas, prepárense para la ofensiva!!!


- ¿Cómo fue que hiciste eso Askad, que clase de marcas son estas?


- no podría explicarte sobre las marcas aunque quisiese Medea, ¿Qué sucedió?


- al ver lo que hiciste, se fue diciéndome que mi traición no tiene perdón alguno y que por eso moriré


- entonces estas desterrada


- si Alcander


- bienvenida al destierro Medea… te recomiendo que no cuentes los días desde tu destierro, es muy frustrante, ya escucharon a Jasón, hay que prepararnos para atacar



Al ver que los barcos Colcos finalmente están lo suficientemente cerca para poder atacarlos, se preparan para la ofensiva mientras Eetes aborda el barco en donde se encuentra Apsirto



 - padre,  ¿Qué ha pasado con Medea?


-  nos ha traicionado Apsirto


- ella no nos traiciono, tenemos que rescatarla


- nos ha traicionado hijo mío, ella no fue secuestrada,  está con ellos por voluntad propia, especialmente porque se ha enamorado


-  padre, tenemos que traerla


- no, ella escogió estar con ellos así que morirá con ellos, ¡¡¡arqueros, estén preparados, a mi señal!!!



Los arqueros se preparan para atacar cuando Eetes den la señal mientras que los Argonautas están preparados para su ofensiva,  Jasón esta frente a los Argonautas con un arco en la mano



- Argonautas, somos fuertes y podemos con ellos así que ataquen con todo



Con miradas fijas en sus enemigos, la batalla inicia con las palabras de Eetes



- ¡¡¡ATAQUEN!!!



La batalla entre los Argonautas y los Colcos ha iniciado, flechas volando en medio de la tormenta,  Askad se asegura que los ataque de Eetes no acierten, el único que no está presente en la batalla es Odiseo y ahora los ellos  no son los únicos que tratan de matarlos, las  Harpías y las Sirenas aparecen atacando a los Colcos y a los Argonautas



- ¡¡¡Jasón, regresaron!!!


- ¡¡¡lo sé Castor, Calais y  Zetes, ya saben que hacer, Teseo, Hércules, encárguense de las sirenas!!!


- ¡¡¡Askad, sigue así!!!


- ¡¡¡Alcander, Atalanta, Medea, protejan a Askad de las flechas!!!



No han llegado a las Simplégades y las Sirenas y las Harpías han dificultado las cosas de manera significante para ambos bandos pero el rey de la Cólquida está decidido a matarlos pero se detiene al ver que Askad desvía sus ataques



- ¿Cómo es capaz de hacer eso, que clase de marcas tiene?


- rey Eetes,  estas criaturas han matado a varios soldados, ¿Qué hacemos?


- que la mitad de los soldados ataquen a las criaturas y que la otra mitad los ataquen a ellos


- como ordene mi rey


- si no los mato yo, lo harán estas criaturas



El mar pasa de calmado a violento,  haciendo que les sea muy difícil poder llegar al estrecho de Bósforo pero pronto llegar al estrecho será la menor preocupación para los Argonautas ya que se enfrentaran a unos gigantescos enemigos que Askad enfrento en Olinto



El rey de la Cólquida ha dejado de atacar, una flecha acaba de rozarme por el hombro y ahora estoy matando a estas malditas criaturas aladas con relámpagos y empuñando la cuchilla por las Sirenas, todo esto me recuerda la batalla que tuve en las ruinas, especialmente esta tormenta, este mal presentimiento se hace más fuerte



- Alcander, ¿aun crees que el Inframundo fue peor?


- definitivamente Askad, fue peor… ¿Qué harás al terminar esta expedición?


- quizás valla a Delfos ¿y tú?


- continuar con mi tarea de servirle a Ares


¿Te ha recompensado por tu lealtad?


- no pero te pregunto, ¿piensas casarte y tener hijos?


- casarme y tener hijos….


- Askad,  un remolino


- un remolino….



La batalla se detiene al observar El remolino que se hace notar cada vez mas hasta que desaparece y todos ven surgir a Caribdis y no tan lejos del Argo surge Escila,           estupefactos por lo que ven, a pesar de están cansados,  heridos y con un barco ajado por Eetes,  las cosas se han  agraviado aun más para todos ellos



- Argonautas,  fue un honor haber combatido a su lado



Ese mal presentimiento desapareció cuando las mismas bestias que enfrente surgieron, nos encontramos nuevamente, al escuchar las palabras de Jasón vimos que la bestia frente a nosotros arraso con varios barcos del rey de la Cólquida y en ese momento supe que solo tenemos una opción, batallar contra todo o perecer.


 

 Parte 3: La estratagema colosal.Editar

Los Colcos pronto verán que morirán si continúan luchando con los Argonautas y que no tendrán otra opción que retornar a la Cólquida sin Medea y sin el vellocino pero no se irán sin antes dar batalla,  su viaje de retorno ha empeorado de manera inconmensurable, no solo tienen que luchar con las Sirenas y las Harpías, tienen que combatir con Escila y Caribdis en su cruce por  el Mar de Marmara y los estrechos para llegar a Yolco pero en su camino tendrán que enfrentar a un gigantesco enemigo que hará que su viaje sea aun mas difícil.



Asia - Mar Negro



Naciones como Ponto, Bitinia y ciudades como Quersoneso son testigos de la gran estratagema en la que Escila y Caribdis se han vuelto los principales enemigos de los Colcos y los Argonautas pero estos aun luchan entre ellos



Como en la Cólquida, esto se ha vuelto una guerra pero esta es una guerra a una escala mayor que la guerra contra los Alxanos, es una de las batallas más grandes en las que he estado, batallamos en el mar con todo y contra todo



- ¡¡¡ hay que proteger el Argo!!!


- ¡¡¡ no se puede, es imposible!!!


- ¡¡¡tenemos que hacerlo Cadmo o no llegaremos a Yolco!!!



Recuerdo el arduo entrenamiento que tuve en Raouna,  me entrenaron para nadar largas distancias y aguantar la respiración por mucho tiempo pero Esparta no se había ganado la fama de ser la nación con los guerreros mas rígidos, creo que lo que estamos pasando es mas duro que el entrenamiento que reciben, flechas por los aires, artillería como catapultas siendo disparadas contra las bestias, cadáveres de  soldados, Sirenas y Harpías por donde alcanza la vista y dudas de que logremos llegar a Yolco,  ellos y nosotros tenemos los mismos enemigos pero no estarán dispuesto a una alianza para sobrevivir



-¡¡¡Odiseo, déjala por un segundo y ayúdanos!!!


- ¡¡¡Castor, detrás de ti!!!


- ¡¡¡no te preocupes hermano, no dejes que te atrapen!!!



Odiseo no hizo caso a las palabras de Castor, no ha estado presente en la lucha, ha estado esperando como sus guardianes a que Circe despierte su consternación es tan grande que no se ha percatado de lo que está pasando ni se ha dado cuenta de que tiene una flecha clavada en la espalda, los Colcos han hecho que Caribdis se sumergiera después de atacarlo con su artillería, los arqueros continúan atacando a los Argonautas mientras Escila devasta todo a su paso



- ¡¡¡rey Eetes!!!


- ¡¡¡sigan luchando capitán!!!


- como ordene



Calais es golpeado por Escila y es atrapado por su hermano antes de que cayera en las garras de las Sirenas,  Jasón participa junto a Atalanta en el intercambio de flechas mientras que Medea ayuda a los Boreadas con la magia que su tía le enseño, Askad está en la cima del mástil, observando a los Colcos disparar su artillería y evitando que el gran miríada de Harpías dañen rasguen las velas y que Escila aplaste el barco con sus tentáculos



Con la diestra alterada en sable y la siniestra en garras, creo que ocurrirá lo mismo que paso cuando peleaba con Kryptus, perderé mis cosas en esta gran batalla, por eso me asegure de que no perderé mis sable y la ambrosia pero quizás no importe porque es mas probable que muera aquí, aplastado por los tentáculos de la gran bestia, no solo estoy matando a las Harpías, estoy evadiendo las múltiples flechas al igual que el resto de la tripulación pero ya me he quitado varias flechas y la sangre de mis manos y heridas se van junto con la lluvia de esta tormenta



- ¡¡¡Askad, ¿mi padre sigue vivo?!!!


- ¡¡¡no lo sé, no puedo verlo Medea!!!


- ¡¡¡trata de verlo!!!


- ¡¡¡no puedo!!!



Eetes observa la situación en la que esta y se ha percatado de que ha perdido varios barcos, a muchos soldados y que quedarse a seguir luchando contra Escila y los Argonautas ya no es una opción factible  y la única opción que tienen es volver a la Cólquida mientras pueden



- ¡¡¡rey Eetes, hemos perdido a muchos hombres, tenemos que…!!!


- lo sé capitán


- padre, no podemos irnos, Medea sigue con ellos


- ella es una traidora, morirá con ellos


- pero padre….


- es su elección Apsirto y no hablaremos mas de ella, capitán, ordene la retirada pero antes



Los Colcos han dado una gran lucha, han hecho que Caribdis se sumergiese por las heridas que le hicieron, han podido herir a Escila, la ultima orden de Eetes antes de la retirada  fue disparar una catapulta hacia los Argonautas y Askad solo tuvo tiempo para protegerse al percatarse del proyectil, el mástil del Argo termina siendo destruido y sus restos dispersados y disparados hacia el estrecho Bósforo junto al nómada, con su ultima orden cumplida, emprenden la retirada a la vez que los Boreadas retornan al barco



- se retiran


-perdieron unos cuantos barcos Perseo y muchos soldados pero perdimos el mástil y posiblemente a Askad


- padre….


-¡¡¡la bestia!!!



Escila golpea las aguas con sus tentáculos y genera una gran ola que empuja a los Argonautas con tanta fuerza que atraviesan las Simplégades y el estrecho de Bósforo con rapidez y estando en el Mar de Marmara,  la ola termina cubriéndolos, haciendo que varios de los tripulantes cayeran



Mar de Marmara



- ¿están todos bien?


- sí, heridos pero vivos Jasón


- ¿Dónde quedo Askad?


- aquí…. la peor expedición de todas


- al menos sobrevivimos, tenemos el vellocino y el barco no está del todo destruido, perdimos el mástil así, Teseo, Pólux, Cadmo y Hércules remaran, los demás estaremos peleando



Dicho estas palabras, empezaron su arduo viaje hacia Yolco después de haber batallado con los Colcos,  reman con la mayor fuerza posible mientras que miran como los demás luchan y como Odiseo empieza  ayudarlos, los Argonautas piensan que todo ha pasado pero solo están teniendo un descanso ya que se aproxima una estratagema a una escala aun mayor, desde que atraviesen el estrecho de Dardanelos se toparan con gigantesco enemigo, el primer autómata creado por Hefesto, Talos



Talos era un autómata gigante de bronce que protegía a la Creta minoica de posibles invasores. Fue creado por Hefesto con la ayuda de los ciclopes a petición del rey Minos y siendo un guardián incansable e impenetrable, no permitía que nadie entrase o saliese de Creta sin el permiso del rey, el miedo que le tenían los habitantes era tan grande que él podía alejarse por un tiempo  y ellos no se atrevían a abandonar Creta


==

==


 Calais y Zetes regresan al barco al matar a la última Harpía, los Argonautas están cerca de salir del estrecho de Dardanelos al Mar Egeo, donde ocurrirá la gran estratagema



- ya matamos a todas las Sirenas, no aparecen mas


- quizás Alcander, puedo decir que estamos a medio camino, pronto llegaremos a Yolco Argonautas


- aun el viaje no termina Jasón, los dioses han estado de nuestra parte y esperemos que siga así hasta que lleguemos


- ¿Qué es eso, un Titán?


- Talos


- ¿ya lo habías visto antes Askad?


- me enfrente a unos hace tiempo pero no de ese tamaño Hércules



Observando al gigante de bronce, la estratagema continúa en el Mar Egeo, Talos los mira y creyendo que son invasores,  arranca una gran roca del estrecho de Dardanelos y decide aplastarlos



- ¡¡¡nos Aplastara!!!


- ¡¡¡Calais, Zetes, deténganlo!!!



Antes de que pudieran detenerlo, Escila surge y empieza a luchar con Talos, los Argonautas miran la pelea entre estos gigantes y Jasón se le ocurre seguir remando mientras tienen la oportunidad de hacerlo



- hay que remar Argonautas


- ¿en serio Jasón, ahora?


- si Cadmo,  hay que hacerlo mientras podamos


- tiene razón,  tenemos la oportunidad,  no hay que desperdiciarla


- gracias Odiseo, remen con todas sus fuerzas Argonautas



Cada Argonauta rema con todas sus fuerzas hacia Yolco en medio de la tormenta y se alejan de la gran lucha y saben que no importa cuál de los 2 gane la pelea,  el vencedor tratara de matarlos



- ¿cuánto falta para Llegar Jasón?


-  estamos a medio camino, sigue remando Atalanta


- podemos Detenernos en Lemnos


- no Teseo, tenemos que seguir


- ¡¡¡la bestia!!!



La pelea acaba con Talos siendo el vencedor, tomando la mima roca que uso para asesinar a Escila, mira que los Argonautas se han alejando y se dirige hacia ellos pero ve a Caribdis reaparecer y trata de matarlos con sus gigantescos tentáculos, viendo que tienen que enfrentar a 2 gigantescos enemigos, Askad sabe lo que tiene que hacer



- los barrenos



Askad se impulsa con el plan de poder acercar a Caribdis y Talos para poder matarlos a ambos con los barrenos,  ataca a Caribdis y logra hacer que se concentre en él



- ¡¡¡ ¿Qué estás haciendo?!!!


- ¡¡¡Se lo que hago Pólux, Sigan remando!!!


- ¡¡¡ya lo escucharon, Sigan remando Argonautas!!!



Dejando a Askad lidiar con Talos y Caribdis, los Argonautas continúan remando con fuerza hacia Yolco, toda nación cercana al Mar Egeo se ha dado cuenta de lo que ocurre, han observado como Escila fue asesinada  y el surgir de Caribdis, los Argonautas están pasando por Samontracia pero no pueden verla desde donde están



- Atalanta, pudiste haberte quedado En tracia cuando tenías la oportunidad


- ya no hay vuelta atrás Calais, solo nos queda seguir hasta el final


-  así es, hasta el final


- ¿Cuánto falta para llegar a Yolco?


- no importa cuánto falte, llegaremos Alcander, sigan remando, con fuerza


-  Jasón, quiero decirte que….


- no digas nada, desde que lleguemos A Yolco, todos sabrán de nuestro amor


- ¿en verdad?


- Si, nos casaremos y serás mi reina Medea, ya veras


-  Jasón……te amo


- yo también te amo



Dejándose llevar por su amor, iban a besarse De manera apasionada pero un estruendo los interrumpe y hace que todos dejen de remar



- lo logro



Los Argonautas observan como Caribdis se mueve de manera abrupta ya que el plan de Askad funciono y termina Sumergiéndose nuevamente con heridas graves y ven como la roca de talos se Dirige hacia ellos



- ¡¡¡¡abandonen el Barco!!!



Los Argonautas abandonan el barco y observan como el Argo es destruido, observando los restos Del barco, Odiseo pone a Circe en un pedazo de madera para evitar que se ahogue, Jasón tiene una mirada de decepción por lo que ha ocurrido, han luchado bastante, han derramado Sangre y han llegado lejos para que termine así pero esa Decepción es acaparada por lo que todos ven, Talos esta por caer sobre ellos y viendo que nadar les resulta inútil, Talos cae cuando Circe  recupero el conocimiento.

Parte 4: Retomando el trono.


La expedición termina con el Argo destruido y con el titán de bronce cayendo sobre ellos justo cuando Circe despertó y por ella fue que lograron sobrevivir y desde ahí Tuvieron que nadar y acarrear a quienes quedaron inconscientes tras la caída de Talos,  pasaron Samotracia, Lemnos y después de mucho tiempo llegaron a Tesalia donde Jasón litigará con Pelias por haber tomado Yolco y al escuchar sobre la muerte de su padre,  decide confrontarlo aun sabiendo que los soldados están bajo las ordenes de Pelias para retomar el trono que le pertenece.



Tesalia - Yolco



La tormenta ha disminuido un poco, se puede ver que la noche ya está sobre Grecia y después de enfrentar todo tipo de peligros en su viaje de ida y vuelta, los Argonautas consientes han llegado a Yolco después de estar mucho tiempo nadando con sus últimas fuerzas y por la fuerza de voluntad que tienen, en plena lluvia Askad sale del agua con Alcander y Atalanta en sus hombros y al dejarlos sale ayudar a Odiseo, al terminar de llevar a los Argonautas a la costa, el contempla a su amada mientras que Medea trata de despertar a Jasón



- Jasón, reacciona…reacciona, no puedes morir ahora, hemos llegado muy lejos, estamos muy cerca de terminar esta expedición…despierta…me dijiste que nos casaríamos y que sería tu reina, no puedes hacerme esto Jasón…te amo


- por los dioses, ¿Cómo fue que sobrevivimos?


- Circe nos salvo Askad, su poder es increíble


- aun no puedo creer que hayamos nadado tanto para llegar a Yolco, los dioses han sido misericordiosos con nosotros pero ¿y ahora que?


- esperar a que los demás despierten, es lo único que podemos hacer ahora Hércules, esperar



Odiseo tiene razón, no podemos hacer más que esperar a que los demás estén consientes para terminar lo que iniciamos y si están muertos, tendremos que darle un sepelio digno a cada uno, todo esto paso por mi culpa, no pensé que la roca de Talos terminaría destruyendo el barco, que Circe salvaría al resto y que tendríamos que nadar tanto hasta Yolco, estamos heridos pero nadie esta tan nadie esta tan grave para tener que usar la ambrosia,  las heridas que tenemos sanaran, mi casco está un poco dañado pero puede repararse y sentir las gotas en mi en mi rostro es señal de que todo está en calma, ya todo está en calma



Los Argonautas consientes esperan a que Jasón y el resto recuperen el conocimiento para poder terminar con la expedición, Askad mira el estado de sus sable y del casco mientras que Medea recuesta a su amado en sus piernas, esperando a que despierte al igual que Odiseo con Circe, ella evito que fueran aplastados por Talos pero el peso del gigante de bronce fue mas de lo que ella pudo soportar, sus guardianes están heridos como el resto pero ellos sobrevivieron gracias a Odiseo y Hércules



- Perseo, murieron, tenemos que sepultarlos


- no nos apresuremos Hércules, esperemos un poco mas


- como digas, Askad, ¿sigues vivo?


- si


- ¿sabes que pasamos todo esto por tu culpa?


- sí pero lo importante es que tenemos el vellocino y  seguimos vivos Hércules, sobrevivimos


- pudimos haber muerto por ti


- pero no estamos muertos Hércules, estamos vivos


- te pregunto, ¿es cierto lo que dice Cadmo acerca de Orfeo?


- no… Orfeo no vino porque perdió a su amada en Tracia,  decidió marcharse y me pidió que le dijera a Jasón que no vendría


- ……



Nuevamente todo se torno en silencio y lo único que acaparaba mis pensamientos es el dolor por todo el cuerpo pero las heridas que tengo y la fatiga no son  razón para tener que usar la ambrosia, todo eso desaparecerá en cuestión de tiempo




- miren, Jasón está despertando


- ¿Medea, eres tú?


- si…soy yo



Finalmente el capitán de los Argonautas despertó y con el tiempo el resto fueron despertando uno por uno, es un alivio saber que no hay que sepultarlos, esperaba descansar más tiempo pero ya ha sido suficiente, tenemos que terminar lo que iniciamos como los Argonautas



- Askad, tu plan para acabar con Talos y la bestia casi nos mata, por ti toda la expedición pudo haber sido en vano


- pero no lo fue, estamos vivos y tenemos el vellocino


- es cierto… Argonautas, hemos pasado por muchas cosas en nuestro viaje a la Cólquida y al retornar a Yolco, hemos enfrentado adversidades colosales y a pesar de que hubieron momentos en que estuvimos en conflicto, permanecimos unidos ante todo y por eso estamos vivos y tenemos el vellocino de oro…solo nos queda una cosa por hacer


- entregar el vellocino de oro a Pelias y cuando vuelva estar en el trono, nos casaremos y te hare mi reina Medea


- eso espero


- ahora hay que resguárdanos de la lluvia



La noche desaparece al igual que la tormenta y el día toma su lugar, los Argonautas se resguardaron en uno de los refugios de Esón cerca del puerto,  donde Jasón y Medea consumaron su amor pero Odiseo y Circe permanecieron distante toda la noche debido a que ella sabe que él se siente muy mal por lo que hizo, Jasón aparece con el vellocino en la diestra junto a Medea



- Argonautas, ya es tiempo de irnos


- ….


- ¿Qué sucede, porque esas sonrisas?


-por nada Jasón, por nada


- ya sé porque están así Jasón


- solo vámonos y ya



Los Argonautas marchan por una Yolco gobernada por Pelias, Jasón no sabe acerca del suicido de Esón al beber sangre de toro y sobre su madre ahorcada,  aun cree que él es quien está en el trono, los habitantes de Yolco quedan conmocionado al ver que ha regresado con el vellocino y por lo tanto inician una leve celebración por su retorno



- …...


- ¿Cómo te sientes al respecto Jasón?


-  me siento bien por estar de vuelta Medea, ha pasado mucho tiempo desde que me fui


- pero…


- siento que algo no está bien, algo ocurrió


- ¿respecto a…?


- mi padre, tenemos que llegar al palacio cuanto antes



Los Argonautas apresuran el paso a la vez que la inquietud de Jasón acerca de su padre se hace cada vez más grande a medida que se acercan al palacio y la multitud se dispersa con rapidez, dejando a los Argonautas en su camino hacia el palacio



- algo le paso a mi padre, todos lo saben y al parecer no me lo dirán así que tendré que averiguarlo por mi mismo



Finalmente llegan al palacio, los guardias no permiten que ellos entren por órdenes de Pelias así que  los Argonautas no tienen otra opción que quitarlos del camino por la fuerza, abatiendo a cada  guardia que se presenta, llegan al salón del trono y al abrir las puertas ven a Pelias sentado con los mejores guerreros de Yolco a su disposición



- Jasón, regresaste, pensé que no sobrevivirías


- ¿Qué le hiciste a mi padre Pelias, donde esta?


- el está muerto


- lo….mataste…. ¿donde están mis hermanos?


- ellos se marcharon de Yolco el mismo día que tu partiste hacia la Cólquida y no, el fue tan cobarde que decidió suicidarse en vez de afrontar su muerte como un hombre


- ¡¡¡mientes, tu lo mataste, ¿Dónde está mi madre?!!!


- muerta también, ella se ahorco


- …… te matare



Jasón arroja hacia el una lanza pero uno de los guerreros la atrapa así que el capitán de los Argonautas se dispone a pelear con ellos sin la ayuda de los demás, Medea entra rápidamente en la preocupación debido a que son mas que el



- ¡¡¡lo mataran, tenemos que ayudarlo!!!


- ¡¡¡no interfieran!!!


-pero Jasón


- ¡¡¡NO INTERFIERAN!!!



Jasón combate solo contra los mejores guerreros de Yolco con solo su lanza y con el escudo que le dio su padre el día antes de que partiera hacia la Cólquida, Pelias observa como su sobrino acaba con cada guerrero hasta el punto que Jasón es el único que está de pie y eso lo enfurece a la vez que lo inquieta, no tiene otra opción que pelear con su sobrino hasta que uno de los 2 quede en pie



- Pelias…sigues tú


- ¿me vas a matar solo por la cobardía de Eson y de tu madre?


- te daré algo que tu no les diste a mis padres, la oportunidad de pelear por tu vida


- ¿en serio Jasón?


- cállate y empuña mi lanza


- antes dame el vellocino de oro


- no,  pelea


- el vellocino Jasón


- ¡¡¡PELEA!!!



Sin otra opción, Pelias empuña la lanza que el guerrero atrapo y comienzan a luchar



Este combate ha llegado a ser personal para Jasón, Pelias mato a sus padres y sus hermanos no lo evitaron, decidieron marcharse cuando dejamos Yolco así que Jasón o Pelias no tendrán piedad por quien pierda



El combate continua mientras que los habitantes de Yolco se han dado cuenta de lo que está pasando y han decidido ir a ver la confrontación porque aquel que venza será su rey, Jasón termina venciendo y Pelias esta caído, herido y tratando de levantarse



- prepárate


- espera Jasón, no hay que hacer esto, no tenemos que llegar a este extremo


- tú no tuviste misericordia con mis padres así que no esperes misericordia de mi parte


-  Jasón…


- por mis padres



Jasón asesina a Pelias clavando su lanza en el rostro varias veces hasta que se detiene y observa el cadáver de su tío, con sus manos manchadas y su rostro un poco salpicado por la sangre de su tío, toma la corona y se sienta en el trono que le corresponde por derecho, siendo el rey de Yolco, lo primero que hace es una búsqueda de los cuerpos de sus padres y al encontrarlos realiza un funeral, pasan 2 semanas desde el funeral y Jasón aparece ante los Argonautas que se han quedado en el palacio por el



- debo darles las gracias, por todo… por ayudarme a conseguir el vellocino…por ayudarme a retornar a Yolco, ustedes tienen mi eterna gratitud, si necesitan algo, no duden en pedírmelo y para que vean lo agradecido que estoy con ustedes, hare una celebración en honor a ustedes, en honor a los Argonautas


- tu eres parte de los Argonautas así que es en honor a ti también


- así es Cadmo, espero que estén de ánimo para la celebración porque no aceptare un no por respuesta



 La celebración da inicio en el palacio de Yolco y en cuestión de tiempo todos los habitantes están de fiesta como en Raouna y  la noche llega en un parpadeo, todos están en sus casas descansando, los Argonautas duermen tranquilos en el palacio y el único que está despierto es Odiseo, contemplando la luna, Circe aparece en su habitación



- Odiseo


- Circe


- perdón…perdón por lo que iba a hacer en la Cólquida, perdón por los problemas que cause


-……


-  perdóname….por favor


- ……



Odiseo sabe que Circe realmente lamenta todo lo que paso,  sin decir nada y olvidando lo que paso, se acerca ella lentamente, la abraza y empiezan a besarse apasionadamente y pronto consuman su amor.


 

Capitulo 15: Resarcimiento.Editar

La expedición ha acabado al igual que la celebración en honor a los Argonautas y ya es tiempo de que cada uno tome su camino, Ares ha llamado a su campeón para una tarea en Dodona, los héroes regresaran a sus hogares o continuaran con sus travesías y Askad tiene pensado en ir a Delfos para cumplir el último deseo del Nigromante, su promesa con Aglaia y para poder obtener el Uroboros pero en su camino al templo se encontraran con el enemigo que lo derroto, la Manticora.



Tesalia - Yolco.



Jasón y Medea se casaron poco tiempo después de la celebración y no solo ellos, Odiseo y Circe también se volvieron marido y Mujer, la expedición acabo pero nadie olvidara lo que pasamos y hemos vivido tantas cosas que nos unen y nos marcan como los Argonautas, Jasón dijo que podemos contar con él para lo que sea y el puede contar con nosotros para lo que sea  pero es tiempo de que cada uno tome su camino, la mayoría se han ido al día siguiente después de la boda de Odiseo y Circe se casaran y estoy en las afueras de Yolco junto a Medea y Alcander



- ¿Donde está Jasón?


- El está ocupado Alcander, como rey tiene que encargarse de las necesidades de su pueblo y como su reina tengo que estar a su lado y ayudarlo en lo que sea que me pida, ¿cómo obtuviste esas marcas Askad?


- Las obtuve durante mi enfrentamiento con el destructor de Carpius, el poseía un poder, un gran poder que creo que supera a tu padre y a Circe, no podía dañarlo por más que lo intentara y me hice las mismas marcas con la esperanza de que podría combatirlo, resulto que estas marcas son más de lo que pensaba pero al final lo asesine con sangre de Cerbero


- Aparte de ser el campeón del foro de Atenas eres el asesino del destructor de Carpius, eres grande amigo


- te preguntaría mas pero sé que no podrías responder a mis preguntas ya que tu conocimiento sobre las marcas es muy escaso y tengo que irme, como les dije a los demás antes de que se fueran, que les vaya bien en su viaje y espero verlos otra vez



Medea se va y Los guerreros se marchan hacia sus distintos destinos y en el camino conversan sobre cómo llegaron al Inframundo, Alcander le conto sobre su encuentro con el titán Cronos y como fue su escape en detalle junto a los bélicos de Ares, de Zeus y el guerrero de Bóreas, Askad le conto sobre su pelea con Tharo El Dominador y como se sintió cuando estuvo en Raouna otra vez y cuando pudo ver a sus hermanas, después de mucho caminar, llego el momento de despedirse y continuar por caminos separados



Cronos era el principal Titán de todos, descendiente de Gea la tierra y Urano, el cielo. Cronos derrocó a su padre Urano y su reinado se llamo la edad dorada y parecía que no acabaría hasta que fue derrocado por sus propios hijos, Zeus, Hades y Poseidón, y encerrado en el Tártaro al igual que las criaturas que el encerró después de derrocar a su padre, los ciclopes, los Centimanos y estos no tardaron en vengarse de aquel que los coloco en el Tártaro para toda la eternidad.



- Es el mismo caballo con el que te fuiste


- Así es, llego el momento de separarnos amigo


- ¿A dónde iras Rojo?


- Ares me mostro el camino, no se a donde me llevara pero es el camino para llegar, recuerda el grabado de mi espada, trata de conseguirte una novia y trata de tener sexo, lo necesitas bastante....cuídate amigo


-tu también Alcander, cuídate mucho



Dichas estas palabras, Askad observa al guerrero de Ares alejándose en su caballo hacia su destino en Dodona y una vez que su vista no alcanzaba a verlo, empieza a caminar con el pensamiento de que llegara a Delfos en la dirección en la que va



Recuerdo perfectamente las palabras del Nigromante con detalle, el Uroboros se encuentra en lo profundo del templo y está bien resguardado, sin duda será un gran desafío tratar de obtenerlo pero llegar y entrar al templo es algo sencillo, muchos van en busca de la sabiduría del oráculo de Delfos así que nadie a excepción de el oráculo de Tanagra, Aglaia y yo sabemos de la existencia del Uroboros, no creo que vayan con el mismo objetivo pero tengo que estar preparado para todo, quizás me tope con otro que buscan el Uroboros y si logro llegar lejos en la búsqueda como ellos, sin duda serán guerreros con gran tenacidad y habilidad



Askad empieza a recordar su añorada nación y su amada familia, tanto malos recuerdos como hermosos hacen que el nómada se quede un poco consternado por su destierro pero esa tristeza desaparece rápidamente cuando recuerda el día que estuvo en Raouna otra vez, se sintió feliz al ver que pudo salvar a Acacia y las palabras de Elina mientras lloraba de felicidad por ver una vez más a su hermano mayor



Ha valido la pena todo lo que pase cuando buscaba la ambrosia, pude regresar a mi hogar y pude ver a mis hermanas una vez más, no quería que fuera por tan corto tiempo pero valió la pena, solo desearía ver a mi madre, a mi padre y a Admes, no me importa lo mal que nos llevábamos, me hubiera encantado verlo una vez mas pero ya que, eso es hecho pasado, hay que continuar en el presente



Askad continua caminando hasta que llega a las afueras de la ciudad de Farsalia



Tesalia - Farsalia



Aquí puedo buscar algún mapa para saber el camino hacia Delfos, todos aquí me miran y no hacen nada, eso es lo que esperaba, pasar entre la gente sin resaltar entre ellos, puedo estar tranquilo aquí, quizás no me encuentre con mercenarios en mi paso por la ciudad y al preguntarle a un anciano, sé que me encuentro en Farsalia



Askad camina a través de la ciudad con el objetivo de conseguir un mapa para poder llegar a Delfos,  pasa entre los habitantes de Farsalia como si fuese uno más de ellos hasta que algo llama su atención, varios hombres están siguiéndolo y sabiendo que no puede combatirlo a la vista de todos y que no podrá obtener el mapa en esas circunstancias, decide salir de la ciudad lo más rápido posible para que nadie vea la matanza



Reconozco a uno de ellos, es uno de los mercenarios que me atacaron en ciudad de Pidna, pasar por un lugar sin problemas es demasiado pedir al parecer, tendré que salir de Farsalia para combatirlo y cuando los haya asesinado, volveré a entrar para buscar un mapa



El nómada finalmente sale de Farsalia sin causar alboroto alguno, está preparado para combatir con todos ellos ya que fue entrenado para combatir contra más de 2 oponentes pero los mercenarios no salen de la ciudad como él, retornan a Farsalia y Askad sabe que no puede entrar otra vez, lo estarán esperando así que se marcha con solo su instinto como guía para llegar a Delfos



- .......



Tendré que irme sin el mapa,  fue una buena táctica lo que hicieron, saben como yo que combatir a la vista de todos implicaría mas que solo enfrentar mercenarios, tuve que luchar con soldados en mi paso por Pidna así que eso no tiene que repetirse, no tengo que ganar más problemas de los que tengo, al menos tengo la ambrosia en mi poder pero ya saben cómo soy así que no será la última vez que me encuentre ellos



Askad continua caminando y observa que el atardecer está comenzando, sabe que no hay prisa alguna por llegar a Delfos, tiene todo el tiempo del mundo para hacer lo que quiere y hacer de su vida lo que quiera pero ha seguido como un errante, pasar de pueblo en pueblo y no tener un hogar en donde pueda estar. se ha acostumbrado a esa clase de vida a través de los años desde que fue desterrado, el nómada ya se ha alejado de Farsalia bastante y en un abrir y cerrar de ojos la noche ya está sobre Grecia



- mañana continuare, hay que dormir



Askad se dispone a dormir en la intemperie y al pasar el tiempo, despierta unos momentos antes del amanecer como de costumbre y se nuevamente continua su camino hacia Delfos hasta que se encuentra con los  Centauros



Los Centauros es una criatura con la cabeza, los brazos y el torso de un humano y el cuerpo y las piernas de un caballo. Las versiones femeninas reciben el nombre de centáurides. Vivían en los bosques y  las montañas, especialmente de Tesalia y se les consideraba hijos de Kentauros (el hijo de Ixión y Néfele) y algunas yeguas magnesias, o de Apolo y Hebe. Los centauros son muy conocidos por la lucha que mantuvieron con los lápitas, provocada por su intento de raptar a Hipodamía el día de su boda con Pirítoo, rey de los lapitas y también hijo de Ixión.



El nómada ya ha combatido con Centauros antes y sabe que no son nada amistosos y cuando la bestia lo ataca con sus flechas, Askad corre hacia él para cercenar sus patas delanteras con la diestra alterada en sable y lo ultima decapitándolo, tomando el arco y las flechas, se oculta en los arboles para ver a los demás Centauros acercándose al cadáver y los ataca mientras están distraídos y al asesinar a la Centauride, Askad se marcha del lugar antes de aparezcan mas



Aun tengo habilidad con el arco y flecha después de todo, matarlos fue sencillo pero aprendí de ellos que cuando asesinas a uno, toda la recua va tras de ti a matarme



Askad asesina a unos 3 Centauros mas y mientras acaba con sus perseguidores, pasa de Tesalia a Beocia cuando el sol concluye su ascensión y soltando el arco y las flechas al acabar con el ultimo, finalmente se encuentra en Delfos



Beocia - Delfos.



- ¿estoy en Delfos?



Askad se vuelve invisible antes de que la gente se percate de su presencia y gracias a ellos sabe que se encuentra en Delfos, el nómada rápidamente se dirige a los montañas para poder llegar al templo del oráculo



Llegue sin tener que usar mapa alguno, solo tenía que salir de la ciudad por esos mercenarios para estar en el camino correcto,  ahora estoy  adentrándome en las montañas y cuando llegue al templo,  cumpliré mi promesa y descenderé hasta llegar al Uroboros, será un gran desafío para mí y una gran prueba de mis habilidades



Askad usa las palabras del Nigromante para guiarse hacia el templo, entrar al templo para tener una audiencia con el oráculo es algo que muchos buscan así que no tendrá problemas para entrar pero para obtener el Uroboros será algo más complicado de lo que piensa



- estoy cerca



El nómada se detiene de impulsarse y contempla el templo desde donde esta, sabe que dentro de poco estará en una travesía que puede as peligrosa que la expedición hacia la Cólquida pero está dispuesto a correr el riesgo, con la diestra manchada de sangre de Centauro y sin nada que perder, antes de que continuara ve al enemigo que lo derroto en Tanagra



- la Manticora



La Mantícora es una criatura mitológica, un tipo de quimera con cabeza humana (frecuentemente con cuernos), el cuerpo rojo (en ocasiones de un león), y la cola de un dragón o escorpión, capaz de disparar espinas venenosas para incapacitar o matar a sus presas  y luego devorarlas, su tamaño varía desde el de un león hasta el de un caballo, y su forma puede incluir o no la presencia de alas y coraza.'



Ahí está la Manticora, comiendo los restos de un hombre, no pude terminar mi tarea en Tanagra y tengo la oportunidad perfecta para matarlo pero eso implicaría tener que alejarme del templo y quizás de Delfos, la Manticora o el Uroboros, la Manticora o el Uroboros



Askad se queda pensando por un tiempo hasta que toma una decisión



Esto puede esperar,  tengo que terminar lo que empecé en Tanagra, ahora voy a matar a la Manticora



Habiendo tomado su decisión, el nómada se impulsa hacia la bestia empuñando el sable de Hades.

Parte 2: Cruce.

El nómada decidió ir tras la Manticora después de pensarlo, matar a la bestia le es más importante que cumplir su promesa con la aprendiz del Nigromante pero tiene todo el tiempo para hacerlo, el Uroboros no se moverá del templo después de todo,  Askad perseguirá a la Manticora para consumar su propósito y se alejara de Delfos por un tiempo pero durante la persecución se encontrara con viejos adversarios que desearan asesinarlo y ellos harán que el desterrado tenga que combatirlos a la vez que trata de matar a la bestia.



Beocia - Delfos.



la batalla entre la bestia y el nómada ha comenzado y no hay quien sea espectador del combate debido a que la batalla se realiza en las montañas,  la Manticora lo ha atacado con su venenosa cola múltiples veces pero Askad no solo ha evadido sus ofensivas, ha tratado de cortarle la cola cada vez que la bestia arremetía con la misma arma que uso cuando combatieron por primera vez pero su cola no es su única arma ofensiva,  arrojando llamaradas para incinerarlo, Askad se protege con la siniestra alterada en escudo mientras idea varias formas de ultimar a la bestia



Antes de matarla tendré que debilitarla lo suficiente para que no pueda seguir atacando, primero tengo que cortarle la cola y cuando no la tenga quizás trate de escapar así que por lo tanto tendré que cercenarle las alas y cuando haya hecho eso, no podrá escapar, estará débil como para seguir luchando y podre matar a la Manticora sin más dificultad pero recuerdo bien la tarea que me encomendó el oráculo de Tanagra y una vez que haya asesinado a la bestia, quizás le lleve el cadáver



Askad logra estar lo suficientemente cerca para poder arremeter a la Manticora pero la bestia nuevamente lo ataca con su cola, haciendo que tenga que retroceder por la frenética arremetida de la bestia y cuando lo aleja lo suficiente, dispara sus espinas venenosas hacia el pero aun Askad se escuda de sus arremetidas así que la bestia nuevamente arroja llamaradas desde el aire



La Manticora me ha atacado de manera implacable  y trata de quemarme mientras vuela, pronto se ira así que tendré que ir tras la bestia o derribarla y matarla aquí mismo



El nómada se impulsa y logra herir a la Manticora en la cabeza pero no pudo matarla ni derribarla y al envestir a Askad con su cola, se va a la vez que el desterrado se reincorpora



Se fue, no puedo dejar que se valla otra vez, no puedo permitirlo



Encadenándose la cuchilla con rapidez y empuñando el sable de Apolo, la persecución inicia en las montañas  y siendo la Manticora mas importante para él, pronto el nómada dejara Delfos sin haber cumplido su promesa y sin haber tratado de obtener el Uroboros



Delfos - Templo del oráculo.



En las entrañas del templo la gran serpiente Pitón se encuentra resguardando el Uroboros después de haberse alimentado de lo que encontró en las montañas de Tesalia como los Centauros y más arriba de donde esta, se encuentra el oráculo en su trono, esperando a los augures de los diferentes templos de Grecia, consciente de que el nómada se acercaba el templo y de la pelea que tuvo con la Manticora



'Pitón' era una gran serpiente, hija de Gea, la madre Tierra, nacida del barro que quedó en la tierra después del gran diluvio. El monstruo vivía en las profundidades del templo de Delfos, resguardando el Uroboros y salía hacia la gruta de Delfos y las montañas de Tesalia para alimentarse de todo lo que encontraba y era uno de los acérrimos rivales de Apolo



- hmmm


- ¿sucede algo ?


- nada, nada, ¿llegaron los augures?


- si gran oráculo, llegaron


- diles que pasen


- como ordene



Dicha estas palabras, el súbdito hace pasar a los augures de toda Grecia, entre ellos están Aglaia y el augur Kozma



Beocia - Queronea



Al igual que el nómada, la bélica de Ares ha escapado del Inframundo pero hizo su escape separada de sus cofrades, estando en las afueras de Queronea, está sentada junto a un árbol, mirando con tristeza el collar que le dio su amado Colín en Larisa



-Colín...al menos pude vengarte



Eva se levanta,  portando el collar de su amado y mirando el sol,  recuerda que el dios de la guerra le asigno una tarea y se dirige a Epidauro y cumplirla



Pude escapar del Inframundo pero no con Astafon, Kathline y Omnatos, lo hice yo sola y ahora estoy por mi cuenta, no necesito ser ayudada por nadie para ganar mis batallas y para poder ganarme el favor de mi dios



Como Alcander, Ares le ha revelado el camino a su bélica ara poder llegar a Epidauro y un estruendo llama su atención lo suficiente para averiguar que fue en vez de seguir con su viaje



- ¿qué sucedió?



Después de alejarse de donde estaba, Eva llega  a donde se produjo el estruendo y observa un árbol de gran tamaño derribado, observa que el árbol fue cortado no hace mucho tiempo y buscando a quien corto el árbol, se percata de que la Manticora  y de Askad



-Askad... sobrevivió...



Ella mira el collar de su amado y sabiendo de que se están alejando con rapidez y sabiendo que su destino no es en donde la Manticora vuela, decide matar al nómada en vez de cumplir su compromiso con el dios de la guerra



- Colín... esta vez voy a vengarte, te lo prometo



Ahora el perseguidor está siendo perseguido y pronto se percatara de su perseguidor



La manticora dejo de volar para tratar de clavarme su aguijón y hizo que cortase un árbol con el sable de Apolo y la bestia emprendió vuelo nuevamente, nuestro primer encuentro termino en que la bestia escapo después de noquearme pero no ocurrirá lo mismo, esta vez no escapara, uno de los dos morirá y nada impedirá que ultime a la bestia o que la Manticora me mate y si he de ultimarla, será con la cuchilla o con mis propias manos



La Manticora cambia  repentinamente de dirección hacia Queronea y el nómada está dispuesto a seguirlo a donde valla al igual que la bélica de Ares cuyo motivo es matar al asesino de su amado  Colín aunque sea lo último que haga y tiene el elemento sorpresa ya que Askad está demasiado concentrado en la criatura como para percatarse de que ella esta tras de el



No importa a donde vueles,  no dejare de perseguirte hasta que te haya ultimado



Con el sol en toda Grecia, La Manticora entra a Queronea de manera abrupta y poniendo en pánico a sus moradores, rápidamente los habitantes se resguardan en sus hogares mientras que la bestia se detiene para combatir a su perseguir, Askad clava sus sables en el suelo y empuñando la cuchilla, se observan detenidamente



- ......



Preparados para atacar, lo único que los detiene es que ambos esperan a que uno ataque primero y en ese momento de tensión entre el nómada y la bestias , Eva hace acto de presencia atacando a Askad y  provoca que la Manticora emprenda vuelo



-¡¡¡Eva!!!


- Askad



El nómada esta caído por haber recibido un martillazo en la espalda y a punto de golpearlo nuevamente, Askad evade su arremetida para lanzarla con la fuerza de choque hacia una morada, cuando ella se reincorpora ve que el asesino de su amado aun persigue a la Manticora, saltando de techo en techo



- no te irás tan fácil Askad



Eva sobrevivió, ahora todos pueden ir  al Inframundo sin temor , nadie morirá pero veo que está sola, Kathline, Omnatos y Astafon no están con ella, Alcander me dijo que Kathline y Omnatos sobrevivieron así que puedo suponer que Astafon no sobrevivió,  ahora estoy saltando de techo en techo como lo hice en Cegos en mi escape, puede perseguirme todo lo que quiera, ella no es mi prioridad ahora, la Manticora lo es



- ahí estas



Askad pudo ver a la bestia y con un gran impulso  logra envestir a su adversario y aferrándose a la Manticora,  esta se eleva hacia los cielos mientras que Eva se detiene en lo alto de una torre para ver como ascienden



- no importa a donde caigas desterrado, estaré ahí



La bélica de Ares solo observa la batalla que tienen en los aires,  Askad esta tan concentrado en la bestia que ha olvidado sus espadas en Queronea,  el nómada clava su chilla una y otra vez hasta que es envestido por la cola de la Manticora pero eso no lo detiene, se impulsa nuevamente  y la enviste con tanta fuerza que no caerán en Queronea, en el descenso se hieren mutuamente hasta que en un momento se separan y finalmente caen en tierra



Fócida - Locris



Eva está un poco impresionada al ver que han caído lejos pero no lo suficiente para que ella desista, tomando las espadas del desterrado, con su idoneidad llego a Locris con rapidez y empieza a buscarlo hasta que lo encuentra junto a unos arboles



- ahí estas desterrado


- espera, si alguien va matarlo, seré yo


- Astafon, sobreviviste


- no iba morir sin haberlo matado Eva


- yo seré quien lo mate,  es entre él y yo


- entonces ve



Las heridas que tiene no impiden que se levanten y son una de las menores preocupaciones que tiene en mente, el desterrado mira que su alforja y la ambrosia están intactos y en ese momento busca a su adversario hasta que se percata de que los bélicos de Ares están observándolo



- hace tiempo que no te veo desterrado


- Astafon


- Askad, no sabes todo el odio que te tengo, tu mataste a mi amado en el Inframundo y pensé que había vengado su muerte pero no fue así, sobreviviste, debí saber que sobrevivirías, que no morirías con simplemente perder tu brazo y caer en el rio pero esta vez será diferente, te matare y me asegurare de que estés muerto


- ......



Eva clava los sables del desterrado y Astafon lo señala



- empuña uno de tus sables y pelea



Al escuchar a Astafon, el desterrado no tiene otra opción que pelear.

Parte 3: Ajuste.

Afrontado por los bélicos del dios de la guerra y no tiene otra opción que enfrentarlos pero esta confrontación es a nivel personal y es principalmente entre Eva y Askad, está dispuesta a matarlo para vengar a su amado Colín aunque sea lo último que haga,  Astafon peleara solo por el odio que le tiene y por el desafío que tiene con su adversario, por lo tanto Askad ajustara cuentas con ambos a la vez que se sentir aun poco consternado por tener que combatir a quien fue una vez su amada.



Meses atrás.


Tesalia - Larisa.



En las afueras de Larisa,  Eva se encuentra junto a su amado que partirá en una búsqueda encomendada por la diosa de la caza pero antes de irse, decide darle el premio que su diosa le dio por su lealtad, su collar



- Eva, antes de que me valla, quiero que tengas esto


-tu collar...me dijiste que este collar te lo otorgo Artemisa, este collar simboliza la sangre que has derramado y todo el esfuerzo que has hecho para ganarte su favor, no puedo tenerlo Colín


- no me importa, quiero que lo tengas


- pero Colín...


- sin peros, es tuyo ahora



Eva observa el collar por unos segundos y conmovida por el gesto de amor que considera como humilde,  ella simplemente la abraza fuertemente y se miran a los ojos



-Colín....no importa lo lejos que estemos ni todo lo que se interponga entre nosotros, te amo


Después de un beso apasionado, Colín parte en su misión y Eva recuerda que sus cofrades la están esperando en Larisa



Actualmente


Fócida - Locris



Dejando su alforja en la cima de un árbol, Askad combate a campeona del dios de la guerra portando la espada de Hades, sabe que no importa cuanto haya entrenado en la hueste de Raouna ni la experiencia que ha obtenido por cada batalla, no es el guerrero perfecto, no es inmortal y sabe que tiene que tener cautela con sus adversarios



- no combates nada mal desterrado pero no me has impresionado, ¿por qué no usas esa extraña habilidad que tienes?, quizás así puedas causarme un poco de impresión



Astafon decidió observar la batalla, seguirá observando hasta que uno sea el vencedor, sé que el espera que yo venza para combatirme y sabe que estaré agotado por pelear con Eva



Astafon sabe que el combate es personal pero no sabe que esta pelea involucra algo que resulta ser muy evidente solo para ella y el, involucra recuerdos, memorias de lo ocurrido entre ellos, el amor que Askad sintió por ella en Cegos, la confesión de sus sentimientos cuando lo llevaban para el juicio, la reacción de ella al saber que el nómada la amaba y la frustración que Askad sintió cuando supo que Eva se había apasionado con Colín, desde el día después de la invasión de los Persas ambos tuvieron el pensamiento de que no se encontrarían nuevamente y que la tosca  relación entre los dos había terminado sin embargo no fue así, continuo cuando Colín fue asesinado, Eva pensaba que lo había vengado pero supo que su pensamiento estaba errado en el momento de ver Askad perseguir a la Manticora, todos estos recuerdos vuelven a sus mentes con fuerza, haciendo que esta pelea sea muy personal, cuando las armas de ambos chocan, tienen una pequeña conversación



- jamás te perdonare Askad, jamás


- no necesito recordarte que tu novio me cerceno el...


- ¡¡¡pero lo tienes, pudiste recuperar tu brazo!!! pero yo jamás podre recuperarlo a él...¡¡¡jamás!!!



Combatir a quien fue a su amada hace que su meta de ultimar a la Manticora desaparezca y que la herida emocional que tuvo en Atenas se esté abriendo y que la frustración que sintió surja otra vez pero Askad trata de controlar esos sentimientos para no perder la concentración en la batalla



Eva se descuida por un momento, ocasionando que el nómada aproveche su descuido para derribarla con una patada al torso y viendo que Askad ha alzado el sable para matarla, Astafon interviene en la pelea tacleándolo, haciendo que suelte la espada de Hades y cuando lo aleja de Eva, empuña sus cuchillas para combatirlo



- ya la dama tuvo su oportunidad, ahora me toca a mi Askad y recuerda que tenemos un desafío pendiente, puedes usar todas artimañas que quieras,  porque no pienso contenerme solo porque estas herido


- entonces ataca


- ......



Mientras Eva se reincorpora, Askad combate a Astafon  empuñando la cuchilla con la mano izquierda y con su brazo derecho alterado en sable,  Eva ahora está siendo la espectadora del combate y está pendiente a los movimientos de cada uno



La balanza no se inclina a favor de ninguno,  el combate es muy reñido y aunque este herido, Askad me ha dado una buena batalla y aprovecho mi descuido cuando iba a atacarlo pero Astafon no ha mostrado descuido alguno, sabe que Askad es un oponente de cuidado y que un mínimo error significaría su muerte, los hombres combaten duro



- je, debo admitir que te he subestimado combates bien Askad pero aun con tu extraña idoneidad,  esta pelea no ha acabado, no me vencerás


- tú también peleas bien Astafon  y estas en lo correcto, esta pelea no ha acabado, solo uno de los 2 vivirá


- así es, solo uno de los 2 vivirá y ¡¡¡ese seré yo!!!



la pelea se intensifica entre los guerreros,  Astafon ha logrado herirlo pero también ha sido herido por su adversario pero menos ya que la armadura que porta lo protege, Eva ve que su cofrade ha aprendido de su error y no ha mostrado descuido alguno, lo que la hace pensar que el tiene más posibilidades de matarlo,  una de las cuchillas del bélico de Ares choca con la cuchilla de Askad, al ver esto Astafon lo ataca con rapidez y viendo que su adversario se protege de cada arremetida,  comienza a arrojar una gran llamarada de su boca como hizo la Manticora, haciendo que su adversario retroceda



Hizo que retrocediera y no se ha descuidado en ningún momento,  sabe  que Askad es un peligroso oponente y por eso está peleando mejor de lo que yo lo hice



Volviendo su brazo derecho a la normalidad, Astafon causa un pequeño incendio que poco a poco se vuelve grande y pensando que pudo quemar a su adversario, este atraviesa las llamas con rapidez solo para que su adversario no sufrió quemadura alguna y recibir un gran puñetazo , Askad apaga el fuego con la fuerza de choque mientras Astafon se levanta  y la pelea se detiene por unos breves momentos



-¿estás cansado desterrado?


- no


- bien



Eva continua de espectadora y presencia como la balanza se inclina a favor de su adversario,  habiendo soltado la cuchilla, Askad ha tomado ventaja y esta venciendo a Astafon a mano limpia hasta que lo deja inconsciente como hizo con Tharo El Dominador su compañero di una buena pelea pero al final el nómada resulta ser el vencedor



-  gane



Viendo a su inconsciente adversario, decide ultimarlo al recordar sus palabras en cuando lo llevaban a Atenas, veremos quién mata a quien



- lo matara



Eva lo detiene antes de que a su cofrade, aclarándole que aun no han terminado



- no hemos terminado Askad, esto es entre tú y yo


- Eva....


- no digas nada



Cansado y  herido , solté el sable, me quite el casco y empuñe la cuchilla al ver que Eva tomo su cuchilla y no su mazo,  ella esta prácticamente intacta, tuvo tiempo para descansar, de ver cuidadosamente la pelea y de planear una o varias estrategias para vencerme, estoy en desventaja pero no tengo opción, tengo que pelear



La pelea inicia con Eva atacándolo hacia el cuello, Askad retrocede y la detiene agarrándola del brazo derecho y es derribado al agarrarla



- levántate



El nómada se levanta y la pelea continua, por cada vez que la cuchilla choca un recuerdo llega a la mente de cada uno, Askad recuerda perfectamente la frustración que sintió cuando Eva le dijo acerca de Colín y Eva recuerda con detalle la rabia al ver como su amado fue asesinado,  esos sentimientos que sentía por ella tratan de surgir pero las reprime  para seguir concentrado en la pelea pero sabe que esos sentimientos son fuertes



Todo esto se culmina aquí, al vencerla todos estos sentimientos desaparecerán y no tendré que seguir reprimiéndolos más tiempo,  Astafon no podrá intervenir esta vez así que solo hay una manera de salir de esto, que me mate o que yo la mate



La pelea continua y no dicen nada, las heridas físicas pierden importancia al igual que la fatiga,  Eva no se detendrá hasta haber vengado a su amado Colín y Askad continuara peleando hasta haber vencido o muerto, las cuchillas de ambos chocan y sus ojos se encuentran



Puedo ver en sus ojos todo el odio que tiene hacia a mí, ella no sabe que estoy reprimiendo ese amor que sentía por ella y esa frustración que sentí en Atenas que busca surgir, estos sentimientos se vuelven cada vez más fuertes, no puedo seguir reprimiéndolos por mas tiempo, debo hacer que desaparezcan de una vez por todas, esto tiene que terminar



Eva consigue apuñalarlo y al mirarlo recibe un cabezazo que la aturde por breves momentos, Askad empuña el mazo y esperando a que recobre el sentido, se prepara para arremeter



Colín fue afortunado al tenerte Eva,  lo fue



Se voltea al recobrar el sentido y es noqueada al instante, Askad presencia como cae al suelo, al caer esos sentimientos que reprimía desaparecen, al mirar al cielo ve que el atardecer está empezando, se saca la cuchilla del abdomen, porta el casco otra vez, busca sus sables, su alforja y  viendo que sus adversarios están inconsciente, decide acomodarlos a los pies del mismo árbol donde dejo su alforja y dejando sus armas al lado, se arrodilla frente a Eva



- Eva...yo podría haberte hecho feliz como lo hizo Colín... podría haberlo hecho si me hubieras dado la oportunidad....pero no



Dicho esto Askad decide buscar a la Manticora pero se topa con Kathline y Omantos antes de que pudiera hacerlo



- Kathline, Omnatos, sobrevivieron, Alcander no mentía


- tú también sobreviviste Askad


- así es Omnatos, llévense a sus compañeros antes de que decida matarlos


-  Askad, lo vimos todo, escuchamos lo que dijiste


- no digan nada Kathline...por favor


- está bien, no diremos nada



Dejándolos encargarse de sus cofrades, va en busca de la Manticora.

Parte 4: El principio.

Mientras el nómada busca a la Manticora, los dioses Erebo y Hades ponen en marcha su maquinación manipulando al rey de Arcadia,  Licaón con el objetivo de hacer que todas las criaturas del Inframundo lleguen al mundo de los vivos para apoderarse de toda Grecia y de todo a su paso exterminando hasta el último mortal y para cubrir todo en una densa oscuridad, una oscuridad ni que el mismo Apolo podrá deshacer, su complot está ya está en marcha desde el momento de que Askad combatía a los bélicos de Ares.



Arcadia - Licosura.



Licosura,  la ciudad fundada por Licaón, rey de Arcadia y una de las ciudades más conocidas de Grecia, actualmente se encuentra desolada debido a que sus habitantes huyeron hacia Megalópolis al ver que su rey ha sido transformado en un monstruo que ninguno ha visto antes, en un Hombre Lobo. Licaón era conocido por ser un gran rey que sacaba su pueblo de cualquier adversidad que se presentara en Arcadia y también por ser muy religioso ya que le rendía culto a los dioses y esa apasionada religiosidad lo llevo a hacer sacrificios humanos hasta el punto de que sacrificaba a cualquier extranjero que entrase a su palacio, Zeus se entero de esto y se hizo pasar por un peregrino y se hospedo en su palacio, Licaón se preparaba para sacrificarlo pero alertado por las señales divinas quiso asegurarse de que no se trataba de un dios así que hizo que sus súbditos cocinaran la carne de un esclavo y se lo sirvió en una bandeja de plata, al ver esto Zeus se enfureció hasta el punto de que los transformo en el monstruoso Licántropo que aterrorizo a todos los habitantes de Licosura hasta que huyeron despavoridos hacia Megalópolis, los únicos que se quedaron en el palacio fueron algunos guardias y sus hijos ya que no abandonaran a su padre sin importar lo que sea, siendo de noche en Grecia, Licaón se encuentra en el centro de la desolada ciudad observando la luna, aun conserva un rasgo humano que poco a poco está desapareciendo ya que la bestia se apodera de el al igual que la maldición de Hades poco a poco se apoderaba de Askad y esa poca humanidad que le queda es lo que Hades y Erebo usaran para tenerlo bajo sus ordenes



- Ahí esta Erebo, tal como dijiste que estaría


- Tu hermano lo transformo en un monstruo, un monstruo que aunque no lo parezca quiere volver a su forma mortal otra vez,  está desesperado y eso es justo lo que necesitamos para iniciar


- entonces no perdamos más tiempo


- regresa al Inframundo y libera a todas las bestias que están ahí y en el Tártaro, son parte importante para acabar con todo


- bien



Habiendo observado al Licántropo desde las sombras, Hades desaparece para liberar a las monstruosidades que se encuentran en los infiernos y Erebo inicia su maquinación con Licaón y como Fobos hacia con Askad, Erebo le habla desde su cabeza



- Licaón, se que puedes escucharme, tan transformado en algo que ha aterrorizado a todos en tu pueblo, algo tan aterrado que hizo que todos huyeran de la ciudad sin pensarlo y sé muy bien que estas desesperado por volver a ser el que eras y yo puedo regresarte a como eras antes y devolverte todo lo que perdiste por lo que eres si haces exactamente todo lo que te diga



Lo manipula sin mucha dificultad, Licaón accedió a hacer lo que diga Erebo sin importar que sea con tal de que pueda volver a ser humano otra vez y el dios de la oscuridad sabe que esa humanidad está desapareciendo y para cuando cumpla su función en la maquinación de estos ya solo sea una bestia sin nada más que el instinto animal y la ferocidad de un lobo que Erebo usara para que el Licántropo forme parte del extermino de todos los mortales



- bien Licaón,  esto es lo primero que harás



Erebo le ordena al hombre lobo a ir a las diferentes entradas al Inframundo debido a que desde la disputa que tuvieron los dioses y siendo Hades el vencedor de dicha disputa, todas las entradas están bloqueadas para que ningún mortal pudiera acceder, ni siquiera un campeón o Semidiós podrá acceder a los infiernos al menos que los dioses lo permitan y a la primera entrada que ira es una que ninguno de los guerrero usaron en la disputa



Locrida - Anactorion.



Anactorion, una ciudad conocida por la constante presencia del tráfico de esclavos, todos sus habitantes están en sus casas por el toque de queda impuesto por el rey. El Licántropo se acerca a la ciudad a gran velocidad y en esta entrada no se encuentra lejos de la gente de Anactorion,  la entrada está bien resguardada al norte de la ciudad y los habitantes tienen estrictamente prohibido acercarse, no hay excepción alguna ni para el más rico de la ciudad pero esta por cambiar, Licaón ha entrado a la ciudad después de haber matado a los vigías y solo es cuestión de tiempo para que llegue a su objetivo, está dispuesto a matar a quien sea para dejar de ser el monstruo que es



- ¿qué es eso?


- avisa a los arqueros



Los guardias han visto a la bestia acercarse y han avisado a los arqueros sobre su presencia, no han visto nada similar pero saben que su deber es proteger la entrada a toda costa,  los arqueros disparan sus flechas mientras los guardias se preparan para atacar al Licántropo, varias flechas aciertan pero no lo detienen,  los guardias combaten  a la bestia con sus espadas, escudos y lanza pero terminan masacrados y los arqueros se quedan estupefactos momentáneamente por lo que han visto y durante ese momento el Licántropo salto y los arqueros compartieron el mismo destino que los guardias, después de asesinar al último guardián de la entrada, la bestia observa que la entrada está bloqueada por lo que parecer ser un gran portón con símbolos que señalan que detrás de este portón esta la entrada a los infiernos, Lición trata de destruir el portón con todas sus fuerzas y después un tiempo logra destruir el portón usando su cuerpo como ariete



- excelente Licaón,  debes ir para a la siguiente entrada antes de que los mortales sepan de ti



Erebo le revele la siguiente ubicación de la entrada y la bestia sale de Anactorion a toda velocidad mientras que mas guardias y el rey se han percatado de los estruendo que produjo al tratar de destruir el portón y llegan a al lugar para ver que Anactorion está condenado



- ¿qué ha pasado aquí?


- mi rey, todos están muertos


- ¿nadie sobrevivió?


- no, todos murieron


- en ese caso tenemos que prepararnos, ya no podemos estar aquí, hay que irnos de aquí, hay que sacar a todos de la ciudad lo antes posible y hay que avisar al oráculo de esto



La bestia ha salido de Anactorion y al siguiente lugar al que ira es la entrada que los bélicos de Zeus usaron para llegar al Inframundo, el rey Aqueronte que se encuentra en Apolonia y acercándose velozmente, pasa por Dodona



Epiro - Dodona



Alcander ha completado su tarea y decide pasar la noche ahí, sentado en el techo de un templo, Alcander ve pasar a Licaón pero no pudo distinguirlo



- ¿que fue eso?



Sin saber que fue lo que vio, Licaón se dirige a su siguiente destino mientras que esa poca humanidad que le queda está desapareciendo y pronto solo será una gran bestia que matara todo a su paso



Epiro - Apolonia, rio Aqueronte.



Hasta ahora Licaón ha obedecido la ordenes de Erebo mientras que Hades libera a la atrocidades del Inframundo para que vallan al mundo de los vivos a causar caos y muerte por doquier,  el rio Aqueronte esta resguardado como la entrada de Anactorion y el Caronte es al único que le permiten  entrar al mundo de los vivos para recoger a los difuntos pero eso está por cambiar



- ¡¡¡miren haya!!!


- ¡¡¡arqueros, prepárense a disparar!!!



al percatarse de la bestia, el líder da la orden y los arqueros disparan sus flechas pero no lo detienen a pesar que varias flechas aciertan, los guardias lo detienen con sus espadas y lanzas, lo combaten brevemente y logran herirlo pero terminan siendo masacrados y en poco tiempo los arqueros también mueren como en Anactorion, el Licántropo inicia con la destrucción del portón con el mismo método, el portón se debilita por cada golpe que recibe hasta que Licaón dio el golpe de gracia,  ha destruido el portón del rio Aqueronte y la noche aun no acaba



- bien hecho Licaón, la siguiente entrada aguarda, ¿has terminado Hades?


-  ya casi


- no olvides de liberar a Equidna y a las Esfinges



La tarea de Licaón aun no termina, ahora se dirige a Tracia, hacia la entrada que usaron el nómada y el poeta Orfeo en las montañas de Habros, Catabasis



Equidna era una monstruosa ninfa, considerada descendiente de Forcis y Ceto o de Tártaro y Gea según la fuente. descrita como un monstruo femenino, madre con Tifón de todos los monstruos importantes de los mitos griegos. Tenía el torso de una bella mujer de temibles ojos oscuros pero cuerpo de serpiente



La Esfinge fue un Monstruo con rostro de mujer, cuerpo de león y provisto de alas. hija de Tifón y Equidna, era una bestia aterradora que causaba pánico por donde pasaba,  devoraba a los seres humanos como la Manticora pero fue encerrada en el Inframundo por Edipo.



Macedonia - Pella.



En la ciudad de Pella se encuentran los campeones de Zeus esperando su siguiente tarea,  se han mantenido fuera de la vista de los habitantes y estando sobre el palacio del rey, Tao contempla todo la ciudad de donde esta pero lo que llama su atención es una bestia que se mueve por los techos de la ciudad tan rápido que no pudo distinguirlo como Alcander



- por los dioses, ¿qué era eso?...algo no está bien



Sintiendo una inquietud por lo que ha visto, Tao decide ir a descansar como sus cofrades,  motivado por la propuesta de Erebo y con esa rapidez llegara a Tracia antes de que amanezca



Tracia - Montañas de Habros.



Erebo está impresionado por su rapidez,  su ayuda en su maquinación ha resultado mejor de lo que él y  Hades esperaban, ya estando en Tracia, ha hecho toda las ordenes de Erebo en una noche y estando en las montañas de Habros,  está llegando a Catabasis



- Licaón,  ya sabes que haces



Habiendo llegado a la cueva, ve que no hay guardia alguno así que va a destruir el bloqueo que puso el nómada cuando el, Orfeo y Eurídice escapaban del Inframundo, nuevamente usa su cuerpo como ariete y después de muchos golpes logra batir las rocas que bloqueaban la entrada, su trabajo ha terminado



- excelente Licaón, ahora regresa a tu hogar y ahí te recompensare por tu obediencia



El licántropo se marcha mientras que Hades se reúne con Erebo



- no ha abierto todas las entrada


- no hace falta Hades, con esas son suficientes



Acaya - Agion.



Mientras su plan está en marcha , el nómada combate a la Manticora hasta que dispara sus espinas venenosas, Askad se escuda pero al ver que las espinas aciertan en su brazo, trata de seguir peleando pero su vista se torna borrosa y al perder el conocimiento, cae al suelo.

Capitulo 16: El primer hombre lobo.

Askad una vez mas es derrotado por la  Manticora en Agion por sus espinas venenosas,  para su suerte no quedo incapacitado de un miembro permanente pero si temporalmente, dándole tiempo a la bestia para que escapara como ocurrió en Tracia,  al despertar se percatara de que esta cerca de Arcadia, la ciudad de Licosura y al llegar vera que las cosas han cambiado desde la última vez que estuvo en Arcadia y que el rey se transforma en una bestia que jamás ha visto.



Acaya - Agion.



Askad despierta junto a una roca en medio de un paisaje frondoso, se levanta momentáneamente y luego se cae,  aun su vista es borrosa y no tiene idea de lo que ha ocurrido, está recuperando el conocimiento mientras que la noche va desapareciendo y el día va tomando su lugar, afortunadamente no murió por el veneno ni quedo incapacitado pero una vez mas ha sido derrotado por la Manticora, el nómada ya ha recuperado el conocimiento y al mirar sus heridas  a su alrededor, sabe que fue vencido por la bestia



Una vez más la Manticora me ha derrotado y escapo, tuve suerte en encontrar a la bestia después de combatir a Eva y Astafon pero no creo que tenga la misma suerte dos veces, a nadie le gusta ser derrotado pero todo guerrero es vencido alguna vez, por lo menos sigo vivo



Askad se saca las espinas del brazo y mirando sus espadas en el suelo junto a su alforja, su casco y su cuchilla cerca de su mano derecha, al tomar todas sus cosas observa que esta amaneciendo y antes de que continuara en su caminar sin rumbo se oculta entre los arbustos al ver a unos Centauros



No estoy en condiciones para pelear, estoy muy herido y débil como para poder combatir,  será mejor que me valla sin causar ruido



Askad se aleja de los Centauros con discreción, son más que él y esta débil por las batalla que ha tenido el día anterior,  los Centauros miran al cielo detenidamente el cielo y dejan el lugar, Askad al voltear se siente aliviado al ver que se fueron pero cuando mira al frente ve a una Centauro empuñando un arco y flecha, el nómada retrocede y se prepara para atacar pero la criatura no lo ataca, simplemente se va en dirección a donde fueron sus cofrades y eso lo extraña



Los Centauros no hacen eso muy seguido, estas criaturas son salvajes y siempre atacan a lo que no son de su misma raza pero esta vez el Centauro no me ataco, es extraño en verdad pero no me quedare aquí pensándolo



Askad continua caminando en dirección a Arcadia mientras que mira el ascenso del sol, la idea de usar la ambrosia se vuelve muy tentadora por todo el dolor que siente pero para él su estado no es tan grave como para usarla



- ¿que fue ese ruido?



Un Centauro con apariencia más agresiva que el ultimo aparece y lo ataca con una espada de gladiador, Askad evade sus ataques de manera forzada, cualquier esfuerzo que haga en su condición solo hará que este mas débil hasta el punto de que no pueda empuñar su arma, el Centauro continua atacándolo hasta que el nómada con esfuerzo lo agarra por las patas y lo derriba, inmediatamente lo agarra por el cuello en un intento de sofocarlo pero el Centauro va liberándose sin mucha dificultad hasta que toma la espada de gladiador y lo mata clavándolo en la cabeza



- ......Malditas criaturas



El nómada continua caminando pero esta vez le cuesta sostenerse pero trata de mantenerse de pie sin tener que aferrarse a los arboles o a sus espadas



Mi familia se sorprendería al ver cómo me encuentro y como ha sido mi vida desde el destierro pero ya creo que lo saben, mi fama trasciende por la boca de todos como si mis hazañas fueran las de un Semidiós,  como si yo hubiera hecho las 12 tareas que hizo Hércules, si llego a un pueblo, solo espero que esa fama no termine matándome



Askad continua caminando en la tranquilidad del bosque en donde esta, escucha a las aves cantar, el sol tocando su cuerpo y empieza a notar que todo ese dolor paulatinamente empieza a desaparecer



- Calma, mucha calma



Esta calma es buena pero me inquieta un poco, mi experiencia como mercenario me ha enseñado que hay que estar siempre precavido y alerta, uno nunca sabe cuando lo atacaran ni como y que estar muy calmado es un error fatal y  por esta calma un Minotauro sorprendió a todos cuando estaba en Neapolis, incluso a mí y por eso varios soldados y yo tuvimos problemas para matarlo pero lo logramos



El Minotauro era un monstruo con cuerpo de hombre y cabeza de toro que poco a poco se volvieron toda una raza.  Eran salvajes y violentos como los Centauros y el más temido era el Minotauro de Creta. Fue encerrado en un laberinto diseñado por Dédalo ubicado en  Cnosos 'con la finalidad de ser retenido hasta que muriera pero los habitantes de Cnosos por muchos años han ido ofreciéndole sacrificios humanos.



Estando cerca de la ciudad de Licosura,  se percata de unos cuervos descansando en las ramas de un árbol



Donde hay cuervos, hay cadáveres



Askad acelera el paso hasta que llega a las afueras de la ciudad y observa los cadáveres de unos guardias que no son de  Licosura, mira los cadáveres detenidamente y con el pensamiento de que son de la ciudad, entra a la ciudad, solo para ver que no hay nadie



No hay nadie, absolutamente nadie, como en las ruinas



Peloponeso: Arcadia - Ciudad de Licosura



El sol continua en su ascenso mientras que Askad se adentra en la desolada ciudad, solo tiene suposiciones de lo que ha ocurrido por los cadáveres que ha visto, buscando alguna pista,  el nómada entra a cada edificación y ve que si ocurrió algo al ver el desorden que hay en algunas casas, continua en su búsqueda de indicios y se detiene frente a una estatua de Licaón



'Licaón, ' rey de Arcadia, hijo de Pelasgo y fundador de la ciudad de Licosura, fue un rey muy religioso, tanto que sacrificaba a los extranjeros que pisaban su palacio en nombre de los dioses, Zeus se entero de ello y se hizo pasar por peregrino, Licaón iba a sacrificarlo pero por las señales divinas que sus súbditos le decían, decidió servirle carne de un esclavo en una bandeja de plata, Zeus al ver esto se enfureció tanto que lo transformo en un monstruoso Hombre-Lobo y causo tanto horror en los habitantes que se fueron a Megalópolis.



Ya he estado aquí antes, vine cuando era un adolescente junto a mi familia y el rey de Raouna y no es como la recuerdo, Licosura ha cambiado radicalmente, algo muy grave paso pero a diferencia de las ruinas, esta ciudad prácticamente está intacta, tengo que buscar más indicios



Askad continua buscando pistas de lo sucedido, revisando casa por casa y no tiene nada



- será mejor que valla al palacio del rey



Askad se dirige al palacio del rey, el casco lo protege del sol y aun empuña la espada de gladiador, no hay cuervos en la ciudad y solo ve casas vacías, vasijas rotas en el suelo, algunas lanzas y escudos, túnicas empolvadas y indicios de que todos dejaron la ciudad con prisa, después de mucho caminar se encuentra frente al palacio y viendo las puertas abiertas, decide entrar



 - ......



Tengo que indagar bien aquí y si no encuentro algún indicio de lo que paso en Licosuraa o a alguien que me explique qué fue lo que paso, me iré



Dejando el casco sobre una mesa junto a la alforja, la cuchilla y sus espadas, se percata de que tiene la espada de gladiador y decide usarla en su indagación, busca por cada parte, por cada habitación, ve que todo está en su respectivo lugar como si nada hubiese pasado en el palacio pero al llegar al salón del trono, encuentra lo que buscaba



Hay un hombre encadenado al trono, luce bastante mal y parece esta inconsciente, al parecer ese hombre tuvo algo que ver con lo que ocurrió aquí, tratare de despertarlo para que me explique lo que paso



Acercándose al hombre en el trono, una voz lo detiene



- detente ahí



Askad está ante los hijos de Licaón y unos guardias que lo rodean y aquel que le dijo que le dijo que se detuviera fue Acaco



Acaco' es uno de los príncipes de Arcadia, hijo de Licaón y famoso, como el resto de sus hermanos, por su impiedad.



- sé quién eres... eres Askad, el desterrado, ¿qué haces tu aquí?


- buscando la razón de porque no hay nadie aquí


- ¿solo a eso?


- si


- entonces presta atención



Acaco le cuenta lo que sucedió pero no con detalle, se reserva el hecho de que Licaón sacrificaba a los peregrinos para que el nómada no lo mate, Askad escucha atentamente el relato hasta que Acaco deja de contarle



- entonces los dioses lo transformaron en un monstruo Acaco


- así es


- veo que ustedes son los únicos aquí


- los únicos en toda la ciudad


- ¿en serio tu padre fue transformando en un monstruo?


- si desterrado, lo vimos transformarse en un monstruo que jamás hemos visto, los habitantes quedaron tan aterrados al verlo que se fueron, solo nos quedamos nosotros, no íbamos a dejarlo y pensábamos que se quedaría como un monstruo por siempre pero no fue así, cuando amaneció lo encontramos inconsciente en la entrada del palacio, fue un alivio ver que ya no era esa bestia pero decidimos encadenarlo por precaución, no sabemos si en cualquier momento será ese monstruo otra vez y eso era lo único que podíamos hacer, no lo íbamos a matar Askad.....es nuestro padre



-  ya sé lo que paso, no tengo nada que hacer aquí


- te ves muy mal, quédate aquí por unos días hasta que te hayas recuperado


- .........quizás



Askad se queda en la ciudad por varios días,  ha organizado una de las casas como si se tratara de su propia morada,  ha buscado todo lo necesario para cada día, vendajes para sus heridas, comida y agua, estar asentado en Licosura le resulta más fácil que su estilo de vida nómada



Estar asentado en Licosura me resulta más conveniente al pensarlo, no tengo que estar peleando contra bestias como los Minotauros, mercenarios u otra cosa,  estoy en calma y serenidad



- ¡¡¡Askad, ven rápido!!!



El nómada acude al llamado de Acaco y cuando llega al salón del trono, ve a Licaón moviéndose de manera abrupta, como si tratara de soltarse



- ¡¡¡¿qué está pasando Acaco?!!!


- ¡¡¡no lo sé!!!



En estos momentos, Licaón empieza a transformarse en la bestia que Askad jamás ha visto por Erebo y este le dice lo que tiene que hacer



- Licaón, mátalos

Parte 2: Retencion.

Presenciando como Licaón se transforma en la horrible bestia que causo que todos dejaran Licosura, Erebo le ha ordenado que asesinara a todos en el palacio, el no tiene otra opción más que obedecerlo ya que él lo controla, Askad junto a los guardias lucharan contra la bestia hasta que Erebo le ordena irse de Arcadia hacia la cueva de Catabasis,  al ver esto Askad, los guardias y los hijos de Licaón hacen todo lo posible para retenerlo en la ciudad hasta que regrese a su forma humana.



Licaón se ha liberado de las cadenas que lo retenían en su trono y ha causado destrozos en el palacio buscando a quienes  Erebo le ordeno asesinar, se encuentran escondidos en una de las mazmorras y sus hijos tienen la pequeña esperanza de que con el tiempo volverá a la normalidad, algo que ellos y Askad no comparten



- Si no nos movemos de aquí, con el tiempo podría a volver a como era nuestro padre


- ......


- ¿algo que decir Askad?


- si Cromo, no podemos quedarnos aquí, tarde o temprano nos encontrara


- ¿acaso tienes una mejor idea? y si esa idea es asesinarlo. no lo harás


-¿ entonces la idea es que nos quedemos aquí por mucho tiempo hasta que nos encuentre y nos mate, esa es tu idea?


- no lo mataremos Askad, es nuestro padre



Por los dioses, no entienden que ya no es su padre, ahora es una bestia que busca matarnos, no puedo culparlos por no querer hacerle daño pero vieron como destruyo el trono y como trato de matarnos, tuvimos una breve pelea y pude comprobar lo fuerte y rápido que es pero pude aturdirlo lo suficiente para escondernos, no puedo pelear como estoy, no traje la ambrosia y tratar de salir es una mala idea



Cromo, hijo de Licaón y príncipe de Arcadia, . Fue el fundador de la ciudad de Cromi  en Arcadia y al igual que sus hermanos Cromo destacaba por su impiedad



- príncipe Acaco, parece que podemos salir


- vallan y asegúrense


- como ordene


- desterrado, ve con ellos


- no sería de mucha ayuda Acaco


- solo irán a ver si podemos salir desterrado, no irán a matarlo



Salimos de las mazmorras cuando me dieron un escudo y una espada,  subíamos las escaleras con la suficiente cautela como para que no se escucharan nuestros pasos, debí haberme ido cuando tenía la oportunidad pero solo me queda seguir adelante



Al subir vieron que todo está en su lugar, la bestia no ha llegado a donde están y rápidamente se percatan de que el Licántropo ha dejado de destruir en su búsqueda y eso los pone alerta



En esta parte todo estaba intacto y ya no se escuchaban los destrozos ni los rugidos, posiblemente se ha ido o sabe que salimos y nos está asechando, el líder de los guardias resaltaba por su espada, era diferente a las otras y dejaba saber que era el líder de los guardias que quedan,  el líder levanto la mano y nos detuvimos en medio un pasillo medio iluminado en espera de sus ordenes



- Escuchen, el palacio es grande así que nos separaremos,  si alguno de nosotros llega a ver al rey tiene que volver para acá lo más rápido posible y esperar  a los demás, no traten de combatirlo solo, es muy peligroso y si estamos todos tenemos la oportunidad de enfrentarlo



Son 7 guardias y conmigo somos 8, cada uno revisara una parte del palacio para ver si Licaón se ha ido y si es seguro para que los príncipes salgan, no puedo evitar recordar aquel fatídico día, falle en mi tarea y eso causo mi destierro de por vida,  se que estuve en Raouna cuando cure a Acacia y eso me hace feliz pero también me hace extrañar mas a mi familia y mi nación pero no hay vuelta atrás, jamás volveré y tengo que vivir con eso



Al separarse ve que no tiene otra opción que revisar el salón del trono y el resto hasta la entrada, Askad piensa en salir del palacio y buscar la ambrosia por si la necesita, caminando con cautela, ha revisado cada rincón y por cada paso que da esa más cerca del salón del trono



- .....



Estoy caminando en medio de la destrucción que hizo Licaón, estatuas reducidas a escombros, puertas derribadas,  camas dignas de una realeza destrozadas hasta el punto de que no son dignas ni siquiera para un mendigo, prácticamente ha destrozado parte de sus riquezas en su búsqueda para asesinarnos,  ya no es el hombre que era, ahora es un monstruo que nunca había visto, una bestia que parece un lobo y un hombre a la vez



El hombre lobo, también conocido como licántropo, es una criatura legendaria presente en muchas culturas independientes a lo largo del mundo. Se ha dicho que este es el más universal de todos los mitos (probablemente junto con el del vampiro). El primer hombre lobo reconocido es Licaón.



Askad ha llegado al salón del trono y ve la destrucción que causo, continua caminando hasta la entrada del palacio, se queda frente a las puertas momentáneamente y parece que se ha ido pero no es así, escucha un estruendo y al voltear ve como la bestia con sus garras, el nómada logra esquivarlo pero la rapidez del Licántropo hace que no tenga oportunidad de atacar hasta que lo detiene golpeándolo con el escudo, Askad suelta la espada, pone el escudo adelante y con su tercer brazo salido del costado derecho, Licaón ataca



No puedo esconderme porque si lo hago me seguir, no puedo pelear por mucho tiempo, aun sigo estando débil, tengo que conseguir la ambrosia cuanto antes pero parece imposible



Mientras combaten, los príncipes han salido de las mazmorras para ver por sí mismos, caminando lentamente,  están estupefactos por toda la destrucción que su padre ha hecho



- padre..... ¿qué hemos hecho?



Aceleran el paso y en poco tiempo llegan al salón y viendo el trono en escombros,  llegan y presencian como los guardias y Askad se enfrentan al Licántropo



- Licaón, ha surgido un imprevisto, regresa a la cueva



Las ordenes de Erebo han cambiado, Licaón deja de atacarlo y deja el palacio rápidamente



- ¡¡¡no dejen que se vaya!!!



Al escuchar las palabras de Hereeo, los guardias salen tras el Licántropo mientras que Askad toma rápidamente las cadenas que retuvieron a Licaón en el trono y se une a la persecución



Hereeo,' hijo de Licaón y conocido como sus hermanos por su impiedad, fue fundador de la ciudad de Herea a las orillas del rio Alfeo.



En poco tiempo Askad alcanza a los guardias con un plan para retener al Licántropo en la ciudad



- ¡¡¡escuchen, ustedes tienen que cerrar las puertas de la ciudad lo más rápido posible!!!


- ¡¡¡¿qué harás tu desterrado?!!!


- lo detendré lo mas que pueda



Siguiendo las palabras del desterrado, los soldados cerraran las entradas mientras que el se encarga de detener a Licáon, Askad se impulsa y habiendo llegado a la suficiente altura como para poder ver toda la ciudad, logra ver a Licáon y se impulsa



Sus hijos dijeron que no puedo matarlo así que tendré que sofocarlo hasta dejarlo inconsciente pero si no tengo opción, lo matare



Acaco toma la espada que Askad soltó  y con el pensamiento de que matara a su padre,  se coloca frente a sus hermanos



- tenemos que seguirlos hermanos, no podemos dejar que mate a nuestro padre



Dicho esto, empiezan a correr tras de Askad mientras que el está deteniendo a Licáon con sus brazos alterados en fustas, el escudo está al lado de su pie izquierdo y la diferencia de fuerza entre estos dos es notable así que para poder ganar tiempo para que los guardias cierren las puertas, empieza a golpearlo contra el suelo y contra las paredes hasta que Licáon se libera



Ya tengo su total atención y eso es malo, necesito la ambrosia cuanto antes pero será difícil obtenerla pero algo que llama mi atención es que la bestia actúa de extraña manera, primero nos atacaba, repentinamente se detiene y deja el palacio, en verdad extraño



Tomando el escudo, Askad se aleja de la bestia mientras que los guardias cierran las puertas de la ciudad, ya han cerrado las puertas este, norte y sur, solo queda cerrar las puertas oeste



- Ya hemos cerrado las puertas


- solo falta esta, ustedes vallan a ayudar al desterrado, cerrare las puertas y los alcanzare


-como diga



El líder de los guardias cierra las puertas oeste mientras que el resto van a socorrer al desterrado y sintiendo el ardor del sol en su piel, Askad se esconde momentáneamente detrás de una fragua



Con la respiración acelerada, tratare de sofocarlo con las cadenas antes de que me mate



El Licántropo aparece frente a él y agarrándolo del cuello, lo golpea contra la pared de la fragua con tanta fuerza que atraviesa la pared, dentro de la fragua el Licántropo lo toma del cuello otra vez y gruñendo, abre la boca para morderlo y despedazarlo con sus dientes, Askad empieza a golpearlo con el escudo pero no lo suelta hasta que lo corta en el rostro con su mano derecha alterada en garras, rápidamente encadena su hocico y se sube a él, los guardias llegan y ven lo que sucede



- ¡¡¡sujeten sus brazos y piernas!!!



Los guardias hacen lo que el nómada dice, Reteniendo a Licaón con todas sus fuerzas,  el Licántropo logra quitarse las cadenas de su boca, trata de liberarse y viendo esto Askad lo levanta, cierra su hocico con sus propias manos mientras que torso fuertemente con el tercer brazo para sofocarlo, los príncipes llegan y ven como retienen su padre, después de mucho tiempo la bestia deja de luchar, y Licaón vuelve a la normalidad, sus hijos se acercan rápidamente y levantándolo, ven la cortada en su rostro pero lo que llama su atención es  el tercer brazo del nómada



- ¿que eres?



Sin responder a la pregunta de Acaco, Askad se quita el escudo y se marcha a la casa mientras que los guardias, algunos lastimados por la pelea que tuvieron, toman las cadenas y junto a los príncipes regresan al palacio.

Parte 3: Secretos.

Después de haber detenido al Licántropo, Askad ha regresado a su morada temporal a descansar y un parpadeo el atardecer pasa y la noche esta sobre Grecia, el nómada despierta y el primer pensamiento que tiene es sobre el extraño comportamiento de Licaón cuando peleaban en el palacio, empieza a sospechar sobre las palabras de Acaco, piensa que no le ha dicho toda la verdad y por eso decide ir al palacio para saber toda la verdad y cuando llega al palacio se da cuenta de que Licaón ya no está.



Arcadia - Licosura.



Después de haber dormido profundamente, ha despertado  y viendo que es de noche, trata de dormir otra vez pero un pensamiento no se lo permite y se sienta en la cama



Algo no está bien, Licaón actuó de una manera muy extraña cuando lo enfrentamos en el palacio, fue como si sintió un llamado, como si alguien le dijera que se fuera, definitivamente algo no está bien, Acaco me explico que los dioses lo volvieron en esa bestia pero no me dijo el porqué



- no me dijo toda la verdad



Me está ocultando algo sobre Licaón y tengo que saberlo



Askad se levanta y tomando el casco, camina hacia la puerta pero se detiene al ver la alforja sobre la mesa



- por si acaso



Askad toma la alforja y cerrando la puerta al salir, mirando la noche momentáneamente, camina hacia el palacio



Acaco me está ocultando el porqué Licaón fue transformado y quizás sepa la razón de porque trataba de irse de Licosura y a donde quería ir



Askad contempla la opción de irse momentáneamente, prácticamente lo que paso en Licosura no tuvo nada que ver con él, no es su problema y no tiene por qué estar indagando en lo que no es su asunto pero al terminar de contemplar esa opción, esta frente a las puertas del palacio



-hmmm



Mirando las puertas momentáneamente, una sensación invade todo su ser, una sensación de que lo están observando de cerca y alterando su brazo derecho en sable, voltea rápidamente y ve que no hay nadie



Tenía la sensación que me observaban y el ser que me miraba estaba cerca de mí y que su mirada era penetrante



Se aleja del palacio buscando al ser que lo observaba pero ve que desapareció como si jamás estuvo ahí



Al parecer Licaón tiene algo que decir también al respecto



Retornando al palacio, el nómada entra y encuentra todo exactamente igual, sin señal de los guardias o de los príncipes, se dispone a buscarlos para obtener las respuestas que busca



- .....



Debo estar alerta, si ese ser aparece de nuevo debo matarlo inmediatamente porque sé que no será nada bueno y que Acaco oculta algo sobre su padre, algo en verdad siniestro




Askad camina lentamente y llegando al salón del trono, mira cada rincón y viendo que no hay señales de alguien, decide buscar en otras partes



Pensé que estarían aquí pero no, quizás estén en las mazmorras custodiando a Licaón, tiene más sentido que estén ahí, al ver que el rey de Licosura se transforma en una gran bestia que matara todo a su paso, las mazmorras en buen sitio para retenerlo



El nómada continua en su búsqueda, Todo está en absoluto silencio en el palacio y en toda  Licosura, pasando por un pasillo poco iluminado por la luz de la luna, llega a un jardín



Este jardín luce poco descuidado y lo que más resalta es una gran estatua de Licaón elevando una espada en el centro de este lugar, estoy cerca de un estanque cuya agua es tan clara como la luna y las flores aquí se hacen notar a simple vista, en verdad cuidaban este jardín hasta que Licaón fue transformado en la bestia que espanto a todos los habitantes de la ciudad



 Siguiendo con la búsqueda de los príncipes y de Licaón, antes de salir del jardín algo llama su atención y al voltear ve a una bestia, Ortro




Ortro era un perro de dos cabezas, hijo de Equidna y Tifón. Hermano del Cerbero, su primer dueño fue el titán Atlas, quien posteriormente lo entregó al gigante Gerión. Éste lo destinó a guardar, junto con el pastor Euritión, su cabaña de bueyes rojos en la isla Eritia.




Askad no se queda atónito por la repentina aparición de la criatura, con solo verlo sabe que lo que oculta Acaco sobre su padre es muy grave y pensando que los dioses no quieren que sepa la verdad , el Ortro empieza a gruñir



La bestia empieza a acercarse lentamente hacia mí, es similar al Cerbero que vimos Orfeo y yo en el Inframundo pero a diferencia, el Cerbero estaba dormido y este está despierto y me atacara




Cerbero, también conocido como Can Cerbero, era el perro de Hades, un monstruo de tres cabezas que guardaba la puerta del Hades y aseguraba que los muertos no salieran y que los vivos no pudieran entrar. Era hijo de Equidna y Tifón, y hermano de Ortro.






El Ortro ataca, Askad se aleja y evade sus constantes intentos de morderlos hasta que el nómada atraviesa su cabeza desde la quijada con su sable, la criatura trata de atacarlo nuevamente y muere de la misma manera en la que murió Colín



- .....



No hay tiempo que perder, tarde o temprano aparecerán mas de esas criaturas o peores, tengo que encontrar a Acaco cuanto antes y saber la verdad acerca de Licaón



A paso acelerado, busca con más a los príncipes y a Licaón o algún indicio que indique que ellos siguen en el palacio, bajando las escaleras hacia las Mazmorras,  es atacado por una Esfinge al llegar



Esto confirma mi pensamiento, lo que oculta Acaco es grave, tan grave que criaturas que no he visto antes me han atacado pero tienen aspectos similares a bestias que he enfrentado antes, como el Cerbero y esta bestia es en parte similar a la Manticora



Askad evade su arremetida y al retroceder, altera su brazo izquierdo en sable y observa cada aspecto de la bestia, un monstruo con rostro y busto de mujer, patas de león, cuerpo de perro, cola de dragón y alas de pájaro. La Esfinge tiene un rostro pálido,  tiene la boca manchada de sangre y está llena de veneno, ojos como las brasas encendidas y las alas manchadas de sangre como su boca,  después de observar cada aspecto de la criatura, es atacado otra vez



Esta bestia es más agresiva que la anterior,  estamos combatiendo en un pasillo de gran tamaño, poco iluminado por la luz de la luna y a los lados están las mazmorras pero no alcanzo a ver si Licaón está en una



La Esfinge demuestra ser un adversario difícil de combatir debido a que siendo un demonio salido de los Infiernos,  escupe su veneno como proyectil y viendo que resulta ser altamente corrosivo,  Askad se acerca a la bestia lo suficiente para que esta pueda morderlo pero no lo logra, el nómada clava sus alterados brazos en sus ojos y los entierra cada vez más profundo hasta que la bestia deja de moverse, estando con ambos brazos y parte del pecho manchados de sangre de la bestia, continua su búsqueda por las mazmorras hasta que caminando por un pasillo que no había visto antes, encuentra a Acaco caminando hacia una puerta de metal



- Acaco


- Askad....¿qué haces aquí?


- no me dijiste todo acerca de tu padre


- si te lo dije, te dije todo


- no, no lo hiciste



Acercándose al príncipe, este sale corriendo hacia la puerta y al llegar la abre gritando



- ¡¡¡guardias, el desterrado trata de matarme, deténganlo!!!



Askad pasa la puerta persigue al príncipe por una habitación con pilares en columna, en poco tiempo el nómada alcanza al príncipe y derribándolo de una patada, pone el sable en su cuello



- ¡¡¡espera, no me mates!!!


- Dime toda la verdad acerca de Licaón


- está bien.... mi padre adoraba a los dioses, los adoraba a tal punto que realizaba sacrificios humanos en su nombre sin sentir remordimiento alguno, sacrificaba a cualquier esclavo o extranjero que pisaba su palacio y nosotros lo ayudamos,  un peregrino llego a Licosura y se hospedo en el palacio, mi padre se preparaba para sacrificarlo pero los súbditos le decían se trataba de un dios porque habían visto señales que lo indicaban, nosotros también vimos esas señales pero no hicimos caso, papa nos dijo que tomáramos un esclavo y que lo matáramos para luego cocinarlo y ofrecerle su carne al peregrino, al terminar mi padre se lo ofreció en una bandeja de plata, vimos como el hombre se enfureció y que se trataba del dios Zeus, el señalo a mi padre y lo maldijo transformándolo en la bestia que hizo que todos se fueran de la ciudad horrorizados


- Entonces no fue que los dioses lo maldijeron injustificadamente, fue que el enfureció a Zeus, enfureció a los dioses....¿porque tu padre dejo el palacio en vez de seguir atacándonos?


- no lo se


- ¡¡¡¿a dónde fue?!!!


- ¡¡¡no lo sé Askad, no lo sé!!!



Dejando al príncipe, este camina hacia otra puerta de metal y al abrirla ve al resto de los príncipes detrás de un pilar aterrorizados por lo que han visto, Askad se dirige hacia la razón de porque están tan aterrados, ve las cadenas que lo retuvieron en el suelo y siguiendo el rastro de sangre, ve que Licaón se libero y que masacro a todos los guardias



- los mato



Convencido de que debe detener a Licaón, decide ir tras de él, sigue un pequeño rastro de sangre que lo lleva hasta un agujero que hizo el Licántropo para salir del palacio



- ¿qué harás?


- ir tras Licaón Cromo


- no lo mates


- .....



Sin hacer caso a sus palabras, sale del palacio y sigue el leve rastro de sangre que dejo después de haber masacrado a quienes lo vigilaban.

Parte 4: Agravamiento.

Licaón ha completado las tareas que el dios de la oscuridad le ha encomendado, habiendo abierto las entradas, las criaturas que habitan el Inframundo están encaminándose hacia el mundo de los vivos para matar a cada mortal y  arrasar con todo a su paso, las atrocidades aprisionadas en el Tártaro han sido liberadas por Hades y alguna de estas criaturas son conocidas por haber causado estragos antes,  la maquinación entre estos dioses oscuros hará que todo empeore en Grecia.

Locrida - Anactorion.

Los habitantes han dejado la ciudad y por órdenes del rey se han ido a Farsalia ya que no es seguro estar en la ciudad ni un día más, el rey sabe que su pueblo ha seguido sus órdenes pero está en la ciudad acompañado de sus soldados debido a que quiere asegurarse de que realmente todos dejaron la ciudad

- rey Merous, la mayoría de los habitantes han cruzado el rio Aquelao sin problemas

- ¿Cuántos faltan?

- faltan pocos por cruzar, una vez que hayan cruzado todos pasaremos por el monte Parnaso para llegar a Farsalia

- ¿Farsalia sabe que vamos para allá general? 

- sí, están listos para recibirnos

- ¿el oráculo de Delfos sabe sobre lo que está pasando?

- no lo sabemos

-entonces el mensajero no ha llegado a Delfos……¡¡¡tenemos que darnos prisa, asegúrense de que no queda nadie en la ciudad!!!

 Escuchando a su rey, Los guardias continúan la búsqueda de civiles

Arcadia

El nómada continúa buscando al Licántropo, el rastro de sangre se hace cada vez más difícil de seguir

- ……

Me es difícil poder seguir el rastro de sangre, se mueve muy rápido y no tengo indicio alguno que me diga a donde va pero quizás llegue a saberlo si el rastro no llega a desaparecer por completo

Mientras Askad sigue el rastro, en la sombra de un árbol Erebo observa como el desterrado sigue a su sirviente, invocando seres salidos de la oscuridad a su alrededor, les da unas simples instrucciones

- síganlo y mátenlo

Siguiendo sus órdenes, los oscuros entes desaparecen en las sombras, Hades aparece al lado de Erebo para decirle que ha terminado

- listo Erebo

- ¿Qué hay del Tártaro?

- están libres

- bien, Licaón se dirige a Catabasis así que solo nos queda esperar a que lleguen a las entradas Hades

 Los dioses oscuros desaparecen después de la corta conversación

Macedonia - Pidna

Habiendo dejado Pella y estando cerca de la región de Tesalia, los guerreros de Zeus están pasando por Pidna debido a que el líder tiene un mal presentimiento por lo que ha visto en Pella

Mientras Oxtilos habla sobre como quedo ciego del ojo derecho en el Inframundo  por uno de los  soldados de Tharo con Livana, yo continuo inquieto por lo que vi en Pella, no pude distinguir que fue  pero me dejo un mal presentimiento y por eso decidí que nos fuéramos de la ciudad el día después de haber concluido la tarea que nos encomendó  Lord Zeus y que tenemos que llegar a Farsalia cuanto antes

- Cálmate Tao, no hay necesidad de tener que dejar la ciudad, podemos seguir de día

- lo sé Oxtilos pero tengo un mal presentimiento

- ya nos lo dijiste en Pella, viste algo que te inquieto, quizás estabas muy cansado y por eso crees que viste algo

- no, lo que vi no fue una alucinación por la fatiga ni nada parecido, fue real Livana y tengo un mal presentimiento de…….

- ¿de?

- como si algo está a punto de ocurrir, algo grande

- ¿A dónde dijiste que iremos?

- a Farsalia

- llegaremos Tao pero no esta noche, hay que descansar

 Nos detuvimos y después de pensarlo, decidí hacerle caso, llegaremos a Farsalia pero no será esta noche

Tanagra.

El templo tiene sus  puertas cerradas y el oráculo de Tanagra está en su trono como siempre y sabiendo que el augur Kozma aun se encuentra en Delfos, toma su medallón con la mano derecha

- es peor de lo que pensaba

Mientras sus pensamientos por lo que está ocurriendo empiezan a preocuparlo, Kassia aparece

- gran oráculo

- Kassia, estas despierta

- no pude evitar oír lo que dijo, ¿qué esta sucediendo?

 Al escuchar su pregunta, el oráculo decide mentirle al respecto

- no ocurre nada Kassia, solo estoy preocupado por el augur Kozma, no estoy acostumbrado a que este ausente por mas de un día

- el está bien, sabe como cuidarse, no le pasara nada o ¿usted no confía en el oráculo de Delfos?

-confió en ella, la conozco desde hace mucho tiempo, se que Kozma estará bien en Delfos

- ¿quiere que lo lleve a su habitación?

- no, estoy bien, se como llegar

 Dejando al oráculo, solo se queda pensando una cosa

Muchos morirán

Iliria

En la región de Iliria, en medio de la nada, una mano de gran tamaño empieza a salir

Locrida - Anactorion

Ya no queda nadie en la ciudad, el rey y sus guardias se han ido a Farsalia y al norte de la ciudad, Eris está frente a la entrada, aguardando por los horrores que en cualquier momento pisaran el mundo de los mortales

- salgan

Alejándose un poco de la entrada, Eris presencia como las criaturas del submundo salen, entre estas criaturas esta Equidna, los ciclopes y la Quimera que Hércules encerró durante sus 12 tareas

Los Ciclopes, 'conocidos grandes artesanos y constructores, los miembros de una raza de gigantes con un solo ojo en mitad de la frente y de horrible temperamento.

La Quimera, un monstruo horrendo cuya forma corporal era variable, siendo hija de Tifón y de Equidna, tenía la capacidad de reproducirse asexualmente,  vagaba por las regiones de Asia Menor aterrorizando a las poblaciones y engullendo rebaños y animales. Fue madre con Ortro, de la Esfinge y el León de Nemea.

- Eris

-Equidna, ya llegaron, síganme

 Tracia - Montañas de Habros.

Estando frente a la puerta después de haberse encargado del inconveniente, Erebo aparece al lado de el

- bien hecho, lo has hecho muy bien Licaón y ahora tú serás el que dirigirá a estas bestias por todos los rincones del mundo y hagan que este mundo sea su nuevo mundo

Después de decir tales palabras, Erebo simplemente contempla la entrada por unos segundos y desaparece, dejando al Licántropo como el líder de las atrocidades que saldrán de la cueva

Epiro - Apolonia, rio Aqueronte

El dios del Inframundo está en espera de las atrocidades que él conoce bien, sabiendo que  ya están cerca, dice unas palabras

- ya no están aprisionados,  son libres…libres de esa maldita prisión que es el Tártaro y ahora harán que los mortales sientan que es estar en el Tártaro

Al terminar de decir estas palabras, los demonios de los infiernos están ante él, viendo que su maquinación esta completa, todo se ha agraviado para Grecia y empeorara aun más

Acaya.

Estando en Acaya, el nómada no pudo seguir al Licántropo no solo  porque perdió el rastro, los esbirros de Erebo lo han alcanzado y estando rodeado, sus opciones son limitadas

- Por los dioses

Estoy  totalmente rodeado por los mismos seres que me atraparon cuando buscaba a Aglaia y viendo que no tengo muchas opciones, no puedo evitar sentir el mismo miedo que sentí en las ruinas.

Capitulo 17: Plagas.

Estando libres y sueltas en el mundo de los mortales, gran parte de griegos no sabe que es lo que ha pasado en los últimos días desde que Licaón fue maldecido por Zeus pero pronto todos sentirán la maquinación de los dioses oscuros,   las bestias del submundo serán como plagas, se apoderaran del mundo de los mortales, esparcirán el caos por todos los rincones de Grecia y acabaran con todo a su paso y prácticamente ninguna nación está preparado para lo que ocurrirá.




Acaya.



En el transcurso de la batalla el nómada tuvo la suerte de poder ocultar su alforja para no perder la preciada bebida de los dioses,  estando con sus extremidades alteradas y con la adrenalina corriendo por sus venas, no tiene tiempo para pensar en un plan



En esta oscura noche, la sensación de miedo no me deja y con solo ver a lo que me enfrento se que Licaón ha hecho algo grave, muy grave que afectara a muchos, estos seres no me dejan idear una estrategia para poder derrotarlos,  se mueven con mucha rapidez y son mas de los que puedo combatir yo solo pero no tengo otra opción, no tengo a donde ir



Rodeado nuevamente por los entes oscuros, el combate continúa




Tracia - Odrisia.



Ha amanecido y sin noticia alguna sobre el poeta Orfeo, los Tracios viven el día con normalidad sin saber que están siendo observados desde la lejanía por el dios de la oscuridad



- ……..Vallan



Erebo desaparece, dejando a los Tracios a merced de lo que se avecina desde las montañas de Habros, mientras unos hombres caminan por el mercado detrás de unos soldados, un estremecedor rugido hace que todos se detengan de sus labores diarias



- ¿Qué fue eso?



Pasan unos momentos y todos se quedan estupefactos al ver como una roca de gran tamaño destruye una casa en pocos segundos, en medio de la confusión una mujer es asesinada por una lanza al cuello por un Sátiro y todos entran en pánico mientras el pueblo de Odrisia es atacada por las bestias de los infiernos



Los sátiros, criaturas salvajes como los Centauros, son representadas como seres mitad hombre mitad carnero, con orejas puntiagudas, cuernos en la cabeza, abundante cabellera, una nariz chata, cola de cabra y portando pieles de diversos animales como la Pantera, estas criaturas amantes del placer físico, son conocidos por su aspecto risible  y por su violento carácter



Los soldados Tracios tratan de defenderse de la invasión pero siendo superados y asesinados por criaturas como los Minotauros, Ciclopes y Esfinges, en poco tiempo la invasión se vuelve un genocidio en expansión




Doriscos.



En la ciudad de Doniscos, la construcción de un monumento es interrumpido cuando todos ven como uno de los obreros cae al suelo por una Harpía y en poco tiempo los habitantes son atacados, los soldados tratan de combatir a los invasores y  en medio de la matanza, un hombre portando la espada de uno de los soldados,  escucha las palabras de su esposa



- no puedes quedarte aquí


- tengo que, les daré todo el tiempo que pueda, llévate a los niños y deja la ciudad lo mas rápido que puedan


- no te dejaremos papa


- váyanse… por favor


-…..te amo


- yo también te amo, los amo a todos ustedes con todo mi ser



Viendo como su amada se va de la ciudad con sus hijos, se une a los soldados que quedan en una lucha que no podrán ganar




Abdera.



El asedio de las bestias se ha hecho notar con bastante rapidez en Tracia, cerrando las puertas de la ciudad, el rey Tereo y su comandante observan desde balcón del palacio a todos los soldados que tienen para defender la ciudad de los invasores, Tereo sabe que no tienen oportunidad de vencer a lo que se aproxima



Tereo, gobernador de Tracia. Hijo de Ares, el dios de la guerra, es conocido por ser impulsivo, agresivo y por ser quien trato de violar a su cuñada, la princesa Ateniense Filomena, hija del rey Ateniense Pandion, enemigo de Labdaco, el rey de Tebas



'-' rey Tereo, se han cerrado los portones


- ……..


- los soldados están preparados para pelear, ¿qué hacemos?



Sin decir nada a su comandante, el rey deja el balcón mientras su comándate comandan a los soldados, en la lejanía los arqueros dispara sus flechas a las Harpías y los portones son golpeados violentamente por los invasores hasta que empiezan a ceder ante ellos y el rugido del Licántropo resuena en Abdera




Mar Egeo.



Unos barcos mercantes de Quios que se dirigen a Calcidia son atacados por unas gigantescas y monstruosas cabezas,  los tripulantes de los barcos restantes observan como los otros barcos son destruidos y observan de cerca al monstruo que los destruyo



El Hidra, hija de Tifón y Equina, es un monstruo  antiguo y despiadado que consta de 100 cabezas, posee la habilidad de regenerar sus cabezas, 2 cabezas por cada 1 que pierda, un aliento  extremadamente venenoso y esta bestia puede adaptar su fisiología para estar en agua, en tierra y en aire



 Los tripulantes de los barcos restantes empiezan a rogarle misericordia a los dioses pero sus suplicas no son escuchadas al ser asesinados por el monstruo




Peloponeso -  Argólida.



En la región de Peloponeso, los habitantes de la Argólida son atacados por una aglomeración  aves descomunales, todos los habitantes están en pánico al ver que estas aves son carnívoras



Los pájaros del Estinfalo o los Estinfalos, (nombre dado por el lago donde residían)  eran unas aves que tenían picos,  alas,  garras de bronce, sus excrementos son corrosivos y estas aves son carnívoras.



Devorando a toda persona a su paso, los aparecen, los arqueros disparan sus saetas a los Estinfalos pero les resulta inútil y  la población de la Argólida empieza a bajar de manera alarmante




Locrida - Anactorion.



En la ciudad abandonada de Anactorion, Eris invoca a sus demonios para causar el caos por toda Grecia y estando en la misma ruta en donde se fueron el rey y sus guardias para cruzar el rio Aquelao, solo dice unas palabras



- búsquenlos y mátenlos



Dichas estas palabras, Eris desaparece, al norte de la ciudad Equidna estando arriba de un Ciclope comandando parte de las bestias, están en dirección a la ciudad de Dodona mientras que al sur de la ciudad la otra parte con la Quimera al frente están en dirección a la región de Etolia




Iliria.



Todo se estremece en la región de Iliria debido a que está surgiendo un Titán de siniestra apariencia



Adrastos (Cuyo nombre en griego significa Letal) fue el último de los titanes en ser encerrado debido a que este fue el más duro de vencer,  durante la era dorada de los titanes este fue excluido no solo por su apariencia, si no por lo peligroso que era, Cronos se percato que este titán poseía una energía que era mortífera para todo aquel que estuviera cerca de él, cuando prácticamente todos los titanes fueron encerrados, el resto de los dioses Olimpicos tuvieron que ayudar a Zeus para que fuera encerrado en las profundidades del Tártaro.



Mientras este titán surge, Erebo observa en la lejanía



- Excelente



Epiro - Apolonia, rio Aqueronte.



Hades camina con toda calma, estando a la cabeza de su ejército, se dirigen al poblado de Apolonia para sembrar el caos junto a otros




Tesalia - Farsalia.



En la ciudad de Farsalia todos se preparan para lo que se avecina, el rey Merous le conto al rey Malis acerca de lo que paso y porque dejaron la ciudad, el rey no tomo sus palabras a la ligera y decidió preparase para lo que viene, los bélicos de Zeus han llegado antes que los demonios de Eris y estando cerca del palacio, Tao quiere saber que es lo que pasa



- Escuchen, sabemos que la gente de Anactorion está aquí, ya hemos hablado con varios de ellos así que iré a buscar al rey Merous


- te acompañaremos


- entonces vamos



Al llegar a la entrada los guardias les niegan la entrada hasta que el rey Malis aparece y les dice que los dejen pasar, Tao le pregunta acerca de Merous y quedándose callado unos segundos, le dice que lo siga, caminando entre guardias y súbditos bastante ocupados por lo que se avecina, llegan al balcón y Malis los deja con el rey de Anactorion



- rey Merous, nosotros los súbditos del gran Zeus hemos venido a saber que es lo que ha ocurrido en Anactorion


- ……


- le preguntamos a los suyos y no nos dijeron nada


- lo sé porque ellos no saben lo que paso ni por lo que está por ocurrir


- díganos


- ustedes no podrán hacer nada para detenerlos


- necesitamos saber que paso


- bien



Merous les cuenta lo que paso esa noche como se lo conto a Malis y relatando todo, desde los soldados que murieron por Licaón hasta cuando todos dejaron Anactorion, los bélicos de Zeus están conmocionados por lo que ha escuchado



-….. muchos morirán


- así es guerrero, muchos morirán y el Inframundo estará sobre nosotros




Parte 2: expansión.Editar

El nómada está combatiendo a los esbirros de Erebo con una idea de lo que Licaón ha hecho pero no sabe la gravedad de lo que está ocurriendo, las bestias de los infiernos están arrasando todo a su paso y como plagas se expanden por Grecia, regiones como Tracia están siendo devastadas, cada lugar está siendo destruido y cada persona está siendo asesinada, aun hay partes como Dodona que no han sido afectadas pero en poco tiempo serán afectada y los oráculos de las distintas partes de Grecia saben sobre la catástrofe que está ocurriendo.


Etolia - Termon.

Estando en el antiguo hogar de Kathline y morada donde el difunto campeón Aclesio estuvo por poco tiempo hasta que se marcho de la ciudad para continuar con su servidumbre al dios de la guerra, Kathline trata de calmar a Eva


- Cálmate Eva

- no puedo Kathline, el sigue vivo y no pude vengar a Colín

- al menos vives

- sabiendo que él me venció y que no me asesino cuando tuvo la oportunidad, si yo hubiese estado en su lugar, lo hubiera matado - Eva...

- ¡¡¡tú no lo entiendes, el asesino a quien amaba en verdad y no pude vengar su muerte!!!...al menos debí morir y no vivir sabiendo que falle y que Askad vive Kathline, es frustrante, me enfurece y me hace sentir impotente

- lo intentaste y sé que Colín hubiera apreciado eso si estuviera vivo ahora

- ......por cierto, no te agradecí a ti ni a Omnatos por habernos salvado la vida

- no hay nada que agradecer Eva y ¿Dónde están el y Astafon?

- Astafon dijo que Aclesio tenía un amigo en la ciudad, fueron a verlo

- ¿no te dijo el porqué?

- solo recuerdo que el menciono algo sobre un templo, nada mas


Mientras tanto en las calles de la ciudad, los bélicos de Ares caminan hacia la forja donde el amigo de Astafon trabaja


- Omnatos, de hombre a hombre, ¿a quién consideras mas bonita a Eva o a Kathline?

- Eva tiene lindos ojos pero me gusta mucho el cabello negro de Kathline

- ¿en verdad?, yo me fijo mas en el busto

- como todos

- jejeje

- ¿Cuánto falta?

- estamos a medio camino, estaremos ahí en poco tiempo


Habiendo dejado sus armaduras y armas en la morada, caminan entre los pobladores de la ciudad como si fueran parte de ellos, todo está en absoluta calma hasta que un grito estremece a todos


- ¿pero que…?


Todos ven a unos hombres huyendo y como uno de ellos muere calcinado por la Quimera, seguido de esto unos Sátiros aparecen seguidos por 2 Ciclopes, las Harpías atacan a todo humano a su vista y al presenciar la masacre, solo les queda una opción


- Astafon, tenemos que regresar cuanto antes


Empiezan a correr devuelta a la morada sin mirar atrás, escuchando los gritos de horror y de ayuda, llegan y cierran la puerta de manera brusca


- ¿Qué paso muchachos?, lucen espantados


Sin escuchar a Kathline, buscan sus armaduras a toda velocidad y tomando sus armas, Omnatos bloquea la puerta con todo lo que encuentra mientras que Astafon mira por la ventana


- Díganme que está pasando

- la ciudad está siendo atacada Eva, pónganse sus armaduras y tomen sus armas, rápido

- ¿Cómo que atacada?

- ya escuchaste Kathline, la ciudad esta siento atacada por monstruos, los están matando a todos, tenemos que irnos cuantos antes, Astafon...

- están llegando para acá, lo están destruyendo todo

- explíquenme que está pasando

- bien, escuchen atentamente, todo estaba normal en la ciudad hasta que escuchamos un grito y todo se volvió una locura, vimos como un hombre murió calcinado, aparecieron unos Sátiros, Ciclopes y empezaron a destruir todo, tenemos que irnos de la ciudad cuanto an...

- ¡¡¡CUBRANSE!!!


Astafon se aleja de la ventana y la entrada es destruida por un gran pedazo de escombro lanzado un Ciclope, Eva se levanta solo para su mazo, Omnatos toma su espada mientras que Kathline se acerca a él con su lanza de doble punta, estando en frente con su espada, los guerreros ven como los monstruos se acercan


- prepárense camaradas


Sin haberse puestos sus armaduras y solo con sus armas, los monstruos atacan


Locrida - Eníade.

Habiendo destruido el muro, la ciudad de Eníade ha sido atacada por las bestias del Inframundo que salieron de Anactorion, un Cerbero enviste a un soldado y empieza a despedazarlo miembro por miembro, los civiles corren por sus vidas pero en poco tiempo quedan petrificados por las Gorgonas y atacados por monstruos como las Harpías y las Esfinges, mujeres y niños mueren brutalmente en este asedio que para los que apenas pueden contemplarlo es sin sentido


La Gorgona, un monstruo despiadado con cuerpo de serpiente y cabeza de serpientes venenosas, su poder era tan grande que cualquier ser quedaba petrificado al mirarla pero su fisiología y ese poder de petrificar a todo ser que la vea se debe a una maldición que la diosa Atenea le impuso como castigo



Mar Egeo - Esciros.

La isla de Esciros está siendo atacada por criaturas como las sirenas y el Hidra, las esperanzas de los habitantes en que los dioses los salvaran desaparece cuando presencia como la estatua del dios de los mares es destruida por el monstruo


Eubea - Cyme


-¡¡¡RETIRADA!!!


Los marineros sobrevivientes han huido y después de combatir con las bestias que salen del mar hacia su costa, los soldados que aun siguen de pie se retiran y las criaturas empiezan a ganar terreno en la región de Eubea


Peloponeso - Micenas.

Las aves de Estinfalo han llegado a Micenas, en cuestión de segundos las aves empiezan a devorar a cada persona a su alcance, las aves llegan a estar sobre gran parte de Micenas y se están expandiendo por Peloponeso


Beocia - Delfos.

Estando en un balcón cuya vista es toda Delfos y contemplándola, sabe que es cuestión de tiempo para que su amada ciudad sea atacada por las bestias de los infiernos


- tengo que descender cuanto antes


Iliria - Epidamnos.

Los habitantes de Epidamnos planean dejar la ciudad lo más rápido posible al ver que el titán Adrastos está surgiendo de la superficie de Iliria con el único propósito de demostrar el significado de su nombre en Grecia


Epiro - Apolonia.


-¡¡¡SIGAN PELEANDO, QUE NO LLEGUEN AL PALACIO!!!


Habiendo sobrepasado las defensas del muro, el dios del Inframundo ha desaparecido, dejando a las bestias de su reino devastar Apolonia, varios civiles huyen despavoridos mientras que los soldados combaten como pueden a las criaturas del submundo para poder mantenerlos lo mas lejos posible del palacio, un arquero logra asesinar a un Sátiro pero este es asesinado por unas Harpías, presenciando como su camarada es brutalmente asesinado, los soldados deciden huir


- ¡¡¡CORRAN!!!

- ¡¡¡NO, MANTENGAN SUS POSICIONES, MANTENGAN SUS POSICIONES!!!


Sin escuchar al comandante, los soldados olvidan su deber de combatir por su gobernante y huyen, dejando al comandante solo, se descuida y es asesinado por un Ortro, un Minotauro destruye la entrada del palacio, haciendo que todo aquel que este adentro sea asesinado


Epiro -Ambracia.

Las bestias comandadas por Equidna acaban de ingresar a la ciudad de Ambracia al acabar con sus defensas y están devastando con todo


Tesalia - Farsalia.

Después escuchar el relato de Merous, estuvimos deliberando un tiempo y decidimos ayudar al rey en la defensa de Farsalia y estamos preparando todo con los soldados en la muralla para cuando los monstruos del Inframundo


Acaya.

Peleando con sus extremidades alteradas y estando como en su combate con Poseidón, su grito de batalla resuena en Acaya.




Parte 3: descenso.Editar

El oráculo de Delfos ha decidido descender a lo más profundo del templo, donde se encuentra la gran serpiente resguardando el objeto que simboliza el ciclo de la vida, el esfuerzo eterno e incluso los agónicos castigos que sufren los condenados en el Tártaro por toda la eternidad, el Uroboros, mientras desciende las bestias del inframundo están alcanzado su amada ciudad, la ciudad de Dodona, el resto de Grecia y el nómada continua en lo que parece ser un combate sin fin.


Beocia - Delfos

El oráculo camina al salón de su trono con la intención de descender para tomar el amuleto cuyo poder hace que tenga que ser resguardado por la gran serpiente pitón, uno de sus súbditos se acerca para decirle acerca de la llegada de un viajero en busca de su conocimiento, diciéndole que no lo recibirá, continua caminando hasta que Aglaia aparece


- gran oráculo

- Aglaia

- ¿Por qué no recibirá al viajero?

- porque no lo merece

- pero el trajo ofrendas para usted

- muchos han traído ofrendas esperando a que les diga solo lo que quieren escuchar

- el viene de Larisa y eso queda lejos de Delfos, tiene que recibirlo para que su viaje no haya sido en vano

- he conocido a personas que han venido de muy lejos, como el artesano que vino de la isla de Tasos y el tuvo la paciencia de regresar un año

- perdóneme por cuestionarla

- Ahora necesito que hagas algo por mí


Diciéndole que valla a la ciudad junto al augur Kozma, Aglaia acata sus órdenes y se va mientras que el oráculo sigue caminando con mirada seria y al llegar al salón le ordena a todos sus súbditos y sacerdotisas que la dejen sola, cuando el ultimo deja el lugar ella cierra las puertas y las asegura para poder descender a donde se encuentra el Uroboros sin interrupción alguna, cerca de su trono se encuentra una palanca indetectable a simple vista y que solo ella sabe de su existencia, al accionarla el suelo empieza a abrirse


- .....


Tracia - Abdera.

Habiendo acabado con las defensas y destruido las puertas, están dentro de la ciudad, los soldados son asesinados al igual que los habitantes y en medio del caos el Licántropo se mueve velozmente hacia el palacio después de haber masacrado a unos soldados


Maronea.

Las criaturas de los infiernos están por toda la región de Tracia debido a que más y más han salido de la cueva de Catabasis, han alcanzado la ciudad de Maronea que se encuentra junto al Mar Egeo, en medio del pánico un hombre es atacado por 2 mujeres, estas lo despedazan en medio de los gritos y devoran


La Empusa, una criatura demoniaca que tiene el poder de cambiar de forma, adoptando la apariencia de animal domestico o de un hombre, mayormente toma la forma de mujer para seducir a sus víctimas, preferencialmente hombres jóvenes para luego acostarse con ellos , asesinarlos, devorarlos y beber su sangre


Habiendo devorado a su víctima, las Empusas retornan a su forma demoniaca y atacan a otro mientras que un hombre Aplastado por un Lestrigón que porta un mazo y percatándose de los arqueros que lo atacan, lanza la roca hacia ellos


Los lestrigones, seres gigantes antropófagos, su pueblo surgió en Egas, situado en la región de Macedonia, se expandieron por Grecia y llegaron a abarcar gran parte de Tesalia pero Hércules, Odiseo, Diomedes, Solotes y los dioscuros los combatieron y al vencerlos los encerraron en el Inframundo con ayuda de Circe, esto fue antes de que la expedición de los Argonautas se realizara



Troya

Troya, nación situada cerca del estrecho de Dardanelos, conocida por el gran héroe Aquiles y por la batalla que tuvieron cuando con Hércules cuando este buscaba su armadura, los troyanos están viendo a las Harpías llegar junto a las Esfinges y en el mar están saliendo criaturas como las Lamias


Lamia, criatura despiadada cuya fisiología es muy parecida a la Gorgona pero esta se mueven más rápido y usaban su cola para atrapar y sofocar, podía adaptarse para nadar en el agua como si fuera una sirena, poseía garras tan filosas como una espada y su piel tiene un horrible hedor


Una mujer muere corroída por una esfinge, una de las lamias atrapa a un soldado y lo mata a zarpazos, en medio de la masacre que se expande la gran bestia Ceto aparece


Ceto o Cetus, es una bestia cuyo tamaño se asemeja al de Caribdis pero a diferencia de las otras bestias marinas, su origen es desconocido , esta bestia ha sido vista muy pocas veces ya que permanece en lo profundo del mar Egeo, haciendo que su existencia sea casi desconocía, su apariencia es aterradora como el resto de las bestias marinas


Los Troyanos miran a la gran bestia que esta sobre ellos, contemplando a Ceto, el monstruo los ataca y en medio de la destrucción, Aquiles combate portando una espada junto a su padre que porta un arco y flechas en su aljaba hecha por Hefesto


Aquiles, nieto de Éaco e hijo de Peleo y de la diosa Tetis. Llamado pies ligeros en su juventud, este guerrero es famoso por su rapidez, su destreza de combatir tanto armado como cuerpo a cuerpo, por la armadura que tiene y por su sangre debido a que durante la invasión de Hércules, este fue herido en el hombro y de la herida broto sangre negra


Peleo, hijo de Éaco y Endeis, esposo de la diosa Tetis y padre de Aquiles, adquiriendo sus conocimientos del centauro Quirón, fue un guerrero conocido por su serenidad, por la espada que le regalo su padre y por su acelerada recuperación , permitiéndole recibir heridas en combate y que estas sanen con rapidez


-¡¡¡Padre, cuidado!!!


Escuchando el grito de su hijo, Peleo voltea con calma para ver como una Esfinge lo ataca


Mar Egeo - Lesbos.

La isla de Lesbos sufre el ataque de las bestias, especialmente de las criaturas como las sirenas, Lamias


Lemnos.

- ¡¡¡PROTEGAN A LA REINA A TODA COSTA!!!

La isla de Lemnos está siendo asediada por las bestias, las habitantes se defienden de los monstruos pero están siendo reducidas como el resto de Grecia


Tracia - Neapolis.

- ¡¡¡MINOTAUROS!!!

En la ciudad donde estuvo el desterrado después de que la disputa terminase, Neapolis está siendo devastada por las bestias que les recuerdan el día en que el Minotauro apareció


Calcídica - Tesalónica

.¡¡¡NO DEJEN QUE ENTREN!!!

Los muros de la ciudad están cediendo ante los Lestrigones que tratan de entrar


Iliria

Estando casi libre, Erebo aparece en el mismo lugar donde lo observaba

- hmmm

Mientras lo observa, empieza a pensar muchas cosas acerca del titán Adrastos


Epiro - Dodona.

Los monstruos comandados por Equidna han llegando a la ciudad y el rey escoltado por los guardias hacia el templo del oráculo, los monstruos están atravesando los muros y ante los muros que ceden se encuentra Alcander empuñando su espada con una pequeña sonrisa

- combatan hasta que caigan


Acaya.

Combatiendo en lo que parece ser una batalla sin fin, el nómada arrodillado se encuentra rodeado por los esbirros de Erebo


Estoy agotado, he batallado bastante y por como va todo esto, es muy probable que no sobrevivía


Levantándose lentamente, ve como los esbirros de Erebos se acercan por todos lados, Askad altera sus manos en garras y trata de distanciarlos todo lo posible pero al final empieza a sucumbir como en las ruinas


- ¡¡¡NO, SUELTENME, SUELTENME!!!


Tratando se liberarse, el nómada causa una gran explosión.




Parte 4: abandono.Editar

Las bestias del inframundo están por todos lados, se han apoderado de regiones como Tracia, Tesalia y Peloponeso, están en el Mar Egeo, han alcanzado islas como Lemnos, Lesbos, están destruyendo Troya, el titán Adrastos estará pisando el mundo de los mortales en poco tiempo y todo inicio por Licaón, aquellos que han sobrevivido al genocidio saben que pelear ya no es una opción, solo les queda tratar de huir y esa opción se aplica a todos aunque no quieran hacerlo.


Arcadia - Licosura.


- Nos vamos


Con varias armas y con las armas del desterrado, los hijos de Licaón dejan la ciudad y en medio de su partida la cuchilla se cae



Etolia - Termon.


- ¡¡¡Vienen mas!!!


Después de haber peleado con las bestias que invaden Termon, los guerreros de Ares ven que son demasiados para ellos así que su única opción es irse cuanto antes


-¡¡¡vámonos!!!


Al escuchar a Astafon, se marchan de Termon a toda prisa y en su huida Eva voltea y se ve que Kathline no está con ellos y que sigue defendiendo lo que queda de su hogar


-¡¡¡Kathline, tenemos que irnos!!!

-¡¡¡ustedes váyanse, yo me quedare!!!

-¡¡¡Kathline!!!

-¡¡¡váyanse!!!


Tengo que hacer que Kathline razone, no puede quedarse, morirá si se queda, les grite a Astafon y a Omnatos que esperaran, corrí hacia Kathline y me detuve junto a ella mientras terminaba de matar a un Sátiro


- no te quedaras Kathline

- claro que lo hare, no dejare que destruyan mi hogar

- morirás si te quedas

- no me importa


Ella está dispuesta a defender su hogar, no la dejare aquí, le agarre el antebrazo derecho con firmeza, tendrá que venir o la forzare


- Kathline, ven

- no

- te obligare entonces

- hazlo, si tengo que combatir contra ti y esas bestias lo hare

- mírame, no puedes quedarte Kathline, morirás si lo haces

- Eva, esto es lo único que me queda, si es destruido, no me quedara nada, ¿entiendes?, Nada

- ¡¡¡Kathline, te entiendo perfectamente, no podrás combatirlos sola, si decides quedarte, no solo perderás tu hogar, morirás!!!


Al escuchar a Omnatos mire a Kathline y viendo como ella empezó a lagrimear con gesto de rabia, ella se soltó bruscamente y sin nada que decir, dejamos la ciudad


Epiro - Dodona.

El rey pisa el salón del oráculo y viendo al oráculo levantándose de su trono, este le grita que deben irse cuanto antes


- ¡¡¡Gran oráculo, tenemos que irnos!!!


Luego de estas palabras los guardias escoltan al rey y al oráculo fuera de la ciudad en medio del caos que acontece en la ciudad, Alcander ha combatido a las bestias y quitándose las gotas de sudor con rapidez, decide pensar un poco acerca de la situación en que esta


Yo solo dejo de combatir cuando he vencido pero al contemplar la situación en que estoy, esta vez tendré que romper mi código porque para mí, solo hay dos formas de dejar el combate, vencer o morir pero esta vez tendré que abandonar la batalla


Después de derribar a un Minotauro al cortarle la pata izquierda, Alcander se aleja de los monstruos a toda prisa y alcanzo a ver como el rey y el oráculo se marchan, va tras ellos


Apolonia.

Con la ayuda de Orrin, se puede ver como el y varios soldados y civiles consiguen dejar la ciudad


Iliria.

El titán Adrastos pisa el mundo de los mortales


Troya

- ¡¡¡No podemos irnos padre, hay que seguir peleando!!!

- Aquiles, esta es una batalla que no podremos ganar, hay que irnos cuanto antes


Ceto se ha sumergido y viendo que no tienen oportunidad de vencer, abordan un barco para dejar Troya


Creta.

En el laberinto donde se encuentra encerrado el gran Minotauro, Dédalo, creador del laberinto y su hijo, Ícaro, han conseguido salir del laberinto que fue su prisión porque el rey Minos los había encerrado para que no dejaran Creta con solo una arma que Ícaro ha empuñado por largo tiempo, una lanza de doble punta, intentaron volar pero nunca conseguían salir debido a su propia creación resulto ser muy alta para su creador y por que el autómata Talos los vigilaba a todo momento al igual que a todos en Creta, su alegría no dura al ver que Ceto aparece


Dédalo, padre de Icaro, fue un ateniense desterrado a Creta, conocido por ser un gran constructor y artesano de gran habilidad, construyo el laberinto de Creta a petición del rey Minos para encerrar al Minotauro, una vez construido el rey no quería que dejara la isla, por eso lo con su hijo en el laberinto junto al Minotauro y como volar resulto ser inútil, se vio forzado a atravesar el laberinto


Ícaro, hijo del arquitecto Dédalo, constructor del laberinto de Creta, y de una esclava llamada Náucrate.


- tenemos que irnos Ícaro


Extendiendo sus alas, emprenden vuelo


Eubea - Caristos.

- ¡¡¡busquen al rey!!!!

- ¡¡¡Owen!!!

-¡¡¡Soterios, vallan y protejan al rey!!!

-¡¡¡esta muerto Owen, lo mataron!!!

- lo mataron... ¿en verdad?

- está muerto Owen

- entonces hay que dejar Caristos, ¡¡¡Terentia, Julio, vámonos!!!


Habiendo fallado en su deber de proteger al rey, los soldados restantes dejan Caristos junto a los civiles que quedan


Arcadia - Licosura.

El nómada ha llegado a Licosura herido, cansado y buscando a los príncipes por todos lados, llega a ver la cuchilla en el suelo


- maldita sea


Percatándose de que lo dejaron, Askad toma la cuchilla y se va de la ciudad antes de que las bestias lleguen


Beocia - Delfos.

En lo profundo del templo, el oráculo se ha encontrado con la serpiente pitón, sin problemas ella toma el Uroboros y teniéndolo en sus manos, cierra los ojos y tiene una visión sobre lo que está pasando en Delfos, las bestias del Inframundo están devastando la ciudad, como los civiles son asesinados, los soldados son reducidos, el rey es asesinado y están llegando al templo, al abrir los ojos guarda el Uroboros, se comunica con la serpiente y ordenándole que debe dejar el templo e irse a las montañas, la criatura se va del templo mientras que el oráculo asciende decidida a luchar por su ciudad, cuando su ascenso termina escucha golpes en las puertas, al abrirlas sus súbditos le dicen acerca de lo que está pasando y ordenándoles que se vallan del templo, se dirige a la ciudad


-¡¡¡Oráculo, no puede ir a la ciudad, tenemos que irnos!!!

- ustedes váyanse Kozma, yo me quedare


Al llegar a la ciudad empieza a combatir a las bestias con su nigromancia, con el tiempo la fatiga se hace notar y las bestias llegan a ser mas de los que puede combatir incluso con su poder pero eso no la detiene, ella continua peleando, los soldados restantes saben que el rey murió, por tanto se unen al oráculo en la pelea y durante la batalla los augures aparecen


- ¡¡¡oráculo, tenemos que irnos!!!

- .....


Sin escuchar a Aglaia, continúa peleando hasta que escucha un gran estruendo y ve como la estatua de Apolo que está en la entrada de su templo ha sido destruida y como las bestias invaden su templo, su hogar


- oráculo, no hay nada que podamos hacer, hay que irnos

- .....


Sabiendo que su cargo de oráculo le prohíbe usar el Uroboros, los augures, sus súbditos, algunos civiles que pudieron llegar hacia ellos y los soldados restantes se las arreglan para dejar la ciudad y en la distancia ella se detiene, quedándose atrás del grupo y contemplando como su amada ciudad es destruida, unas lágrimas caen al suelo.




Capitulo 18:Resistencia.Editar

Gran parte de la población griega ha sido ultimada de manera brutal y no solo en donde inicio, este genocidio que parece sin causa se ha ido expandiendo por cada región, ha alcanzado Macedonia, Iliria, Epiro, Tesalia, incluso han llegado a Creta, prácticamente parece que es el fin de la civilización como se conoce pero hay sobrevivientes, sobrevivientes que lograron escapar del genocidio y que ahora luchan por un día mas, combaten por llegar a un lugar seguro y otros batallan para mostrar que los mortales no se quedaran sin hacer nada.


3 semanas después. Locris - Naupacta.

En la tranquila costa de Naupacta, se ve al nómada salir de las aguas empuñando la cadena que tiene al final la cuchilla y su damnificado casco marcado con las batallas que ha tenido desde que las criaturas del inframundo pisaron Grecia, este cae de rodillas y empieza a toser


Licaón, ¿Qué hiciste?


Reincorporándose, revisa su alforja y con la ambrosia intacta, camina cautelosamente con la idea de evitar la ciudad a toda costa en un día de aspecto grisáceo debido a que las nubes tapan el sol, y en su paso se encuentra con una mujer desnuda y Askad alza la cuchilla con la diestra


No me dejare engañar como la última vez


- ayúdame

- quédate ahí, no te muevas

-ayúdame

- te dije que te quedaras ahí


Sin escuchar al nómada, continúa acercándose hacia él hasta que Askad ataca, haciendo que revele su aspecto demoniaco y con una corta batalla que acaba con la decapitación de la criatura, continua su camino hacia la ciudad


No grito así que no hay mas de esas criaturas cerca, por lo tanto estoy a salvo y a pesar de que yo no tuve nada que ver con esto y que el rey de Licosura fue el causante de lo que puede considerarse como la mayor catástrofe de todas, siento que tengo el deber de ir a Raouna para ver si mi familia esta bien pero no lo hare, estoy desterrado y sé que Hades no aparece para darme la oportunidad de llegar a mi hogar a través de un portal pero como todo se ha vuelto en una pequeña parte del Tártaro, la opción no se descarta


Askad se detiene ante una ciudad pintada de rojo, decorada con cadáveres y viendo que no tiene otra opción, se adentra en la devastada ciudad con el pequeño pensamiento de que puede haber sobrevivientes


Existe la pequeña posibilidad de que haya sobrevivientes y no tengo nada que perder, ahora estoy caminando en medio de muerte y destrucción con múltiples heridas y con un poco de hambre, hasta ahora no me he topado con ningún monstruo y espero que siga así hasta que salga de la ciudad, ahora estoy encima de unos escombros para tener una mejor vista y mientras veo el ambiente, escuche a alguien gritarme, Cadmo


- ¡¡¡Maldito desterrado, míralo que has hecho, enfureciste a los dioses!!!

- haz silencio Cadmo

- ¡¡¡era de esperarse que todo esto fuera causado por ti, monstruo!!!

- cállate


Le dije a Cadmo que se callara pero no me escucho, siguió gritando hasta el punto de que me baje de los escombros para callarlo pero como temía, apareció un ciclope y en pocos segundos no teníamos escapatoria, estamos rodeados y las opciones que tengo son muy pocas


- moriremos por ti desterrado

- no si...

- no lo digas

- Cadmo, esto no me gusta mas que a ti pero si no nos unimos, moriremos

- si salimos vivos, aléjate de mi lo mas posible


Aliado con mi enemigo ya que tenemos el mismo enemigo en común, Cadmo tome de su espalda sus sables mientras que yo empuñaba la cuchilla nuevamente con la diestra y alteraba mi brazo izquierdo en escudo


- si me traicionas, te matare

- lo mismo digo Cadmo



Malida - Hiria.

En la región de Dolopia, los guerreros de Ares están ocultos en lo que queda de un burdel


- gran idea de ocultarnos aquí Astafon

- cállate Eva, al menos estamos a salvo, necesitamos un mapa

- ¿Dónde lo conseguiremos?

- no lo sé Omnatos

- esperen


Cuando Kathline dijo estas palabras, Los 4 salen y ven al mismo hombre que los ha seguido desde que llegaron a Hiria


- Otra vez el

- ya me harto


Eva lo ataca y antes de matarlo a martillazos, el hombre hace un fuerte grito que termina abruptamente por la guerrera y su mazo


- ese grito

- ya saben que estamos aquí, vámonos

- ¿y el mapa?

- tendrá que ser después Omnatos


Al terminar de decir estas palabras, los guerreros de Ares dejan la ciudad pero en su camino se encuentran con unos Ortros y Satiros


- estaremos rodeados por esas bestias así que en formación, si cae uno, caemos todos

- que Ares nos de la fuerza para vencer


Dichas estas palabras de parte de Eva, la batalla inicia



Beocia - Orcomeno.

Ocultos en el bosque de Orcomeno, los sobrevivientes de Delfos se sientan mientras que el oráculo contempla el Uroboros


- están por doquier, ¿A dónde iremos?

- no lo se


En ese momento un soldado se acerca al oráculo


- gran oráculo, ¿Por qué no uso el Uroboros cuando esos monstruos atacaban Delfos

- mi cargo como oráculo lo prohíbe

- Delfos estaba siendo devastada, usted debió...

- al igual que mis antecesores, no voy a romper esa sagrada regla

- ...gran oráculo, llevamos días caminando y combatiendo, no podemos seguir así, necesitamos un lugar seguro

- un lugar seguro... Farsalia

- ¿Farsalia?

- sí, ese lugar seguro que ustedes tanto desean es Farsalia

- entonces tenemos que ir a Farsalia cuanto antes

- tranquilo, tenemos que ser cautelosos


Los sobrevivientes se acercan al oráculo con Kozma al frente, le dicen que harán todo lo que ella diga con tal de llegar a Farsalia y al escuchar sus palabras, el oráculo simplemente dice ‘síganme’



Tesalia-Farsalia

Gracia al rey Merous, la ciudad de Farsalia se ha preparado y ahora están siendo atacados por los demonios de Eris


- ¡¡¡QUE NO ENTREN, ARQUEROS, A MI SEÑAL!!!


Mientras los arqueros se preparan para atacar, los guerreros de Zeus se encuentran a fuera del muro junto a un pequeño ejército de soldados con el deber de mantenerlos alejados, ahora están en plena batalla mientras los civiles refugiados están atentos a lo que ocurre


- ¡¡¡Tao, detrás de ti!!!

-¡¡¡No te preocupes por mi Oxtilos, ayuda a los soldados, tu también Livana!!!

- ¡¡¡ Manténgalos lejos de los muros!!!

- ¡¡¡FUEGO!!!


Dadas las órdenes, Las saetas son disparadas



Beocia - Tebas. En la devastada ciudad de Argos, se ve a una Empusa devorando a un niño hasta que una espada le atraviesa la cabeza, luego de eso el ser que porta espada continua caminando seguido de varios guerreros y este detiene para tomar un escudo ensangrentado, al tomarla continua caminando y estando en medio de destruccion y muerte, empieza a golpear el escudo con la espada y llamando a las monstruos del Inframundo, mira al cielo

- .....


Subiendo a unos escombros, contemplan como las bestias del Inframundo se dirigen hacia ellos a toda velocidad


- ahí vienen

- Diomedes...

- ahora nos toca a nosotros camaradas, a mostrarles que no nos quedaremos de brazos cruzados




Parte 2: Movimiento.Editar

Los sobrevivientes del genocidio se mueven para sobrevivir pero la mayoría de ellos no saben a dónde ir y como las bestias están por todos lados, sus oportunidades de sobrevivir se reducen pero algunos como Diomedes combaten a las bestias con la finalidad de liberar a Grecia pero tendrán que buscar un lugar seguro para poder tratar sus heridas, descansar y para buscar mas apoyo en su objetivo, existen varias ciudades que no han cedido y será donde varios trataran de llegar



Tracia - Filipopolis.

En la ciudad de Filipopolis, el Licántropo se encuentra buscando sobrevivientes hasta que una voz lo interrumpe


- Licaón, ve a Farsalia


Siguiendo las palabras del dios oscuro, el Licántropo hace un rugido y se dirige a Farsalia junto a unas Empusas que toman su misma forma



Tanagra.

Con el sol en todo lo alto, la ciudad de Tanagra esta bajo ataque, los soldados combaten con las bestias y el oráculo se encuentra en la entrada del templo empuñando una espada a la derecha y un escudo a la izquierda


Mis viejas armas, las use cuando podía ver y cuando trate de recuperar mis ojos, ahora las usare una vez


Con la espada delante como un bastón, empieza a caminar hacia la ciudad pero los guardias aparecen con sus súbditos y lo detienen


- oráculo, la ciudad esta siendo atacada, tenemos que salir de aquí

- déjenme Kassia, yo me quedare

- el rey ordeno que lo sacáramos de la ciudad

- ... Bien

- nos iremos a Atenas

- espere, ¿y Kozma?

- sigue vivo Karsten pero no vendrá

- no podemos estar aquí mas tiempo oráculo, los muros no resistirán mas tiempo y el rey nos esta esperando

- vámonos


Colocando sus armas en su espalda, siente un poco decepción de no combatir una vez mas pero decide que no es el momento y sabe que todos sienten un poco de alivio porque Cadmo mato al titán, por lo tanto no será un problema, dejando el templo, se reúnen con los soldados que cuidan al rey y los escoltan a las afueras de la ciudad junto a través de un pasaje secreto que sigue intacto por el momento y estando temporalmente a salvo, llegan a ver como las puertas están siendo destruida por Lestrigones


El momento llegara, solo es cuestión de tiempo



Tesalia - Dolopia.

En las ruinas de Dolopia, los guerreros de Ares se encuentran descansando en lo queda de un templo donde le rendían culto a Zeus y estando vigilantes, Oxtilos se levanta empuñando su espada


- no podemos estar aquí mas tiempo Astafon, tenemos que irnos

- lo se pero no tenemos un mapa y prácticamente no hay a donde ir y quizás seamos los últimos vivos

- no podemos ser los únicos, hay mas sobrevivientes

- ¿pero en donde Eva?, mira como estamos, aun con el poder que nos ha otorgado Ares, no hemos sido capaces de combatir a estos monstruos

- .....


En ese momento escuchan unos pasos y ven a un soldado herido acercándose a donde están


- ayúdenme...por favor

- quédate ahí

- ayúdenme

- dije que te quedaras ahí

- por favor

- detente o te matare


Kathline arroja su lanza como si se tratara de una saeta y al ver como el soldado esquiva la lanza, ven que se trata de una Empusa y antes de que gritara es asesinada por Omnatos y Astafon


- bien, si esa bestia vino significa que mas vendrán en cualquier momento, así que vámonos de aquí

- esperen


Eva se dispone a revisar los restos de unos hombres y tomando lo que queda de un mapa, todos lo miran


- miren esa mancha de sangre, esta sobre Farsalia

- ..... Tenemos que ir para allá

- Kathline, no sabemos si la ciudad sigue en pie

- shhhh... vienen mas, hay que irnos


Los guerreros de Ares se marchan antes de estar rodeados nuevamente por las bestias del Inframundo



Tesalia - Farsalia.

Llevando a los heridos a la ciudad para tratarlos, mas soldados salen para combatir y aquellos aun en condiciones para combatir se encuentran a fuera con sus armas en mano


- ¡¡¡AHÍ VIENEN!!!

- ¡¡¡ARQUEROS, A SUS POSICIONES!!!


Habiendo resistido el ataque de los demonios de Eris, los soldados de Farsalia junto a los campeones de Zeus se preparan para el siguiente ataque de las bestias



Epiro - Tinfea.

En la ciudad más grande de la región de Epiro, el campeón de Bóreas se encuentra en la ciudad con heridas y sin los civiles que lo acompañaban debido a que estos fueron masacrados por las bestias cuando ellos decidieron irse por su cuenta, Orrin se detiene al escuchar unos pasos y preparado para pelear, ve al guerrero de Poseidón


- Elidoius

- campeón de Bóreas, pensé que yo era el único vivo aquí...¿Dónde están tus camaradas?

- ¿y los tuyos?


Antes de continuar la conversación, son interrumpidos por unos Minotauros y ven como unas Harpías se están acercando


- hay que irnos Elidoius pero si quieres quédate a combatir, no es mi problema


Viendo que no tiene opciones, Elidoius sigue a Orrin



Pindo.

Cerca de la destruida ciudad de Pindo, se encuentra Alcander caminando detrás de los soldados que están decididos a proteger en su rey y al oráculo, en medio del árido camino, Alcander alza la voz


- ¿A dónde vamos?

- deja de seguirnos

- no, ustedes saben a dónde ir

- silencio, márchate o te mataremos

- no creo que lo hagan, ustedes saben que yo sería de gran ayuda y sé que ustedes saben a dónde ir o al menos ese viejo lo sabe

- no llames al oráculo de esa manera bastardo

- el oráculo... entonces sí, sabe a dónde vamos



Eubea - Cyme.

Pelo y Aquiles consiguen llegar a Eubea después de perder su barco cuando llegaron a la isla de Esciros y habiendo llegado a Eubea, Aquiles esta enojado por la situación


- tenemos que hacer algo padre

- no podemos hacer nada Aquiles, esto es algo que no podemos enfrentar

- ¿Cómo que no?, pudimos haberlo hecho en Troya o cuando perdimos nuestro barco

- y también pudimos haber muerto

-.....


En ese momento deciden caminar hacia la ciudad en busca de un mapa para saber a dónde se encuentran y a donde irán


Eretria.

Los soldados sobrevivientes de Caristos se encuentran junto a unos mercenarios y pocos civiles armados, saben que no pueden estar más tiempo así que con Owen al frente, deciden buscar un refugio



Mar Egeo -las Cicladas, Nelos.


-vamos papa, hay que seguir

-estoy muy viejo para esto


En las islas Cicladas, Dédalo y su hijo Ícaro se encuentran en la isla agotados por tener que huir y buscan un refugio pero saben que deben seguir en movimiento o morirán



Beocia - Tebas.

Habiendo vencido a las bestias, los guerreros buscaron a los sobrevivientes de Tebas y habiendo terminado, se reúnen donde combatieron a los monstruos

- Estos son los únicos que quedan Diomedes

- bien, llévenlos a Atenas Mados

- ¿y tú que harás?

- iré a Delfos por ayuda

- busca a los semidioses, los necesitamos

- eso hare


Diomedes, es un héroe de origen Aqueo, hijo de Tideo, rey de Elotia y de Deipile, hija del rey de Argos, este héroe es conocido por su gran valentía, por su gran habilidad para combatir, por su marca de haber vencido a 120 guerreros seguidos sin ser derrotado y por su liderazgo incuestionable.


Locris - Naupacta.

La alianza entre el semidiós y el nómada ha terminado y saliendo de la ciudad, Cadmo lo detiene


- ¿A dónde vas desterrado?

- no hay a donde ir Cadmo

- si es así ¿Por qué sigues andando como si buscaras algo?

- ¿y tú?

- vine aquí buscando sobrevivientes

- pues búscalos

- no respondiste a mi pregunta

- no busco nada Cadmo, yo solo hago lo que siempre he hecho desde mi destierro, andar sin rumbo, pelear sin motivo y vivir sin razón

- ¿tu causaste todo esto?

- no


Pero se quien fue


Dichas estas palabras, Askad continúa caminando, antes de dejar la ciudad le pregunta a Cadmo si tiene un mapa y este le dice que si pero que no se lo entregara así que el nómada solo le pide echar un vistazo y permitiéndoselo, observa el mapa detalle por detalle y mirándolo por varios minutos, Cadmo se lo arrebata, le dice que ya fue suficiente y sin nada que decir, Askad se va.





Parte 3: Trayecto.Editar

Habiendo visto el mapa de Cadmo, el nómada sabe a dónde ir y el camino que tomara para llegar, irá a Delfos pero vera que no hay nadie, ni siquiera el objeto que tenía pensado buscar así que irá al lugar que resiste el ataque de las bestias pero no comparte el mismo propósito que Diomedes que busca ayuda para poder contraatacar y retomar la tierra que les fue arrebatada pero al igual que ellos, el Licántropo también va para allá con el objetivo de destruirlo a toda costa por el Uroboros.



Cegos.

En medio de una salvaje batalla, uno de los soldados del Tharo esta a punto de ser asesinado por un Sátiro pero este ve como es decapitado por su general cuyo rostro esta manchado de sangre


- gracias general, le debo mi vida

- claro que me la debes, ahora ve y cura tus heridas

- como diga comandante

- ¡¡¡DAMIAN!!!

- comandante, la artillería esta lista

- excelente, lévalo a que traten sus heridas

- ¿y usted que hora?

- lo que he hecho desde siempre, pelear


Damián sigue las órdenes de su comandante y mientras se alejan, Tharo combate a un Cerbero, logra someterlo y como en el Inframundo, se sube a la bestia y ordenando que disparen la artillería, clava su espada y la bestia corre hacia unos Minotauros


- ¡¡¡SOY THARO, EL DOMINADOR!!!




Raouna.

- ¡¡¡ARQUEROS, A SUS POSICIONES, ATENTOS!!!


Los arqueros Raounianos se preparan para disparar otra ronda de flecha a las bestias que tratan de entrar a la ciudad, Admes se encuentra con los arqueros siendo el segundo al mando del comandante, mientras los soldados combaten y movilizan a los civiles a los refugios, Elina mira desde su hogar junto a su madre y Acacia


- hermano...




1 semanas después. Beocia - Delfos.


He llegado a la ciudad Delfos y como era de esperarse, todo esta destruido y hay vísceras por donde alcanza la vista, los dioses no han sido misericordiosos con nosotros, solo se han limitado a observar como los monstruos del inframundo están matándonos mientras que ellos están en el Olimpo regodeándose, hasta ahora no he encontrado a nadie mas que Cadmo y eso me hace pensar en la posibilidad que o los semidioses han sobrevivido al igual que yo o quizás y solo quizás seamos los últimos que caminos en esta tierra de manchada de sangre inocente, ver el cadáver de un niño hace que cualquiera se sienta mal y que no tenga deseos de seguir viviendo por lo que esta pasando, se que enfrentar a estas bestias es duro pero tienen que haber sobrevivientes, Esparta tiene que estar aun vigente, tiene que haber un refugio, un lugar seguro, no todos pudieron haber muerto pero las posibilidades se descartan, solo me queda ir al templo, ver si el oráculo esta vivo y si ella esta muerta, las posibilidades empezaran descartarse por sí solas


El nómada empieza a caminar con sigilo para evitar pelear en su condición, desde que salió de Naupacta ha estado peleando con monstruos como los Ortros, Sátiros y las criaturas que tuvo mas dificultad en vencer, las Empusas, el nómada esta subiendo al templo empuñando la ensangrentada cuchilla que no ha dejado de empuñar desde que tuvo que pelear en su camino, estando ante lo que queda de la estatua del dios Apolo, entra al templo


No puedo esperar dejar de ver cuerpos masacrados hasta los huesos ni en pensar en las posibilidades, hay una serie de lugares a los que debo ir y el último lugar posiblemente sea Raouna, a pesar de que me desterraron y que quizás nadie ha olvidado lo que paso hace 4 años en la guerra contra los Alxanos, hay esta mi familia y aunque quizás me odien por la reputación que les he dado, tengo que ver si están bien, después de subir las escaleras, me encuentro ante una gran puerta que esta entre abierta y al abrirla, vi los cadáveres de varios hombres, no puedo esperar a que todo este tranquilo


Con sigilo revisa cada parte del lugar sin saber que el templo es mucho mas extenso de lo que cree, después de buscar por habitaciones que hacen que recuerde el templo del oráculo de Tanagra, se dirige al salón del oráculo de Delfos


- hmmmm


Nada, no hay nadie, todo es silencio y mis pasos resuenan con el eco, solo he encontrado cadáveres y desorden, los dioses al parecer decidieron que es el momento de que los mortales desaparezcan, no han demostrado que protegerán a sus favoritos así que todos moriremos al menos que haya una forma de vencerlos, pase por una estatua del dios Apolo y hace que recuerde a Orfeo, el creo la pederastia y eso es algo indignante en verdad, he llegado al salón del oráculo y al final hay un trono que tiene atrás una gigantesca 2 gigantescas estatuas de serpientes, no esta aquí, lo que significa que se fue y sé que no dejaría el Uroboros por nada así que tengo que encontrarla cuanto antes pero no será fácil ya que con el tiempo que me tomo llegar acá, ella puede estar muy lejos o muerta


Askad no se percata de la palanca y al salir del templo, ve como la gran bestia Ceto aparece y al tornarse invisible, se impulsa con gran fuerza hacia las montañas, donde se encuentra la gran serpiente Pitón


Presumo que se fue por aquí, no creo que ella y sus súbditos hayan atravesado la ciudad en pleno caos, si continuo impulsándome en este grisáceo día, quizás logre alcanzar hoy o para mañana, llegue a pensar de que nada pasaría pero me equivoque al ser atacado por unas Harpías y esa criatura que me ataco cuando estaba en las mazmorras de Licosura


Alterando su brazo derecho en sable, empuña el sable con la siniestra y con su tercer brazo, combate con las criaturas aladas mientras desciende, cuando caen al suelo, Askad mata la Esfinge y después de una corta batalla con las Harpías, decide continuar caminando


No es seguro impulsarme, estoy más herido que antes y no sé si vienen mas así que mejor estar lo mas oculto posible pero al hacer esto, estoy expuesto debido a que no sé si me están observando ahora, solo los dioses lo saben, me adentre al bosque esperando a que todo este tranquilo aunque eso es imposible por lo que esta pasando, mientras caminaba podía sentir todo el dolor y la fatiga, podría usar la ambrosia pero no, prefiero conservarla lo mas posible hasta que no tenga mas opción, estoy en medio del silencio, la quietud y la incertidumbre


Askad camina con sigilo en medio del bosque cerca de las montañas de Tesalia y mirando a todos lados, toca su casco momentáneamente mientras siente el herbaje en sus pies


- ......


¿Cómo estará mi familia en estos momentos?


Pasa un tiempo caminando y viendo que las nubes han tapado el sol, haciendo que el día se vuelve gris, se percata de los restos del cadáver de un Centauro


Los restos del cadáver de un Centauro, no lo mataron con espadas, luce como si lo hubieran devorado, tengo que estar atento


El desterrado continúa caminando y durante el trayecto ve más cadáveres y no solo de Centauros, mira los restos de unos sátiros, ciclopes, Minotauros, Lestrigones y al ver los restos de seres humanos, Askad se torna invisible y altera sus extremidades


Hay algo grande aquí, algo muy grande y por lo que he visto, devora lo que sea



Tesalia - Las montañas.

Habiendo pasado las regiones de Focida y Etolia, ha llegado a Tesalia y se encuentra cerca de las montañas que son habitadas por los Centauros pero que ahora se resguardan de la gran serpiente Pitón que se ha apoderado de su hogar


-.....


Las bestias no me siguieron, por lo que me impulse con gran fuerza como la vez anterior y durante el ascenso pude ver algo gigantesco moverse, parecía una serpiente, una gran serpiente, el oráculo debe estar cerca


Cuando Askad cae en medio de restos de Centauros y las armas que usaron para pelear por su territorio, camina con sigilo para evitar que la criatura lo sorprenda pero la serpiente Pitón aparece en medio de los restos y acercándose al nómada, ve como el gran reptil se pone frente a el


Debo admitir que estoy impresionado por su tamaño, esperaba que fuera grande pero no tan grande, si esta serpiente podía habitar dentro del templo, entonces el templo es más grande de lo que pensaba y si el oráculo de Tanagra o el Nigromante no pudieron vencer a la serpiente, entonces yo no podre


La serpiente pitón abre lo boca, mostrando sus afilados dientes y cuando va a atacar es interrumpido por unos Centauros armados con espadas, arcos y flechas, el reptil rápidamente se aleja del nómada y ataca a los Centauros, en ese momento aparece el Centauro Quirón y el augur Kozma


- Kozma

- tú debes ser desterrado

- .....Puede hablar

- soy Quirón

- ...Askad...Kozma, ¿Dónde esta el oráculo de Tanagra, donde están Kassia y sus hijos?

- eso no lo sé pero hay cosas mas importantes ahora

- es cierto, tenemos que ir a Farsalia

- ¿Farsalia?


El Centauro Quirón me hablo sobre Farsalia, me dijo que la ciudad sigue en pie, que tiene sobrevivientes, que esta bajo ataque y que tienen que ir inmediatamente a socorrer a los soldados antes de que los monstruos del Inframundo entren a la ciudad


- ¿Qué estamos esperando?, a Farsalia

- vámonos

- yo me quedare

- no Quirón, tienes que venir

- nos encontraremos allá augur, váyanse


Al augur no se le ocurrió preguntar sobre que es lo que hará, simplemente asintió y en poco tiempo nos estábamos alejando de las montañas


- ¿tienes un mapa Kozma?

- no, el mapa lo tiene Hércules pero recuerdo el camino a Farsalia

- ¿Dónde esta Hércules?

- se dirige a la ciudad al igual que nosotros para evitar que la destruyan, debe estar muy lejos de nosotros ahora

- Kozma, el oráculo de Delfos desapareció y el...

- no desapareció, esta en Farsalia, esta herida

- ¿Cómo que esta herida, que paso?

- no hay tiempo para hablar, te lo contare cuando lleguemos a la ciudad

- bien


Empezamos a correr hacia Farsalia, el oráculo vive así que debe tener el Uroboros pero esta herida, si no estuviéramos en esta situación me vería tentando a arrebatárselo ya que esta débil pero no es el momento, hay cosas mas importantes, en el camino fuimos atacados por unas bestias que no había visto antes, nos superaban en número y durante la batalla aparecieron 3 hombres.





Parte 4: Vuelo.Editar

Habiendo sobrevivido el camino desde Arcadia, donde empezó a perseguir a Licaón para detenerlo, hasta Delfos, donde buscaba al oráculo para ver si seguía viva y si aun tenía el Uroboros, estando en las montañas de Tesalia, donde se encontró con la gran serpiente Pitón, el centauro Quirón y el Augur Kozma, ahora se dirige a Farsalia junto a Kozma y otros para poder defender la ciudad que esta siendo atacada por los demonios de la diosa de la discordia y por las bestias del submundo comandadas por el Licántropo.


Peloponeso - Esparta.

En tierra de nadie, los espartanos se agrupan en una gran fila para resistir la horda de soldados no muertos que los superan en número y con las aves de Estinfalo acercándose, el capitán de los espartanos se pone su casco y empuña sus armas


- rey Leónidas

- ponte tu casco y empuña tu escudo, se están acercando

- ¿podemos confiar en ellos?, nosotros no...

- se que no recurrimos a esto, que nuestro código nos dicta que las flechas y la magia son de cobardes, se que nosotros no hemos ganado las batallas y nuestra reputación usando lo que ellos usan para defenderse y pelear pero la situación nos obliga a tener que aliarnos para sobrevivir, ellos necesitan nuestra ayuda y nosotros necesitamos la suya

- aun hay soldados en Esparta listos para luchar

- lo se Maratos pero es mejor que estén cuidando Esparta, si llegan a matarnos aquí, no solo los soldados en Esparta vendrían a la batalla, toda Esparta iría la batalla y no solo nos vengarían, vencerían y librarían a toda Peloponeso de estas bestias, ¿están listos los guerreros de Mesenia y Cinuria?

- Si, los guerreros están al frente y los arqueros están en donde usted ordeno al igual que los brujos Cinurios

- bien, prepárate Maratos...¡¡¡ESPARTANOS, ACABEMOS CON ELLOS!!!


Leónidas, cuyo nombre significa hijo de león, fue el tercer hijo de Anaxandridas, se volvió rey cuando sus hermanos mayores murieron en combate, demostraba gran tenacidad en las batallas, lo que inspiraba a los soldados que lo seguían y su devoción era tan grande que estaba dispuestos a dar su vida por Esparta.



Tesalia - Monte Ossa.

- ¡¡¡ Kozma!!!


Esa criatura lo atrapo con su cola, iba a matarlo con sus garras hasta que lo Salve decapitando a la criatura con mi brazo alterado en sable, esta bestia se parece a una Gorgona, la diferencia es que esta tiene garras de notable tamaño, se mueve mas rápido y tiene un horrible hedor, después de que Kozma se soltara, se acerco a mí con su bastón


- gracias Askad, te lo debo

- tú me cuidas la espalda y yo te cuido la mía

- bien


Kozma y yo estamos combatiendo cerca de una montañas que al mi parecer son el monte Ossa junto a Diomedes, el hombre que ha vencido a 120 guerreros sin ser vencido y Dédalo, el famoso constructor del laberinto donde encerraron al Minotauro que aterrorizaba Creta, no se supo nada de él después de que hizo el laberinto hasta ahora, esta con su hijo Ícaro, un hombre joven que porta una lanza y ambos tienen alas como Tharo, apenas pudimos decir nuestros nombres cuando nos encontramos, nos están superando en número y no nos dejan avanzar hacia Farsalia, los dioses no están de nuestro lado


- ¡¡¡Son demasiados!!!

- ¡¡¡no se rindan Dédalo, sigan peleando!!!


Diomedes ha tomado el liderazgo de todos en esta batalla, empuñando un escudo, esta junto a los alados, mientras que yo combato con el Augur, estas bestias no aparecieron por casualidad, nos estaban esperando, sabían a donde nos dirigíamos, si logramos sobrevivir a esto, llegar a Farsalia será muy difícil


- ¡¡¡Diomedes, tenemos ir a Farsalia, la ciudad aun no ha sido destruida, en este momento esta siendo atacada y el oráculo de Delfos esta herida!!!

- ¡¡¡¿Qué?, a Farsalia, guíanos Kozma, nosotros te cubrimos!!!


Al escuchar las palabras de Diomedes, Dédalo se negó pero se resigno cuando empezamos a avanzar con el augur llevándonos a Farsalia, Kozma empleaba magia para abrirse paso y matar a las bestias, es obvio que el oráculo de Tanagra debió enseñarle pero como lo conozco tanto como a Rojo pero puedo asumir que el oráculo le enseño, el hijo del constructor lucha fervientemente con una lanza en mal estado, las putas lucen bastantes manchadas de sangre, como si hubiera sido utilizada por mucho tiempo, su padre empuña una espada que luce en mejor estado que el arma que porta su hijo, le pase a Diomedes la cuchilla y el simplemente empezó a usarla como si la hubiera tenido hace mucho tiempo


- ¡¡¡Manténganse unidos, Protejan a Kozma a toda costa!!!


Hay que proteger a Kozma de las bestias, sin el no sabríamos como llegar, mis extremidades están alteradas y mis sentidos agudizados, estoy atento a todas las direcciones mientras avanzamos, si no logramos llegar a tiempo, resistir sería inútil porque no habrá posibilidad para poder acabar con estos monstruos


- ¡¡¡Diomedes, se acercan mas por el frente, son demasiados, ¿Qué hacemos?!!!

- ¡¡¡Ícaro, Dédalo, agarren a Kozma y elévense tanto como puedan, lo necesitamos para llegar a Farsalia, Askad, conmigo!!!


El augur escucho las palabras del invicto y se elevo sin la ayuda de ellos, puede levitar como el Nigromante pero dudo que tenga sus mismas habilidades, al ver esto los alados agarraron a Diomedes por los brazos y se elevaron hasta donde estaba Kozma, dejándome a mí en el suelo, en plena batalla hasta que me impulse y me sujete de la mano derecha del augur


- esto no era el plan pero puede funcionar, estamos fuera de su alcance y si seguimos así, podemos llegar a Farsalia en poco tiempo, ¿no es así Kozma?

- si Diomedes

- esperen, Farsalia esta siendo atacada, estas bestias están por todos lados y solo somos 5, aunque logremos llegar no podremos hacer nada

- No Dédalo, mientras Farsalia se mantenga de pie y pueda luchar, podremos vencerlos, quizás seamos 5 pero nosotros podemos ser la diferencia entre que todos en la ciudad puedan ver la luz del gran Helios una vez mas o ser devastada hasta no quedar nada ni nadie, además el oráculo de Delfos se encuentran ahí, ella representa la posibilidad de retomar lo que estas bestias nos arrebataron, de recuperar toda Grecia y mientras exista esa oportunidad, no podemos detenernos ni permitir que nos maten


Esas palabras que dijo Diomedes son las palabras de un líder, de un gran líder que confía en los suyos, no nos conoce a ninguno pero como hemos peleado por nuestras vidas y por la posibilidad de poder acabar con estos monstruos que Licaón libero, el confía en nosotros aunque no lo exprese, Kozma me pregunto sobre como fue estar en el Inframundo y como se sintió ganar la disputa de los dioses, le dije que mi tiempo en el Inframundo no están diferente como estar aquí y ganar la disputa fue satisfactorio pero no se compara la sensación de que salve a mi hermana, verla me produjo una gran alegría pero ahora no se si mi familia aun viva y si Raouna aun exista después de todo lo que ha pasado, cuando le dije sobre mi satisfacción, el me dijo que cualquiera se hubiera sentido como yo me sentí, cuando iba a preguntarle sobre como estuvieron en mi ausencia, nos atacaron pero fueron Harpías o esas criaturas que tienen parentesco a la Manticora, fue un Ciclope que arrojo un Sátiro hacia nosotros y luego empezó a saltar para agarrarnos


- ¡¡¡ESE CICLOPE ESTA SALTANDO, TRATA DE AGARRARNOS!!!

- ¡¡¡HAY QUE MANTENERNOS FUERA DE SU ALCANZE, HAY QUE ELEVARNOS MAS!!!


Ícaro se asusto al ver que ese Ciclope saltaba para agarrarnos y después de que Kozma grito, nos elevamos mas pero mas y mas criaturas trataban de agarrarnos, de derribarnos, evadimos lo que parecía mazo gigante y el monstruo que lo arrojo parecía una persona pero era mucho mas grande y deformada, Kozma dijo que se llamaban Lestrigones, vi que entre las bestias aparecieron unas mujeres desnudas que cambiaron de forma, tomaron la forma de Harpías, de grifos, de esas criaturas que se parecen a la Manticora y de la Manticora, es obvio que tenemos que matarlas para continuar pero si no supiera que esas mujeres o esas criaturas cambian de forma a lo que sea, sentiría ansias por tener nuevamente la oportunidad de enfrentarla y de matarla porque no permitiría que escapara por tercera vez


El grifo es una criatura cuya fisiología esta conformada por partes de distintos animales como la Quimera, la Esfinge y la Manticora, la parte superior de la criatura es la de un águila, con hermosas plumas que parece de oro, un poderoso pico y garras afiladas, la parte inferior es la de un león con pelaje amarillo, musculosas patas y cola, son conocidas por sus constantes confrontaciones con los Arimaspos, criaturas cuya fisiología es parecía a la de los grifos, solo que estas tienen un solo ojo.


- ¡¡¡tenemos que evadirlos!!!


Nos elevamos aun más después del exclamo de Diomedes pero era inminente que tendríamos que combatir, Diomedes dijo que debemos seguir sin importar lo que pase, altere mis pies en garras, torne mi brazo derecho en sable y con mi tercer brazo al igual que mi diestra, peleábamos como podíamos a la vez que tratábamos de llegar a Farsalia


- ¡¡¡No se detengan!!!


Pude matar a una de esas mujeres con la forma de la Manticora mientras que Ícaro y Diomedes combatían a esos grifos de un solo ojo, tuve una pequeña satisfacción que no fue duradera porque trataban de derribarnos, con rocas, armas como lanzas, bolas de fuego, incluso con árboles, eran demasiados como para poder evadirlos o elevarnos aun mas, estaban cumpliendo su objetivo, nos estaban deteniendo


- ¡¡¡son demasiados, no podremos llegar a Farsalia!!!

- te equivocas Dédalo

- abre los ojos Diomedes, somos solo 5 y nos superan por mucho, no tenemos oportunidad

- la tenemos pero no todos llegaremos

- ¿Qué quieres decir?

- Kozma es el único que nos puede llevar, no podemos permitir que le hagan daño por lo que tendremos que crear una distracción, ustedes llegaran a Farsalia, el desterrado y yo les daremos todo el tiempo que sea posible para logren llegar, ¿estás de acuerdo Askad?

- si

- no pueden hacerlo Diomedes

- tenemos que hacerlo Kozma, tienen que llegar y sin importar lo que nos pase, defiendan la ciudad y recuperen Grecia


Dicha estas palabras, Diomedes hizo un gesto de saludo, nos soltamos y vi como ellos se alejaban mientras caíamos a lo que parecer el final para nosotros dos


- sobreviviremos Askad, sobreviviremos

- quizás



- Lo lograron, hicieron que se alejaran de nosotros

- se sacrificaron para que pudiéramos llegar

- no tenían que hacerlo Kozma

- pero lo hicieron, ahora tenemos una ciudad que defender


Al ver como ellos dos se soltaron hacia su muerte con el motivo de que lleguemos a la ciudad y que la defendamos, estaba decidido a hacerlo para que no hayan muerto en vano pero como el gran oráculo me dijo que Askad pudo salir del inframundo, es probable que sobrevivan, que ambos sobrevivan pero no puedo asegurarlo, no tengo tanto poder como el oráculo para ver las cosas que ocurren sin tener que presenciarlas y saber sobre una persona en especial sin tener que saber que estar con él o ella, saber donde esta o como esta, continuamos en movimiento por un tiempo hasta que me fije al suelo, la idea de Diomedes no funciono después de todo, aun nos están siguiendo muchas bestias y eso será un problema que tendremos que resolver cuando estemos en Farsalia, si es que aun no ha sido destruida.





Parte 5: Un día mas.Editar

Tras haber visto como el desterrado y Diomedes caían hacia una muerte inminente para darles tiempo, han llegado a las afueras de Farsalia que se ha vuelto en una zona de guerra donde los mortales y semidioses combaten a las plagas que han azotado su mundo para mantener la ciudad de pie, para mantener al oráculo de Delfos a salvo y por ver la luz del sol una vez mas, el nómada y el invicto se abren paso para poder unirse a la batalla y al presentarse la ocasión, para cumplir su palabra.



Tesalia - Farsalia.


- ¡¡¡Llegamos!!!


Después de varias complicaciones en el camino, han llegado a las afueras de Farsalia que se ha vuelto en una zona de guerra con cadáveres hasta donde alcanza la vista


- ¡¡¡¿en verdad pelearemos Kozma?!!!

- ¡¡¡No, iremos directamente a la ciudad!!!


Mientras ellos vuelan sobre tierra de nadie, los soldados restantes se mantienen unidos y cerca del portón de la ciudad que se ha quedado sin artillería para evitar que las bestias entren y para que los heridos puedan entrar sin problema, en el cielo están los Boreadas que combaten a las bestias aladas mientras que los campeones como Tao están más alejado de la muralla, reduciendo a las bestias lo mas que pueden mientras que los arqueros junto a Atalanta usan las saetas que les quedan con cuidado y los héroes Hércules, Perseo, Peleo y Aquiles que se encuentra combatiendo a Licaón y a las Empusas que lo seguían


- son mas que la vez anterior

- no tienes que decirlo Livana, los dioses no esta de nuestro lado…esta vez no podremos ganar

- no digan eso, podremos ganar, ya lo hemos hecho y lo volveremos a hacer, incluso si los dioses no están de nuestro lado, seguiremos peleando hasta el final de este de esta guerra o hasta nuestro final, recuerden el grabado de mi espada...

- lo dices una y otra vez

- cállate Eva

- cállame

- cállense los dos, se acerca una horda y esta es grande


Al ver que se acerca una gran horda como dijo Tao, Alcander empuja a Tao y rápidamente se coloca en medio y al frente de todos con su arma en alto


-¡¡¡COMBATAN HASTA QUE CAIGAN!!!



Feras.


Desde que nos soltamos para que los alados y Kozma pudieran llegar a Farsalia, sobrevivimos como Diomedes dijo y cada paso que damos para avanzar se ha vuelto en una batalla tras otra con enemigo tras otra, estoy muy acostumbrado a esto, batallar se ha vuelto mi vida desde que fui desterrado, sé por experiencia que siempre hay un enemigo listo para pelear pero esto es ridículo, después de mucho batallar y correr, los perdimos, llegamos a una ciudad devastada como todas en las que he estado y Diomedes menciono que estamos en Feras, por lo que no falta mucho para llegar


- ¿cansado?

- si ¿y tú?

- absolutamente


Cuando me respondió que esta absolutamente cansando, me reí por unos segundos hasta que nos alcanzaron


- Cuando lleguemos, pelearemos como si fuera nuestro ultimo día



Farsalia.


- ¡¡¡Entren!!!


Por las órdenes de su capitán, los soldados restantes entran a la ciudad, cuando las puertas se abren, Tao se da cuenta de que los soldados están entrando, por lo que corre hacia el capitán que ayuda a los heridos a entrar sin que los demás se den cuenta


- ¡¡¡deténganse, no pueden irse ahora!!!

- lo lamento Tao pero mis soldados están muy heridos como para seguir

- nosotros también

- pero ustedes tienen esos poderes que los dioses les han concedido y ellos no, además los semidioses están aquí

- no son inmortales

- pero son mas fuertes que mis soldados y si quieren entrar para tratar sus heridas, háganlo ahora


Tao voltea y mira el campo de batalla mientras piensa en las palabras del capitán, contempla los incontables cadáveres de los soldados asesinados en combate, de los monstruos que han matado desde que la batalla empezó, los heridos que entran a la ciudad para tratar sus heridas y a sus compañeros que continúan peleando al igual que los semidioses, observa sus heridas y después de pensarlo, tiene la respuesta


- seguiremos peleando

- entonces que los dioses estén de su lado


La batalla entre los héroes y Licaón ha sido tan dura como ellos esperaban especialmente con las Empusas que pueden tomar la forma de cualquier criatura, hasta la forma de ellos, por lo que se mantienen junto y en una formación que les permite poder pelear con las Empusas y a Licaón pero se debilitan por los constantes ataques que reciben, Kozma entra al campo de batalla y gritándoles que cierren los ojos, se une a los semidioses en su lucha cuando hace un gran destello que cegar por unos momentos al Licántropo y las Empusas


- ¡¡¡Bien hecho Kozma, ya podemos atacar!!!


Los héroes rompen su formación y logran matar con a varias Empusas gracias a Kozma y rodeando a Licaón para acabarlo de una vez, realiza un rugido tan fuerte que todos en el campo de batalla se detienen, Tao y los demás ven que las bestias se dirigen hacia donde están los semidioses


- ¿Qué esta pasando, porque se alejan?

- ¡¡¡¡se dirigen hacia los semidioses Alcander, tenemos que ayudarlos!!!


En el cielo los Boredas escuchan el grito del Licántropo y ven lo que pasa en tierra


- ¡¡¡Calais, las bestias se están alejando!!!

- ¡¡¡van a atacar a Hércules y a los demás, vamos!!!


En los muros que protegen la ciudad, Atalanta toma las flechas que le quedan y comanda a los arqueros con pocas flechas al igual que ella


- ¡¡¡Arqueros, no dejen que lleguen hacia ellos!!!

- ¡¡¡Nos quedan pocas flechas Atalanta!!!

- ¡¡¡Entonces no fallen ni una!!!



- lo logramos Askad, parece que llegamos justo a tiempo

- si...¿cansado?

- muy cansado, ¿y tú?

- hagamos esto de una vez


Llegamos en el mejor momento, estamos en una zona llena de muerte con artillería como catapultas destruidas y armas por donde alcanza la vista, pude ver a Kozma peleando con Hércules, Calais, Zetes y Perseo contra una gran cantidad de monstruos, entre esos monstruos esta Licaón, si logro atraparlo, podría dejarlo inconsciente como lo hice en Arcadia, regresara a su forma original y quizás tenga las respuestas a todas mis preguntas pero eso hará que todos quieran matarlo por ser el causante de todo esto, por lo que mi objetivo será atraparlo, sofocarlo, llevar a la ciudad para que responda a mis preguntas y persuadir a todos para que no lo maten, empezamos a matar a cada monstruos que teníamos al frente pero no éramos los únicos, pude ver a Rojo peleando junto a Tao y Elidoius, ninguno esta empleando sus poderes en la batalla, deben estar muy cansados para no hacerlo como yo pero como los hijos de Licaón me robaron mis armas, tengo que estar matando con mis brazos alterados, pude ver que Licaón esta siendo protegido por esas mujeres que cambian de forma así que me impulse hasta estar sobre ellos y me impulse nuevamente para dar un golpe directo a la cabeza de Licaón con mi brazos alterados con masa muscular, inmediatamente torne mis brazos en látigos para matar a las mujeres cambia forma y al matar a la ultima, altere mis brazos en masa muscular, agarre a Licaón como hice en Arcadia y cerrándole la boca con mis manos, empecé a presionar su abdomen con el tercer brazo pero se resiste, trata de liberarse hasta el punto de que se sacude de un lado a otro, por lo que me estoy aferrando con las fuerzas que me quedan y necesito ayuda


- ¡¡¡ayúdenme a sujetarlo, ayúdenme!!!


Nadie escucho mi grito, grite nuevamente por ayuda y nadie respondió, todos están concentrados en matar al enemigo que no se percatan de lo que estoy haciendo, ni siquiera los que están mas cerca de mí como Hércules, Kozma y Perseo, tendré que retenerlo hasta que hayan matado a las bestias o hasta que lo sofoque o hasta que se suelte y me mate


El hombre lobo continua luchando por liberarse pero Askad no lo suelta, se aferra el cómo puede y lo presiona cada vez mas, por unos momentos deja de luchar, haciendo que el nómada se detenga y al soltarlo, Licaón lo sorprende tajarlo en el pecho con tanta rapidez que no tuvo tiempo para defenderse, Askad cae, tocar el suelo pierde su casco, se percata de que no tiene su alforja, se toca la herida y al ver como Licaón se acerca, sabe que esta muy débil


Se acerca a mi mientras gruñe, mire a los lados y pude ver mi alforja a mi derecha, esta tan cerca que podría agarrarlo pero esta tan lejos que no podría levantarme para hacerlo, parece que moriré aquí, en combate, como un guerrero conocido por sus hazañas, por sus peleas y por haberle fallado en su nación, y a su familia


Viendo como será asesinado a zarpazos y mordidas, Licaón se detiene, hace un gran rugido y ve como deja Farsalia seguido por las bestias que quedan, preguntándose que esta pasando, Askad logra levantarse, toma su casco y su alforja, mira a su alrededor, ve como todos celebran su efímera victoria, tocándose su herida nuevamente, Diomedes se le acerca junto a Diomedes


- amigo, que bien que estés vivo, te vez terrible

- tu tampoco eres Adonis y me alegra ver que sigas vivo Rojo, y tu también Diomedes

- te dije que sobreviviríamos Askad, ahora vamos a la ciudad, tenemos que descansar antes de que vuelva a atacarnos


Mientras caminábamos a la ciudad vi a Eva, ella llego a verme y nuestras miradas decían mas de lo que podíamos decir, ella me corto los ojos y seguí caminando como podía, una vez dentro pude ver como cerraban el portón, la gente empezó a rodearnos, no sabía cuál era un ciudadano o un refugiado, una parte nos galardonaba y otra parte murmuraba pero todos hicieron silencio cuando aparecieron 2 hombres, supongo que uno de ellos es el rey pero pude reconocer a la mujer que se puso al medio de ellos, es el oráculo de Delfos, tiene un collar inusual, con serpientes de oro mordiéndose la cola a los lados, debe ser el Uroboros, vi que tiene varios vendajes en el brazo izquierdo y el torso, no era mentira que estaba herida, el hombre de la derecha empezó a hablar, ese debe ser el rey de Farsalia, nos estaba agradeciendo por haber defendido la ciudad, por haber dado un día mas a todos, continuo hablando sobre la valentía, sobre los difuntos en batalla, que jamás serán olvidados y cuando termino, di un paso al frente mientras todo se dispersaban con rapidez pero no pude sostenerme ya que estoy débil, Rojo y Diomedes me levantaron, les agradecí por eso y les dije que podía seguir solo, el oráculo iba a irse con el rey pero pude llamar su atención cuando me vio caminando hacia ella, varios soldados la rodearon y empuñaron sus armas, haciendo que los que quedaban prestaran atención a lo que pasaba, altere mis manos en garras pero ella les dijo que las bajasen, la obedecieron y en vez de y acercarme a ella, ella se acerco a mi



- oráculo de Delfos, yo soy...

- te conozco, eres Askad, el desterrado, asesino de la bestia conocido como Kryptus, salvador de Atenas de ser conquistada por los Persas al igual que el guerrero llamado Alcander y conocido como el Rojo, asesino del destructor de Carpius y vencedor de la gran disputa de los dioses

- así es oráculo de Delfos

- ¿acaso quieres una audiencia conmigo, en privado?

- no, en realidad estoy aquí porque tengo algo que decirle desde hace tiempo...El destructor de Carpius, lo conocí como el Nigromante, no tengo que decirle que pelee con él y que lo mate pero en sus últimos momentos de vida el me dijo algo, no llego a completarlo pero aun así le diré lo que pude oír, no todo, eso fue lo que pudo decir antes de que la sangre de Cerbero lo matara

- .....¿Nada más?

- así es, no pretendo decirle mis conclusiones al respecto para darle sentido a lo que dijo, tenía una promesa que cumplir y la cumplí

-¿eso es todo?

- si


Cumplida su promesa, deja al oráculo y se va con Alcander y Diomedes para tratar sus heridas y prepararse para el siguiente ataque al igual que todos en la ciudad.





Capitulo 19: En comun.Editar

tardan en recuperarse y que no están en condiciones para defenderse de otro asedio. Diomedes está consciente de todo eso pero no olvida su objetivo de retomar toda Grecia, por lo que decide que es tiempo de pedir ayuda a otras naciones que siguen vigentes, aliarse y unir fuerzas por un enemigo en común o que pronto será.

 

 

Tesalia - Farsalia.

La gran luna es constantemente tapada por las nubes, estuve caminando entre refugiados que están sentados alrededor de fogatas que se encuentran a lo largo de la ciudad, regrese al pabellón donde vende mis heridas, está lleno de refugiados y soldados, me senté en uno de los peldaños y no pude evitar pensar en mi familia, si aun siguen vivos, deben estar con miedo e incertidumbre como todos aquí, si no seremos asesinados por las bestias, moriremos de hambre y sed, no hay comida para todos y racionar solo hace que comamos muy poco, eso incluye al rey y al oráculo que sabe mas del Nigromante que yo, pedirle que haga un portal a Raouna no ayudara en nada, no están a salvos haya, no estarían a salvos aquí.

 

- Askad

 

Por si fuera poco, tengo que lidiar con el pasado

 

- Eva

- Esto no ha acabado Askad

- ya termino para mi

 

Me levante y me aleje de ella con la rapidez que mi cuerpo me permitía, Kozma me dijo que consiguió un lugar donde podre pasar la noche, al menos no dormiré como los refugiados, Eva me está siguiendo, en cualquier  momento podría atacarme pero es probable que no lo haga ya que está en mis o casi en las mismas condiciones que yo

 

Eva lo sigue con su cuchilla escondida al alcance de la mano, el nómada acelera el paso y ella hace lo mismo, saca su arma con cuidado para que nadie se percate, acelera mas el paso y eso que él se detenga, todos a su alrededor se dan cuentan de lo que pasa y se alejan mientras hacen un circulo cuando Askad altera su brazo derecho en espada,  esperando a que uno haga el primer ataque, Eva da el primer paso pero Hércules aparece y se interpone entre ellos

 

- No hay nada que ver, váyanse

 

Al escuchar la seria voz de Hércules, la multitud se dispersan a la vez que Askad torna su brazo a la normalidad

 

-Pueden matarse entre sí, no me importa pero no aquí ni ahora, el enemigo está afuera y atacara en cualquier momento, ahora váyanse a descansar, mañana hay mucho trabajo que hacer

 

Eva se enfurece pero se resigna que no tendrá su venganza esta noche, se marcha a donde sus cofrades mientras que Askad y el semidiós empiezan a hablar

 

- Hércules, ¿Qué paso con Odiseo, Circe, Teseo, Pólux y Castor, Jasón y Medea?

- sabemos que Cadmo está afuera buscando sobrevivientes, Atalanta se encontró con Pólux y Castor en Egas, Macedonia, pero se separaron y no supimos mas de ellos, Perseo estuvo en Yolco y no encontró a Jasón y Medea, desaparecieron al igual que Teseo y sobre Odiseo y Circe, no sabemos nada de ellos y llegar a su hogar es imposible, el mar está lleno de monstruos, Peleo y Aquiles sobrevivieron gracias a los dioses

- bien, esperemos que ellos estén vivos

- que los dioses te escuchen desterrado, ahora descansa que mañana será un día horrible

 

Hércules se fue y yo hice lo mismo, mañana será un día muy duro y necesito estar lo más descansado posible. Estoy ante el lugar que consiguió Kozma, una casa de un piso, entre y como me temía, tendré que compartir el lugar con otros como Ícaro y Dédalo, si ellos estan durmiendo en la sala, entonces las habitaciones deben estar ocupadas, por lo que me trepe al techo, puse mis cosas al lado y me dormí

 

Pasan unas horas desde que guardo descanso en el tejado de la casa y se queda en la misma posición hasta que por fin despierta

 

Es de mañana, desde aquí se puede la ciudad y no había dormido tanto en mucho tiempo, debí quedarme dormido un día entero o más, me siento mejor, mucho mejor

 

Se levanta y se estira mientras los rayos del sol naciente empiezan a tocarlo, baja del techo con su casco en mano y entra a la casa para comer lo que pueda encontrar pero al ver que no hay suficiente comida para todos, buscara en otro lado

 

Deje el casco sobre la mesa e iba a dejar la alforja y la cuchilla pero decidí llevarlas, por si acaso, caminaba entre los refugiados que le pedían más comida a los soldados, ellos se negaban hasta el punto de que los empujaban por su necedad al no entender que la comida tiene que alcanzar para todos, por lo que se tiene que racionar lo más posible, continúe caminando por la perturbada ciudad, hay un hombre calvo, de barba blanca, con la ropa sucia y sin el brazo derecho, gritando que debemos pedirle perdón a los dioses y reverenciarlos por dejar que estemos vivos e increíblemente habían muchos a su alrededor haciéndolo. En mi paso pude a ver a los herreros trabajando con mucha prisa, los soldados reparando el portón y construyendo artillería lo más rápido que pueden y llevando decenas de cadáveres en carretas hacia quien sabe dónde, es probable que estén quemando los cuerpos pero no iré a indagar, llegue al pabellón donde me vende y pude presenciar lo peor de todo esto, gente peleando por comida, muchos sentados y tirados en el suelo con hambre, heridos en gran cantidad, hay personas desmembradas, con mas vendas que yo e incluso hay cadáveres aquí, varios murieron por sus heridas y los soldados se estan llevando sus cadáveres

 

- estas aquí, era de esperarse

- Tao, tu tambien

- llevo más tiempo aquí que tu Askad, estuve desde que las bestias atacaron la ciudad y vi como todo fue empeorando, vi a muchos murieron ante mí, no tuvieron una buena muerte, fueron aplastados, despedazados, devorados…no hay que hablar de eso ahora, necesitan ayuda en el portón

- ve tu, quizás valla a ayudar después

 

Tao luciría tan herido como yo si no fuera por la armadura que tiene, el se fue y yo continúe caminando hasta que unos niños intentaron robar mi alforja, agarre por el brazo al preadolescente y le dije ‘yo no llevo comida, ahora váyanse a otro lado’, lo solté, me miraba con odio, me insulto y se fue con su hermanito, después de eso mire hace atrás y Kathline me estaba viendo con una lanza en la mano y Eva estaba detrás, distante, mirándome como me miraba el preadolescente

 

- Kathline…..tú tenías una espada y un escudo

- solo te diré que si fuera tu, me mantuviera lo más lejos posible porque no se cuanto tiempo pasara antes de que ella vaya a matarte

- ……

 

Eva no ha dejado de mirarme en ningún momento y me quede ahí, inmóvil, viendo como ella y Kathline se marchaban en dirección portón, dejándome en completo silencio, no puede dejar de lado su odio, ni siquiera en estas circunstancias. Cuando desaparecieron entre la multitud, mire al cielo por unos segundos, cerré los ojos, respire profundo y un grito de mujer hizo que los abriera

 

Askad mira como todos se inquietaron por el grito, se les une en su búsqueda de la fuente del grito y ve que todos se inquietan aun más cuando llegan al lugar de donde provino el grito

 

Seguí a la muchedumbre hasta una casa, salió una mujer manchada de sangre, estaba herida, los soldados la agarraron y empezaron a interrogarla hasta que salió una bestia que apenas podía distinguirse que tenía aspecto de una persona, todos entraron en pánico y empezaron a huir mientras que el monstruo se acercaba a la mujer herida, los soldados se distrajeron por la bestia, la mujer aprovecho ese momento para huir del lugar y cuando desenfundaron sus espadas, hice acto de presencia

 

Los soldados se le quedan mirando hasta que el les dice que se aseguren que todos estan a salvo y acatando sus palabras, tiene a la Empusa al frente

 

¿Cómo pudo entrar sin que nos diéramos cuenta, acaso tomo la forma de una persona y entro con nosotros cuando Licaón y las bestias se fueron?, esa tiene que ser la única respuesta porque si hubiera estado aquí desde que todo inicio, Farsalia no existiría, me preocupare de eso después, no hay tiempo para pensar

 

Entran en batalla, el nómada va dominando la pelea hasta que la Empusa toma de una Quimera, Askad llega a tener más problemas por estar evadiendo su cola, su cabeza de León y siendo golpeado por su cabeza de cabra varias veces, rápidamente toma la ventaja cuando le corta la cola y clavando su brazo en el torso, empieza a acuchillarlo hasta que finalmente deja de moverse

 

No debí combatir en mi estado pero ya está muerta, ahora tengo ver si capturaron a la mujer

 

Decide revisar la casa antes de buscarlos y presenciando una masacre total, se va y no tarda en encontrar a los soldados que estan ante el palacio con la mujer apresada y tras ellos estan los ciudadanos y refugiados, exigiendo que sea asesinada

 

Todos estan exigiendo que la mujer sea asesinada mientras que una gran línea de soldados evitan que ellos se acerquen al palacio, mas personas iban llegando y cuando iba a adentrarme en la multitud, el hombre que estaba gritando que debemos venerar a los dioses capto la atención de todos

 

- ¡¡¡¿No ven que hemos enfurecido a los dioses?, los hemos insultado, no les hemos rendido culto por nuestras vidas y esto es lo que nos ganamos, esta mujer causara que muchos mueran al menos que sea sacrificada, y el!!!

 

El viejo me señalo y todos centraron sus miradas en mí

 

- ¡¡¡Vi como hizo que su brazo derecho se volviera en un arma, el es un monstruo como esa mujer, tiene que morir y solo así los dioses nos perdonaran!!!

- ¡¡¡yo no soy un monstruo!!!

- ¡¡¡debe morir!!!

 

La gente empezó a exigir que sea asesinado y se me estaban acercando para agarrarme, retrocedía mientras les decía que se mantuvieran alejados pero no escuchaban y cuando pensaba que tendría que emplear la fuerza, apareció Diomedes junto al rey

 

- ¡¡¡Alto!!!

- ¡¡¡el rey finalmente se ha dignado a mostrar la cara!!!

- ¡¡¡el no es ningún monstruo, el es un hombre como yo y solo quiere vivir como ustedes, no podemos estar matándonos unos a los otros, así no sobreviviremos!!!

- ¡¡¡¿pero como sobreviviremos?, no tenemos oportunidad alguna, si no los sacrificamos, las bestias volverán, nos mataran y todo será su culpa!!!!

 

Diomedes bajo las escaleras del palacio y se puso junto al viejo, delante de todos

 

- ¡¡¡existe una oportunidad!!!, no solo de sobrevivir, de vencer y recuperar todo lo que nos quitaron, de reconstruir, de hacer que Grecia vuelva a ser lo que era y para eso necesitamos unirnos, de aliarnos con ciudades como Atenas y con las fuerzas combinadas, podremos ganar

- ¿pero como sabemos que no ha sido destruida?

- no ha sido destruida, créanme y solo uniéndonos, venceremos

- ¿Entonces tu idea es que dejemos la protección de los muros y arriesguemos nuestras vida solo por una oportunidad?

- sí, sé que es un suicidio pero es la única oportunidad que tenemos, he hablado con los oráculos y ayudaran pero necesito más ayuda, necesito voluntarios, los muros no resistirán por siempre y eso lo saben, por eso necesito gente dispuesta a arriesgar su vida,  por un mañana, para todos, ¿Quién se une?

 

Todos se quedaron en silencio absoluto, todos tienen miedo y no los puedo culpar, la misión es un suicidio pero hay que intentarlo,  después de varios segundos, el viejo iba hablar pero alguien se ofreció

 

- Cuenta conmigo Diomedes

- ¡¡¡No, Ícaro, no iras!!!

- Papa, el tiene razón y si nadie lo ayudara, yo lo hare, los quieras o no

- Ícaro…

- yo iré tambien Diomedes

- gracias Ícaro y Peleo por…

- espera, tambien iré

- bien, si nadie más quiere unirse, entonces síganme, les explicare todo en el palacio, tu hijo tambien puede venir Peleo y tu padre tambien Ícaro

 

El rey ordeno a los soldados que dispersaran a la multitud mientras que nosotros seguíamos a Diomedes para que nos explique que se hará con detalle, los guardias cerraron las puertas cuando entramos, hay estatuas de guerreros arrodillados a los lados del gran pasillo por donde caminamos, unos tenían la espada clavada en el suelo y otros la alzaban, vi que los soldados que la agarraron se la llevaron a otra parte, supongo que las mazmorras para interrogarla, ahora estamos ante el salón del trono y cuando los guardias abrieron las puertas, vimos que no éramos los únicos en esto

 

- escuchen, Askad, Ícaro y Peleo nos ayudaran, por lo que solo nos queda saber a qué lugares iremos

- espera, pero si tienes a los semidioses aquí, ¿Por qué requieres nuestra ayuda, de los guerreros de los dioses?

- estan mejor aquí Ícaro, protegiendo Farsalia y ellos deben saber lo que se hará, prosigue Hércules

- Lemnos ha sido devastada y la reina Hipsipila está desaparecida, por lo que tendremos que recurrir a Hipólita, la reina de las amazonas, aun tengo su cinturón y si se lo doy, quizás nos pueda ayudar

- tienen que ayudarnos, tu y Kozma irán pero después y eso lleva a lo siguiente

- yo y el oráculo de Dodona los ayudaremos, haremos una serie de portales que los llevaran a sus destinos pero solo podemos hacer que los lleven a las afueras, nada mas

- eso será más que suficiente oráculo de Delfos. Peleo y Ícaro, irán a Atenas, les dirán que yo los mande y díganles que es tiempo de unirse, yo iré a Esparta y Askad, iras a Cegos, la ayuda de Tharo ‘‘El Dominador’’ es muy importante, el no se negara, no les garantizo que esto resulte un éxito, ni que sigan vivos pero vale la pena intentarlo, vallan a descansar, mañana se hará

 

Pude ver al oráculo de Dodona,  se parece un poco al oráculo de Tanagra pero el es barbudo y tiene ojos, dejamos el palacio, nos dirigimos a la casa y cuando cerré la puerta, Dédalo se encerró en una de las habitaciones, su hijo entro en otra y aprovechando que no hay nadie más, tome mi casco y me encerré para poder dormir

 

Las Amazonas son una nación de mujeres guerreras lideradas por Hipólita, hija del dios de la guerra y de Otrera. Fundadora del reino, fue desterrada de Lemnos por sublevarse contra Hipsipila para tomar el mando. Estuvieron a la deriva hasta que el Mar Negro, Ares apareció, le dio un cinturón que le otorgaba magia y le mostro una región que podían habitar. Vivieron como guerreras,  no permitían que ningún hombre estuviera en la isla pero para evitar la extinción, iban una vez al año a naciones vecinas para procrearse, los varones eran sacrificados o devueltos a sus padres y las hembras eran llevadas y entrenadas en cacería, combate y agricultura. Otrera muere naturalmente y el cargo cae en Hipólita, que tome el cinturón y la marca del destierro como símbolos de su reinado hasta que Hércules le quita el cinturón debido a que formaba parte de sus 12 tareas

 

El día llego, el sol está en lo más alto y estamos caminando hacia nuestro destino, Ícaro esta junto a mí y su padre detrás, nos estamos acercando al palacio y se puede ver a los soldados que manteniendo a la gente atrás, estan junto a los campeones, Peleo esta con su hijo y frente a ellos están Diomedes, los semidioses, el rey de Farsalia junto al rey de Dodona, de Apolonia y los oráculos

 

- ¿Estan listos?

- si

 


Alcander se me acerco junto a Tao, me dijeron que los dioses estan de nuestro lado y que ganaremos, Rojo añadió su frase típica junto a un ‘‘No dejes que te maten amigo, buena suerte’’. Cuando Diomedes respondió a la pregunta del oráculo de Delfos, ella se acerco a nosotros, levanto las manos e hizo algo en nosotros y luego de eso, los portales se abrieron y entramos.

Parte 2: Trato.

Habiéndose ofrecido como voluntarios para el plan de Diomedes, se les explica que es lo que se hará y a las ciudades que irán para unir fuerzas para recuperar Grecia pero saben que no será sencillo, saben que no está garantizo que acepten, que solo es una oportunidad que puede terminar con la muerte de ellos y que le pedirán ayuda a naciones que son enemigas como Esparta y Atenas, y cuyos líderes preferirían negarse y atacar pero con un enemigo en común que busca matarlos,  no tendrán mas opción que aceptar pero pondrán sus términos para la alianza.

 

 

Peloponeso – Esparta.

 

En las afueras de una ciudad que apenas tiene un respiro, Diomedes sale por el portal y presencia lo mismo que en las afueras de Farsalia, muerte por doquier

 

- Diomedes

- oráculo de Delfos, ¿dónde está?, no la puedo ver

 - te he dado la telepatía, puedes hablarme con tu mente,  Askad, Ícaro y Peleo tambien pueden hacerlo, enviare a un augur para que te ayude

- no, esta mejor allá, ¿Qué está pasando en la ciudad oráculo?

- La multitud está inquieta, no creen en tus palabras, están convencidos de que los dioses estan enfurecidos y que realizar sacrificios los tranquilizara, los soldados han tenido que detenerlos, incluso han arrestado a varios, deben darse prisa

- ese hombre, si es arrestado o ejecutado causaría anarquía, dígale a Hércules que los ayude, que los pacifiquen si es necesario pero que eviten un genocidio, no tardaremos

 

Caminando entre muertos, desde despedazados hasta petrificados por las Gorgonas, llega a ver a los espartanos quemando cadáveres y acercándose con su espada en la mano, se percaten de su presencia

 

- ¡¡¡Alto, ¿Quién eres tú?!!!

- tranquilo Maratos, es Diomedes, el invicto, debería sentirme honrado por tu presencia pero ahora solo somos hombres que buscan sobrevivir

- ciertamente Leónidas y te diré que si solo buscan sobrevivir, terminaran fallando

- ¿entonces vienes a aquí solo para decirnos que dejemos de pelear y vea como toda Esparta es asesinada?

-  no Leónidas, vine aquí para decirte que existe una forma de terminar con esto de una vez por todas

- ¿y esa forma es?

- Unirnos

 

 

Atenas.

 

Caminando con precaución hacia la ciudad, Ícaro porta una espada que le fue dada por uno de los soldados mientras que Peleo porta su arco con un Cajal en la espalda con 10 flechas que le dio Atalanta

 

- ¿Sabes usar un arco y flecha Ícaro?

- no

- entonces espero que te muevas rápido con esa espada, estamos cerca

 

 

Cegos.

 

Habiendo entrado por un agujero, el nómada se encuentra en la ciudad donde se encontró por primera vez a los campeones de Hades y donde empezó a ganar la fama que le precedió y aun con el Inframundo en Grecia, le precede

 

No puedo decir que tengo buenos recuerdos de Cegos pero definitivamente aquí fue donde empezó mi fama que fue expandiéndose de boca en boca, ¿Qué hubiera pasado si no hubiera aceptado el trabajo de Cobalto o si me hubiera escondido de los bélicos de Ares cuando atacaron los bloques de Alvanur, hubiera ganado la misma fama que tengo, seguiría siendo un mercenario, Acacia hubiera muerto?, aunque me pregunte por alternativas, el hubiera no existe y el hubo queda marcado

 

En su búsqueda del dominador se encuentra con una cabeza petrificada y al ver la cerca, ve que es el hombre que lo contrato cuando llego a la ciudad

 

- Cobalto…

 

Esta muerto, petrificado, pude salvarlo de ser asesinado por Eva y sus cofrades, pero no pude salvarlo de esto

 

Inmutándose por solo segundos, continua con su misión que no lo tomo mucho tiempo completar, pasa entre los soldados de Tharo siendo invisible y dentro de un campamento de gran tamaño donde Damián y el dominador conversan, se revela

 

- Askad…

- No vine a matarte Tharo, vine porque debemos detener a las bestias antes de que asesinen a todos, incluyéndote

- Damian, ve movilizando la artillería

- como diga general

- no me sorprende que sigas vivo, si yo lo estoy, ¿Por qué tu no lo estarías?, y eso de que debemos detener a estas asquerosas criaturas antes de que maten a todos, incluyéndome, me parece una estupidez, ¿acaso tú serás nuestro salvador, serás el dios que todos adoraran, el nuevo Zeus?

- no pienso ser un nuevo dios ni nada, no estoy solo en esto, hay mas….

- me hiciste quedar mal ante mis soldados cuando me venciste en el Tártaro, empezaron a cuestionarme, desobedecerme, incluso intentaron matarme en varias ocasiones hasta que domine esta ciudad, ahora vienes y me pides que debemos detener a las bestias y salvar a todos…no, prefiero la muerte de todos ellos, incluso la mía a unirme a ti

- no seas estúpido, muchas vidas, incluyendo las de tus soldados y Damian dependen de esto

- mi decisión es final

- no me iré hasta aceptes

- ni aunque me lances a la fauces de las bestias con todo mi ejercito Askad, ahora vete

 

Tentando en asesinarlo y tomar el mando de sus tropas, decide usar persuadirlo de otra forma

 

-  si nos vas a aceptar, entonces negociemos

- ¿negociar?.....si estas tan desesperando, entonces negociemos

- si todos mueren, no podrás mostrar que eres el dominador, que solo eres un general cobarde que nunca tuvo el coraje de combatir a sus enemigos y conquistar por su propia mano

- …..

 

Sin responderle, Tharo voltea y aprieta los puños mientras aprieta los dientes hasta más no poder, estaría dispuesto a dejar que sus enemigos murieran solo si son asesinados por el, sin antes ver como sus ciudades, soldados mujeres y niños son asesinados o dominados por sus soldados, Askad hace una sonrisa, se siente victorioso por sus palabras que como espadas mataron a su orgullo y egoísmo pero esa victoria se volvió efímera en el momento de que el dominador le responde

 

- bien jugado desterrado, me dejaste sin palabras con esas palabras y algo que no puedo tolerar es que me digan que soy un general cobarde que nunca tuvo el coraje de combatir a sus enemigos y conquistar por su propia mano…..acepto…

- perfec…

- espera, acepto pero con unas condiciones

- ¿condiciones?, no hay tiempo para….

- si lo hay, pero antes, ¿soy al único al que le piden ayuda?

- no, recurriremos a Esparta y Atenas tambien

- Esparta y Atenas…escúchame bien, si logramos salvar a todos, promete que yo y mis soldados no seremos atacados, aprovecharían la oportunidad al igual que yo, por lo que debes garantizar nuestra seguridad cuando todo esto acabe

- bien, me asegurare que no lo sean

- perfecto pero hay más, te unirás a mi ejercito, me darás la ambrosia y el preciado objeto del oráculo de Delfos, el Uroboros

- jamás

- ¿no quieres mi ayuda?

- ……

 

Puedo decirle que si no ayuda, después de que hayamos matado a las bestias hare que todos, incluyendo a Esparta y Atenas se unan para erradicarlo a el y sus soldados de una vez por todas, que no tiene oportunidad y que no tiene otra opción que aceptar y aunque no quiera aceptar sus términos,  lamentablemente con su ayuda existen más posibilidades de ganar, le dije que no podía darle el Uroboros pero que estaría en sus tropas si me daba su palabra de que no nos traicionaría, el con una sonrisa burlesca me dijo ‘te doy mi palabra, puedes estar seguro de que no lo hare’

 

- volveré para decirte el plan, más vale que tengas a tu ejercito preparado

- lo está más de lo que crees desterrado

 

El general salió de la tienda y una voz sonó en mi cabeza mientras que el le gritaba a sus tropas sobre la alianza, el oráculo de Delfos me estaba hablando, me pregunto sobre Tharo y le dije que pude convencerlo para que nos ayudara,  dijo que los demás lograron hacer lo mismo a excepción de Diomedes, un portal apareció frente a mí y entre antes de que el terminara de dar su discurso

 

- Askad, ¿lo lograste?

- sí Ícaro pero fue difícil, Tharo solo accedería si aceptaba sus condiciones

- Atenas tampoco fue fácil, tambien puso condiciones para ayudarnos

 

En ese momento nos percatamos de que se abrió otro portal y salió Diomedes con rapidez, su arma esta ensangrentada y luce exaltado, algo ocurrió en Esparta

 

- Diomedes, ¿Qué ocurrió?

- Esparta fue atacada por las bestias, estaba combatiendo junto a Leónidas hasta que el portal apareció detrás de mí y entre cuando le dije que volvería

- ¿pusieron condiciones?

- si Askad, ¿a ustedes tambien?

- Atenas solo dijo que nos ayudaría proporcionando armas y provisiones y que solo combatirían si Esparta y Tharo se rendían

- Tharo acepto pero me hizo prometerle que no serian atacados cuando esto termine y que tengo que unirme a su ejército y darle la ambrosia

- unirte a su ejército, ¿realmente lo harás?

- eso estoy pensando Peleo

- El rey Leónidas dijo que sus soldados no se mezclaran con los de Atenas y con los de Tharo, que no necesitan aliarse con nadie más, pero que lo pensaría y que me daría la respuesta cuando vuelva

 

No logramos hacer nada, prácticamente se negaron y eso solo harán que nos maten a todos, Diomedes dijo tenemos que reunir a los lideres cuanto antes para que dejen de lado sus diferencias y que unan fuerzas para ganar, estábamos de acuerdo con el pero que por ahora tenemos que pedir ayuda a otras naciones, Ícaro se reunió con su padre, Peleo con su hijo, los oráculos estaban conversando al igual que rey con su general, Diomedes no tardo en reunirlos a todos ellos en una ronda,  me pareció que es un buen momento para poder descansar, me quite el casco, me senté el suelo y pensando en mi familia, aparecieron Perseo, Hércules y Kozma

 

- ¡¡¡Las bestias se acercan!!!

- maldita sea…¿tienes el cinturón Hércules?

- si Diomedes

- en ese caso, tu, Kozma y Askad deben ir a pedirle ayuda a Hipólita, dense prisa

- espera, es mejor que no valla, soy más útil aquí

- no sabemos que puede haber allá Askad, por eso debes ir, con tus idoneidades pueden estar listos para lo que sea, ahora váyanse, nos encargaremos de las bestias

 


Diomedes, Ícaro y Peleo salieron del palacio mientras que nosotros 3 observábamos como el oráculo de Delfos abría otro portal hacia un lugar desconocido que solo Hércules puede decirnos que es lo que nos espera. </p>

Parte 3: Lider. Editar

Con el nuevo plan de reunir a los líderes de Esparta, Atenas y Cegos para que se unan antes de que sea demasiado tarde, Farsalia nuevamente es atacada por las bestias, esta vez dirigidas por Equidna y sin tiempo para descansar, Hércules, Kozma y Askad cruzan el portal hacia la nación que se encuentra el Mar Negro, Ponto, el reino liderado por Hipólita, que aún no olvida la última vez en que Hércules estuvo ahí. Trataran de hacer que acceda lo más rápido posible para reunir a los líderes y conscientes de que es probable que se niegue, intentaran convencerla.

Tesalia – Farsalia.

Nuevamente en asedio, los arqueros encabezados por Atalanta se han quedado sin saetas para apoyar a los soldados, a los bélicos y a los semidioses en el campo de batalla, impaciente, la semidiosa se quita su carcaj, suelta su arco, despoja al arquero a su derecha de su cuchilla y colocando un pie al borde del muro, aparece el comandante

-¿Qué estás haciendo, acaso vas a saltar?

- ¿Hay más flechas?

- no, los herreros trabajan lo más rápido que pueden

- entonces sí, no me quedare aquí a esperar por mas flechas sabiendo que ellos están combatiendo sin nuestro apoyo

Sin escuchar razones salta hacia el campo de batalla mientras que Perseo, Diomedes y Aquiles combate a unos Minotauros cerca de la entrada de la ciudad y en pleno aire presencia como picos surgen de la tierra por los augures, entre ellos Aglaia, asesinando decenas de bestias al instante, Atalanta cae sobre uno de los Minotauros y acuchillándolo mientras se aferra sus cuernos, un muro de hielo aparece por Elidoius junto con sus camaradas que combatieron a Askad en Olinto y Orrin, junto a sus cofrades sirvientes de Boreas, dios de los vientos de norte. Separados de las bestias, los soldados colocan la artillería restante en posición y en la distancia, se acercan Lestrigones portando mazos, rocas y sobre uno esta Equidna con un arco y flechas

Mar Negro – Ponto.

En tierra desconocida, Hércules se pone frente a Kozma y Askad con el cinturón en la mano

- Escuchen, me he enfrentado a ellas antes y son fieras guerreras, especialmente su líder Hipólita, este cinturón le confería magia, como la que tienes Kozma pero más poderosa, no puedo decirles que más habilidades le da este cinturón pero cuando se lo dé, estén listos porque tratara de matarnos, síganme

Soy el último en este ejército de 3 hombres cuya misión es reclutar a su probable asesina. Estamos rodeados por mucha vegetación, los árboles son grandes, el silencio solo se rompe por nuestros pasos y el sol traspasa la frondosidad como rayos que nos tocan con brevedad, somos invasores en un terreno que solo Hércules conoce y eso no es una ventaja debido a que nos enfrentamos a una nación entera, conocen este terreno mucho mejor y  podrían estar vigilando en este momento, estamos en la misma situación que teníamos que conseguir el Vellocino en la Colquida pero éramos más en aquel entonces y esta vez no creo que tengamos la ayuda de alguien como Medea aquí

- esperen, ¿Qué fue ese ruido?

- sonó a un ave o algo así Askad

-nunca he escuchado ese sonido provenir de un ave Kozma, atentos

Nunca lo había escuchado antes, ninguna ave que he visto hace ese sonido, continuamos caminando con cautela hasta que escuchamos algo aproximarse con rapidez, el sonido que producía era igual a la de una flecha en pleno vuelo, nos agacháramos y resulta ser que me equivoque, no fue una flecha, fue una lanza, que iba directo a Hércules, escuchamos un grito que provenía de arriba y al mirar, mujeres cayeron en picada desde los árboles, directo a nosotros, con sus lanzas y espadas en mano

- ¡¡¡No peleen, corran!!!

Seguíamos a Hércules a donde solo él sabe, nos seguían arrojando lanzas y nos perseguían más de 10 mujeres, he matado mujeres pero al parecer tiene algo pensado respecto a ellas, la persecución se volvió más intensa cuando aparecieron más mujeres, montadas en bestias cornudas de 4 patas, estaban más cerca de nosotros, llegamos al final del bosque y  al atravesarlo, nos encontrábamos ante un pueblo donde habían más mujeres, tuvimos que detenernos, nos tenían rodeado y en vez de matarnos, todas se pusieron en línea, una mujer con una corona apareció, porta el símbolo del destierro en el brazo izquierdo, sobresale de esa hombrera que tiene en el hombro, detrás de ellas habían 5 mujeres más, vestidas con túnicas y con coronas, parecidas a la que tenía Orfeo,  lea hicieron una reverencia e inmediatamente nos pusieron de rodillas y nos despojaron de  nuestras armas y petos

Los Groyos, bestias feroces del tamaño de un Minotauro,  con dientes tan afilados como una espada y 3 cuernos capaces de sobrepasar cualquier cosa que tengan al frente, se encontraban en Ponto al momento de que Hipolita y sus guerreras llegaron, combatieron por las tierras hasta que ellas vencieron y los Groyos restantes fueron domesticados.

- Hipóli…

Ella le dio un puñetazo antes de que pudiera decir su nombre, seguido por más puñetazos que terminaron derribándolo y después de una patada, lo levanto con sus manos puestas en su rostro

- Con que por fin tienes las agallas para venir y terminar de una vez por todas, y trajiste mi cinturón, sinceramente yo en tu lugar no hubiera venido pero tú eres el hombre, no sabes cuánto tiempo he esperado por este día Hércules, tus amigos serán sacrificados pero tú, tu tendrás algo especial, yo misma te matare, te decapitare, exhibiré tu cabeza por todo mi reino y la pondré sobre una lanza junto a mi trono, pero existe un consuelo para ti Hércules, morirás como un guerrero y no como un cobarde, eso es algo que todo hombre quiere, ¿no?

Tomo su cinturón y al ponérselo, sus súbditas tomaron sus armas,  tenían sus lanzas en dirección a nuestros abdómenes, sus espadas tocaban nuestros cuellos, su reina saco una espada de su espalda, puso lo hoja en el cuello de Hércules y cuando iba a dar el golpe, me levante con mi brazo derecho en sable, Hércules tomo su espada velozmente con un puñetazo a la mujer que se la quitó y Kozma tenía sus manos impregnadas de energía

- No vinimos aquí para ser asesinados Hipólita, vinimos por ayuda, necesitamos que…

- ¿Ayuda, vinieron para pedirme ayuda?... ¿vienes a mi reino, matas a varias de mis guerras, me arrebatas mi cinturón y vienes ahora a pedir mi ayuda?, eres patético Hércules, y yo que te considere un guerrero con muchas agallas al verte aquí, aun así te matare

Hipólita guardo su espada y me percaté de que su mirada se posa en mí, luego me sorprendí por lo que hizo, altero su brazo como yo, pero no veo que tenga la marca que ha creciendo en mi espalda desde que tengo esta idoneidad, en ninguna parte de su cuerpo la tiene, por lo que la única explicación es su cinturón, Hércules dijo que no sabía que más podía habilidades le da pero ahora se sabe que puede imitar la idoneidad que vea, dio un gran salto hacia Hércules pero en vez de matarlo, su brazo choco con el mío, inmediatamente comenzamos a pelear, cada choque producía chispas, alterar el otro brazo no es conveniente puesto a que puede imitar todo poder que vea, ella arrojo una llamarada que fue contrarrestada por Kozma, sus guerreras no tardaron en unirse, eran hábiles peleadoras, tenían bestias bajo su control y tienen conocimiento de la magia como el augur, éramos 3 contra una mayoría aplastando que inminentemente termino venciendo a mis aliados, y por lo ende, a mi

- Ahora, a nuestra…

- Espera Ixas, tu, tienes el símbolo del destierro, como yo, como nosotras, somos iguales, desterrados por toda la vida

- quizás a ti, pero a ellos, no portan el símbolo

- Que no lo porten no significan que no lo sean, el símbolo le perteneció a mi madre, que fue desterrada de Lemnos junto a las madres de mis guerreras, aunque nosotras no hayamos sufrido el destierro que nuestras madres si, lo estamos, por lo tanto, somos iguales, ¿Por qué has sido desterrado?

- eso no te concierne

- lo volveré a preguntar, ¿Por qué has sido desterrado?

- falle en mi deber como soldado durante una guerra, ganamos pero falle, le falle al rey, a mi nación, a mis camaradas que lucharon conmigo, y a mi familia

- …..

Sus guerras estaban listas para matarnos, deseaban hacerlo, ansiaban hacerlo y en su reina, en vez de complacerlas, se reunió con las 5 mujeres que estaban tras ella, la llamada Ixas nos observaba con repudio, repudio que he visto tantas veces que no llega a importarme en lo más mínimo, y a mis camaradas tampoco les importa en lo absoluto, podíamos oír que estaban hablando, mencionaron a Hércules varias veces hasta Hipólita mando a que se levantara y cuando lo hizo, que ellas se acercaron

- Hércules, aunque preferiría pensar que viniste para terminar lo que empezaste, sé que no tienes las agallas para eso, sé que no vendrías aquí al menos que necesitaras algo de nosotras, mis hermanas han determinado que debemos escuchar lo que tiene que decir, y estoy de acuerdo con ellas, así que dilo

- Hemos venido aquí por ayuda, Grecia ha sido atacada por las bestias del inframundo, han destruido ciudades, han matado decenas de personas y se están expandiendo, en cuestión de días llegaran para acá

- nosotras podemos con estas bestias

- no, no podrán, créeme, no podrán domesticarlas como hicieron con estas, cuando lleguen, las mataran a todas

- …..

- si no me crees, ven con nosotros, ahora mismo están atacando la ciudad de Farsalia

Volvió a hablar con esas mujeres hasta que una de ellas, con apariencia de casi una anciana tiene una cicatriz en la cara, se acercó y al colocar las manos sobre la cabeza de Hércules, cerró los ojos y los abrió estremecida, se reunión nuevamente con ellas y su conversación no duro mucho, Hipólita nos cree ahora

- Mi hermana me ha dicho lo que ha visto en tu mente, tus palabras son verdaderas pero no veo que realmente se están acercando para acá, solo son una amenaza para tus tierras, no la mía

- En cuestión de días estarán aquí y lo destruirán todo, las mataran a todas, incluyendo a sus niñas, si no nos ayudan en esto, nosotros moriremos, y ustedes también

Nos devolvieron nuestras armas, nos levantamos, me puse mi casco, ella ordeno a sus mejores guerreras, las cuales se colocaron frente a ella, algunas sobre esas bestias, con sus armas en mano, le encargo a sus hermanas su lugar hasta que regresara, se montó en una  y con fuerza dijo que las lleváramos de inmediato. Kozma volteo  y al apuntar al bosque con su bastón, el portal apareció, Hércules fue el primero en entrar, seguido por las amazonas, el augur y yo del último, aparecimos en medio de la ciudad en caos, escuchamos a Diomedes, se encuentran combatiendo en el portón con Perseo, Atalanta y Aquiles, no tardamos en unimos al combate y al llegar al campo de batalla, las amazonas demostraron, todas estaban organizadas, sincronizadas con Hipólita, como si ella las controlara, había agua en el suelo y hielo, pude ver que había un muro casi destruido frente a las paredes de Farsalia pero no le puse importancia, pude ver como los demás combatían, todos eran  rápidos, agresivos, Perseo se basaba más en la defensa y Atalanta en el ataque pero Diomedes combatía de una manera peculiar, de una forma que es impredecible, es por eso que él es el invicto. Las bestias de las amazonas arrasaban con los sátiros, con los minotauros, con los ciclopes, parecían imparables hasta que los Lestrigones mostraron que no lo son, uno de ellos tenía a una mujer arriba con arco y flecha, lance un rayo y uno la protegió con su cuerpo al recibir mi ataque, sobrevivió,  ella debe ser quien los comanda, atravesaba a mis camaradas y a sus adversarios para matarla, esa era mi prioridad pero las bestias empezaron a centrarse en mí

- maldición

Al combatirlas estaban ralentizándome, me costaba cada vez más avanzar hasta que me impulse y estando sobre ella, lance nuevamente un rayo que termino dando a un Sátiro que el Lestrigon arrojo hacia a mí, altere mis brazos en espadas en picada  derribe a la criatura al perforar su rostro, saque mis brazos y una flecha me dio en el pecho,  me la saque y me escuche con mi brazo izquierdo en escucho, comencé a acercarme hacia ella mientras se alejaba y arrojaba sus flechas y al alterar mi diestra en fusta, pude degollarla y de inmediato un sátiro se la llevo y todas las bestias nuevamente se retiraban

- ¡¡¡Lo logramos!!!

Con el grito del  comandante, sabíamos que nos habíamos ganado más tiempo, no solo para descansar, para poder completar el plan de Diomedes y mientras caminábamos a la ciudad, Alcander se me acerco

- Hey Askad

- Alcander

- ¿Quiénes son ellas?

- nuestros refuerzos

- no están nada mal amigo, nada  mal, quizás tenga acción esta noche

Después de un día violento, él es capaz de pensar en si tendrá sexo o no, tengo que aprender a divertirme como el, cuando entramos, los portones se cerraron, Aquiles preguntaba por su padre y al oír decir “aquí estoy”, nos conmocionamos por su estado, esta horrible, mas herido que todos nosotros, apenas se le puede reconocer, incluso las amazonas estaban impresionadas pero lo que nos impresiono aún más al ver que sus heridas desaparecían y que se hacía cada vez más reconocible, Peleo se regeneraba, quizás tenga la ambrosia pero él tiene una ventaja sobre todos nosotros, los oráculos y el rey no tardaron en aparecer y en recibir a Hipólita

- Saludos, soy Malis, rey de Farsalia, ella es el oráculo de Delfos y él es el oráculo de Dodona, les agradecemos mucho por habernos ayudados

- soy Hipólita, reina de las amazonas, nosotras los ayudaremos en su lucha, porque tarde o temprano será nuestra lucha, y Hercules, no te he dicho mis condiciones pero eso lo discutiremos cuando acabemos con esas criaturas

- …..

Ellas hicieron una reverencia al ver que los oráculos y el rey hicieron una para recibirlas, Hipólita pregunto sobre si tenemos un plan para vencer a las bestias y Diomedes respondió explicando su plan con brevedad

- No hay tiempo para descansar, tenemos que reunir a Tharo, a Leónidas y Anfictiòn cuanto antes

- tu eres el líder, te seguimos

- ¿líder?, no soy un líder Hipólita, simplemente soy un hombre que quiere hacer que todos sobrevivan

- ella tiene razón, este es tu plan, por lo tanto eres el líder, nuestro líder

- líder…

No dijo nada más, él no tenía en mente ser un líder pero desde que vino aquí con el plan, ya era líder, de todos nosotros, confiamos en el para el éxito del plan, para la supervivencia de Grecia y por cómo nos miró cuando Hipólita y el oráculo de Delfos le dijeron que es el líder, el confía en nosotros

- Ícaro, Peleo y Kozma, vallan nuevamente a Atenas, traigan a Afictiòn para acá, Perseo, Atalanta y Hércules, vallan por Leónidas, Aglaia, Askad y Aquiles, vallan por Tharo, Hipólita, acompáñanos, te explicaremos los detalles del plan

Anfictión, fue el segundo hijo de Deucalión y Pirra, y hermano de Helén, Protogenia y Pandora. Fue rey de Las Termopilas y Tomo el lugar de Dyonisus con una invasión y lo desterró junto a su familia hacia el norte.

Sabiendo lo que teníamos que hacer, los portales no tardaron en aparecer ante nosotros y antes de entrar, escuchamos a uno de los guardias gritar que alguien se acerca al portón.

Parte 4: Unión. Editar

Con una nueva oportunidad para realizar el plan de Diomedes y con las amazonas como aliada en su lucha contra las bestias del Inframundo, deciden que negociar ya no es una opción y con los grupos que organizo Diomedes, vuelven a Esparta, Atenas y Cegos para traer a los líderes de los ejércitos que pueden consolidar más la oportunidad de vencer a Farsalia y obligarlos a que dejen sus diferencias de lado y que se unan antes de que la aniquilación de ellos sea inminente y antes del nuevo ataque que se avecina, esta vez con mucha más fuerza.

Tesalia – Farsalia.

-¡¡¡Antes muerto que hablar con ellos dos!!!

Con mucho problema, pudimos traer a los 3 líderes de los ejércitos que pueden darnos la victoria sobre las bestias, Aglaia, Aquiles y yo tuvimos que pelear contra Damian y los soldados traer al Dominador, los demás tuvieron que hacer lo mismo y no dudo que ahora mismo los soldados estén pensando en rescatar a sus líderes. Hipólita sabe el plan pero el problema ahora es que Leónidas, Anfictión y Tharo prefieren matarse a que salvar a Grecia, y a sí mismos del fin

- ¡¡¡Askad, esto no era parte del trato, ya no los voy a ayudar, espero que mueran, que los maten a todos ustedes!!!

- ¡¡¡Cállate Tharo, olviden todo eso!!!

- me decepcionas Diomedes, en vez de venir tú, envías a otros traernos, eres patético

- No me importa lo que pienses de mi Leónidas, tienen que dejar de lado sus diferencias, ¿prefieren morir que salvarse?

- Atenas no los necesita para combatir a estos monstruos, ni los necesita a ustedes, estamos más que bien

- ¿pero por cuanto tiempo Anfictión?, si no nos unimos, tarde o temprano morirán, no hoy, quizás no mañana pero morirán y su muerte y la muerte de quienes los siguen será horrible

-¿Por qué no les dices a los dioses que los ayuden Diomedes?, seguro lo harán

- ¿Dioses, que dioses?; solo estamos nosotros y si realmente están esos tales dioses como Zeus, perdieron el afecto hacia nosotros,  nos desprecian y estas bestias lo demuestran

Las palabras de Anfictión son ciertas, al parecer os dioses nos odian y enviaron a las bestias a matarnos, si realmente es así, la gente no puede llegarse a saber, entrarían en caos y Farsalia estaría destruida para cuando las bestias vuelvan a atacar y como son ellos los pilares de que los refugiados y los ciudadanos de la ciudad se mantengan en orden, o en lo que se puede llamar orden en estos momentos, entonces tienen que seguir creyendo que están ahí.

-  ¡¡¡Suéltenme, suéltenme!!!

Aquiles y yo estamos agarrando a Tharo, Diomedes insiste en que no le hagamos daño pero no veo otra forma de que este tranquilo, se agitaba de un lado a otro y pensando en golpearlo en el abdomen,  Anfictión se liberó al golpear a Ícaro en la quijada con su codo y a Peleo de un puñetazo en el rostro, saco un daga de del antebrazo izquierdo, miro a Leónidas y corriendo hacia él, Hipólita al alterar su brazo en sable

- Diomedes, ¿en serio ellos son quienes garantizaran nuestra victoria?, más bien son quienes nos condenaran, yo dije que los ayudare pero no puedo proporcionarles a todas mis guerreras, necesito que estén protegiendo a Ponto para cuando las bestias lleguen

-no voy a garantizarles nada y mucho menos trabajar con ellos

- ¿Acaso no ven que estamos al borde de la aniquilación total?, no importa cuántos soldados tengan o lo resistentes que sean sus muros, los mataran

- ¿y que dice que puedo confiar en ellos?, Anfictión trato de matarme y Tharo trata de hacer lo mismo, ellos son quienes nos condenaran

- ¿ahora quieres incluirte Leónidas?

- ¡¡¡Estamos todos en esto, todos, olviden los tratos y sus malditas diferencias!!!, nuestro tiempo se agota y seré breve, si no nos ayudaran, los mataremos y tomaremos el control de sus ejércitos

- no puedes hacerlo

- lo hare, ya murieron muchos y 3 mas no afectan en nada, decidan

Ícaro y Peleo volvieron a agarrar a Anfictión, esta vez Hipólita lo tenía controlado, los 3 se quedaron en silencio por unos minutos, el invicto volvió a hablar, “Decidan ahora, Askad, Perseo e Hipólita”, después de decir eso el asintió con la cabeza, entendimos de inmediato y altere mi brazo en sable, Atalanta tomo su  guadaña y los 3 intentaban liberarse mientras miraban su muerte tan cerca de su cuello, los oráculos y los reyes se encontraban presentes pero mostraban indiferencia, no cuestionan a Diomedes al gual que nosotros. El levanto a mano y dijo “Su última oportunidad”, continuaron en silencio, Diomedes los miro y cuando iba a bajar la mano, dando la señal de ejecutarlos, Tharo exclamo

- ¡¡¡Haremos una tregua, la haremos!!!

- ¿en serio?

- sí….la haremos

Después de que Leónidas apoyara las palabras de Tharo, los 3 se acercaron y teniendo la distancia perfecta para matarse el uno al otro, acordaron que no se atacarían hasta haber acabado y reconstruido Grecia y pactando la tregua al estrecharse las manos, Hipólita se les presento con una reverencia Cadmo apareció junto a unos soldados y el general, 2 de ellos son los que encerraron a la mujer después del ataque

- Cadmo, que bien que estés vivo

- Diomedes, tengo que algo que decirte, es muy importante

- Eso puede esperar, vengan Leónidas, Tharo y Anfictión, tienen que saber el plan

- Diomedes, las cosas han cambiado afuera

- .....¿Que ha pasado con la mujer?

- Estuvimos mucho tiempo interrogándola, incluso la herimos, ella no es un monstruo y se encuentra depresiva por la muerte de su familia

- Libérenla y trátenla lo mejor posible, no queremos que ella haga que todos entren en caos al decir que fue torturada, vigilen como esta todo afuera general, vengan

Acatando sus órdenes, salieron de inmediato y con esta alianza temporal, seguimos a Diomedes a la gran pesa redonda que tiene el mapa más detallado que he visto sobre Grecia, Aglaia, Kozma, Ícaro y yo no formamos parte del círculo pero estábamos lo suficientemente cerca para escuchar lo que tiene que decir Cadmo

- Las cosas cambiaron,  empeoraron, los cadáveres empezaron a levantarse

- ¿a levantarse, pero cómo?

- no lo se Peleó, la primera vez que lo vi fue aquí, en Termon, un hombre se estaba levantado primero pensé que era un sobreviviente pero al ver todas sus heridas y el charco de sangre que tenía debajo, tome mis espadas, comencé a hablarle pero me ataco y lo decapite, se estaban levantando más y más, incluso el cuerpo del hombre, por lo que combatirlos no funcionaba

- ¿Entonces como los combatiremos?

- espera Atalanta, pude vencerlo, quemando sus cuerpos, esto no solo está pasando en Termon, en otras ciudades como Agrinio también, Calais y Zetes lo confirmaron, además hay huevos, son pequeños, múltiples y lo que está dentro son aves, esas aves que devoran a las personas y crecen con tremenda rapidez, quemarlos también funciona

- bien, solo tenemos que quemar los cuerpos, destruir los huevos y ya esta

- aún no he terminado Tharo “El Dominador”, aparte de eso, hay un titán suelto

- lo sabemos, Orrin y los suyos nos contaron, es el titán Adrastos, surgió en Iliria

- Esperen, Si hay un titán aquí, no tenemos oportunidad de ganar Diomedes, quiero regresar a Ponto ya

- Aguarda Hipólita, eso mismo pensábamos pero no ha atacado, eso es extraño en verdad

- Llegue a verlo Diomedes, es aterrado y mientras más me le acercaba, más débil me sentía, empecé a escupir sangre, sentía que me estaba quemando, pude alejarme y me sentía mejor mientras me estaba alejando de Adrastos pero mientras me le acercaba pude ver que tenía algo entre sus manos, una especie de esfera

- oráculos, ¿Qué saben de esa esfera?

- no sabemos nada, algo nos impide ver que es, y es poderoso

-….¿Qué más Cadmo?

- Con la ayuda de Calais y Zetes, y Polux y Castor, pudimos localizar algunas entradas del Inframundo, de donde las bestias salieron, una se encuentra aquí en Locrida, Anactorion, otra en Apolonia, en el rio Aqueronte y la más lejana esta en Tracia, en las montañas de Habros

- Catabasis, yo estuve ahí, es una cueva y fue ahí donde pude ingresar al Inframundo para

- Se dé otra entrada, en Mallorca, hay una cueva muy grande,  yo y mi ejercito la usamos para entrar al reino de los muertos como el desterrado

- ¿nada más Cadmo?

- nada mas

- Bien, ahora les…

Antes de que Diomedes pudiera decir el plan para recuperar Grecia y vencer a las bestias, un portal apareció, todos estaban atónitos, incluso los oráculos, del portal aparecieron espartanos,  con sus lanzas y escudos, seguidos por otros que portaban flechas y unos que portaban mascaras e planta y estaban vestidos con túnicas negras y rojas, rápidamente nos pusimos en posición de combatir y cuando iba a iniciar el combate, Leónidas se puso al medio

- ¡¡¡Alto, deténganse, espartanos, bajen sus armas!!!

- pero mi señor, lo secuestraron, hay están nuestros enemigos

- bajen las armas, ahora no son nuestros enemigos, son nuestros aliados, las circunstancias exigen que nos unamos con ellos

- como diga mi señor

- ¿Cómo aparecieron aquí?

- los brujos Cinurios, pudieron captar su presencia aquí

Los sujetos con las máscaras plateadas vieron al oráculo de Delfos, se quitaron las marcaras y le hicieron una reverencia y uno se le acerco

- Oráculo de Delfos, es un honor estar ante su presencia, somos los magos de Cinuria, guardianes del templo del oráculo de Cinuria

- si están aquí, murió el oráculo

- así es, fue masacrado cuando trato de huir

- Maratos, vuelvan a Esparta y organícense, dile a todos que estoy bien

- como ordene

Obedeciendo a Leónidas, se fueron y todo volvió a como estaba, inmediatamente todos posaron la mirada Diomedes, que comenzó a señalar el mapa mientras explicaba el plan que probablemente tuvo que modificar por todo lo que dijo Cadmo, el plan era simple, matar y expandirse, todo ser que pudiera combatir iría al campo de batalla, mataríamos a las bestias hasta haber librado el lugar, ir a otro y así hasta haber recuperado Grecia, Dioemedes había contado el plan antes pero por lo del titán Adrastos, dijo que debe ejecutarse con más prisa, estaba señalando los lugares por donde iniciaremos y los caminos que tomaremos en la expansión

- Cada cuerpo debe ser quemado y cada huevo destruido, para esto también necesitamos artillería

- Atenas tiene artillería, podemos movilizar varios para acá

- Los Cinurios y los Mesenios están aliados con nosotros, también tienen artillería

- bien Anfictión y Leónidas, Tharo,  Cegos disponía de la mejor artillería pero como las destruiste, tendremos que construirla nosotros cuanto antes

- nosotras también tenemos artillería, se las proporcionaremos pero quiero saber, ¿Cómo venceremos a ese titán?

- buena pregunta, Hipólita con ese titán, el plan puede fracasar

- ¿Qué hay del Uroboros?, con su poder podemos destruir al titán con facilidad

- Ya no existe Tharo, las bestias lo destruyeron cuando invadieron el templo

- entonces no hay forma de ganar

- Ustedes encárguense del plan, nosotros y los Cinurios encontraremos la forma para que venzan al titán

- Pudimos sobrevivir todo este tiempo sin el Uroboros, podemos ganar, solo hay que apegarnos al plan

- habrán un portal a Cegos, les mostrare algo

El oráculo abrió el portal, Tharo entro y vimos que sus soldados lo rodearon con rapidez, no podíamos escuchar que es lo que decía pero ellos vieron el portal y se movilizaron, pasaron varios minutos, el dominador volvió y junto a él, Damian, que portaba unos barrenos y otros soldados que portaban ametralladoras

- ¿No fue que las destruiste?

- Lo hice Anfictiòn, para que ninguno tuviera acceso a ellas más que yo y mis soldados

- ibas a usarlas para matarnos

- no mentiré Leònidas, es verdad, iba a usarlas para obtener el dominio total de Grecia pero como estas bestias amenazan con matarnos a todos, podrán usarlas hasta que esto termine

- ¿Cuántos más tienes?

- tengo más de lo que crees Diomedes, mucho mas

- excelente, nuestras oportunidades aumentan

Mientras él tomaba una de las ametralladoras, el general volvió

- Las bestias están volviendo

- entonces hay que darnos prisa, vallan afuera, habrán portales para que los soldados puedan llegar para acá y prepárense para la batalla, vallan

- síganme

Siguiendo las órdenes de Diomedes, todos siguen el general, el oráculo de Delfos llama al invicto y siendo el último en salir, ella se le acerca

- Toma Diomedes

- el Uroboros, pero dijo que fue destruido

- ellos no pueden llegar a saber que mentí, podrán vencer a Adrastos con el amuleto pero deben usarlo con rapidez, si las bestias llegan a destruirlo en verdad, todos estaremos muertos

Con el Uroboros en sus manos, lo guarda y antes de que pudiera salir, el rey Merous le habla

- ¿Por qué haces todo esto Diomedes, porque arriesgas tu vida aquí en vez de estar con tu familia?, no somos tu esposa e hijos para que nos estés protegiendo

- Cuando pierdes todo aquello que amabas, no te importa arriesgar tu vida o la posibilidad de que te maten, como quiera no tienes nada porque vivir, además le prometí y a mi esposa e hijos que esto acabaría y eso es lo que pasara, aunque tenga que morir para que ocurra

Saliendo del palacio, observa como los soldados de Leónidas, de Anfictión y de Tharo llegan a través del portal mientras llevan artillería al terreno y lo preparan para el ataque, lo mismo ocurre con las Amazonas, el ejército de Farsalia es reabastecido en flechas, los arqueros Cinurios, Mesenios, Atenienses y Amazonas se ponen en posición, los portones se abren, los guerreros salen, esta vez en mayor cantidad, colocan la artillería como catapultas y viendo al enemigo que se acerca velozmente, Diomedes se pone al frente

- ¡¡¡Es nuestro turno de contraatacar!!!

Dicha estas palabras, la batalla da comienzo cuando los espartanos arrojan sus lanzas, los arqueros disparan sus flechas y la artillería es accionada.

Parte 5: Contraataque. Editar

Con la alianza, refuerzos y organizados por el plan de Diomedes que ha sufrido cambios por las noticias de Cadmo y con la probabilidad de que falle, enfrentan nuevamente a las bestias y comenzaran con la expansión, mataran a toda bestia que vean, quemaran cadáveres, destruirán los huevos de las aves de Estinfalo y sobre todo, trataran de  recuperar lo que queda de Grecia con la esperanza de poder vencer y reconstruir.

Tesalia – Feres.

En la ciudad  de Feres, un ciclope es asesinado por Hipólita montada en su groyo, las amazonas avanzan seguidos por los espartanos que se colocan alineados junto a los arqueros, los artilleros y levantando sus lanzas, Maratos ordena el ataque y en segundos aniquilan a las bestias que se acercaban, inmediatamente entran en acción el resto

Después de vencer, el plan no solo debe hara en Farsalia, Diomedes, Hipolita, Leónidas, Tharo y Anfictión realizaron una división entre los soldados, la artillería y demás, dejaron aquí a su segundo al mando y retornaron a sus tierras. Entramos sin problemas a la ciudad, esas criaturas llamadas Groyos son realmente efectivas y toda la artillería que Tharo tenía ha sido clave en nuestro camino hasta acá, incluso ha creado armas que solo él y sus soldados saben usar, han reducido el número de heridos y muertos pero ni siquiera está “guerra naciente” cambia el resentimiento que tienen algunos como Eva o Elidoius hacia mí, de alguna forma los dioses me dicen que es inminente de que mi muerte se deberá a uno de ellos o que morirán por mi mano

- ¡¡¡Busquen los huevos y quemen todos los cadáveres que vean, no dejen ni uno solo!!!

Cada cuerpo es quemado y todos buscan los huevos de las aves de Estinfalo, los campeones de Ares matan a unas Gorgonas e inmediatamente queman vivo a una Quimera, Heroon, el segundo al mando de Anfictión, y los soldados a su mando, combaten a unos Sátiros y Damian, y los artilleros miran al cielo

- ¡¡¡A mi señal, fuego!!!

Todos nos detuvimos al ver a Damian y a los soldados de Tharo disparar a las aves que Cadmo menciono cuando estábamos en el palacio, caían una tras otra, algunos hechiceros Cinurios se les unieron, seguidos por Kozma y otros augures

Poco a poco la ciudad va siendo retomada, los espartanos encuentran un nido lleno de huevos y proceden a pisar uno tras otro, mientras, Elidoius junto a sus compañeros combaten a unas empusas en su forma demoniaca, Askad, después de quemar más cadáveres, empieza a buscar a Licaòn pero su búsqueda es frustrada cuando 2 Lestrigones aparecen con unos soldados con arcos y flechas, Perseo se le une al igual que unos soldados Mesenios y rápidamente notan que los soldados están muertos y quedan impresionados al ver que pueden manipular armas

Peloponeso – Esparta

En los límites de Esparta, Leónidas encabeza al ejército entremezclado por la división, tiene a un escuadrón buscando los huevos de las aves de Estfinalo y como no les tienen confianza a la gran mayoría, ha preparado otro escuadrón con el fin de hacer una emboscada para acabar con todos en caso de que lo traicionen

- ¡¡¡las aves!!!

- ¡¡¡fuego!!!

Con el grito de Cadmo, el rey de Esparta observa como los artilleros de Tharo se encargan de las aves al igual que los arqueros de Farsalia, Mesennia, de Ponto y de Atenas, Atalanta esta entre ellos y el resto, se coloca al frente para mantenerlos a salvo, adoptando la posición de los espartanos

- ¡¡¡sigan empujándolos, quemen los cadáveres!!!

Aglaia, otros augures y más hechiceros Cinurios se encargan de quemar cada cadáver, ocurre una explosión en el cielo, producido por uno de los artilleros con un arma capaz de disparar barrenos,  uno de los espartanos avisa que han encontrado huevos, Hércules, Aquiles y Cadmo salen de la formación y corren hacia el enemigo seguido por los Mesenios mientras que las amazonas que obtuvo por la división, acaban con cada bestia que tienen al frente

- …..

Sin manifestarlo, Leónidas está un poco inquietado por la explosión, siente que tiene que hacer la emboscada cuanto antes para asegurar la supervivencia de los suyos pero sabe que con acabar con ellos, las oportunidades de Esparta prevalecer serian nulas

Atica – Atenas.

Desde la invasión de los Persas, los atenienses se fueron fortaleciendo, y aún más desde que Anfictión asumió el poder tras su invasión, la nación progreso de tantas formas que se podía comparar a Cegos o incluso ser superior y eso lo han demostrado con el tiempo que han resistido, ahora, con la alianza en pie, Anfictión comanda al ejercito montado en su caballo

- ¡¡¡Ya pasaron las trampas, Naktos, tú y tu escuadrón busquen los huevos, el resto, en posición, preparen la artillería, en cualquier momento esa bestia surgirá nuevamente del océano, y cuando la vean, que esta vez no vuelva a surgir!!!

Viendo como las bestias se aproximan, junto a Anfictión se encuentra Alcander, Thao con sus cofrades, Icaro y Peleo

Cegos.

- ¡¡¡FUEGO!!!

Con su pie colocado sobre el cadaver de una quimera, Tharo comienza a disparar con el arma que fue diseñada diseñada exclusivamente para el y mientras sus soldados hacen lo mismo, Orrin y los suyos estan en el campo de batalla, junto a las amazonas, los Mesenios y los Cinurios. Gracias a la división, el plan de Diomedes está funcionando como lo esperaba, las bestias que no dejan los lugares por donde ellos pasan son asesinadas y quemadas, al retomar una ciudad o una aldea, la fortifican lo más rápido que pueden, el atardecer no tarda en aparecer, eso causa que se aceleren y cuando llega la noche, se detiene la expansión, los cientos de cadáveres ardiendo les permiten ver lo suficiente para estar atentos al enemigo que los asecha

Tesalia - Larnia.

La noche ha llegado, logramos retomar la ciudad de Feres, la ciudad de Larisa y Pidna, realmente esto está funcionando, nosotros iremos retomando hacia el norte, para llegar a Tracia y cerrar la cueva de Catabasis, esta vez definitivamente, Diomedes nuevamente se ha reunido con Tharo, Leónidas, Anfictión e Hipólita, están discutiendo los avances que se han hecho, todos estamos tensos por la incertidumbre, la mayoría lo están por las bestias, que han dado dura batalla y a pesar de los refuerzos, aún hay muertos, pero quienes estuvimos en el palacio, estamos inquietos por el titán Adrastos, en cualquier momento puede acabar todos nosotros, por lo que, aunque hicimos un avance considerable, es dudable que logremos vencer.

- …..

Estoy sentado ante una gran fogata, con Alcander a mi izquierda, mi casco, mi alforja y la cuchilla a la derecha y alrededor se encuentran varios soldados, de Atenas, Esparta, de Tharo, las amazonas, los campeones de los dioses, entre ellos, Eva, la gran mayoría estaba en silencio pero algunos estaban murmurando, Rojo se quitó su casco y con mucha seriedad comento que estaba harto, cuando iba a responderle, Diomedes hablo

- Escuchen todos, hemos hecho un gran trabajo, estamos retomando Grecia, nuestro hogar y aquellos que han muerto, sus muertes no serán en vano, serán recordados como héroes y la mejor forma de mostrarles nuestro respeto y conmemorarlos, es venciendo a esta plaga y reconstruir, ahora descansen, mañana será un día duro

Diomedes se fue y todos volvieron a lo que estaban, los murmullos incrementaron y al prestar mucha atención, pude oír a un Ateniense decir que solo estamos atrasando lo inevitable, ¿y qué más podemos hacer?, si nos rendimos, solo terminaran matándonos igual, me acorde de lo que dijo Rojo y le dije que todos lo estábamos, el simplemente se quedó en silencio y cerró los ojos, yo continúe mirando la fogata, mire mi alforja, la abrí, la ambrosia sigue ahí, sin una gota menos, debería usarla, pero no, aun puedo respirar, aun puedo pelear

- Askad

Voltee y vi a Hipólita, su piel, al igual que sus guerreras, detrás de ella estaban Ixas y 2 más, les dijo que se echaran para atrás, al obedecerla, se quitó su casco, revelando su largo cabello negro, Alcander se levantó con rapidez y al dejarme, se arrodillo ante mi

- ¿Cómo obtuviste esa habilidad que te permite hacer que tus extremidades sean como las espadas?

- No lo sé, mis hermanos no lo tenían, mis padres tampoco, ni mis tíos o abuelos, no he visto a nadie más que pueda hacerlo

- Eres portador de un poder asombroso, un poder que es capaz de cosas inimaginables, estoy realmente fascinada, pienso que tu solo seas el único que lo tenga es injusto y puedo entender que nadie más aquí lo tenga, por lo tanto, he pensado en mí descendencia

- …..¿Descendencia?

- sí, el futuro de Ponto, aquellas que me sustituirán, tal como ocurrió con mi madre, quiero que tengan tu poder

Me quede en total silencio, estamos en lo que podría ser el fin de Grecia y ella piensa en tener hijos, conmigo, sus palabras me recuerdan a lo que dijo Alcander sobre Livana en el Inframundo, no pudo encontrar un momento más inadecuado que este

- La otra opción era sacrificarte y beber tu sangre para que así y yo mis guerreras tengamos tu poder pero decidí decirte la primera

- …..

- ¡¡¡LAS BESTIAS, AHÍ VIENEN!!!

Las palabras de Ícaro no pudieron ser más oportunas, esta es la primera cosa buena que las bestias hacen por mí, eso me hace pensar que matarlas una por una no es la mejor manera de agradecerles pero quieren matarnos, es cuestión de sobrevivir. Me levante de inmediato, Diomedes grito que todos se prepararan, Tharo, Leónidas y Anfictión volvieron a sus tierras,  me dirigí a nuestro improvisado muro corriendo, los arqueros y artilleros ya se encontraban en acción y al llegar, vimos que las bestias vinieron con refuerzos, Talos del Hades,  los guerreros de Zeus se me acercaron, Livana puso su mano en mi hombro izquierdo y dijo “Los buenos tiempos, están volviendo”, hay unas criaturas con aspecto de hombre fornido, pero tienen 6 brazos y 3 cabezas, escuche a Kozma decir que se llamaban Geriones, Alcander al ver a los Talos, dijo “Tal como en Atenas, campeón del foro” y en menos de un segundo, la batalla comenzo

Tesalia – Feres.

Agotados por la lucha de ayer, los nigromantes como Kozma, Aglaia y los Cinurios están tratando a los heridos, supe que los campeones de Boreas y de Poseidón quedaron gravemente heridos, solo pudimos avanzar en una ciudad, Pidna, desde ahí todo se ha vuelto en una continua resistencia para mantener el dominio de la ciudades, no están dejando que avancemos, nos están conteniendo y si esto sigue así, seremos derrotados, ahora Diomedes está discutiendo con los aliados sobre lo que está pasando

- Tu plan está fallando Diomedes, no estamos avanzando

- esto solo es un retraso, lo resolveremos Hipólita

- ¿resolverlo?, no podremos resolver nada, desde el principio supe que estábamos destinados a fracasar

- mira lo que hemos logrado Anfictión, no podemos fracasar ahora

- no, ya fracasamos, hemos perdido soldados, y estamos arriesgando a los que quedan, solo para seguir con tu estúpida idea, yo no seguiré con esto

- no puedes irte Tharo

La discusión se volvió en una pelea cuando Tharo le dio un puñetazo por su insistencia en que debe quedarse, ambos peleaban ferozmente hasta que los separamos, tuvimos que agarrarlos un buen rato hasta que se tranquilizaran, las discusiones continuaron hasta que el oráculo de Delfos apareció

- Vallan a Dolopia, hay sobrevivientes

Las discusiones acabaron cuando el oráculo de Delfos hizo un portal que se dirigía a tal ciudad, Diomedes ordeno que quienes aún pudieran pelear que entraran y que los heridos se quedaran, atravesamos el portal y llegamos a una tierra infestada por las bestias, volví a ver a la mujer que degollé en Farsalia, sobrevivió y es diferente esta vez, sus piernas ahora son patas de araña y se mueven con rapidez

- ¡¡¡ACABEN CON ELLOS!!!

Despues del grito de Leónidas, entramos batalla pero por la fatiga, pasamos a la defensiva, los artilleros y arqueros mantenían la distancia pero retrocediamos y estando prácticamente arrinconados en la famosa formación de los espartanos, las bestias golpeaban los escudos incesantemente hasta que vimos unos seres dorados acercase, comenzaron a matar una por una, desviando su atención de nosotros y permitiéndonos combatir, estando a la ofensiva, poco a poco íbamos dominando la ciudad con la ayuda de esos seres y sin en un pestañeo, la mujer araña hirió gravemente a Tao, seguido de Kathline y Aquiles

- ¡¡¡Aquiles!!!

Peleo se enfureció y comenzó a atacarla incesantemente, los bélicos lo acompañaron mientras que nosotros nos encargábamos del resto, se escuchó el sonido de caballos corriendo por oeste, al ver, eran los centuarios con Quirón al frente, nos estaban ayudando y no solo ellos estaban aquí, aparecieron los Boreadas y Polux y Castor, con su ayuda, nos volvimos tan implacables como el ardor del sol hacia nuestra piel, la mujer araña se fue con rapidez pero Peleo la hirió gravemente y soltando su espada, fue hacia su hijo

-  Aquiles, mírame

- …..

- Aquiles, no, Aquiles, mírame por favor

Kozma abrió un portal y se los llevaron, Tenemos una victoria, pero tenemos bajas, vimos que apareció un hombre de piel blanca entre los autómatas, estaba vestido con túnicas grises, poseía una máscara extraña, en su espalda tenía un artefacto extraño, estaba descalzo como yo, tenía unas rodilleras doradas y tenía el cabello enmarañado al igual que la barba

- Mi señor, tenga cuidado

- no te preocupes, saludos a todos ustedes, soy Arquímedes de Siracusa

Arquímedes de Siracusa, hijo adoptivo de Hefesto, fue un inventor, físico y matemático griego, mayormente conocido por sus inventos para la guerra como la Manus férrea, Grecia hizo grandes avances con sus inventos como el tornillo de Arquímedes, que permitía transportar agua a las zonas que no llegaban y así satisfacer las necesidades de todos

- Soy Diomedes, muchas gracias, le debemos esta victoria a usted, ¿Qué son estos autómatas?

- Son mis sirvientes, ellas 6 son las Kurai Khryseai, fueron regalos de mi padre, el resto, los que tienen el rostro como un leon, los cree para que me ayudasen en mis trabajos y por supuesto, para protegerme

- Necesitamos su ayuda en esto, nosotros tenemos que liberar a Grecia de esta plaga y devolverla a como era

- hmmm, donde hay una forja, si he de ayudarlos, debo crear cosas para ganar

Las Kurai Khryseai, autómatas hechos de oro con la apariencia de mujeres jóvenes, fueron creadas por Hefesto para asistirlo, ellas poseían fuerza, inteligenca y el donde del habla.

La mayoría se quedaron viendo a los autómatas y al ver la mirada de Tharo sobre los autómatas creados por Arquimedes, cuyo rostro era de un dragón, tenía el pensamiento de llevárselos o de secuestrar a Arquímedes para que les fabrique un ejército, un portal se abrió y apareció el rey de Farsalia, junto al general y los oráculos, acompañados de sus súbditos

- rey Merous, él es Arquímedes, nos ayudara pero debe ir a una fragua de inmediato

- general, llévelo, y por lo que veo Diomedes, a pesar de esta ayuda, no somos suficientes

- es verdad

Mientras Diomedes y  Kozma hablaban con Quirón, el oráculo hizo 4 portales, 4 de sus súbditos entraron, pasaron minutos hasta que uno de ellos volvió y del primer portal salió con Psenophis, la representante de Atlantis en el jucio en Atenas, sigue viva, tengo cuentas pendientes con el y del segundo portal, salio un hombre vestido como el representante de Rhodas en el jucio, algo le paso a Adelphos, y del tercer portal lo que menos esperaba ver, los Alxanos, están vivos, todos los miraban con normalidad, pero yo no, al verlos, recuerdo la guerra como si hubiera sido ayer, y del ultimo portal, Tyrone, el rey de Raouna, junto a la hueste, esto se acabó, voltee y mientras caminaba hacia la salida de la ciudad, Diomedes me detuvo

- ¿A dónde vas Askad?

- a donde sea, no voy a estar aquí

- ¿porque?

- por ellos

- He escuchado de tu historia, y sé que es difícil para ti pero debes dejar de lado eso, te necesitamos

- tu no lo entiendes

- Askad, sé que es difícil para ti verlos, pero te necesitamos para ganar

Cerré los ojos, respire profundo y al volver, vi a mi familia, estaban junto al rey, aun no me han visto, y pretendo que continúe así, Hércules grito que encontraron a los sobrevivientes, la atención de todos se centró en ellos, y al recordar a los heridos, me acerque al oráculo de Delfos

- Oráculo, mire, aquí tengo la ambrosia, puede curar toda herida y enfermedad

- ¿Acaso quieres que todos beban de ella?

- no es suficiente y lo necesitan

- La ambrosia procede de los dioses Askad, no puedo asegurar que podamos hacer que todos puedan beberla pero veremos que se puede hacer

Diomedes se le acerco, se alejaron y con la posibilidad de que se reunieran con los reyes de Alxan y Raouna en la conversación, me escabullí por el portal hacia Farsalia

- Debemos usar el Uroboros para tratar a los heridos oráculo, sé que los cinurios y los augures lo están haciendo pero su poder no se compara al del amuleto

- no puedo exponer el Uroboros, tengo el deber de protegerlo, es mi deber de oráculo, hay quienes sabe de su existencia, Tharo es uno de ellos y sé que quiere conseguirlo

- No podremos ganar esta guerra si todos no están en condiciones para pelear, tiene que hacerlo

Haciendo caso a sus palabras, le pide el Uroboros y al pasarlo, dice “Solo esta vez” y quienes están en Dolopia quedan curados,  llega a Farsalia y cuando todos los heridos quedan recuperados, oculta inmediatamente el Uroboros

- ¿Qué fue eso?

- el oráculo mostro de lo que es capaz Leónidas

- ¿Por qué no lo había hecho antes?

Para no causar sospechas, el oráculo finge un desmayo, rápidamente la atienden y se la llevan al palacio, los súbditos tratan de convencer a todos de que usar su poder de tal forma ocasione que se desmaye y que este hasta días sin despertar, muchos se tragan la mentira pero quedan escépticos que deciden permanecer en silencio

- ¡¡¡rey Anfictión, las bestia, ha vuelto!!!

Anfictión rápidamente vuelve a Atenas por el portal creado por Aglaia, seguido por los demás y al ver al Hidra

- ¡¡¡Que esta vez no vuelva a surgir!!!

Con la muerte de Equidna, la recuperación de las ciudades, más refuerzos y con los heridos curados gracias al Uroboros, comienza la guerra cuando el Hidra ataca.



Capitulo 20: La guerra.Editar

Gracias a Licaòn, han matado a miles y parecía que dominarían a toda Grecia, pero aquellos que sobrevivieron, resistieron lo suficiente para unirse con sus rivales por líder que busca reconstruir Grecia y al ver que sus enemigos se han retirado en varias ocasiones y traído refuerzos, saben que los han golpeado con fuerza, y ahora, enfrentando adversidades más grandes que las ciudades que reconquistaron, lucharan hasta que solo haya un vencedor.

Beocia – Orcomeno.

Han Pasado 6 días desde que vencimos a la bestia llamada Hidra y mientras la combatíamos, nos dimos cuenta de le surgían más cabezas por cada  decapitada y cuando parecían haber 1000, Hércules pudo agarrar una y con una asombrosa demostración de su fuerza, la saco del mar y le dimos muerte incinerándola por completo, pudimos resistir y prevalecer una vez más. Cuando un nuevo asedio se dio, no estábamos del todo recuperados, los ataques se volvieron más frecuentes, dejándonos menos tiempo para organizarnos, retrasándonos, reduciéndonos y sin saber las consecuencias de estar peleando de esta formar, nos encontramos en la ciudad de  Eleusis, famosa por una gran ruta de comercio

- …..

El sol castiga nuestras pieles con mayor fervor que ayer, es el único enemigo que no podemos alcanzar y que todos estamos a su merced. Nuevamente estoy marcado con heridas que simbolizan mi participación en esta batalla, todos están marcados, e incluso con sus armaduras, que están bastante deterioradas, se les nota. Los Boreadas surcan el campo de batalla, atacando a las bestias de mayor tamaño al igual que las amazonas, Kathline y Alcander están quemando cada cuerpo a la vista junto a 3 augures, entre ellos Kozma, incluso la de nuestros combatientes, ya no podemos confiar ni en los muertos. La mayoría de nosotros estamos dispersos por todo el lugar desde que llegamos, excepto por los espartanos, que aun siendo abatidos, permanecen unidos

- ¡¡¡Empújenlos más, hay que llegar al centro de la ciudad!!!

- ¡¡¡Se acercan más muertos!!!

Pude pasar por Carpius una vez más, esta tal como la deje, encontré el recipiente del Nigromante que use para las marcas, está intacta y al llegar a la hoguera donde queme su cuerpo, solo quedan cenizas, probando que está muerto, aunque las dudas continúan. Diomedes no ha dejado de dar órdenes y pesar de los refuerzos, no podemos incinerar todos los cuerpos y una incógnita me invade desde que me enfrente a ellos por primera vez, ¿Cómo pueden volver a levantarse y usar armas si están muertos?, es como si fueran marionetas controladas por algo o por alguien, tengo que encontrar a Licaòn cuanto antes, y obtener respuestas sobre esto

- …..

Acercándose a ellos con sus manos impregnadas del fuego del dios de la guerra, empieza a incinerarlos sin saber que lo vigilan

Peloponeso – Mantinea

Tras haber tenido de una sangrienta batalla y haber perdido a varios de sus hombre, han recuperado Mantinea, conocida por antes ser 5 ciudades que se unieron en una, formando una de las ciudades con mayor riqueza en Grecia, por estar en constante conflicto con las ciudades vecinas como Tegia y por el periodo conocido como “La balanza”, y encontrándose en los límites de Arcadia, Leónidas desentierra su lanza del cráneo de una Gorgona y reúne a los soldados

-Espartanos, estamos en Mantinea, en las afueras de Arcadia, pudimos asegurar esta ciudad, con nuestra fuerza y la ayuda de nuestros aliados, nuestra siguiente parada será Megalópolis, o como la llaman, la gran ciudad, tardaremos bastante en recuperarla, y es probable que…

-¡¡¡Rey Leónidas, las aves!!!

Los artilleros y arqueros que obtuvo por última división rápidamente toman posición, los espartanos alzan sus lanzas y esperando las órdenes de Leónidas mientras que las posibilidades de morir de forma atroz hacen que varios tengan miedo,  Leónidas toma el frente velozmente con su lanza

- ¡¡¡Ataquen!!!

En cuestión de segundos, las aves de estinfalo son reducidas pero se enfrentan a una gran parvada y continua avanzando sin importar a cuantas hayan derribado, la ofensiva continua mientras retroceden y los espartanos, tras arrojar sus lanzas, se colocan adelante, levantando sus escudos mientras realizan la formación, Leónidas ordena que todos se reúnan segundos antes de que las aves los ataquen

- ¡¡¡todos al centro,  ahora!!!

La mayoría entran a la formación y mientras los escudos se van juntando para formar la barrera, un arquero Mesenio se tropieza, cae de cara y justo al levantarse, las aves lo alcanzan, derribándolo nuevamente y empiezan devorarlo momentos después de que la formación se cerrara, todos escuchan sus grito de sufrimiento mientras trata de moverse en un inútil intento por sobrevivir, la formación se rompe y atacan de inmediato, Leónidas es herido en el pecho y agarrándola antes de que escarbe más la herida, la tira al suelo y le da muerte a pisotones

- Mi señor, está herido

- no es nada, Maratos…

Logran acabar con las aves de Estínfalo, la moral sube hasta que Leónidas se acerca al Cinurio en agonía, no se inmuta como los demás al ver como las aves lo dejaron y cuando este intenta levantar su mano,  termina con su sufrimiento al atravesarle la cabeza con su lanza varias veces

-…. A megalópolis

Dejan la ciudad mientras que el cadáver es consumido por el fuego

Ática – Maratón.

En la ciudad fantasma de Maratón, conocida por la gran batalla médica y la gran catástrofe de los habitantes, se puede ver que hay pocos monstruos y cuerpos considerablemente descompuestos andando de forma errante por las calles, indicando que llevan mucho tiempo ahí desde que la destruyeron y en medio del silencio, una lanza en llamas atraviesa la cabeza de uno de los muertos,  Anfictión  aparece atravesando velozmente la entrada montado en su caballo, desenfunda su espada y al matar a un Sátiro en medio de las bestias, sus soldados aparecen con artillería

- ¡¡¡ataquen!!!

Las amazonas atacan a los monstruos de gran tamaño, los soldados atenienses se dividen dominar el terrero en conjunto con los otros arqueros, tanto Cinurios como Atlantes y disparar flechas en fuego al igual que Castor a los cadáveres

- ¡¡¡Busquen los huevos, no podemos permitir que nazcan más de esas aves!!!

- ¡¡¡Mi señor, nos están rodeando!!!

- eso no importa Heroon, hay que seguir avanzando, busca una forma de poder atravesar los escombros de esa torre

Los espartanos comandados por Maratos se dispersan y algunos acompañan a Heroon en su búsqueda de atravesar los escombros de la gran torre que les deja seguir, Ícaro surca los cielos portando artillería de Tharo, les dispara tanto a las bestias como a los cadáveres pero a diferencia de los soldados y Castor, deja de hacerlo por la impresión al ver que los muertos responden a su ofensiva con flechas y moviendo la artillería abandonada.

- ¡¡¡No te distraigas, Ícaro, destruye su artillería!!!

Anfictión arremete contra los cadáveres de forma agresiva, decapitándolos uno por uno y derribándolos por la cabeza al clavarles sus lanzas. Hipólita combate a un Minotauro montada y al ver como Perseo lo despoja de una especie de hacha improvisada al cortarle su diestra, aprovecha para derribarlo con una embestida y darle muerte al clavar su espada repetidamente en su rostro. Ícaro logra destruir una de las catapultas y alegrándose, rápidamente su sonrisa desaparece cuando un ciclope le arroja uno de los escombros de la torre

- ¡¡¡Mi señor, por aquí podemos atravesar los escombros!!!

- ¡¡¡Vayan!!!

Todos se movilizan hacia el pasaje donde esta Heroon mientras que los muertos y las bestias los van rodeando. Anfictión, con un prodigioso control sobre el caballo, atraviesa a sus enemigos hasta que un Gerion los derriba, retoma su espada y al levantarse, ve a los muertos asesinar a su caballo mientras que otros se le acerca a la vez que le ordena a su leal segundo al mando que lo dejen y continúen

 

Tesalia – Karditsa.

Karditsa, una ciudad conocida por ser fieles súbditos a Zeus y donde se presume que es el lugar de origen de uno de los primeros guerreros, Polux, junto a Atalanta, Omnatos y Oxtilos pelear contra Empusas en su forma demoniaca, usando unos guanteletes forjados exclusivamente para el departe de Arquímedes y Dédalo. Los soldados de diferentes procedencias como Raouna están dispersos por los alrededores, combatiendo a la vez que están liberando la ciudad y entre ellos se encuentra Admes, portando la espada y escudo que le pertenecían a su abuelo y el general que comando a su hermano en la guerra contra los Alxanos, Mas atrás, cerca de la entrada de la ciudad, los soldados de Tharo se encuentran agrupados, esperando a que su general termine de cargar su arma y de las ordenes

- General, dese prisa

- tranquilo Damian, no hay porque apresurarse

- …..

- …..

- Por favor…

- Dije que te tranquilices, estoy terminando

Indiferente, continua colocando las municiones a su ametralladora, únicamente esta Damián para reclamarle y antes de hacerlo una vez más, el general se levanta con su arma cargada, dirige sus palabras a su segundo al mando, “Deberías relajarte un poco más Damián”, y dejándolo a cargo, abre fuego contra la primera bestia que ve, un Ciclope

- dispérsense, únanse a los demás y no dejen que las bestias se acercan por detrás y los lados, ellos se encargaran del resto

Acatando sus órdenes, se dispersan mientras que atacan contra las bestias y muertos que se van llegando a donde ellos están, Eva se concentra más en masacrar tanto a los muertos como a los monstruos en vez de quemarlos, Astafon está cerca de ella y deja que continúe, él quema los cadáveres junto a Aglaia, 2 augures y los hechiceros Cinurios. Quirón, junto a los centauros que accedieron, pelean con sus espadas, flechas y lanzas pero tratan de evitar ser acorralados lo más posible

- ¡¡¡Minotauros!!!

Los Cinurios se dispersan por el ataque de 6 minotauros, 2 que están al frente no tienen nada a la mano, los 4 restantes tienen escombros manchados de sangre, y cuando uno lanza los restos de un templo hacia la hueste Raouniana, atacan todos a la vez, rompiendo la ronda de soldados listos para matarlos, causando que empiecen a retroceder, y como si fuera una enfermedad, que los demás también estén retrocediendo

- ¡¡¡No, mantengan sus posiciones!!!

Sin escuchar a Polux, el desastre y el caos se hacen presentes, el miedo invade la mente de los soldados y de algunos augures, los minotauros alcanzan una gran estatua de Zeus, Ixas ataca pero termina fallando al ser derribada, y a diferencia de ella, su Groyo muere por los brutales golpes de los minotauros. Tharo entra en acción, los Minotauros son ultimados en segundos, y para rematar, incinera sus restos y destruye la estatua del rey de los dioses con un barreno

- destruiste una estatua del gran Zeus

- ¿y que, Polux?

- eso es una gran falta de respeto, debes pedirles perdón

- ¿en serio?, pues diles que pueden besarme los pies, tragar mi saliva, y comer mi excremento

Los días pasan, las batallas continúan, avanzan con lentitud y cientos de cadáveres terminan siendo quemados, y sin nadie que lleve la cuenta, pueden llegar a ser hasta miles, probando la magnitud de la matanza provocada por Licaòn en su desesperado intento por volver a ser como era. Tras 9 días de intensas batallas, muertes y morales bajas y altas, los generales junto a sus soldados se encuentran reunidos en Tesalia, cerca del Montaña Ossa, acampando para continuar hasta Anactorion y cerrar una de las entradas al Inframundo

En medio de una noche muy tensa, estoy caminando detrás de Ixas, dijo que Hipólita me solicitaba, accedí para no causar disturbio y ahora estoy pensando en cómo las matare, si es que tengo que hacerlo. Tras alejarme de quienes pueden socorrerme, llegamos y las amazonas no dejaban de mirarme hasta que entre a la tienda de su reina, que terminaba de desatar su cabello

- Askad, es bueno verte aún vivo

- …..

- ¿Qué has pensado, cuál es tu respuesta?

- sabes que tienes un no como respuesta

- ¿acaso debe ocurrir lo segundo, puedo aun convencerte?

- no

- míralo de esta forma, como reina, quiero lo mejor para mi reino y para mis guerreras, que son más que solo guerreras, son como mis hermanas, incluso mis hijas, dependen de mí, yo de ellas y tu poder garantizaría la perpetuidad de Ponto, ¿tú no querrías saber que tu tierra tiene la posibilidad de evitar la extinción al alcance de la mano?

- antes, ahora no me interesa, además, te dije que nadie en mi familia tiene ese poder, solo lo tengo yo, no sabes si con tus ideas lo podrás obtener, y si se da el primer caso, ¿Cómo pretendes mantenerlo únicamente para tu reino si deberán reproducirse para que continúe?

- para eso está la segunda idea, y sobre mantenerlo solo para Ponto, de eso también me puedo encargar, entiendo perfectamente que no te interese a pesar de no haber sufrido el destierro en carne propia pero debes pensar más allá de eso

-¿Que ganaría yo si accedo?

Ella se acercó a mí, me agarro las manos y me miro a los ojos

- Si accedes, Ponto no solo podrá resistir y vencer a quien trate de destruirla, la seguridad de todas nosotras y las del futuro estaría garantizada, ganarías nuestra gratitud Askad, por toda la vida

- …..¿En serio es tan importante?

- si

No le dije nada, me quede mirándola por unos momentos hasta que me solté, Salí de la tienda y antes de dar 6 pasos, note que varias amazonas estaban exaltadas

- Aléjate del Groyo, o te mataremos

- bien, bien

Tharo se marchó, me encontraba al medio de sus miradas y lanzas, ellas no saben como es el, no saben que solo está en esta guerra para acabar con las bestias, poder cumplir su propósito, la total dominación de todo y que se apoderara de cualquier cosa que considera útil para cumplirlo, y que destruirá todo lo que lo retrase

- Hipólita, cuídate de Tharo, el no durara en matarlas a cada una de ustedes si tiene la oportunidad, o peor

Devolviéndome el silencio, me aleje de su nuevo terreno.

Tesalia – Farsalia.

- ¿Cree que es una buena idea oráculo?

- sí Arquímedes, si el coloso no funciona, debe servir y destruir al titán

- ¿Pero cómo pretende destruirlo?

- Con la ayuda de los oráculos, y esto

- bien, lo tendremos listo lo antes posible

Cuando el primer rayo de sol se manifestó, nos encontrábamos marchando hacia Anactorion, pude ver a mi hermano, portando las armas de nuestro abuelo Nikandreos, no se ganó su apodo de “La fuerza de Zeus” por nada, esos tiempos donde yo y mis hermanos escuchábamos atentamente las crónicas de un viejo batallador, esos recuerdos me hacen querer volver a ser un niño, pero es no es posible, ni jamás lo será.

- No puedo esperar a llegar, afile mi espada a noche y ya quiero probarla

- ¿En serio estas alegre en medio de esto Alcander?, estás loco

- Bueno Orrin, como todos vamos a morir si fallamos, estaré feliz, porque recibiré la muerte como un gran guerrero, y no viviré o moriré como cobarde

Escuche que Dédalo, que está orgulloso de su hijo por salvar a Anfictión, y Arquímedes están trabajando en lo que puede llevarnos a la victoria junto al oráculo de Delfos, los autómatas no serán usados en la ofensiva, sino para proteger los pueblos que recuperemos, con ellos resistiendo, podremos avanzar, aun no sé de qué se trata la artimaña en la que trabajan pero estoy seguro que con eso daremos otro paso hacia el final, o al final de esta guerra

- Amigo, cuéntame ya, ¿Qué quería Hipólita contigo?

- .....Sexo

- Oh, ¿y, ocurrió?

- No

- ¿Pero qué te pasa, acaso eres homosexual?, si es así entonces aléjate de mi

- No es por eso Rojo, ella no me gusta

- no te tiene que gustar, lo que tiene que importarte es que tiene la oportunidad de disfrutar, no seas idiota, si sobrevivimos, dile que sí y gózalo

- ella no quiere sexo por eso, solo lo quiere porque busca mi poder para su linaje, quiere que sus hijas tenga mi poder

- ¿y qué?

-  Serán mis hijas, y no quiero que la tengan a ella como madre

- ¿En serio te preocupa eso?, yo no, y puedo decir que tengo más vida que tu

- ¿y si tienes hijos?

- Eso no importa, para eso está la mujer

- eres despreciable Alcander

Tras el comentario de Livana, seguimos caminando mientras el sol se asomaba para vernos marchar, no oí a nadie más hablar y solo me percaté de que me estaban mirando y solo 4 nombres estaban en la punta de mi lengua, Admes, Eva, Hipólita y Elidoius, no quiero que Admes muera, pero si los demás no mueren, de una forma u otra tendré que matarlos yo, solo espero que mueran aquí.  Nuestra caminar, después de un largo tiempo, se detuvo después de cruzar el rio, habíamos llegado

- Tal como lo había dicho, nos estarían esperando al llegar

Diomedes empuña su arma mientras que los espartanos toman posición, sus enemigos se encuentran en los límites de la ciudad y al igual que ellos, son un ejército de monstruos sin consciencia, de soldados sin voluntad alguna y Askad llega a verlos por unos instantes hasta que entre ellos, ve al responsable de la muerte de miles, el rey de Arcadia, sin señal alguna de humanidad.

- Licaòn, finalmente

Empieza a moverse entre los combatientes, empujándolos sin disculpa alguna hasta que llega al frente, se queda viendo junto a Quirón al gran adversario que deben enfrentar, no necesita pensar 2 veces en lo que hará y con el poderoso grito de Licaòn, Askad le arrebata el escudo a un espartano y entra al campo de batalla, Admes observa cómo se aleja mientras que el hombre lobo hace lo mismo que su hermano y en poco tiempo, se encuentran cara a cara, representando ambos lados de la guerra por el destino de Grecia

Parte 2: Razón.

La batalla por la puerta de Anactorion inicia con Askad y Licaòn en combate. El tratara de llevárselo para poder saber el porqué de todo lo ocurrido pero al llegar a saber quién le ordenó abrir las puertas, el panorama de la guerra cambiara, y mientras discuten como seguirán, el oráculo de Delfos, junto a Dédalo, Arquímedes y todo hombre y mujer fuera de combate, construyen lo que puede ser la solución final para el titán

 

Lócrida – Anactorion

En el calor del nuevo día, Admes no deja de ver como su hermano combate con  fervor a Licaòn. Aunque reconoce que es su hermano a pesar de haberlo negado, y que como tal debe ayudarlo, decide no hacerlo, mostrando que no haberse visto en años, aún lo odia, por el hecho de que nunca recibió la misma atención que Askad recibió, a pesar de que hacia todo lo posible para obtenerla

 

Diomedes:¡¡¡Preparen flechas!!!

Anfictión:¡¡ flechas!!!

Atalanta:¡¡¡Listas!!!

Diomedes:¡¡¡Disparen!!!

 

Las flechas de las distintas regiones vuelan con sus cabezas bañadas en fuego, son seguidas por los combatientes y solo pasan segundos antes de dar a llegar a su objetivo, las criaturas como los ciclopes son los más afectados por la cantidad de flechas que reciben, terminan derribados o muertos tras perder su único ojo pero para desventaja, sus cuerpos sirven como escudo y al acabar la primera ronda de saetas, los muertos responden con las mismas flechas que dispararon, y llevan la artillería abandona en la ciudad al campo junto a los geriones

 

Kathline: Por el olimpo, ¿Cómo pueden dispararnos, como pueden moverse sin están muertos?

Eva: Los dioses no bajaran a responder tus preguntas Kathline, solo concéntrate en matarlos por definitiva. Esos muertos me recuerdan a mis años de esclavitud

 

El desterrado logra derribar al Licántropo con la fuerza de choque al torso, retoma el broquel espartano con la diestra y sin perder más tiempo, se impulsa en su misma dirección, lo tumba una vez más dando al abdomen, después de caer ve que aún está consciente, se sube a él, arremete a la mandíbula con el escudo, altera sus pies en garras, da otro golpe, los coloca sobre sus brazos y aferrándolos lo más posible a tierra, lo golpea una vez más , y trata de sofocarlo

 

Askad: ¡¡¡Necesito ayuda, ahora!!!

 

Alcander y los bélicos de Zeus responden a su grito, Askad les pide que lo cubran hasta asfixiar a Licaòn que lucha por soltarse, Thao pregunta porque no lo mata pero los sátiros, acompañados de muertos hacen que olvide su pregunta. Diomedes escucha a un espartano gritar que el enemigo acaba de disparar las catapultas, sus proyectiles van desde rocas y flechas, hasta bestias como las empusas, Sátiros y los muertos

 

Diomedes: ¡¡¡Ícaro, Calais y Zetes, destruyan sus catapultas!!!

 

Con órdenes, y la artillería del dominador, se aventuran a los cielos en medio de fuego enemigo. La reina amazona avanza con sus guerreras sobre sus bestias del tamaño de un Minotauro, matan a las criaturas más grandes en conjunto y van de 2 en 2 en cada Groyo, mientras la amazona de adelante controla al animal, la de atrás se encarga de mantener la distancia. Hipólita, con su fiel guerrera Ixas protegiéndola, no pierde de vista a su objetivo pero por distraerse, un Lestrigón las tumba, y antes de aplastarlas con los restos de un pilar, es pulverizado el general

 

Hipólita: ¡¡¡CASI NOS MATAS!!!

Tharo: Agradece que no lo haya hecho

 

Tharo continúa con sus soldados a paso de tortuga, ella no tarda en seguir, y mientras ocupan más terreno, Askad consigue su objetivo, Licaòn retoma su forma humana. Se quita el escudo, lo coloca en su hombro izquierdo, les agradece por darle tiempo y al decirles que debe sacarlo cuanto antes, los abandona y en empujando a todo el que se le atraviese, Diomedes lo detiene

 

Diomedes: ¿A dónde vas, acaso te acobardaste?

Askad: No, tengo que sacar a este hombre de aquí, es Licaòn

Diomedes: ¿El rey de Arcadia?, no hay tiempo para salvarlo, debemos cerrar la puerta que hay en la ciudad, para eso vinimos Askad

Askad: Tengo que sacarlo, él es quien causo todo esto

Diomedes: ¿Él fue quien trajo a las bestias a Grecia?

Askad: Si, y para saber porque lo hizo, hay que sacarlo cuanto antes

 

Escéptico por lo que dice, decide darle el beneficio de la duda y diciéndole que valla a donde acamparon, Askad deja el campo de batalla pero no tarda en percatarse de que las bestias están tras de el

 

Diomedes: ¡¡¡Corre Askad, los detendremos!!!

 

Sin parar, gira la cabeza y mira a Diomedes combatir a sus perseguidores y Hercules y Perseo unírsele. Ya alejado del campo de batalla, Askad continúa trotando, y como les tomo del amanecer hasta el mediodía llegar, no se detiene hasta que por fin llega cuando el atardecer ya está sobre él. Para su sorpresa, ve que hay personas en el lugar, entre ellos están el oráculo de Delfos, Dédalo, Arquímedes y el general de Farsalia

 

Askad: ¿Qué hacen aquí oráculo?, tienen que estar en la ciudad

Oráculo de Delfos: Tú deberías estar peleando en Anactorion como los demás, pero estas aquí, y ese hombre que llevas cargado…es Licaòn, el rey de Arcadia,  puedo decir que lo salvaste si pudo seguir vivo todo este tiempo

Askad: Y no solo eso, sabe cómo las bestias llegaron a Grecia y cuando despierte, nos lo dirá

Oráculo: Con que él sabe cómo ocurrió la llegada de las bestias…

General de Farsalia: Oráculo, Arquímedes la necesita

Oráculo: Dile que ya voy, llévalo a una de las tiendas y espera a que despierte

 

Se fue con el general y no pude pasar por alto lo que estaban haciendo, habían hombres y mujeres, tanto civiles de Farsalia, refugiados y soldados construyendo algo, algo grande por lo que apenas se ve de esa edificación. No tarde mucho en encontrar una tienda, habían varias por todo el lugar, estarán aquí por días, y si no me equivoco, no están reconstruyendo Grecia. Al sentar a Licaòn, busque  algo para tapar su desnudes, use un manto parecido al de Aglaia, y de inmediato lo sujete con las cadenas de la cuchilla del campeón, busque más cadenas para asegurarme de que no escaparía, encadene sus pies, piernas, brazos, todo para evitar el más mínimo movimiento, incluso quería buscar autómatas pero como resguardan las ciudad que recuperamos, solo me quedaba esperar

 

- …..

 

No deje de verlo hasta que Salí, aún seguían construyendo y era de noche, el tiempo paso muy rápido, entre, y seguí vigilándolo hasta que escuche una conmoción, los demás volvieron victoriosos pero lo que si era importante, es que Licaón estaba despertando

 

Diomedes: Askad, más vale que lo dices es verdad, si es mentira, no dejare tu ida impune

 

Los líderes de cada bando, entre ellos el general de Raouna, los semidioses y el oráculo entraron, las puertas se cerraron y con 2 faroles iluminándonos, Licaón recobro la consciencia y encabece el interrogatorio

 

Licaón…. ¿Qué?…¿Dónde estoy… quienes son ustedes?

Askad: Licaón, necesito que me digas porque trajiste a las bestias del inframundo acá

Licaón: ¿Qué, de que me estás hablando?

Askad: Se lo que ocurrió el Licosura, se porque todos tus ciudadanos se fueron, se lo que tú y tus hijos hicieron, sé que te vuelves en un monstruo que parece un hombre y a la vez un lobo, así que dime, ¿Por qué trajiste a las bestias a Grecia?

Licaón: No sé de lo que me estás hablando, suéltenme

Askad: Solo tienes que decirnos porque abriste las puertas del inframundo Licaón, dilo y te soltaremos

Licaón: No sé nada de lo que dices, quiero que me suelten, suéltenme ahora

Anfictión: Él no sabe nada Askad, ni nosotros tampoco

Diomedes: Suéltalo Askad, te has equivocado, y recuerda lo que te dije

 

Sin respuestas y con todos acorralándome, tome medidas más drásticas, puse mi alterada mano en su cuello, empezó a suplicar y decir que no sabía nada al respecto, los demás  se estaban alterando por mis actos, le dije que haga memoria pero no me hacía caso, así que me puse más duro y tartamudeando por el miedo, apenas podía completar la frase “No me mates” correctamente hasta que la mirada en sus ojos cambio

 

Licaón: El….él….él me dijo…me dijo que se habría esas puertas,  me quitaría la maldición que Zeus me puso de volverme en un monstruo

Askad: ¿Quién es él?

Licaón: No se….no recuerdo bien quien es…yo…

Askad: No lo volveré a repetir, ¿Quién es él?

Licaón: Recuerdo que me hablo,  me dijo su nombre… se llamaba Erebo, si, su nombre es Erebo, me dijo que se hacía todo lo que ordenara,  me libraría de la maldición

 

Quede conmocionado, mire a Diomedes y no solo él lo estaba, todos lo estaban, incluyendo Tharo, que es el más escéptico sobre los dioses. Anfictión se sentó lentamente en el suelo, bajo la cabeza y se quedó así, hasta que se rompió el silencio

 

Leónidas: Luchamos contra Erebo, luchamos contra un dios

Anfictión: No ganaremos, no vale la pena seguir

Diomedes: ….Oigan… esto es duro, pero…

Anfictión: No vengas a decir que tenemos que seguir, estamos luchando contra un dios, no podremos ni siquiera hacerle un rasguño…los dioses nos odian, y enviaron a las bestias para mostrarlo

Hipólita: ¿Cómo les diré a mis hermanas que morirán, como se los diré?

 

Quede consternado junto a ellos, la idea de que todos morirán sin importar cuanto luchemos espanta, me aterra por el hecho de no poder salvar a mi familia, y que solo estuvimos retrasando ese maldito final. Nadie decía nada, Licaón aún no entendía que pasaba, y mientras las ganas de llorar se podían ver en los ojos Anfictión, Hipólita, e incluso en Diomedes, Tharo se puso frente a nosotros

 

Tharo: Escúchenme,  si estamos luchando contra un dios, o contra todos, entonces seguiremos peleando. Si realmente nos quieren muertos,  habrían aparecido ante nosotros y nos hubieran exterminado de una vez.  No me importa porque quieren matarnos pero les diré algo, nos temen, así es, nos temen tanto que no nos enfrentan cara a cara y estas bestias son la prueba,  nosotros hemos estado en esta tierra por mucho tiempo como para que crean que pueden venir y matarnos así nada más, ellos están en las nubes, que se encarguen de las nubes, y si tanto quieren esta tierra, tendrán matarnos porque no pienso cederla, ni mucho menos vivir en ella como esclavo

Perseo: ¿Pretendes que combatamos a los dioses, después de que nos han dado tantas cosas, incluso la vida?

Tharo: Si Perseo, si tanto quieren a los mortales, que les rinden culto, sirven incondicionalmente y más, a cambio de sus bendiciones, no entiendo porque ahora buscan matarnos

Askad: Aun no sabemos si realmente todos los dioses están involucrados, Licaón solo dijo que Erebo fue quien le mando a abrir las puertas del inframundo

 

El oráculo de Delfos quito a Tharo del medio y estando frente a Licaón, puso sus manos en su cabeza, vio todo en su mente como Aglaia hizo conmigo en las ruinas. Esperábamos que dijera todo lo que vio pero en vez de eso, agarro su cabeza con fuerza y Licaón empezó a moverse frenéticamente mientras gritaba

 

Hércules: ¡¿Qué está pasando?!

Oráculo: Algo trata de entrar a su mente, quiere que sea un monstruo otra vez

Askad: Erebo

Oráculo: Busquen a los magos Cinurios, tráiganlos a todos y busquen al oráculo de Dodona, ¡búsquenlos ya…rápido!

 

El oráculo gruñía, se le notaba la fuerza en sus brazos y en la posición que tomo cuando sujeto a Licaón. En la tienda solo quedaron el general de Raouna, Tharo y Zetes mientras que los demás cumplíamos su mandato. Encontré a Kozma junto a otros augures y no tardaron en seguirme hasta la tienda. Aglaia se encontraba atendiendo a los heridos, se negaba a venir pero al decirle que el oráculo de Delfos estaba en problemas, me acompaño de inmediato. Al llegar vimos que habían 3 portales abiertos, del primero apareció Anfictión, luego apareció el oráculo de Tanagra, del segundo apareció el general de Farsalia junto al oráculo de Dodona, y del tercero aparecieron las mujeres que hablaron con Hipólita cuando estábamos en Ponto, entre ellas la anciana con la cicatriz en el rostro.

 

Leónidas: espartanos, tenemos que vigilar las cercanías

 

Tharo, Zetes y el general de Raouna no tardaron en salir. Todos centraban su atención a la tienda, quienes construían, los heridos y quienes llegaban a ver el interior entre la multitud quedaban asustado por el frenesí que tenía el rey de Arcadia en la silla. Dentro de la tienda no se decía nada, todos están en silencio, con poses que apuntan al oráculo de Delfos, que tiene al oráculo de Tanagra a izquierda y al de Dodona a la derecha

 

Alcander: ¿Qué está pasando viejo?

 

Oí a Rojo decir algo pero no lo entendí, estaba tan concentrado en lo que pasaba que prácticamente solo tenía a la tienda con todos los que estaban adentro frente a mí. No sé si los demás les dijeron que exactamente ocurría, yo no lo hice, pero ya deben saber que están luchando contra un Dios que trata de llevarse a su peón. Pude acercarme lo suficiente para sentirme tenso, quienes estaban junto a mí, entre ellos Orrin y Astafon, sentían lo mismo pero cuando uno de los augures cambiaba su postura, como si estuviera cediendo, se intensifico

 

Livana: ¡¡¡Por Zeus, tenemos que hacer algo!!!

 

El general de Farsalia trato de entrar pero no pudo, dijo que sintió que algo lo empujo, mas trataron pero fallaron, algunos estaba rezando a los dioses, y tuve una idea, como tengo las marcas del Nigromante, puedo intentar. Me sentía cada vez más pesado conforme avanzaba, las marcas se manifestaron, entre y alterando mis extremidades para contrarrestar el peso, agarre al augur y mientras lo levantaba, escuchaba voces, voces como las que oí en las ruinas, continúe sosteniéndolo hasta que vi una gran sombra aparecer detrás de Licaón, era más grande que nosotros y parecía que se despegaría de la pared con el único propósito de matarnos, pero desapareció, seguido de la tensión y ese peso

 

Kozma: ¿Termino?

 

Licaón ya no se movía frenéticamente, pero vimos cómo empezó a temblar hasta que sus ojos se volvieron negros y nos miró con una pequeña sonrisa

 

Licaón: Ustedes no saben nada mortales, absolutamente nada

 

Al acabar quedo inconsciente, todo volvió a lo que puede llamarse calma, el oráculo de Delfos volteo y sangraba por la nariz, la cabeza y la boca, dio un paso y tuvimos que agarrarla, las mujeres de Ponto la atendían, todos ellos lo hacían como si se tratara de una reina. Salimos y mientras se alejaban, giro la cabeza

 

Oráculo de Delfos: Sigan construyendo la torre…. no se detengan, debe estar listo lo antes posible…Diomedes, Licaón fue a la ciudad Dodona y a las montañas de Tracia, vallan..... Y cierren las entradas

 

Se marchó con sus súbditos, si así los puedo llamar, los constructores volvieron a su labor. Diomedes se juntó con las cabezas de los ejércitos, al resto nos dijo que descansáramos, nos fuimos, y mientras caminaba, llegue a ver que habían más personas construyendo barricadas alrededor, creando un pueblo improvisado. Alcander se me acerco, seguido de Tao con sus cofrades y los bélicos me rodearon para saber sobre lo que se habló en la tienda, no sabía cómo decirles que quienes les dieron sus idoneidades buscan matarlos, así que les mentí, y se tragaron mi mentira con entusiasmo

 

Eva:…..

 

Eva fue la última en quedarse, me miraba con la misma rabia que cuando combatimos pero en vez de atacarme, se fue y por si fuera poco, Admes estaba aún más atrás, iba a acercármele pero él me corto la mirada y se marchó. Busque un lugar para dormir y acostándome cerca de los heridos, me quite mi casco, lo había tenido todo este tiempo, mi cuchilla, la alforja y me quede acostado, ignorando el dolor de mis heridas, seguido por los pensamientos de incertidumbre, hasta que pude dormir, y en cuestión de horas, llego el sol.

Parte 3: Presión.

Mintiéndole a quienes sirven a los dioses con su sudor, lágrimas y sangre. El sol vuelve, los mortales retoman sus misiones, y esta vez cambiaran lugares con las bestias al tener que defender lo recuperado de ellos, proteger la torre que el oráculo mando a construir, obligándolos a dividirse, e incluso a decidir en que es más importante para la victoria.

 

Tesalia - Monte Ossa, Horas antes.

De madrugada,  en la tienda donde el oráculo de Delfos descansa,  sus homólogos reflexionan sobre Licaón. Han estado así desde que los augures se fueron, solo han dicho frases cortas, y el oráculo de Pidna vuelve a hablar

 

Oráculo de Pidna: Él quiere matarnos, quiere conquistarlo toda otra vez

Oráculo de Tanagra: La guerra de las mitades fue hace mucho tiempo

Oráculo de Pidna: Quiere iniciarla otra vez, y esta vez su victoria es segura

 

El oráculo de Delfos despierta, se sienta sobre el lecho, toca sus vendas e interrumpe la conversación.

 

Oráculo de Delfos: Él dijo que no sabemos nada, así que no puedes asumir que su intención es volver tragar toda Grecia en su oscuridad Zeth

Zeth: Toda esta destrucción y muertes no indican otra cosa que esa. No ganaremos

Oráculo de Tanagra: Cierto pero no podemos impedirle a Diomedes y los demás tratar de pelear. La torre que construyes no lograra acabar con el titán

Oraculo de Delfos: Solo será el medio, el titán será destruido por el amuleto, después, los dioses se verán forzados a confrontarnos

Zeth:.....Como quiera moriremos, y con su lacayo aquí, eso será en menos de un día o quizás dos

 

El oráculo de Dodona se marcha, y segundos más tarde, el oráculo de Tanagra mueve su cabeza en dirección a la pitonisa,

 

Oráculo de Tanagra: Su contraste no ha aparecido

Oráculo de Delfos: Dejo un arma por si esto ocurría, pero nunca se me dijo donde esta

Oráculo de Tanagra: Aun existe una forma

Oráculo de Delfos: apenas sabe porque tú le dijiste….solo nos queda esperar

 

De mañana.

Los ingenieros seguían construyendo desde que desperté por los martilleros. Es increíble el esfuerzo que han puesto y con tantos trabajando, puede ser quizás la edificación más rápida jamás hecha en Grecia. Buscaba a Diomedes para saber qué haremos, y volviendo a donde esta Licaón, lo encontré junto a los lideres

 

Diomedes: Continuaremos, y si mis temores son ciertos, ganaremos, y los dioses nos darán la cara, ¿alguna pregunta?

Hércules: ¿Qué es lo que está construyendo aquí, y de que nos sirve?

Diomedes: Parece una torre, y si el oráculo dice que deben construirlo, nos servirá, tarde o temprano

 

Al dar otro paso me miraron con seriedad, pero Hipólita fue diferente, aún tiene esa idea de sus descendientes, y eso no puede ocurrir. No viviré sabiendo que mis hijos viven mi juventud como su vida, vistos solo como armas, merecen algo mejor, merecen  lo que no puedo dar. Los deje al tener la respuesta, y mientras veía la fila de herreros en plena mañana golpear el acero con el color del fuego, halle a Rojo, Oxtilos y Tao con Atalanta hablando junto a una tienda, y sus rostros indican que no es sobre la guerra

 

Atalanta: Entonces dices que me puedes ganar en una carrera

Oxtilos: Te lo puedo demostrar aquí y ahora

Atalanta: ¿Es un desafío?

Oxtilos: Si, te estoy desafiando a una carrera

Tao: Oxtilos

Alcander: shhhh

Tao:  Oxtilos

Alcander: Cállate Tao, jeje, él sabe  lo que hace

Atalanta: Si logramos sobrevivir, espero que respaldes tus palabras

 

Oí a Oxtilos desafiar a Atalana, y estaba absorto como Tao, no solo por el reto, sino por saber que está enamorado de ella, y que está dispuesto a morir para ganarse su amor. Al irse Tao lo empujo mientras decía su futuro si  perdía, pero la expresión de su rostro le respondía,  perder no era una opción, ganar esta guerra se volvió más que una obligación y Alcander no tardo en chocar puños con el

 

Tao: Reconozco tu valentía al desafiarla y mostrar que estás enamorado de Atalanta, pero no sabemos si ganaras, o si ganaremos esta guerra. Somos campeones de Zeus, debemos servirle y no dejar que nada impida nuestra servidumbre

 

Oxtilos suspiro, donde la razón y solo dijo, “El desafío esta hecho, veremos qué pasa”.  Después de acordar que volveríamos acá, nos separamos para buscar desayuno, regrese por donde vine y vi a unos soldados de Rodas dando comida en la tienda donde pase la noche. Gracias Hades fue simple acercarme ya que era invisible, tenían 3 cestas de comida, y como queremos vivir para ver el final de la guerra, tome 2 panes, un pescado, un vaso de plata con agua al aventurarme en la tienda, y al volver, ellos tienen una miseria entre manos

 

Alcander: Je…tendrás que compartir

 

Con mis cosas en el suelo, partí los panes a la mitad con enojo, luego sofreí el pez con el poder de Ares, y al terminar, empecé por la cola. Escupía los huesos a mi izquierda, masticaba con lentitud como Alcander con sus uvas. Tao y Oxtilos comían los pedazos de pan que les di, mojados de vino al mismo ritmo, y mientras arrancaba la cabeza,  alguien me mordió en el cuello con tanta fuerza que me sentí como el pescado

 

Tao: ¡¡¡Hipólita!!!

 

La sangre llego al hombro y pectoral derecho, no grite, pero le di 2 puñetazos, y mi idea de matarla creció con su sonrisa tras pasar su lengua por los labios. Sus guerreras no estaban, los bélicos de los dioses solo miraban, y esta pelea nivelada por su cinturón que le permite poder imitar la alteración, culmino cuando sujete su cabello, la derribe seguido de 2 puñetazos de nuevo al rostro, y sin darle tiempo, comencé a sofocarla a la vez que golpeaba su cabeza contra el suelo mientras que ella daba cortadas y golpes. A la quinta vez pare, solo seguí ahorcándola hasta qe¡ue mire sus ojos, seguía peleando pero pedía que parara, no para seguir viva, sino para que sus guerras no perdieran a la líder que las cuido por años,  y aunque su muerte, seguida de la muerte de sus guerreras no me afectaría en nada, me detuve

 

Askad:…..

 

El sol es inclemente, mi sangre cae de la mano con el sudor hacia el suelo, y el dolor de mis heridas crece. Hipólita no tardo en levantarse y confundirme con su mirada, su expresión facial es similar a Eva, pero su mirada no muestra ese odio, creo que muestra gratitud, gratitud  amarga por no matarla. Ixas apareció seguida por la armada de Ponto, no tardaron en saber quién la lastimo, pero Alcander, Tao y Oxtilos me defendieron hasta que llego Diomedes, seguido por los semidioses. La discusión entre ellos y las amazonas no tardo en captar la atención de todos hasta que Hipólita, tras tocar su ojo morado, ordeno la retirada, Ixas reclamo pero ella ordeno con mas fuerza, dejándola con solo la opción de marcharse, y Diomedes no tardo en  reclamarme.

 

Diomedes: ¿Porque ibas  a matar a Hipólita?, sabes que ella es fundamental para que ganemos esta guerra

Askad: Ella fue quien me ataco Diomedes, mordiéndome en el cuello

Tao: Hipólita lo ataco primero, nosotros lo vimos

Alcander: Lo mordió en el cuello

Diomedes: Ya. Les tengo una tarea

 

Nos habló como un padre a sus hijos, molesta que ignorara mi herida y que no la castigara, pero espero que sus palabras se cumplan  hasta que ganemos o hasta que nos maten, o la maten. Lo seguimos junto a los semidioses hasta una tienda gris cerca de Licaón, al mirar adentro de su prisión, un atlante lo alimenta mientras otros lo vigilan, y agita sus manos, revelando que quiere liberarse.  En mi destino efímero, los augures, el resto de los bélicos y, con odio al recordar, Psenophis, representante de Atlantis, junto a Adelphos, representante de Rodas. Aglaia poso su atención en mis heridas, dándome el placer de sentarme en el suelo mientras ella, aun sabiendo que tengo la ambrosia, las trataba. Según lo que oigo, varias hordas de bestias están atacando las ciudades que salvamos y nuestra misión es defender Atlantis de la bestia llamada Ceto. Psenophis lo describe como un monstruo oscuro similar a una persona, cuyo tamaño desaparece el sol de toda la urbe. Siempre tapado con algas que destacan su espinosa piel hasta que vuelven al mar cuando ataca con sus monstruosos brazos, los tentáculos apenas visibles en su cuello, espalda y de dientes tan grandes y numerosos que acaparan sus labios cuando ruge, e incluso si no está haciéndolo.

 

Soldado espartano: ¡¡¡Vienen las bestias!!!

 

Interrumpida, Diomedes ordeno nuestra ida. En esta misión iremos yo, Elidoius, Naktos, Astafon, Aglaia, Ícaro, Perseo, Orrín y Psenophis como guía. Livana cuestiono la misión con la posibilidad de que  Atlantis no esté bajo ataque, pero Diomedes refuto con  las mismas posibilidades de que si lo este, y las consecuencias sí no vamos. Ícaro porta el arma de Tharo, Psenophis estaba nerviosa mientras Aglaia creaba el portal, lo disimulaba, pero cuando Hércules le dio su espada, se quebró. Arrodillada, no quería ir, rogaba por no ir, no sabía pelear y no quería morir, pero Perseo, sujetando sus brazos la levanto mientras le decía  que sin ella, Atlantis caerá, y sin más opción,  la seguimos a Atlantis.

 

Perseo: ¡¡¡Lamias!!!

 

No es el momento pero la ciudad es impresionante, los edificios eran blancos, los techos eran del mismo color o rojos o dorados,  a lo lejos está el mar y más allá hay más edificios que parecen formar un circulo, de hecho sí, incluso estamos en uno, están unidos por puentes y se puede ver lo que parece ser el centro de Atlantis, una decapitada estatua a punto de volverse escombros por lo agrietada como los edificios que lo rodean. No hay civiles, solo soldados combatiendo a las criaturas con un gran parecido a las Gorgonas, llamadas Lamias, y nosotros uniéndonos a la batalla.

 

Psenophis: ¡¡¡Hay que llegar a la estatua de Poseidón, ahí están los civiles y el refugio no resistirá otro ataque de Ceto!!!

 

Ante tal prioridad, Perseo designo a Orrín, a Ícaro y Aglaia para ir,  les abrimos camino hasta que cruzaron el puente, salvándose de un circulo de garras intimidantes y un olor tan insoportable que mataba la esencia de la lluvia.  En a distancia hay montañas que rodean Atlantis, más allá apenas se distingue una isla pero entre las serranías hay un volcán cerca de la ciudad,  está inactivo, y con la Avanzado gracias al apoyo de los efectivos son asesinados al combatir en desventaja, un temblor detuvo la batalla, llevando nuestras pensamientos a una sola posibilidad que horrorosamente se volvió realidad. Ceto ha vuelto,  y tapando los truenos, posa su contrastante mirada en la ciega, sorda e indefensa estatua del dios de los mares

 

Tesalia – Monte Ossa.

Los protectores del improvisado muro entre la torre y los monstruos, a excepción  de Aquiles, están horrorizados por las fatales heridas que Peleo, gracias a su regeneración,  no son obstáculo alguno para pelear, pero el dolor, más la sangre que marca su cuerpo como el terreno y las bestias, tanto ultimadas como agresoras, y la tristeza de su hijo al verlo de esa forma, hacen que esa bendición de los dioses sea una maldición con solo una añoranza como final.

 

Zetes: Están dominando en Nemea

 

Reunidos junto a los líderes en la tienda gris, los oráculos están sentados frente a la mesa donde reposa el mapa, comunicando cada segundo en la defensa de las ciudades a través de la telepatía con los augures. Diomedes se siente bajo presión por la división de combatientes, cuyas muertes hacen de sus futuras ordenes bastante decisivas para el futuro del plan

 

Anfictión: ¿Qué  haremos entonces?

Tharo: Es bastante simple, no somos Peleo, y con las bajas que tenemos, hay que ceder ciudades

Leónidas: No sacrificaremos lo que nos costó tanto recuperar Tharo, si lo hacemos, el plan no resultara

Tharo: El plan no está resultando, y si seguimos así, no tendremos guerreros para poder continuar, por lo tanto, si quieren aun recuperar Grecia, debemos sacrificar  y concentrar las fuerzas en los puntos importantes

Quirón: Tharo tiene razón, para avanzar a veces debemos retroceder

Hipólita: Eso solo sería peor para nosotros,  perderíamos apoyo vital como los herreros

Anfictión: Entonces salvemos a los herreros, médicos y toda persona que sea útil para la guerra, aquellos que no aporten nada solo son peso muerto

General de Farsalia: Esas personas son inocentes de este conflicto, no podemos matarlos así nada mas como las bestias Tharo, debe haber otra forma

Diomedes:…..

 

Anfictión y Quirón apoyan la idea de Tharo mientras los otros niegan repetidas veces que no debe hacerse mientras los oráculos solo miran, imparciales a sus ojos hasta que el líder de la resistencia dicta la próxima movida

 

Diomedes: Cederemos ciudades

Leónidas: ¿En verdad abandonaremos lo que nos tomó tanto recuperar Diomedes?

Diomedes: No me gusta la idea, pero para poder seguir combatiendo, debemos retroceder un paso

General de Farsalia: Si retrocedemos, moriremos

Diomedes: Nuestro destino será así incluso si logramos defender con éxito las ciudades, esa victoria no es nada en comparación a las bajas que tendremos, por lo tanto, hay que salvar a los que aún viven y concentrarlos en puntos como Anactorion y en las demás puertas

Hipólita: ¿Y los huevos? Si cedemos ciudades, las aves procrearan otra vez, y habrán mas

Diomedes: Debemos correr ese riesgo

 

Diomedes escucha las consecuencias de su decisión, sabe que por abandonar ciudades el ya no será visto como el líder que los inspiro a combatir por el futuro de Grecia, que incluso se le vera como el enemigo que tanto han combatido, pero como las bajas significan menos tiempo para actuar, vuelve a defender su decisión hasta que el oráculo de Delfos lo mira, y el silencio ocupa el campamento en medio de la confrontación no verbal, cuyo final es su nueva orden

 

Diomedes: Necesito saber cuáles son las ciudades más infestadas

Leónidas: Diomedes….

Diomedes: Ahora

 

A medida de que su demanda es satisfecha, los augures crean portales, motivando a los heridos a dar un esfuerzo inhumano en salvarse, en salvar a los que pueden, y a abandonar aquellos que sufren la victoria de las bestias, asesinados de forma tan atroz que los otros temporalmente invisibles se suicidan. Algunos sobrevivientes se preguntan la razón de la retirada, mientras que la mayoría agradece a los dioses por seguir vivos, y con el campamento cada vez más poblado, los líderes salen

 

Leónidas: Tendrás que decirles Diomedes

Diomedes: …..

 

El penúltimo portal se abre y los atlantes no tardan en cruzarlo mientras se puede ver como el volcán inactivo libera toda su ira, destruyendo el reino de Poseidón e hiriendo a Ceto de tal forma que no tardara en morir. Agitados, ignoran como su ruta de escape desaparece mientras respiran con efímera rapidez

 

Alcander: Eso, eso, eso fue increíble, no quiero volver hacerlo jamás

Ícaro:………. Ol…olvide preguntar, ¿Cómo supieron que las ciudades estaban bajo ataque?

Aglaia: Portales, los augures hacíamos sondeos para estar prevenidos

Naktos:…..

 

M respiración va bajando al igual que los demás, mire mis manos, las pase por mi rostro, y observando lentamente mi alrededor, a la derecha hay un rastro de sangre cuyo origen es la amputada diestra de Naktos. La batalla y la huida de Atlantis al parecer fue tanto que dejo de sentir dolor alguno, pero me equivoque cuando Rojo lo sujeto, me pidió la cuchilla, supe que pensaba, y con su rey exigiendo soltarlo, sus gritos, acompañados de lágrimas  resonaron por todo el campamento hasta que Alcander termino. Los atenienses se lo llevaron cargando mientras miraba con horror el muñón cauterizado, y sin el agradecimiento de Anfictión por salvarlo, se marchó cuando Diomedes empezó a hablar

 

Diomedes: Escuchen, dadas las circunstancias, tuvimos que ceder ciudades a las bestias para evitar que más muertes, ya no podemos recuperar Grecia ciudad por ciudad, por lo que nos concentramos en puntos como las puertas restantes

Psenophis: Mi ciudad acaba de ser destruida porque tus guerreros no pudieron defenderla, murieron muchos atlantes, hombres, mujeres y niños inocentes ¿y ahora dice que acaban de sacrificar más ciudades y más gente? ¿Qué clase de líder es usted?

Diomedes No fue mi elección que ellos murieran, ni nada esto, pero nos vimos forzados a retroceder, más hubieran muerto si seguíamos peleando, ahora la balanza se inclina a nuestra contra, pero nosotros haremos que solo sea temporal, se los aseguro.

 

Al terminar su discurso, pregunto por el estado de los autómatas junto la cantidad de bajas. Solo mirábamos nuestras heridos, comparándolas con quien teníamos a los lados o al frente, y tras pensar en sus palabras más la queja de Psenophis, los murmullos comenzaron con fuerza, llegando a Diomedes sin sutileza alguna

El cuestionado líder volvió a ordenar, nadie tendrá el privilegio de reposar a excepto por los oráculos y los niños sobrevivientes. Nosotros, y los que no saben combatir, deberemos sanar al herido, fortalecer la torre, y renovar las armas y la indumentaria en mal estado, a excepción de otras tareas, como la vigilancia constante de las ciudades aún bajo nuestro dominio, y matar a cualquier bestia que se encuentre, con o sin apoyo

 


Zetes: Aun con la muerte de Adrastos, no ganaremos

Oráculo de Delfos: Hasta que el aparezca, Adrastos es el enemigo más grande que tenemos

Oráculo de Tanagra: Tiene que estar cerca de la torre para cuando uses el Uroboros, de otra forma no lo destruiremos

Oráculo de Delfos: Con estos ataques, está cerca

 


Licaón:……

Erebo: Licaón,  despierta Licaón, tengo una tarea para ti

Parte 4: Vislumbre.

El campamento ha entrado en una especie de esclavitud por las órdenes del odiado líder, cuidando las ciudades poseídas, repeliendo a las bestias, renovando las armas para quienes aún las usan, retrasando la muerte a los heridos y elevando más la torre que sigue siendo un misterio para casi todos. Están presionados, temerosos, y sobre todo hartos por los días que están pasando, que en cuestión de tiempo empeorarán, vislumbrando el final de su tártaro.

 

Tesalia – Monte Ossa.

Han pasado 4 días desde el múltiple asalto de las bestias y la derrota que sufrimos por la decisión de Diomedes para asegurar la continuidad de la misión, recuperar Grecia. No hemos dejado de cumplir sus órdenes, día y noche hemos estado trabajando, en la torre, en las armas en mal estado, en la custodia de las ciudades aún bajo control, y la sanación de los heridos, para solo comer y descansar como si fuéramos esclavos. El odio al forzado opresor no es nada para sorprenderse, todos lo saben, incluso se lo han dicho cara a cara, pero él se ha mostrado indiferente, solo deja que hablen hasta que les falte las palabras o el aliento, o simplemente les recuerda la finalidad por la que se ha luchado tanto y se va sin decir más

 

Askad: …..

 

Bajo el gris cielo, yo, junto a Ícaro, Hércules, los bélicos de Zeus y Ares. Tharo e Hipólita con sus fuerzas como los Groyos, y espartanos recién llegados gracias a los portales; Hemos estado cargando rocas desde las canteras del monte Ossa al campamento, y de ahí, se les da la forma apropiada para ser una pieza más de la torre. Aún nadie sabe que nuestro verdadero enemigo son los dioses, o más bien Erebo ya que ningún otro sea ha presentado como una amenaza, a excepción de las Keres, que se la ha visto devorar a los caídos, observándonos trabajar y volando sobre el campamento por los heridos, causando que el miedo sea un enemigo más

 

Arquímedes: Estos bloques están listos, llévenlos arriba

Tharo: ¿Y el ascensor?

Arquímedes: Se dañó, no pudo aguantar el peso de 8 bloques, y mientras estamos haciendo más, tendrán que llevarlos ustedes

 

La torre, con 4 poleas a su alrededor, cargando de 4 a 8 bloques como máximo, y todas ocupadas desde nuestro regreso, nos deja el desagrado de llevarlas a la efímera cima solo con nuestra fuerza como los esclavos, incluso después de que Arquímedes revolucionara en la construcción griega, e incluso más allá de esta. Dotando mis brazos de masa muscular gracias a la alteración, puedo cargar 2 bloques en cada brazo, como Hércules, pero  los demás solo puede llevar uno o dos si pueden aguantar hasta arriba. Siendo el sexto en esta fila silenciosa y amargada, con Alcander delante y Oxtilos detrás, hemos subido 4 secciones de la gran obra del oráculo de Delfos; ya vamos por la quinta sección, con trabajadores molestos como las demás secciones al igual que nosotros,  y parece que esto jamás terminará

 

Alcander: No entiendo para que construimos una torre en medio de una guerra, ¿de qué nos servirá esta torre, para salvarnos en un ataque o qué?

Askad: No lo creo, esas bestias han destruido ciudades enteras en un día o menos, esta torre pueda resistir un ataque

Oxtilos: Nos están haciendo perder tiempo, nuestras energías y más. Creo que el oráculo ya se rindió y nos hace construir esta torre para distraernos y darnos esperanzas de que venceremos

Tao: No Oxtilos, nosotros venceremos, Zeus nos garantizara la victoria, será su favor por nuestra incondicional servidumbre

Oxtilos: Tao, entiendo que nosotros le servimos a Zeus, que nos ha otorgado su poder y nuestras armas, pero todo esto dice lo contrario. Las bestias nos supera, la comida escasea, seguiremos perdiendo gente, y prácticamente moriremos por el titán Adrastos, si es que esos monstruos no lo hacen. Siento que los dioses se han alejado de nosotros

Tao: Sé que esto es duro, pero debes confiar en señor del Olimpo, él nos salvara

 

Oxtilos no es el único que duda sobre si los dioses están de nuestro lado en la batalla, muchos están con la misma duda, pero como diferencia ellos no han considerado suicidarse como algunos o abandonar la resistencia y marcharse con las provisiones que no tenemos, en otras palabras, destrozar todo por lo que hemos luchado y volver esto en una lucha de todos contra todos para sobrevivir. Diomedes nos habló de esto hace días, trato de motivarnos para seguir en el combate, pero nos dio, con mucha absoluta dureza, la advertencia de que cualquier desertor encontrado será visto como enemigo y será ejecutado

 

Hércules: Ya casi llegamos, un poco más

Espartano: Nosotros no tenemos la misma fuerza que usted

Hércules: Vamos, como soldado de Esparta, no puedes quejarte, tu entrenamiento y toda la reputación de tus tierras no te lo permiten

Espartano: …..

 

Y una vez más  lo habíamos conseguido, llegamos a la momentánea cumbre de la torre, solo nos quedaba colocar los bloques en sus respectivos lugares para crear otra cima que volveremos a alcanzar, para crear otra y así hasta que no podamos llegar o hasta que el oráculo diga que es suficiente. Pude haber llegado primero que los demás con la fuerza de choque, pero Arquímedes dijo que eso solo me agotaría más rápido, se los dijo a toda persona con idoneidad como los sirvientes de los dioses o los alados como Ícaro, y tiene razón se piensa un poco

 

Livana: Ya, no falta nadie

Hércules: Hay que seguir

 

Mientras los demás bajaban, di la vuelta y el panorama no me impresionó en lo absoluto; Solo era el Monte Ossa, sin las Keres volando sobre nosotros o cerca de esta, con nuestros pasos transformados en un sendero hacia ella, junto al silencio y vientos fríos provenientes de Bóreas, acompañadas de un leve sonido que me daban la sensación de ese inevitable hecho, otro ataque sucederá.

 


En la tienda de los oráculos, resguardada de cualquier visitante no selecto, Diomedes habla con el oráculo sobre la torre

 

Diomedes: Y están desesperadas, algunos piensan desertar y otros en exigir respuestas sobre la torre, tenemos que darlas

Oráculo de Delfos: No, tú y Arquímedes saben para qué es y con es suficiente. No arriesgare otra vez el Uroboros

Oráculo De Tanagra: Ya hay personas que sospechan, entre ellos está el general Tharo y el rey Anfictión

Diomedes: Pero no podemos seguir ocultando….

 

Silenciado por varios gritos, desenfunda su espada, y al cruzar la entrada, se encuentra con Licaón en su monstruosa forma, cubierta de la sangre de sus guardias, con la misión encomendada por el oscuro primordial como su única muestra de razonamiento, matar al oráculo de Delfos y llevarle el Uroboros

 

Diomedes: Díganle a los augures que comiencen la evacuación


 

Dédalo: Estos ya están listos

Arquímedes: Espera Dédalo, que no lleven nada hasta que les diga

 

Siendo el último en la fila, los demás me llevaban una sección de distancia, y con un total de 11 secciones para bajar, logro de todo nuestro esfuerzo, tardaría en alcanzarlos si no aceleraba  el paso, y eso hice, pero Arquímedes capto nuestra atención. El caminaba con lentitud alrededor de la torre, como si hubiera encontrado alguna falla en su construcción. Trotaba para vencer la distancia que yo mismo produje al quedarme viendo el horizonte, estaba llegando al final de la sección 9, pero cuando mientras entraba a la 8, donde están los demás, un grito manifestó ese hecho inevitable

 

Ícaro: ¡¡¡Las aves de Estínfalo!!!

 

Las aves no eran las únicas aproximándose, toda una horda se aproximaba al campamento, una horda cuyo tamaño nunca había presenciado, una horda donde era seguro que la muerte de muchos, una horda que marcaba el final, de Grecia y todos nosotros. Ícaro extendió sus alas y bajo de inmediato hacia su padre como Hércules, cuya diferencia es la gran resistencia a una caída mortal para cualquiera, y un destino distinto. Tharo, con sus fuerzas ya armadas, fueron los primeros en atacar, seguidos de los bélicos de Zeus, que sin palabra alguna de Tao, lanzaban sus rayos fulminantes, y por poseer el poder de su adorado dios a pesar de no ser su sirviente, me les uní en la creciente ofensiva

 

Ícaro: ¡Papá, una horda se acerca al campamento!

Arquímedes: ¡Tenemos que avisar a Diomedes!

 

Los Espartanos,  por su código de no usar flechas o cualquier arma que no sean espadas o lanzas como las ametralladoras o magia ya que las consideran como recursos de cobardes, bajaban  junto los trabajadores sin habilidad para hacer frente, los bélicos de Ares ya que su poder no sirve contra enemigos lejanos, y las amazonas por orden de su reina para buscar sus armas, manteniéndolos en orden para prevenir muertes antes de lo previsto. Hipólita, siendo la única de su pueblo en la torre hasta el regreso de sus guerreras, gracias a su cinturón, lanzaba rayos como si fuera una guerrera del señor del Olimpo, algo que a Tao no le gusto al verlo, pero se limitó a solo a fruncir el ceño y seguir en la ofensiva.

 

Kozma: ¡¡¡Rápido, al portal!!!

 

Los augures aparecieron junto a soldados Atlantes, abrieron portales y obedeciéndoles,  los trabajadores se dirigían a un destino desconocido pero fácilmente deducible por la cantidad de urbes vueltas ruinas por los futuros destructores del muro improvisado. Nuestra ofensiva contra las aves resulto ser muy efectiva, las reducimos a un número más que manejable para los arqueros que estaban uniéndose a la acción, volviéndose el resguardo de quienes huían por los portales para poder continuar con construcción de la torre, si es que logramos sobrevivir

 

Askad: ¿Eh?

 

En medio de la movilización de las fuerzas atenienses por Anfictión y el regreso de las amazonas, vi a Diomedes caer violentamente al suelo, aún con su espada en la diestra, y frente a sus pies, Licaón, nuevamente consumido por su maldición, manchado de sangre por donde alcanza la vista, obviamente bajo el control de Erebo, y como yo lo traje hasta acá para interrogarlo, condenando a la resistencia a esto, se volvió mi nueva prioridad.

 


Voltee momentáneamente y vi a Askad alejarse de la torre impulsándose con su extraño poder como si fuera una flecha. El rey de Esparta fue el primero en salir del campamento, seguido de sus soldados y nosotros, si puedo referirme como el nuevo integrante del grupo del dios Ares, y mientras los arqueros se encargaban de las aves, nosotros observábamos a los asesinos de Grecia aproximarse diferentes velocidades sin decir nada,  desde los más ligeros, que estaban más cerca, hasta los más pesados, los más lejanos a nosotros, pero en definitiva todos llegaran al campamento, tarde o temprano para darme una gran batalla, quizás la batalla más grande de toda mi vida


Hipólita se percata de que Askad ha dejado la torre, y aunque ha bebido de su sangre para tener su poder, la posibilidad de su muerte la alarma, lo suficiente como para mandar a su leal guerrera, Ixas a buscarlo y asegurar su supervivencia para que sus futuras tácticas puedan realizarse

 


Diomedes: Licaón nos matara si nosotros no lo hacemos primero Askad

Askad: Lo se

 

El objetivo del rey de Arcadia está dentro de la tienda de los oráculos, y hay que pensar mucho para saber que es, quiere el Uroboros, por eso sigue tratando de entrar a la tienda, sin saber que los oráculos se fueron gracias a nosotros. No podían hacer nada para ayudarnos, el oráculo le dijo a Diomedes que Erebo lo protege de sus poderes, a tal punto que tratar de leer mente los lastima,  dejándonos solo dos alternativas, volverlo a sofocar y mantenerlo cautivo, o matarlo de una vez por todas y quitarle a Erebo su sirviente en esta guerra

 

Diomedes: Askad, tengo que asegurar que los oráculos han escapado, ¿crees poder tu solo contra él?

 Askad: Si Diomedes, puedo contra él, ve y haz lo que tengas que hacer

 

Licaón,  como mi adversario en este nuevo y posiblemente último asedio que podremos enfrentar, no hacía nada más que mirarme mientras mostraba sus sangrientos dientes al gruñir y movía sus manchados dedos del mismo líquido, como si estuviera esperando el primer ataque al igual que yo. Todo a nuestro alrededor parecía ignorarnos o respetar este duelo mano a mano, desde soldados de Raouna movilizándose junto a soldados Atlantes detrás de mí,  Anfictión con sus fuerzas detrás de Licaón, Mesenios y magos Cinurios siguiendo a espartanos en dirección al muro, hasta mi hermano, Admes, siendo uno de los últimos por quedarse viendo; Y cuando comenzaron los gritos anunciantes, causantes del accionar de la artillería, me ataco


 

Leónidas: ¿Y los Cinurios?

Maratos: Ya vienen mi rey

Leónidas: Bien, ¡Espartanos, que no toquen los muros!

 

La horda,  conformada no solo por las bestias vistas en otras ocasiones, tiene a los muertos a manos de estas, indefensas o en combate, obligándolos a encarar a aquellos que fueron sus aliados e incluso sus seres queridos, pero como en las demás batallas saben, ya no son los mismos que conocieron. Los Boréadas surcan los cielos junto al general bárbaro y el hijo de Dédalo, congelando a todo enemigo a su vista al igual que a los sirvientes de su padre, auxiliados por los bélicos de Poseidón en un intento de detener la entrada de las bestias, que no vienen con las manos vacías

 

Los monstruos traen su propio arsenal, desde rocas hasta flechas y catapultas acarreadas por los muertos,  lo cual ya ha causado bajas, más bajas de lo que pensé cuando salimos del campamento, obligando a la mayoría a estar a la defensiva, protegiendo el ya dañado muro como el trio de Ares de las rocas, o como los soldados de Tharo en el muro o en el campo de batalla, estremeciéndonos con la explosión de sus barrenos, tanto que le han exigido al segundo al mando del general, Damián, que se detengan o tengan cuidado de dañar la línea que separa la torre de su destrucción

 

Leónidas: ¡¡¡Protejan a los Cinurios!!!

 

Nosotros, la minoría en el campo de batalla, vulnerables a nuestra propia ofensiva, a las rocas, las explosiones y las garras de nuestros enemigos, seremos los primeros en morir, a excepción del Peleo por su inmortalidad, blandiendo nuestras armas con un objetivo cada más imposible de conseguir, retrasando lo inminente usando nuestro todo a la vez que lo asimilamos a través de las heridas y la sangre perdida, teniendo como posibles finales la derrota absoluta, o una victoria más, quizás la definitiva, con el olvido para los caídos, o la inmortalidad por su valentía en batalla. Y si ese es mi destino, como están las cosas ahora, sé que el grabado de mi espada, aunque casi nadie lo conozca, ya es inmortal, hasta que el último de nosotros caiga


 

Ya no queda nadie al alcance de mis ojos, solo está Ixas viendo como trato de someter a Licaón con el potente pensamiento de matarlo zumbando en mi cabeza con tanta fuerza como los golpes que recibe el muro junto a los estruendos provenientes del campo de batalla. Le he pedido ayuda a Ixas pero ella permanece inerte a mis peticiones, lo cual me molesta bastante y me hace considerar matarla a ella luego de terminar con el rey de Arcadia, si es que lo someto o lo mato

 

Askad: ¡¡¡Ixas maldita sea, ayúdame!!!

Ixas: …..

 

Sin resultado como las veces anteriores, Licaón yace en el suelo mientras trato de cerrar su hocico para por fin terminar, pero por mover mi pie derecho para estar mejor posicionado, logró morder mi antebrazo izquierdo, seguido de una nueva cortada en el abdomen por liberarme a golpes, provocando la rotura de mi alforja junto a su entrada a la tienda gracias a mi retroceso, y obviamente dándose cuenta de que se fueron, me recompongo para evitar que salga, pero los estruendos captaron mi atención, esos estruendos no provienen de afuera, son más fuertes, mucho más fuertes y frecuentes que todo el ruido provocado por la batalla ¿Acaso será?

 

Askad: …..

 

Finalmente lo peor se consuma, con sus pasos cada vez más resonantes. 

Parte 5: Días por venir.

La guerra librada por tanto tiempo ha llegado a su tan temido final, con el gigantesco horror cada vez más cerca del asediado campamento a manos de las bestias con la misma misión que este. Muchos morirán en este día donde el destino, incluso más allá de Grecia se decidirá, y en el proceso, pocos quedarán para ver la razón de la torre, para ver a los caídos en combate,  para ver los últimos momentos del maldecido, y para llevar al líder devuelta a donde partieron, donde la incertidumbre rondara por sus cabezas, desenvolviéndose con los días por venir.

 

Tesalia – Monte Ossa

Anfictión: ¡¡¡FUEGO!!!

 

Una vez más los cielos vuelven a ser tapados por la gran ofensiva de la resistencia en sus limitadas e improvisadas formas; desde las escasas flechas y los proyectiles del general; hasta los despojos del refugio como cada parte de las tiendas sin hacer, atadas y ardiendo junto al armamento inutilizable a las piedras sobrantes, cuyo destino original era formar parte de la torre y no ser una muestra de la desesperación mortal por sobrevivir. El polifacético adversario responde a su ataque usando su propia artillería y a sus muertos, como si tuviesen la intención de afrentar en sus memorias y enfurecer aún más a los mortales, aparte de destruir lo que les queda

 

Leónidas: ¡No dejen que rompan la formación espartanos, empújenlos!

Mago Cinurio: A un lado

 

El rey, luego duro silencio, obedece al forastero entre sus filas y se aparta junto a sus adeptos para presenciar la magia Cinuria. Manipulable e incomprensible para los espartanos; ante sus ojos, los magos de rostro plateado empiezan a dividirse, diferenciándose entre quienes imitan el mortífero rojo que esconde los cielos al ser accionado la artillería aliada y quienes imitan, como hizo Hipólita en la atalaya del oráculo, el rayo de Zeus, arrojándolo a las bestias más lejanas mientras que las más cercanas reciben el horror de ser quemados vivos hasta la muerte

 

Leónidas: …..

Maratos: ¿Qué hacemos mi señor? ¿Los dejamos?

Leónidas: No, manténganse cerca de ellos Maratos, cuídenlos

 

Leónidas, aún desconfiado de sus primeros aliados durante la devastación griega, trata, contra todo ruido de la gran y última batalla para muchos, de mantener la mayor vigilancia sobre ellos; mientras sus hombres estén junto a ellos, el rey de Esparta no dejará de vigilarles. En la muralla, tras resistir la agresión de los caídos, títeres del misterio de Erebo y Hades, los defensores vuelven a bañar la carga de las artillerías como las balistas y las saetas restantes con fuego, para volver a crear un ardiente arcoíris unicolor, cuyo final también responde con otro arcoíris. Las explosiones causadas por el general bárbaro, junto a sus soldados y el hijo de Dédalo, aunque sin intención de herirlos, no dejan de ser un problema para su propio bando, tanto que ha provocado bajas, tanto directa como indirectamente

 


No he dejado sentir como las rocas disparadas por Tharo contra mi espada, ahora como escudo; contra mi armadura y el ardor que dejan al golpear mi expuesta piel, marcándola con quemaduras, moretones y hasta cortadas. La muralla otra vez sufre y las bestias no dejan de matar a mis compañeros en combate. Otro ateniense no pudo ser salvado de esas criaturas veloces llamadas Empusas; lo mordieron y desgarraron hasta que sus compañeros le dieron muerte a estas y a su propio camarada, no solo para finalizar su agonía, sino para evitar que vuelva como otro muerto que nos atacara. Definitivamente esto es un horror inmortalizado para quienes van a sobrevivir

 

Alcander: …..

 

Ese estruendo es familiar, el muro acaba de sufrir otra vez y no puedo darme el lujo de voltear para ver si aún sigue de pie, solo puedo seguir tiñendo el grabado de mi espada con la sangre de mis enemigos al atravesarlos, decapitarlos y cercenarlos todas las veces posibles hasta que dejan de moverse; mi rostro vuelve a mancharse y otra explosión me obliga a vulnerarme, como a los espartanos cercanos a mí, a cualquier ataque de las bestias por protegernos de más rocas que golpean, tanto mi espada como a sus escudos, con tanta violencia como si fueran otro monstruo, junto al humo naciente y restante del estallido,  que busca matar, o morir

 

Leónidas: ¡¡¡A sus piernas, no dejen que pase!!!

 

Al disiparse todo el humo vi la caída de un cíclope por una jabalina que atravesó su ojo con suma rapidez, tanto que, aún tras haber caído, sigue moviéndose, tratando de hacer un esfuerzo por levantarse, pero imitando a los inmisericordes espartanos que arrojaron sus lanzas a las piernas de otro hasta tenerlo de rodillas para dar el golpe final, incinere hasta el silencio al agonizante ser. Los centauros también enfrentan a sus caídos, y transformados como nosotros por la guerra, no tienen remordimiento en volver a matarlos. La muerte se vuelve nosotros,  y nosotros nos volvemos la muerte

 

Admes: ¡¡¡No retrocedan Raounianos, la hueste no es cobarde!!!

Quirón: ¡¡¡Raouniano, cuidado!!!

 

No todo es malo en esta batalla, al menos para mí; el grabado de mi espada ahora es más grande con la sangre que rellena cada espacio de las letras al seguir con esta masacre, y si tengo suerte, esa sangre se volverá permanentemente, haciéndola aún más grande, tanto que cualquiera que llegue a verla sentirá temor y respeto a mi persona. Definitivamente la batalla más grande que he tenido

 

Alcander, con su extraño optimismo, se une a un pelotón mixto de mesenios y atlantes para enfrentar a 3 minotauros, y su fervor por combatir hacen que se pierda como las ofensivas de ambos bandos, como si se tratase de una festividad orquestada, chocan en pleno vuelo, causando un efímero y distorsionado sol por el fuego en los proyectiles; un espectáculo no solo para recordar, sino para marcar la guerra misma, si no fuese por el próximo enemigo que opacara todo lo que han visto todos ellos hasta este día

 

Eva: ¿Puedes oírme Astafón?

Astafón: Si, si, puedo oírte, ya puedes soltarme

Eva: ¿Vieron eso?

Kathline: Si, eso no pudo ser simple casualidad

Eva: ¿Crees que es una señal Kathline? ¿Una señal del señor Ares?

Kathline:….. No se Eva, no lo sé…

 

Mientras las guerreras del dios de la guerra ayudan a su camarada a levantarse por el último golpe que sufrieron, los defensores se reorganizan, reemplazando a los heridos y muertos por más carne de cañón lista para sufrir y volver a sufrir, más por su obligación como soldados y las consecuencias de desertar por el miedo a morir, que por deseo, el deseo de tener otra vez en sus manos a toda Grecia libre

 

Anfictión: ¡¡¡Quiten toda la artillería dañada, rápido!!! ¡¡¡Terminen de colocar ese fundí!!! …. ¿eh?

 

Sin completar la orden de reemplazar la balista dañada por el fundíbulo que movían sus efectivos, los cada vez más fuertes estruendos no solo captan su atención, sino la de todos, incluso la de semidioses como Hércules en el campo de batalla y Atalanta como una defensora más del asentamiento humano. Y sus posibilidades empiezan a derrumbarse; el horror que tanto han imaginado quienes conocen sobre su existencia se acerca, sembrando terror a cada paso mientras se vuelve cada vez más visible; y tanta es la impresión causada en los sobrevivientes, que sus enemigos ganan ventaja, no solo con más muertes y terreno a su favor, sino al violar la única línea que los separa de la torre. El muro no pudo resistir más. El horror de los mortales es más grande al regresar

 

Anfictión: ¡¡¡NO!!! ¡¡¡Cubran el agujero, no dejen que entren!!!

 


Hipólita: ¿Qué está pasando?

Guerrera amazona: El muro fue calado mi reina, esas bestias lograron vulnerarlo

Hipólita: …..

 

Sabiendo de la gran amenaza que se acerca, Hipólita ordena a sus guerreras con solo voltear hacia ellas, cesando así el apoyo amazónico en la defensa del punto más importante que posee la resistencia, la torre del oráculo, por dividir en silencio con solo su dedo índice a sus disciplinadas soldadas, quienes esperan alineadas sin recibir tal orden con la frente en alto, sin importar la pronta llegada del titán, a las órdenes de su líder. La división finaliza y la reina da las órdenes

 

Hipólita: Lámpado y la izquierda, irán con los Groyos a la batalla e impedirán la entrada de las bestias. Aslata y el resto, reforzaran las defensas del muro, las necesitan allá

Aslata: ¿Se quedará mi reina? ¿Qué hay de ese gigante que se acerca?

Hipólita: Si, y no se preocupen por mí; nos reuniremos cuando ese coloso este cerca de la torre; y si llego a morir, sigan a Diomedes o al oráculo de Delfos a donde vallan, luego vuelvan a Ponto y prepárense para lo peor. Váyanse, ya

 


Los gritos confirmaron mis sospechas; y con Licaón nuevamente libre, todo acaba de empeorar, volvemos a donde empezamos, pero esta vez no podemos regresar con más fuerza o huir para recuperarnos de nuestras heridas, ni reagruparnos para crear una mejor estrategia. Ya no hay otra oportunidad. El día ha llegado

 

Askad: …..

 

Refugiarse se ha vuelto un retraso y marcharse para salvarse una inutilidad. Hoy es la culminación de esta guerra y el día en que Grecia volverá a tener un ente dominante pisando sobre ella, o nosotros, los mortales o nuestro visible enemigo, las bestias; y si llegamos a vencer, el artífice de toda esta masacre, Erebo, definiría los próximos días tras esta batalla. Muchos no llegaremos a ver la noche o la misteriosa luna, ni siquiera el radiante sol del nuevo día. Muchos morirán, morirán horriblemente

 

Mago Cinurio: ¡¡¡Penetraron el muro!!!

Leónidas: ¡¡¡Espartanos, no retrocedan, mantengan posiciones!!!

 

Los gritos continúan como Ixas detrás de mí en su misión de, como dijo Hipólita cuando hablamos en su pequeño asentamiento, asegurar el futuro de Pontocomo si la victoria estuviese asegurada y yo haya aceptado formar parte de sus planes. Sé que no me dejaran matarla tanto Diomedes como sus guerras, así que espero su muerte antes del anochecer o sin pasar del siguiente día, porque es segura la continuidad de su estancia en Grecia hasta cumplir su objetivo. Morir aquí no es preferible a ceder, no sabemos que vendrá después

 

Askad: Maldición

 

No puede ser verdad lo que veo. El ejército amazona se aproxima sobre sus bestias ante mí, con sus flechas listas y una fuerte mirada, lo cual me hace entender que se retiran del combate, pero no sin llevarme con ellas a Ponto; pero me equivoque. Cambiaron mis emergentes creencias. No se detuvieron ni cuando estuvimos hombro a hombro, solo me vieron pasar al igual que yo; y sin la intención, confundieron a la fiel segundo al mando de Hipólita, permitiéndome no solo alejarme de ellas, como Licaón de mí, sino a compensar mi distracción con alcanzarlo y detenerlo definitivamente

 


Ixas: ¿Y qué hay de mí?

Lámpado: Sigue con tus ordenes Ixas. Cuando el titán este sobre nosotros, nos reuniremos nuevamente con Hipólita, pero si llega a morir, debemos seguir a Diomedes o al oráculo de Delfos a donde vayan y regresar a Ponto para lo peor

Ixas: …..

 

Los mortales temen, tiemblan como el Monte Ossa con cada paso del titán, ya visible sin dificultad alguna, mostrando su peculiar apariencia y empezando a manifestar los efectos dichos por Cadmo cuando estuvo ante Adrastos por primera vez. Mientras algunos mortales caen bajo una anormal debilidad, otros como Alcander, Hércules o Peleo siguen peleando con fuerza pero tal ímpetu no puede compararse con el brío de los refuerzos rápidamente dominantes del terreno y asesinas de todo donde se pose su voluntad, manifestada a través de su indiscriminada brutalidad bajo control.

 

Atalanta: ¡¿Dónde está Hipólita?!

Aslata: ¡Se quedó en la torre!

Atalanta: ¡¿Por qué!?

 

Sin responder, Aslata sigue sus órdenes, dejando en claro a la semidiosa que son ordenes sin cuestionamiento alguno de su parte, solo debe seguirlas como toda fiel a su gobernante; al igual que los espartanos a Leónidas, los atenienses a Anfictión, los bárbaros a Tharo, las afortunadas creaciones de Arquímedes, por no poseer la humanidad para sufrir; y aquellos sin gobernante por la masacre u otra razón, deben seguir al líder de la lucha hasta el posible desenlace de la batalla. No le queda mucho para alcanzar su final

 


Oráculo de Pidna: Su energía es inmensa, no podremos resistir más cuando esté sobre nosotros

Oráculo de Delfos: Si no lo hacemos Zeth, será el fin. Debemos subir

Oráculo de Tanagra: Arquímedes no reparo los ascensores, es un tonto

Diomedes: Nos está ayudando en la batalla oráculo, eso es más que suficiente. Hay que….. Seguir

 


Es como si el oráculo supiese, supiese desde mucho antes todo esto, como si lo hubiese anticipado y obrado para asegurar cada uno de los sucesos desde el genocidio; desde las urbes ahora ruinas hasta quienes iban a morir y quienes a sobrevivir, todo ello para terminar aquí, justo en el corazón, más que solo el campamento, sino la resistencia misma, la torre, su creación. Esto debía pasar, todo debía conducirnos aquí, como si nunca hubiese sido un errante y siempre hubiese estado destinado a enfrentar a Licaón, a matar al rey de Arcadía. Inclusive mis pasos gritan que es así, el destino termina aquí.

 

Askad: …..

 

Quizás debería compadecerme, es solo una pieza como nosotros, sirviendo como todos a una causa, en especial contra su voluntad por la maldición que lo obliga, pero no, el causo su perdición al provocar la ira de los dioses cuando aún podía razonar junto a sus hijos; el morirá, si no es por mis manos, su manipulador dejará en claro que solo es un peón, como muchos otros que sirvieron a quienes, o se cansaron de nosotros  o simplemente juegan con el

 


Naktos: ….. ¿Mi rey?

Anfictión: Nos acorralan

Naktos: ¿Huiremos? ¿Volveremos a Atenas?

Anfictión: …..

 

Reconozco mis errores, reconozco el ilegítimo dominio y las victimas defensoras del anterior reinado ateniense ante mi llegada. Como un conquistador, actúe como era debido. Ahora, expío a los inocentes caídos y encaró los pensamientos de cada sobreviviente asimilador de mi mandato, sosteniendo una causa ya pérdida, enfrentado a la muerte con temor. Ya no hay dioses para rogarles, los padres matan a sus hijos; pobre de los semidioses, su superioridad ha dejado de existir

 


Leónidas: ¡Retrocedan espartanos! ¡¡¡Retrocedan!!!

 

El enemigo los ha arrinconado, llevándolos poco a poco a la incierta eternidad sin ninguna discriminación al arrancar hasta las últimas gotas de sangre o dar un rápido pero violento final; y aunque son notablemente mermados con fuerzas como el arsenal del ejército bárbaro o la relampagueante ofensiva a las aves de Estínfalo por el trio de Zeus y la reina de Ponto en la torre, su paso no se detiene. La resistencia, a pesar de los enfrentamientos tenidos desde su formación y todo lo ocurrido desde llegada, no pueden evitar sorprenderse. Son implacables. Sus opciones han llegado al límite. Las fuerzas empiezan a desorganizarse

 

Atalanta: Casi estamos muertos ¿alguna idea?

Anfictión: No, no somos Peleo para seguir y seguramente ni su inmortalidad evitara que lo desgarren hasta no quedar ni un hueso. Hay que huir

Damián: Huiremos solo cuando el general lo ordene

Anfictión: Él es tu dios, no el mío…. ¿Qué está haciendo?

 



La alforja, escondida. La ambrosía, aún intacta y mi rival tratando de continuar lo que inició. Diomedes no dudó en proteger a los oráculos de su verdugo, interponiéndose entre el profeta de Pidna y los mortíferos zarpazos, sacrificando así no solo su escudo al ver como la fuerza de Licaón sobrepaso su agarre, sino su integridad al recibirlos justo en su antebrazo izquierdo; pero sin ceder ante el inmenso dolor, no dejo su herida impune. Al frenarlo con cortes y  apuñaladas principalmente donde me hirió antes de escapar, expuso el último rastro de humanidad que le queda, sangre, aún roja y sumamente provocadora, volvemos a enfrentarnos gracias al tiempo que gano

 

Hipólita: Tharo…..

 

Me han advertido sobre él. Sus proezas ciertamente son de admirar como su armamento es de temer. Tenemos la desdicha de prolongar la existencia adversaria por perseguir la supervivencia; Ponto es mi vida, no permitiré que nada me la arrebate y aunque lo desconozco en todo, nos han llamado con similitud como ambiciosos, radicales y sumamente peligrosos. No somos tan diferentes salvo una cosa, el no piensa, solo actúa esperando la victoria y lo está demostrando con atacar directamente al titán. Debió rendirse para cometer semejante estupidez

 

Oxtilos: ¿Qué está haciendo?

Tao: ¿Acaso pretende morir?

Hipólita: Va morir, todos vamos


 

Las facciones han alcanzado el punto más crítico de batalla y de toda la guerra desde su comenzó. Tratan de recuperar terreno pero solo pueden retroceder hasta tocar la línea por detrás o estar más allá de la entrada, sabiendo que mejores muros fueron arrasados brutalmente con sus grandes reyes, ejércitos y sabios como el oráculo de Delfos. Adrastos se deja sentir en sus pieles, compartiendo espacio en su mente junto al temor de una horrible muerte y la posibilidad de ser uno de sus propios muertos usados sin vergüenza alguna por Erebo y Hades

 

Hércules: ¡¡¡Resistan!!!

Leónidas: ¡¡¡No dejen que entren, resistan!!!

Admes: ¡¡¡No lo lograremos!!!

Aquiles: ¡¡¡PAPA!!!

 

Aquiles ve con horror e impotencia como su padre no los pudo alcanzar, quedando a merced de la inclemencia bestial la cual compite con su inmortalidad al seguir esparciendo su sangre y carne, destrozándolo una y otra vez mientras aún puede recuperar su espada para continuar su indefinida masacre y el inmenso dolor por las innumerables heridas que sigue recibiendo.

 

Aquiles: Papa….

 

No puede volver para salvarlo, ni siquiera para darle un final piadoso; solo le queda estar entre los mortales sabiendo el cruento calvario que seguirá sufriendo Peleo como lo recibieron todos los que estuvieron en su lugar, pero con la dudosa suerte de haber muerto.

 

Aquiles:…..a un lado, debo volver

Anfictión: ¿Acaso te rindes?

Aquiles: No, pero no puedo dejar a mi padre sufrir, debo sacarlo

Hércules: Aquiles, de todos nosotros, el vivirá. Su inmortalidad no lo dejara caer

Aquiles: Lo están matando Hércules, está completamente indefenso y no se detendrán hasta arrancarle el último de sus huesos. No puedo dejarlo

Hércules: No podemos hacer nada Aquiles y arriesgarte no ayudara. Peleo no te querría en su lugar

 

La desorganizada conglomeración, cuyas líneas defensivas se desmoronan por la insuficiencia del poder armamentista del dominador; las insuficientes maquinas del constructor principal de la torre en la batalla y la ineficacia de Bóreas a través de sus hijos, quienes han contemplado al hielo caer sin importar a cuantos se llevan, como si fuese el mismo invierno llegar y regresar para solo desaparecer por la primavera otra vez. Pero mientras ellos tratan de entrar, Tharo vuelve a lograr lo imposible

 

Hipólita: No puede ser

Tao: Por Zeus….

Livana: ¿Qué ha hecho?

 

El general cae moribundo junto a su arma como el primer mortal que Adrastos puso sus ojos; de momento solamente; su consciencia lo deja, así como su sangre mientras sus alas se contraen y su visión se pierde en el agitado y monstruoso horizonte. El oráculo ya sabe el logro de Tharo y aunque sea mínimo, alcanzar a herir el rostro del titán significa una oportunidad que no puede ser desperdiciada.  La resistencia flaquea más que su enemigo pero la voluntad de luchar aún prevalece

 



Ya van 2 vueltas, creo que logre desviarlo de su misión original; Licaón ignora toda sus heridas como si no sufriese dolor alguno gracias a la maldición impuesta por la ira de los dioses pero en definitiva ha olvidado su objetivo, ya no trata de subir la torre, solo gruñe mientras su mirada se posa en mi con una sola intención, ahora yo soy su misión. Apenas puedo desenfocar a Licaón y con solo segundos me percate del por qué Ixas ya no me vigila; caos en la entrada, las explosiones cada más cercanas, más y más dejando el campo de batalla; estamos cayendo

 

-Askad: …..

 

No necesito otros segundos para notar la tenue y desesperanzadora que nos envuelve. Todo lo que dijo Cadmo es verdad; cada paso de Adrastos es igual a más debilidad pero nunca mencionó la luz que sale del titán. El rey prueba al tratar de morderme de nuevo y casi lo consigue pero en lugar de mi cuello solo obtuvo la cuchilla clavada en la espina dorsal, la cual deja ver que aún sufre pero mientras yo ya estoy fatigado, Licaón se saca el puñal como si se burlara de mí

 

Askad: Maldición….


 

Diomedes: No podemos rescatarlo

Oráculo de Delfos: Nos acaba de dar una oportunidad de vencer, dejarlo es una traición

Diomedes: No bajaremos solo para salvarlo. Aproveche esa oportunidad y destruya al titán

Oráculo de Delfos: …..

 

Finalmente en la cumbre, los oráculos forman una fila con la pitonisa al medio y levantando los brazos hacia ella mientras alza el Uroboros en dirección al titán; Adrastos observa la torre con fría y dura brevedad, para luego probar las duras semanas de trabajo y sacrificio dando una poderosa siniestra que estremece todo el combate. La torre sobrevive pero la balanza vuelve a inclinarse en su contra

 

Diomedes: ¡¡¡Sosténganse!!! ¡¡¡Agárrense de mí!!!

 

Como prioridad, Diomedes sujeta primero al oráculo de Tanagra por su ceguera, seguido por el oráculo de Pidna y antes de poder alcanzar a la guardiana del amuleto, ocurre una de las peores pesadillas con el nuevo golpe del titán. El Uroboros fuera de sus manos, cayendo al vacío

 

Oráculo de Delfos:…..

 

En silencio, todo a su alrededor pierde importancia y mientras todo va desapareciendo, solo lo que ha resguardado por tantos años queda ante sus ojos como si estuviese justo frente a ella, a la espera de volver a estar entre sus palma. Caminando hacia el borde de la torre con un solo motivo, su último pase ante de ir por lo más sagrado en su vida es interrumpido por el líder de la resistencia, quien la obliga a volver

 

Diomedes: ¡¡¡Escúcheme!!! ¡Iré por el Uroboros, yo iré por el Uroboros pero necesito que detengan al titán hasta que vuelva!

Oráculo de Delfos: Pero….

Diomedes: Traeré el Uroboros devuelta Oráculo pero necesito de su ayuda y si no me dan el tiempo para hacerlo, todos vamos a morir, ¿Lo entiende, oráculo? Grecia morirá, así que necesito….

Oráculo de Tanagra: No tengo el tiempo para esto

 

Con 2 pasos, una llamarada como jamás vio el líder envuelve al titán con tanto fuerza que la penumbrosa luz desaparece por el fuego de Ares en solo parpadeos. Anonadado, Diomedes olvida su gran compromiso por presenciar como Adrastos retrocede ante poder del dios de la guerra hasta que su portador, consciente de su presencia, se molesta

 

Oráculo de Tanagra: ¿¡Qué estás esperando!? ¡Vete!

Diomedes: …. Lo traeré oráculo, volveré

 

Acercándose al borde y sin el tiempo, se lanza después de una breve observación al violento fondo de donde vinieron; pasando ante los ojos de la reina amazona y los fieles del rey del olimpo, Diomedes sabe dónde caerá pero mientras esta cada vez más cerca, sus temores empiezan a crecer hasta que llega al fondo, ileso por su precisión pero con la mala suerte de caer sobre el desterrado, permitiendo al licántropo volver a su tarea original

 

Askad: ….. ¿Diomedes?

Diomedes: ¡No!

 

Licaón se ha apoderado del Uroboros y siguiendo las órdenes de su amo, contradice las creencias de Askad al tratar de dejar el campamento sin haber asesinado al oráculo antes. Diomedes se levanta y comienza la persecución junto al desterrado después de contarle todo lo ocurrido


 

Ixas ya no estaba cuando Diomedes cayó sobre mí, se fue a defender la entrada por sus hermanas en el campo de batalla; pero cuando me vea junto a Diomedes tras Licaón, es seguro que volverá a estar sobre mis hombros para asegurar el objetivo de su reina y lamentablemente estoy ayudando en ello. Si ni el titán ni todo esto logra al menos borrar esa idea, yo lo haré. Ante nosotros el principal artífice de esta guerra, buscando contra toda razón consumar la extinción de Grecia; y detrás está la torre como la única y posible salvación de todos nosotros, ahora siendo un gran farol, cuya luz es violenta pero mejor. Una incierta esperanza, cuyos frutos nos motivan a dudar y a seguir

 

Diomedes: ¡¡¡Anfictión, no dejen que escape!!!

 

Anfictión logra reconocer la voz de Diomedes entre todo el caos que debe manejar y tomando un arco con las saetas restantes de uno de sus soldados, acierta 4 de 6 flechas pero ninguna logro contener al lacayo, el cual sobrepasa la barrera con un poderoso salto y se adentra en la gran horda que trata de entrar. Alcanzando el fracaso y sin más tiempo para armar un contraataque, no tienen más alternativas que tratar de alcanzarlo

 

Anfictión: Morirán si tratan de alcanzarlo

Diomedes: No podemos dejar que escape, tiene el Uroboros

Atalanta: ¿Cómo lo obtuvo?

Hércules: ¿Cómo dejaron que lo obtuviese?

Askad: ¡Ya! No hay tiempo, yo iré por él. No dejen que nada entre

 

La torre resiste otro golpe de Adrastos mientras una amalgama de luces choca contra la suya. Los oráculos están combatiéndolo y esperan nuestro regreso. Admes ha llegado a verme y note que su mirada cambio al momento de impulsarme. Sobre el enemigo, los seguidores de Tharo se contienen por orden de su segundo al mando, Damián, para permitirme alcanzar a Licaón pero aunque los Boréadas me apoyan desde los cielos con Ícaro, su espera es un arma de doble filo cuyo beneficio es nada ante todo el daño que nos causa

 

Eva: …..

 

Por Ares entre con una gran explosión a la horda; por la alteración ninguno de ellos pudo dañarme para cuando forme la espinada cúpula con mis brazos; por Zeus no consideraba ni siquiera a los caídos  al atravesarlos como si fuese el rayo que siempre quise ser cuando deseaba ser su campeón y por un nuevo día, lo alcance. Nos volvemos a enfrentar

 

Askad: Licaón

 

Mi destino debe ser este. Toda mi vida ha sido conducida hasta aquí, ante un rey con la salvación bajo sus garras para asesinarlo por sus hechos y tomar la vida que nos arrebataron cuando pisaron Grecia para volver a reconstruirla. Al otro lado de la horda, mi rival consiguió finalmente clavar sus dientes en mi hombro izquierdo y por su rapidez, volteo las tornas, estoy en desventaja.

 

Askad: ¡Maldición!

 

Licaón gruñe y babea mientras se esfuerza para arrancarme el brazo, agitándome como si fuese ganado dado en sacrificio para calmar su ira. A su merced y con las bestias acercándose para permitirle tomarme como su presa, alteré mi diestra en sable y aunque pude verlo a los ojos tras degollarlo y atravesarlo, no me soltó, solo presiono más. No iba a dejar ir aquella promesa de libertad hecha por Erebo ni por su redención, mostrando que aún tiene humanidad,  la humanidad del cual tantos fueron despojados gracias a él.

 

Calais: ¡Askad!

 

El rey cayó con un solo gemido tras sacar mi brazo de su torso pero sin el uroboros en entre sus garras, pudo burlarse otra vez. El llamado de Calais me hizo volver para solo retroceder mientras la horda, indiferente ante su líder caído, se acerca mí. Adrastos me hizo el gran poder de los oráculos con otro paso; tanto es que el titán se esfuerza para alcanzarlos con sus propias manos. Son más que humanos, son dioses; dioses entre mortales mostrando amor a sus creaciones

 

Askad: El uroboros…..

 

Regrese al recordar y para desgracia de todos, el amuleto está bajo la horda gracias a mí por embestir a Licaón.  Debo llevarlo cuanto antes pero no tengo el tiempo para hacerlo y aunque los atraviese, no podré hacerlo por siempre, terminaran matándome por el agotamiento y ver por todos lados no me sirve. No podemos escapar, no podemos volver. Moriremos, por mi culpa

 

Peleo: Askad…Askad…… ¡Askad!

 

Peleo sigue aquí en el campo de batalla como las amazonas y los autómatas de Arquímedes pero no llegué a verlo hasta que volvió a llamarme. Salió corriendo entre las bestias casi desnudo, totalmente ensangrentado y milagrosamente aún con piel. Cayó ante mis pies y no dejaba de arrastrarlo mientras  incineraba a las bestias hasta que pronunció mi nombre una vez más

 

Peleo: Toma Askad….

Askad: El amuleto. Nos salvaste, Peleo. Te saca…..

Peleo: Llévate a  Aquiles…. Llévatelo de aquí….

Askad: No te dejare

Peleo: Vete ya Askad….vete ya y…salva a mi hijo….sálvanos

 

Antes de mi partida exclame a los boréadas por la protección de Peleo y respondieron al crear un gran anillo tras congelar a las bestias que se acercaban, formando una barrera que salte como el muro y con otro estruendo, regrese como vine. El Uroboros, manchado con la sangre del inmortal Peleo, volverá a su dueña.

 

Diomedes: Lo lograste. Hay que volver

 

Ixas volvió a su vigilancia, pisando nuestros talones hasta estar frente a la torre y cuando iba a sujetar a Diomedes para llegar ambos a la cima con un impulso, al mirar atrás me quedé estupefacto. Licaón regreso para terminar lo empezó y viene con el mismo salvajismo como aquel día en Arcadia. Es increíble el control que posee Erebo sobre él. Es increíble su tenacidad; ni las heridas y la sangre detrás de sus pisadas son suficientes para detenerlo. Tendré que matarlo con todo lo que puedo hacer.

 

Askad: No .….

Diomedes: Lleva el amuleto Askad

Askad: Es mi pelea

Diomedes: ¡No hay tiempo, vete!

 

Diomedes se quedará para detenerlo, delegando el deber de devolver el amuleto a mí pero temiendo