FANDOM


El Caído: Misterio de los 13
Creador Bigdadi
Web Creador De Historias
Saga {{{saga}}}
Anterior Ninguna
Siguiente El Caído
Datos Más datos

Había mucha gente en el lugar. Sólo pocos vieron lo que realmente sucedió, pero los gritos llamaron la atención de unas decenas de personas.

La policía se hizo presente porque alguién dió el aviso a la fuerza pública. En total llegaron 6 ADP 04 con 4 agentes armados en cada una de ellas.

Mientras hacían el cerco en las calles de los alrededores un testigo narró todo lo sucedido: Un par de extraños entraron en una joyería famosa, del tipo que los magnates de negocios y los famosos acuden siempre para comprar sus joyas antes de sus presentaciones. Sólo que ambos eran peculiares porque uno llevaba una boina negra y tenía una mirada salvaje, mientras que el otro era realmente pálido y llevaba un bonete gris, que descuadraba con su ropa casual dónde predominaba el café.

Duraron 2 minutos dentro y salieron juntos. Ahí pasó lo más extraño: el tipo del bonete lo jaló hacia su cara, tapandosela de gris totalmente y corrió mientras su compañero, el de la boina, disparo a un transeúnte al azar, un anciano.

La Policía Nacional de Asteria tomó las declaraciones de ese testigo y otras decenas mientras los detectives comprobaban dentro de la joyería con ayuda de varios de los patrulleros de la policía estatal.

-Esto, lo he vivido antes. - dijo uno de los agentes, Adam Skevacs.

-¿A qué te refieres? - pregunto otro de la policía estatal, su compañero André.

Adam sacó su libreta de anotaciones y busco una hoja. Al encontrarla menciono el porqué.

-Un par de hombres peculiares entra en un negocio, no hay nada robado, pero afuera matan al primer hombre, mujer o niño que se les cruza ¡Joder! Si una vez mataron a un perro callejero.

-¿No robaron nada? - pregunto André.

-Exacto. Nada. Respondió Adam. Miró a su alrededor y busco a su sargento. Le pidió que alguien abriera la caja registradora, pero que no fuera el dueño.

El sargento le ayudo y mientras el dueño encendió la luz del local, ya que se oscurecía, un hombre de negocios abrió la caja registradora. El dinero acomodado conforme a billetes y monedas. Cualquiera pensaría que el contenido fue extraído de la caja registradora, pero no.

-¡Espera! - gritó Adam antes de que cerraran la caja. Se acercó y comprobó que dentro había un pequeño compartimiento con un símbolo, que anteriormente vio en otra ocasión. - ¿Qué es eso?

En ese momento un hombre salió corriendo. Era el dueño del local. Se fue por la puerta trasera, seguido de Adam, André y algunos policías.

La carrera se alargo hasta unos canales llenos de aguas grises por la lluvía que atravezaban como heridas un parque solitario y verde. Adam ya era el único que lo seguía. Estaban solos, adam podría disparar y decir que fue en defensa.

¡Alto o disparo! - grito Adam. El hombre ni se inmuto para voltear a verlo.

Adam lo encañono y disparó. En una pequeña fracción de segundo la bala atravezo los 10 metros que los separaban y se incrusto en la espalda, perforo un pulmón y rajo por dentro. El hombre, que se preparaba para cruzar el puente al otro lado del canal, sacó el pecho a causa del impacto, perdió el equilibrio y cayó al canal. Adam se detuvo, jadeando, se acerco a la orilla y vió el cuerpo flotando y siendo arrastrado por la corriente.

Se agacho hasta tocarse las rodillas para descansar, pero otro sonido de disparo, seguido de un cruji en su rodilla izquierda y un dolor infernal acompañado de una pequeña explosión de sangre lo obligaron a tirarse al suelo.

Del otro lado del canal estaba el hombre del bonete, con una pistola en su mano, mirando a Adam. Todavía lo llevaba tapandole la cara, pero podía sentir su mirada.

-Eramos 13, nos mataste a uno. - dijo el del bonete.

-¿De qué... de qué cosa? ¿Trece? - inquirió Adam, mientras sollozaba del dolor.

-Se necesitan 13 para traer a El Gran Jerarca. Muerto uno, necesitamos a otro. - le respondió en su peculiar forma poética.

Adam, mientras pedía ayuda por su radio, veía cómo el tipo del bonete escaparía, ya que su pistola quedo a unos metros de él.

-¿Quién es el Gran Jerarca? - preguntó Adam.

-Oh, no te preocupes. Cuando lo traigamos tú, junto al mundo entero, lo conocerán.

Adam, llorando ahora del dolor, miro como su enemigo corría a la maleza. Pero, fuera cómo fuera, lo encontraría. Sólo que no sabía que su siguiente encuentro sería muy, muy diferente.

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.