FANDOM


Parasito Manipulador

Mansión Elias (parte 2)



1964

Parasito Manipulador Mansion Elias parte 2


Mi nombre es Cristian, soy un hombre que trabaja en una panadería y antes policía del Departamento de Policía de Condorria City. No tengo familiares, todos murieron, mis padres en un accidente de tránsito y mi hermano de cáncer de pulmón.

Yo tuve hace dos semanas un sueño o más bien una pesadilla que me cuesta olvidar. Era que mi amigo, Elias, era descuartizado por un hombre alto y con una motosierra, lo recuerdo como si hubiese sido ayer y también recuerdo que ese me había enganchado su motosierra en mí. Cada vez que lo recuerdo esa parte me agarra escalofríos. Espero que con el tiempo se me vaya ese terrible recuerdo. Pasaron cuatro semanas de mi pesadilla. Esa se me fue pasando de mi mente Llegue de otro cansador día de trabajo, mis manos no daban más de tanto amasar. Me estaba lavando los dientes antes de irme a dormir, hasta que, se corta la luz. No veía nada, entonces prendí una vela para iluminar el camino. Iba ir al sótano porque ahí estaba la caja de fusibles. De allí empecé a escuchar golpes en la puerta del sótano. No sé qué sensación era. Era como el miedo del que había tenido en mi pesadilla. Saque coraje, abrí la puerta y no había nadie quien golpeara esa. Después volvió la luz y mi temor se fue, por el momento. Pero mi temor continuo y esta vez era todos los días. Un día, se me apareció de repente cuando estaba comiendo, hablo del maniático con motosierra. Con mucha desesperación por solucionar este problema, le conté lo que me pasaba a mi amiga de trabajo, Sara. Sara: la verdad es terrible lo que te pasa
Cristian: si…la verdad es un infierno lo que estoy viviendo
Nos quedamos callados en silencio mientras tomábamos café. Cristian: no sé qué hacer. Llame a un exorcista, hice todo lo que me dijo y no funciono, es más, estoy peor que antes.
Sara: pensé en algo que capaz pueda ayudarte. A veces las cosas paranormales, en tu caso un maniático, se te aparecen es porque buscan algo o que hagas algo que los libre de ser un alma en pena.
Cristian: No sé a qué quieres llegar…
Sara: ¿hace cuánto que no vas a la mansión de Elias?
La mire firmemente y le dije
Cristian: No…no estás loca. No puedo ni ver en figurita ese lugar. No, no, no.
Sara: Bueno, si no quieres ir, no vayas. Pero ¿si es la solución? ¿Si solo son tus pensamientos los que te atormentan? Capaz te encontrar con Elias
Cristian: Y sino. Si me encuentro con el mania…
Sara: Y si te encontrar con Elias
Termino de tomar su café, se levantó, me dijo hasta mañana y se fue. Lo pensé mucho y entonces me decidí. Si sigo sin hacer nada, voy a terminar suicidándome o loco, tenía que ponerme en mente alguna esperanza. Ese día, ese día lluvioso a las 4:12PM me decidí ir a la mansión Elias. A las 6:05PM llegue a la mansión, a diferencia de la pesadilla, esta vez fui con una linterna y un arma, era una 9mm de cuando era policía. Golpee la puerta la puerta, nadie contesto. No espere ni un minuto y abrí la puerta de una patada apuntando con mi 9mm. Avance y de pronto se me cierra la puerta por el viento y vi que el picaporte estaba roto, como en mi pesadilla. Entonces corrí al pasillo subiendo las escaleras. Era igual a la pesadilla, con puertas y la pequeña ventana. No tenía miedo, sino valor. Fui a la última puerta a la izquierda, esperando lo peor. La abrí y no había nada, ni sangre, ni tripas, ni a Elias. Ni siquiera a él maniático. Entonces pensé ¿sigo adelante? Un gruñido en la habitación de adelante me hiso que siguiera. Y lo vi, era el maniático con su motosierra. Igual al que había soñado, alto, pero la diferencia era que no traía nada que le cubriera la cara. Su cara era como la de cualquier ser humano normal, la única diferencia era que tenía los ojos de color rojo fuego. Saco su motosierra de atrás y entonces le pegue un par de disparos en los brazos para que no pueda sujetar su arma. Al caer la motosierra al suelo, la agarre y lo partí a la mitad desde su hombro. Cuando lo partí, vi que su sangre no era normal, estaba hirviendo y se evaporaba rápidamente, era extraño. Pensé en ese momento, si Elias no está muerto, eso quiere decir que debe estar en la mansión. Volví al pasillo y subí las escaleras hacia la planta alta para registrar el edificio. Los pasillos de esa mansión eran largos y con muchas puertas, registraba cada puerta y nada. Solo polvo. Llegue a la habitación más alta de la mansión y esa era muy rara. Había objetos quirúrgicos y estos no estaban desinfectados, tenían sangre, al parecer, coagulada ¿De quién será esa sangre?... ¿de Elias? Pensé ¿Por qué tendrá estos objetos Elias en su mansión? Vi una puerta de madera más adelante en ese cuarto. La abrí y había cadáveres, un montón de cadáveres. Al parecer no tenían sangre solo eran carne resecada, por eso no había moscas pero si un olor terrible, un olor nunca antes olido. Sus ojos eran rojos y había más de 20 allí. Cerré la puerta y me puse a pensar sentado, tomándome la cabeza. Llegue a la decisión de que debía salir de allí cuando antes. Entonces baje hacia el vestíbulo y pensé. Registre todo arriba… ¿Qué habrá abajo? Tenía entonces dos opciones, salir o registrar abajo. Tome la decisión de registrar la planta baja. La planta baja de la mansión era más oscura que había. Revisando en una habitación, la única iluminada encontré unos papeles. “Aunque esta investigación haya marchado hace años, no hemos conseguido la completa manipulación del huésped. Para colmo, yo soy el idiota que invirtió mas en esto poniendo el lugar y la plata, bueno los huéspedes son sacados de la empresa española por Rodríguez, el único que puso algo además de mí. Si la policía llega a descubrir lo que estamos haciendo nos quedaremos presos por un largo tiempo. Espero que Anderson, William y Rodríguez se apuren en sacar ese fármaco” Leí esto y no entendí nada. El que al parecer escribió la carta fue Elias pero ¿Quiénes son Anderson, William y Rodríguez? Leí otra carta de hace poco, lo sabía porque la tinta estaba fresca. “Como la investigación no ha avanzado, los huéspedes atacan sin control a sus propios amos, digamos que no obedecen concretamente las ordenes. La verdad fue una pésima idea crear un arma biológica para poder venderla en el mercado negro. Si funcionaba íbamos a ganar millones y ahora solo estoy perdiendo. Ni siquiera William y Anderson pusieron a prueba lo que aprendieron en Harvard. Rodríguez fue uno de los que si hacia algo, engañaba a sus empleados de España y de otras partes del mundo en donde su empresa se ubicaba. Le prometía un sueldo más alto y alojamiento en otro país, nunca vuelven porque los usamos para experimentar. Habíamos probado con animales pero no acatan ordenes, solo atacan al primero que aparezca. Lo bueno que tienen es que son muchísimo más agiles y efectivos en el ataque que los humanos. Conclusión, no hubo buenos resultados el huéspedes (huéspedes = las ratas del laboratorio) entonces tome la decisión de terminar con toda esta mierda y continuar nuestras vidas como si nada allá pasado. Obvio Rodríguez, William y Anderson no les gusto esta decisión y por eso…” No pude leer más porque el papel estaba roto y con sangre. Me puse a pensar en lo peor ¿mataron amigo Elias? Tenía que salir de la mansión y dar aviso a la policía. Antes de que saliera de la habitación del sótano, en el pasillo vi a un hombre alto, con tres armas poderosas. Eran una ametralladora gatling, un lanzacohetes y al parecer otra ametralladora. Son armas que ningún civil puede tener ¿Cómo y dónde las sacaron? Además su cuerpo estaba blindado con una capa muy grande de piel ¿Cómo mierda voy a salir con ese monstruo en el pasillo? Entonces vi que había conductos de ventilación y me metí por ellos. Mientras me arrastraba pude ver por el costado una sala de investigación de última generación y en un retrato vi un la foto del monstruo que le pusieron el nombre de “Cratos”. No me entretuve mucho allí, continúe tratando de salir. Llegue a una parte del conducto que daba al vestíbulo. Si puedo llegar a la puerta antes de que me encuentre, llegare afuera. Todo rápido, rompí la parte del conducto, salte y empecé a correr hacia la puerta. El me escucho y sentí sus pasos agigantados que se acercaban. Cuando llegue a la puerta me di cuenta que estaba rota, no hubo tiempo de pegar insultos y corrí hacia arriba y el monstruo venia del sótano. Corrí a la última puerta de la izquierda del pasillo. En ese se encontraba Elias…muerto, al parecer por balazos de un arma muy potente. No tuve tiempo de analizar la situación, me seguía persiguiendo el monstruo. Llegue a la habitación donde hay una ventana lo suficientemente grande para que salte hacia afuera. Agarre el auto apenas lo encendí me fui lo más rápido que pude. Al mirar por el espejo retrovisor, lo vi a Cratos y acelere como nunca. El preparo su lanzacohetes poniendo en su hombro y lo lanzo. El auto exploto en mil pedazos. Me quede en el piso adolorido, apenas consiente, mi brazo ya no estaba en mi cuerpo al igual que mis piernas. Pensaba que este era el final. Se me acerco Cratos y me en ese momento me desmalle. Cuando me desperté estaba en un laboratorio, parecía al de la mansión. Lo último y lo único que recuerdo antes de que me vuelva a desmallar otra vez, era a dos hombres con barbijos y delantales que me decían “te convertirás en algo igual o mejor que Cratos”.


Parasito Manipulador
Mansión Elias (parte 2)


By Lautaro Ángeles

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

También en FANDOM

Wiki al azar