FANDOM


==

Earth, Moon.jpg
Vida y obra del mundo:Capítulo 1==

En este planeta siempre ha habido gente que dedica su vida a recoger las experiencias e historias que encuentran a lo largo de sus vidas. Yo no soy la excepción. La única diferencia entre el resto de cronistas y yo es que yo viviré para siempre, recogiendo historias hasta el fin de los tiempos. La memoria a veces me falla, así que perdóname lector si es que las historias están en desorden. En fin, vamos a ello. PD: "En este planeta" es sólo una generalización.

Capítulo 2: No nos gustan las ratasEditar

Hola, me llamo Nick Strauss. Tengo 13 años. Vivo en una ciudad llamada Rooksfield, que está en un valle surcado por el río Mooksloom, que también atraviesa la ciudad de lado a lado.

La ciudad era como cualquier otra de finales de la Gran Revolución, con sus controles militares en cada entrada, sus molinos de viento autosuficientes y su muro perimetral para mantenerlos a Ellos afuera y a nosotros adentro.

En los callejones y bares se cuenta que antes todo era diferente, y que uno podía caminar kilómetros y kilómetros sin topar con ningún muro de 15 metros hecho de hormigón armado que le tapara el paso. Francamente estar en terreno abierto me resultaría incómodo, este no me defendería de los peligros del exterior, como sí lo hace el Muro Perimetral.

En fin, me estoy saliendo del tema. Lo que quiero contar es lo que ha pasado en los últimos días, porque todo se está yendo a la mierda con el virus.

Se preguntarán de qué virus estoy hablando, pues resulta que un grupo de rebeldes tuvo la genial idea de desarrollar en un laboratorio clandestino una nueva cepa de un patógeno muy peligroso que genera la muerte por asfixia. Querían usarlo para acabar con nuestra "miseria", como si estar protegido del exterior fuera una maldición que justificara matarnos a todos para que nos fuéramos "a un mejor lugar". Los primeros días fueron muy caóticos, cancelaron la escuela, nos dijeron que nos quedáramos en nuestras casas y redoblaron la guardia para asegurarse de que la infección no se extendiera.

Los días pasaron y cada familia se preguntaba como estaría la otra en su respectiva casa. Se sabe que antes habían unos aparatos llamados "teléfonos", pero no nos dejan tener uno porque todavía hay estaciones transmisoras activas y como todos sabemos el contacto con el exterior está absolutamente prohibido y es castigado con la muerte.

A medida que pasaba el tiempo nos dimos cuenta de que en otras casas dejaban de aparecer caras en las ventanas, esas caras que nos saludaban cada vez que nos asomábamos para ver la calle desierta excepto por uno que otro cadáver de perro hinchado por el sol, o una bolsa de papel rodando calle abajo. Ahí fué cuando supimos lo de las ratas. Estas pequeñas bastardas transmitían el virus por simple contacto corporal, y pronto todas estaban contagiadas. He notado que mamá tiene una tos muy fuerte. Sólo nos queda afilar los cuchillos, quizás así no sintamos nada.

Capítulo 3: Los hongos están que alucinasEditar

Jeff miró por la ventana de su cuarto, esa ventana por la que había mirado una y otra y otra vez, esperando que ? Alice volviera, sin nunca encotrarla dentro de ese desgastado marco, corrompido por los años de exposición a los elementos. Siempre era la misma escena, el árbol muerto, junto con la cerca de la casa y manchones rojizos allí donde habían estado los cuerpos de los que se atrevieron a cruzar la cerca, invadiendo el terreno de la familia Williams, intentando en vano encontrar algo de comida en la casa ya casi vacía de vida y alimentos. Ahora sólo quedaba Jeff, pero antes era diferente, sí antes de que el mundo decidiera irse a la mierda. Sí, antes era diferente, y Jeff lo recordaba...

3 Años antes:

La alarma del despertador? sonó sobre la mesita de noche. Eran las 6:30. Jeff Williams se levantó con pereza. Bajó las escaleras y se metió en la ducha. A mitad de esta se dió cuenta de que no había traído toallas. Corrió la cortina del baño y en el toallero vió dos toallas. Sonrió levemente. Alice lo había previsto y le había dejado toallas.

-Siempre piensas en todo, ¿eh Alice?- Murmuró para sí.

Después de la ducha, se vistió y fué a la cocina para tomar desayuno. Alice lo saludó con un cariñoso beso. Su cabello rubio resplandecía al sol que entraba por la ventana.

-¿Como dormiste anoche, cariño?-.Preguntó ella con una sonrisa.

-¡Estupendamente!- Contestó Jeff.

En ese momento, tocaron a la puerta. Jeff miró su reloj. Marcaba las 6:50. Se preguntó quién rayos podría ser a estas horas.

Resultó ser un vecino, Mark Collins, que gesticulaba como un loco, apuntando al cielo y gritando algo de nos estaban? atacando, y de que debían largarse todos de la ciudad. Jeff y Alice no lo entendieron al principio, pero luego vieron los hongos nucleares y comprendieron.

Eran tres, y parecían estar a diferentes distancias, aunque el más lejano no podía estar a más de 300 kilómetros.

Afuera, en la calle ya había comenzado el caos. Todos querían sa lir de la ciudad, y los vecinos empacaban sus cosas y se largaban en un desesperado intento de salir por las atestadas carreteras. Muy pocos lo consiguieron. Jeff y Alice fueron dos de ellos. Se refugiaron en una casa abandonada a unos 50 kilómetros de Walkersville. Parece que al dueño no le gustaban mucho los visitantes, poque tenía montones de trampas colocadas en los alrededores y un arsenal completo, con sus escopetas, rifles y ametralladoras en el sótano. Decidieron quedarse allí un par de semanas.

Alice miraba a Jeff. Lo miraba con esa mirada que ponía cuando pensaba en algo.

-¿Quién crees que nos ha hecho esto?-. Preguntó finalmente.

-Sinceramente creo que han sido los chinos-.Soltó su marido.

-¿Porqué crees que han sido ellos?-

-Creo que querían ser la primera potencia mundial, y para eso necesitaban eliminar a la competencia, o sea, a nosotros, Estados Unidos.

Alice gruñó, molesta por la deducción, xenofóbica le parecía a ella, y siguió cortando el ciervo que Jeff había cazado ayer.

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

También en FANDOM

Wiki al azar